Cuentos :  MALEABLE CRUDEZA...(Anticuento Dadaísta)
MALEABLE CRUDEZA
(((Anticuento Dadaísta)))


Por el calor de la sombra camina, y ríe,
la primera pesadilla, donde nadie cuenta nada,
ni siquiera un ensueño bajo la lluvia, vende,
en los cuadernos… Los recuerdos abanicando.
¡Si, lo supiera el cepillo!... Todo, todo, y un poco, la muerte llegaría a un fin dichoso, en su incógnita viajera, con el humilde rol de las bicicletas en torrentes.
Así, limpiaría de las esferas el reposo de las espuelas, en la orilla transparente de un grito amarillo, dulce, y entre la danza araña un gato al ropero somnoliento.

No te contaré lo que mirando esquiva el alto preludio de las manzanas, y los duraznos lujuriosos en huelga, y que ya se atreven a esconder las rodillas del gusano, porque a lo lejos el silencio enrojecido se ha caído.

Por aquéllo de la cansada sed, que se bebe el heno seco, y en el follaje temeroso, por la uva, definitiva endeudada.
¡Piénsalo!... Duerme en el otoño sin calles, en calcetines, donde ni las vitrinas invernales fabrican cementerios, pues esa noche ya tiene canas, y parece haberse detenido.
Espera un poco, y nada dejaré de contarte, hasta que te encuentres bien confundido.

¡Mira!... En la cintura puntiaguda del acero tímido, los árboles han vendido algodón y cobijas.
Pero, no lo cuentes, y mucho menos, lo imagines.
Pues el guijarro absorto ya no camina, y ha dejado
su meditación en las uñas viejas de la ballena enana.
Como verás…Ya canta la irritada tintura en la cocina, tendida en la brisa del color humedecido, y rugoso, en un turbado manantial que dibuja almendras.

Pues ese día, como ya te dije, hace unos minutos…
Las orugas fabricaban las escaleras y acordeones,
donde el mismísimo viento lo ha olvidado, muy acuático, y al pájaro angustiado le niega la almohada, y el ultimo suspiro, en unas pequeñas tuercas sin rosca.

¡Vaya, si no te lo dijera, se me pasaría por alto!.
Pues las cáscaras del cielo, ruedan con la cabellera negra, desnudas como el viejo olvido entre las cenizas, cabizbajo, con los salados hormigueros de flamas frías.

Y tú, tan buen lector, comprensivo, dices que todo lo has disfrutado.
Que la numerosa descendencia de los incomprendidos ya dejaron a los monstruos de emergencia en las películas de vaqueros, y las cabras son crueles con los tigres.

Tomando en consideración que llevamos más de 3 horas leyendo ésto, es hora de pensar de que se trata. Y empezar por alejarnos a un lugar apartado,
apaciguando las inquietudes de los humos, y dejando
que el frío escape del hielo del desconcierto.
Poner la mente en blanco, e iniciar con la ternura del peregrinaje de aceptar que, las terribles cadenas son esclavas del hierro vegetariano.
Y nada pueden explicarnos de la excesiva bondad humana con sus semejantes.

Por ésto, las estatuas tienen la audacia de callarse, y no prestar atención a ningún tipo de anticuento, por muy dadaísta que sea en los escaparates desprevenidos.


Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Joel Fortunato Reyes Pérez.
Publicado en e-Stories.org el 29.10.2018.
Poeta

Poemas :  Eludir elucidar
Eludir elucidar

En el marfil que danza el ojo y hace a los borregos
estirar la lana en la luna lúgubre luciérnaga por
estar los hilos del mar de hielos sin poder
pestañear detrás de una chispa dulce
pecando detrás de la letra esquiva
bajo la sombra del reloj hostil
qué muere lento latiendo
en el pavimento ligero
adolorido de verano
y el pelo recortado
erróneamente
eludiéndolo
elucidar
elegantes
accidentales
entre las mejillas
entre las alas oleosos
y con el sueldo a rayas
porqué el detonante ya fue
la húmeda tarde fabricante ya
De velas, herbolarios, herreros ya
Del humo, sastres del aire, cocineros
Del agua, y cien metros de tímidas fuentes
posturas monótonas, verdes convalecientes
esculturas ingenuas por eludirse y elucidarse ya.

Pues todos murmuran lo que nadie supone ser
aquéllo que la penumbra es del pequeño mono-
lito que mejor ha capturado los cañones ligeros
inquietos de la cerámica desvalida por las cañas
de las especies tropicales de los camellos ideales
que afirman de los papagayos utilizar medicinas
y la pólvora que hasta hace poco tenía frío cielo
habiendo escuchado flotar una laguna desierta.
Mientras, la vejez prematura despierta brillante
nueve meses nueve veces nueve peces sedientos
después del viaje de regreso que era imposible
porqué escondieron al mar embotellándolo hoy
sin detener al destino del que pende arrugado
en la prohibición sofisticada de ser un salado
un enjambre de olas y espumas y brisas libres.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  Al obnubilarse
AL OBNUBILARSE

Llovía la voz con sabor a danza,
en el azul sonoro del tacto,
una sonrisa obscura,
un llanto brillante,
tan profundo en lo alto,
tan escarpado en lo liso.

Al obnubilarse.

Con el olor de los años,
con el color de los sueños.
¡Oh, danza de la esperanza!.
¡Oh, lanza de la tardanza!.
Una espuma espinosa.

Al obnubilarse.

​En la voz otoñal pestañeando.
Sin el gastar neblinoso.
Sin el pastar asombroso.
Llovía y llovía, esa voz agridulce.
Esa vez esa voz.
Al sentirse pensando.

Al obnubilarse.

​Ennegrezco al nevar,
el fuego al entibiarse,
​la sonrisa vidriosa,
la voz lluviosa,
entre silencios sinuosos,
entre recuerdos borrosos.

Al obnubilarse.

​Una vez al desvestirse la tarde,
al empalidecer anocheciendo,
​la espera lenta,
la salida profunda,
entre perfumes perdidos,
entre nubladas alturas.

Llovía llovía, al obnubilarse.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas de reflexíon :  DR. CORNELIA PAUN HEINZEL : "El ritmo de la vida"
DR. CORNELIA PAUN HEINZEL : "El ritmo de la vida"
Traducción de Alfredo Cernuda

Yo camino en el ritmo entretenido de la música.
Yo vivo en el ritmo vibrante de la ciudad.
Yo me muevo en el ritmo misterioso de la vida.
Pero tu ritmo no es el mío,
y ni siquiera es el de ella,
aunque quizá nos sincronicemos algunas veces...

Yo respiro en el ritmo apasionado de la danza.
Yo pienso en el ritmo vivo de sus pasos.
Yo veo el ritmo de la vida de quienes me rodean.
Distinto al mío, en el tono y en el sonido,
y sin embargo, me sincronizo con el ritmo sin interrupción de los días que se suceden uno tras otro.

Nosotros luchamos en el impresionante vórtice de la vida.
Nosotros vibramos por cada segundo ganado.
Nosotros corremos detrás de un espejismo del desierto
que hemos elegido como realidad ideal.
Pero mi espejismo no es el mismo que el tuyo, o el suyo,
y siempre afecta a uno o a otro, pero nunca a todos.
Poeta

Poemas :  Nocturno deambular
Nocturno Deambular...

Noc
Tur
No
Deambular

Y viajar por la noche y por el lago
la luna en la tarde que danza
pesada la hora de cuadros
que dicen retozan fantasmas
en el corto alambre satisfechos
por la vieja verja bailando
¡Donde aguarda el pan el diente!
¡Donde espiga el pelo el peine!
Pintándose de espejos que nunca
sació nadie pintándose reflejos.

Deambular
Noc
Tur
No.

Anochecí lloviendo cruzando las colinas
las hojas sin rostro cayendo agotadas
en otro mar de silencios sumergidos
¡Que cubren con abejas las aguja!
en la caja que sobrecoge incierta
una vez bajo la piel que se derrama
la madrugada rodando estridente
tan desatenta con las heridas hachas
que nunca acaban la nieve en ruinas
desnudándose los encarnizados ojos.

Noc
Tur
Nodeam
Bu
Lar
Porque
Deambulando viejo viajo trasnochado.
Luna a luna acariciando.
El dormir de tres almohadas.
¡Ladrando ladronas laderas!.


Autor: Joel Fortunato Reyes Përez
Poeta

Poemas :  Desahuciado solo existe
Desahuciado solo existe

Desahuciado
Solo
Existe

Un sol de verde vestido, en el que danza,
la lluvia, nerviosa en las piedras tejidas,
de cobre, en el que la luna, bajo el lago,
reflejándose, una sola choza, que dibuja,
flores de niebla.

Un tiempo desolado, el reloj parado, la
balanza cruda, sucia la frente, en el instante,
gris, despierta, estuvo cojo en el lodo,
encima una tormenta, temerosa en su sueño,
truena, donde la obscuridad fabrica nidos.

Con las manos en los huesos revive, entre
cortado, como correría una liebre, triste,
está escribiendo un cuento...
¡Verano, acarícialo fresco, tiene fiebre!.

Las flores ya no acarician su dolor,
muere bajo la piel, con la mirada en
el piso, inquieto. En el alma enferma,
tiene miles de huecos presentes.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  Aquilatado exhorto
AQUILATADO EXHORTO

Por el sabor de la sombra camina, camina,
un ensueño bajo la lluvia, la lluvia,
en los cuadernos del recuerdo abanicando.
¡Si, lo supiera de noche!. Nadie, nadie,
limpiaría de las estrellas el reposo,
en la orilla bordada de un grito grato,
entre la danza que araña un gato somnoliento.

Mirando esquivo el alto preludio de las lunas,
que se atreven a esconder el silencio enrojecido,
de la cansada sed que se bebe un lago ligero,
en el follaje quemado por la uva definitiva,
en el otoño sin calles ni vitrinas otoñales,
en la cintura imprevista del acero inocente,
Aquilatado el exhorto absorto ya no camina.

Allá donde las orugas fabrican las muletas,
y al pájaro angustiado por las cáscaras del cielo,
con los depurados hormigueros de flamas duras.
¡Oh, agoreras del frenesí del corcho!. Ya canta,
tendido en la brisa del dolor adormecido,
un rédito transeúnte que aguja fragoroso,
un turbado manantial que dibuja austero.

Aquilatado aguafuerte aglutinado del usufructo.
Exhorto... Menos que bisagra en demasía.
Exhorto... Más que yacija en calentura.
¡Entre la vertiente hirviente y saliente!.
Porque desosaron los recuerdos del polvo
¡Antes que ellos los deshuesen grises!.
¡Antes de las exequias deshuese su sonrisa!.


Autor: Joel Fortunato Reyes Përez
Poeta

Poemas :  Destemplados climas
DESTEMPLADOS CLIMAS

Los viajeros otoños.
Son en las hojas amarillas tardes.
Ruinas de los veranos.
Últimos verdes primaverales primero.
Des
Templa
Dos.

Klima, climat, climate.
Henker, boia, algoz, bourreau, hangman.
Verdugo
Rojugo
Negrugo
Blancugo. La misma nieve niebla dura.

Por
El Vino flores viajes plural soborno desconsuelo
vertebral atonía paradoja millonaria humanidad
embuste infundio desamparo firme áspero
matorral venéreo anónima catástrofe destempla.
Dos climas opuestos absurdos inversos.

Cuando
La
Vida
Cobija
La
Sombra
Del silencio mortal huésped.
De
La
Muerte sed del agua.
¡Turbia turba!.
De
Corbatas danza.

Viaje difícil de traducir.
Con el monosílabo limítrofe.
Y el desgarrado trozo.
¡Después de beber las sombras!.
Flores doce sangres.
Flores miles de sorda luna.
___El bárbaro dedal de las agujas.
___El último desconocido.
Innegablemente.
Desvirtuado.

Wasserdicht, impermeabile,impermeável, waterproof.
Lautsprecher, alto-falante, haut-parleur, loudspeaker.

Destempla
Dosclimas.
Reino del máximo hueco dual.
Del mal.
Perfectamente retorcido bien ausente.
¡Viaje nefasto del poder del exterminio!.

Aclimatizados.
Espiritualizados limítrofes depósitos.
Desvergonzados alacránicos escándalos.
La rapiña cosecha incorruptible.
El clima.
¡Qué frío amenaza al hielo!.
El valor.
¡Del miedo al miedo desmedido!.
El arrepentirse.
¡Cuándo nada sucede al invierno!.

Stolz, orgoglioso, orgulhoso, fier, proud.
Powerful, puissant, potente, mächtig, gewaltig.

Destemplados
Cli
Másinhumanos.
Y
En el corazón desterrado.
Del meteorológico sepulcro.
¡Hay refugio!.
Donde toda consciencia perece.
Por el clima.
Desvirtuado del vidrio fragua.
Destemplada codicia.
Metástasis.
Imposibles.
¡Del atmosférico candor inesperado!


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  Arromboidados... (Visual experimental)
ARROMBOIDADOS

Y
él
con
ella
danza
debajo
enviada
impávida
iluminada
legendaria
orgullosa
perpetua
posible
proeza
ideal
será
con
él
Y

Romboidal espiral pasional
Amándose sintiéndose rosándose
Encaracolados poliédricos humanos

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez

Referencia útil es
https://es.wikipedia.org/wiki/Poes%C3%ADa_visual
Poeta

Prosas poéticas :  Aprendiendo a Amarte, Mi Tango
[img align=center width=400]http://farm3.static.flickr.com/2802/4160046401_255a7040f0.jpg[/img]
Surcó los mares y recaló su engreída barcaza en mi piel, con autoridad incuestionable. Me entregué para que se meciese sobre mi puerto cuanto quisiera, erizando cada rincón de estos poros que me dan la vida. Lo palpé ensogándome el pecho, jugando en los peñones de mis hombros, alargándome los brazos y enseñándome a abrazar a lo hombre. Para seguir adelante, sin pedirle permiso en un arrebato de gallardía hice lo impensable: logré transformarlo en mujer.

Ella enmadejó sus venas con las mías, para embriagarnos en la compartida sangre que hierve. Por su adorada culpa, lo melancólico era ya pena descarnada y milenaria, y el metejón era ahora defendido en un duelo final de cuchillos. Pero jamás olvidaba mi pecho que eternamente estallaba por ella, ni mi virilidad que palpitaba al solo roce de sus labios. Sentí su rítmico respirar contra mi rostro, y devorándole hasta su último resuello me paseó con detenida calma por su figura griega. ‘Todavía no estás listo”, susurró en mi alocado oído.

La dejé que juegue conmigo hasta el hartazgo sabiendo que algún día me haría alado. Cuando así lo hizo, pude lanzarme a su calor sin ese miramiento pacato del mundano bailarín que solo baila y escucha…que es incapaz de vivir y abrazar un tango.

©Gustavo Larsen, 18/07/2013
Poeta