Poemas de alegría :  Pirekua
“Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO celestial.”

¡Qué linda eres Pirekua! dulce, triste,
canto del ave que trina y come alpiste,
suave, vivaz, melancólica tonada,
música que das todo a cambio de nada.

Se escucha el eco grato de tu melodía,
suenas a fresco viento del purépecha día,
la noche se muestra cual negra celosa,
mas, siempre baila al compás de tu alma airosa.

Guarecita amorosa que tienes ágil oído,
danza con gracia, eso sí bien que te pido,
así, de princesa, es cantada tu belleza,
oye las notas ¡Pirekua virgen, mi alteza!

Tus versos hablan de historia
purépecha, de su gloria,
de Michoacán, de su gente,
de geografía transparente.

Son cuatro lindas regiones
que dan fe de tus canciones,
son pueblos buenos decentes
que entonan coplas fervientes.

Toquen Cañada, Meseta,
con tonalidad coqueta,
Ciénega, cantar de un mago
con el sonido del Lago.

¡Denme “Sones del Costumbre”,
que la voz llegue a la cumbre,
estribillo de la tierra
que el más fiel querer encierra!

Suplico en ritmo, Pirekua,
salvaguardes la pindekua
que es tradición, que es costumbre,
musical senda te alumbre.

Mi abajeño son valseado
cada estilo el más deseado,
canciones de puro amor,
de la vida, el desamor.

Guitarra sexta, violín,
tonos que no tienen fin,
contrabajo, la vihuela,
a ti mi cariño vuela.

El arpa nunca descansa
invitándote a la danza,
pireris con voz de miel,
sinfonía de cascabel.

Pirekua es igual a canto,
enamoramiento y llanto,
es triste, alegre armonía,
que te hace feliz el día.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Janitzio, Michoacán, México, a 16 de noviembre del 2011.
Dedicado a los CC. Antonio Reyes Justo y Alonso Antunes Campos, grandes pireris
Reg. SEP Indautor No. 03-2012-030612580800-14
(Versión corregida . . .)
Poeta

Poemas de alegría :  Tirolesa
“Junto a ti el ave reza . . .”

Estos versos van de entrada,
el viento no le hace nada,
tirolesa austriaca buena
de Janitzio hasta Tecuena.

La fila se desespera
aunque certidumbre impera,
arnés, la polea segura,
la vida . . . nos aseguran.

Mosquetón, el casco, guantes,
junto al sol muy elegantes,
breve viaje inolvidable,
cable, acero inoxidable.

Fuerte, tenso, prolongado,
volar, el sueño soñado,
Pátzcuaro se magnifica
tecnología comunica.

Isla Tecuena-Janitzio,
cause, lago, precipicio,
el agua se hace chiquita,
ver las montañas cerquita.

Michoacano aquel anhelo
de tocar, rascar el cielo,
paseando junto a las nubes
cuando a tirolesa subes.

Aviéntate nada pasa
solo la emoción te abraza,
adrenalina presente
es lo que siente la gente.

Cosquillitas, muchas cosas,
estómago, mariposas,
vértigo de gran altura
disfruta vista y natura.

Saluda al pato que pasa
ecológico en su casa,
con su precioso plumaje
engalana, así, el paisaje.

Por este deporte extremo
rápido, fugaz, ameno,
feliz sonríes al bajar,
presto . . . quieres regresar.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Islas Janitzio y Tecuena, Lago de Pátzcuaro, Michoacán de Ocampo, México . . .
Dedicado al Sr. Antonio Reyes Justo
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de alegría :  ¡Qué vivan los Sanfermines!
“. . . suenen parches y clarines.”

Feria que honra a San Fermín
glorificado . . . sin fin,
patrono fiel de Navarra,
mártir de la fe bizarra.

Pamplona se cuece aparte
sede del taurino arte,
Pompeyo, su fundador,
por designio del Creador.

Fiesta, júbilo, alegría,
seis de julio, mediodía,
la Casa Consistorial
sobria de rancio historial.

Balcón del Ayuntamiento,
contengamos el aliento,
voz envuelta de promesas:
“Pamploneses, pamplonesas”.

(grito), ¡Viva San Fermín!,
(grito), ¡gora San Fermín!,
estruendo del chupinazo
que preludia un agasajo.

El “Riau-Riau” siempre se extraña,
costumbre que nos hermana
portando rojo pañuelo
la gente cumple su anhelo.

Respetuosa procesión,
San Fermín una oración,
religiosidad, fervor,
la paz, candoroso amor.

Las danzas tradicionales
con trajes originales,
gigantes y cabezudos
muchos de ellos “sombrerudos”.

Lindo recital de jotas
escuchen que bellas notas,
las mulillas, caballeros,
que desfilan muy sinceros.

Suenan Bandas Musicales
sus tonadas celestiales,
sublime Teatro de Calle,
toro de fuego, . . . no falle.

Las luces artificiales
centellas, truenos cordiales;
¡las ocho de la mañana!
el corazón es campana.

Cánticos de los ancestros,
suelten toros, los cabestros,
“encierros” de largo trecho
que no haya humano maltrecho.

Sorteando cuernos y retos,
más de ochocientos metros,
muchos pies trotan de prisa,
sudor en la frente . . . brisa.

San Fermín destreza, suerte,
si no las heridas, muerte,
peñas van comprometidas
entusiastas, encendidas.

Marejada, corredores
a la Plaza entran Señores,
¡qué vivan los Sanfermines!,
arenas que son jardines.

España, la madre patria,
su cultura, su prosapia,
leyenda, verbena, magia,
¡qué venga la tauromaquia!

Las velas, pañuelos, mantos,
albricias se vuelven llantos,
“Pobre de mí” entristecida
la canción de despedida.

Hemingway, en su novela,
esta pasión nos revela,
“Fiesta” descrita por pluma
tinta que jamás se esfuma.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 10 de junio del 2015
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de alegría :  Vencedores
“Todos grandes jugadores . . .”

¡Qué vivan los vencedores
genes, entes superiores!,
¡qué vivan los vencedores,
trofeo, guirnaldas, honores!

Tal y como Dios dispuso
ganó el que fútbol propuso,
equipo de gran defensa,
media, delantera inmensa.

Un triunfo impecable, limpio,
con “fair play” se va al Olimpo,
disciplina inquebrantable
campeón fino muy rentable.

El ser humano es intenso
la vida premia el esfuerzo,
gocen, lloren de alegría,
su victoria alumbra el día.

Es la justicia divina
por eso el mundo germina,
que gane siempre el mejor
en la cancha . . . pundonor.

Deportistas implacables,
capacidades deseables
sobreponiéndose a todo,
¡laureles por tal decoro!

Evitando la soberbia
el éxito es cosa seria,
mentalidad ganadora
de su conquista . . . Señora.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México . . .
Poeta

Poemas de alegría :  El fútbol: juego celestial del hombre
Domingo la cita,
lugar un estadio,
fila de taquilla
pesado calvario.

Estando en la grada
no te importa nada,
que suenen cornetas,
matracas, trompetas.

Disfrutamos juntos
¡el juego del hombre!,
lucen los conjuntos
vistoso uniforme.

Once contra once,
el fut es romance,
la de gajos rueda
en cancha de seda.

El sudor la riega
en sana refriega,
al balón botines,
puntapiés afines.

La defensa luce,
la media se crece,
un buen delantero
encara al portero.

¡La malla se mece!
¡la gente enloquece!,
¡la magia del fútbol!
¡se ha metido un goool!

Anotarlo es clave,
bendita esa llave,
el tanto es pedido
en cada partido.

No basta jugarlo
pues hay que ganarlo,
triunfar con honor
no hay nada mejor.

Dura es la batalla
la pasión estalla,
mas, hay un principio:
¡qué se juegue limpio!

El árbitro pita
principio, el final,
marcará cerquita
imparcial penal.

Las porras se cimbran
a cada momento
aplauden, corean,
acción y talento.

¡Un gran cabezazo!,
¡un tiro al larguero!,
¡bonito chanflazo!
¡lance del arquero!

¡Deporte el más bello!,
¡qué ganas, qué entrega!,
el fútbol se juega
también en el cielo.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, Distrito Federal, a 15 de marzo del 2006.
Si Dios quiere, este bello poema rodará, rodará y rodará
por el mundo, . . . como si fuera un balón de fútbol.
Dedicado a Don Angel Fernández Rugama (QEPD)
Reg. Indautor No. 03-2006-050413132300-01
Poeta

Poemas de alegría :  Mi jarrito
Yo tengo un jarrito,
un jarrito al que quiero,
el alfarero bendito
lo diseñó con esmero.

Lo merqué en una feria
en mero Tenancingo,
el barro su materia,
la fiesta el día domingo.

Pequeñita vasija
modelada a mano,
por el alma prolija
del humilde artesano.

En el horno, calor,
de tan fiel corazón,
a cien grados de amor
fue especial su cocción.

Recipiente pintado
de color bermellón,
sin adornos creado
y sin decoración.

Con tenue brillantez,
es su naturaleza,
en simple sencillez
radica la belleza.

Excepto en el asiento,
tal cuerpo muestra curvas,
con panza surge al viento,
la exhibe, me perturba.

El cuello sin cadena
es digno de una diosa,
luciendo en mi alacena
bella orejita, hermosa.

La ensarto con los dedos
lo agarro, lo sostengo,
como en ritos y credos,
lo siento de abolengo.

Me acerco a su figura,
a boca poco angosta,
comienza mi locura,
la quiero a toda costa.

La acerco hasta mis labios,
en el borde doy besos,
consciente, sin resabios,
algunos son traviesos.

Busco, con avidez,
todo lo que contiene,
la grata candidez
de ese fervor que tiene.

Un soplido muy fresco,
se mueve la muñeca,
el hecho es pintoresco
la lengua dice: ¡eureka!

A tierra santa huele,
a esa de mil amores,
por fortuna, bien suele
aromar los sabores.

Espero no se quiebre,
que nunca se fisure,
lo digo en plena fiebre,
ojalá que perdure.

Ya integra colección,
adorna linda mesa,
de cocina y fogón
es auténtica pieza.

En él líquidos sorbo,
los bebo sin estorbo,
¡ay, jarrito atolero,
yo por eso te quiero!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Tenancingo de Degollado, Edo. de México, México, a 26 de febrero del 2006
Registro SEP Indautor No. 03-2007-082112003600-14
Poeta

Poemas de alegría :  La Danza de Los Viejitos
“El célebre Tata Vasco vio bailar viejo tarasco.”

La Danza de los Viejitos,
bastones, máscaras, mitos,
con su traje peculiar
lucen, brillan a radiar.

Que lindos esos atuendos
dignos de hombres estupendos,
son por todos admirados
los “uarharis” encorvados.

De Jarácuaro su alma,
usan sombreros de palma,
les cuelgan varios listones
de Michoacán, son pendones.

Gabanes, rojos colores,
grecas negras, ¡son señores!,
es pulcra, nívea, la lana,
que, al punto, los engalana.

Muy vistosa esa franela,
¡qué toquen “Flor de Canela”!
y luego “La Golondrina”,
esa pieza es su madrina.

Camisas de manta blanca,
calzones de poca zanca,
los finos, caros bordados
se aprecian muy bien labrados.

Su calzado es incansable,
la suela tan admirable
de duro cuero o baqueta
resuena, al compás, coqueta.

Un bastón que no se quiebra,
parece hasta que celebra,
la madera tiene un don,
es muy fino ese bordón.

Son expertos danzarines,
bien escuchan los violines,
contrabajos, las vihuelas,
aunque carecen de muelas.

Tienen mucha resistencia,
que bailen “La Competencia”,
purépecha melodía
que alegra la luz del día.

Para éllos, su gran edad,
es poca, una nimiedad,
no hay fatiga en el danzar,
jamás quieren descansar.

Sus achaques y temblores
hablan de sus mil amores,
en máscara la sonrisa
porque no les corre prisa.

Su patrón, el Niño Dios,
nunca les dará un adiós,
“t’arhepitis” lo han consentido
desde muy recién nacido.

Benditos están sus pies,
pocas veces un traspié,
¡qué pegue bien el huarache
contra el piso, que retache!

Que sacudan la polilla,
son toda una maravilla,
es verdad, están longevos,
¡pero, le echan muchos hue . . .!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Morelia, Michoacán, México, abril del 2010
Dedicado a mi ahijado, José Alexis López Gabriel
Reg. SEP Indautor 03-2010-102913333100-14
Poeta

Poemas de alegría :  El regreso
Es medianoche, la luna llena, brilla en el cielo, el suave viento riza el agua del estanque que me encuentro en el camino de regreso.
Me siento viajero por los mares de la vida, pero al igual que las aves tienen el deseo de regresar a su nido, el caminante quiere volver a su lugar de partida.
¡En estos momentos, me siento isla solitaria en medio del mar de la vida!!.
Prosigo mi camino, apreciando allá en la lejanía, como en la noche, tiemblan las últimas estrellas...
Creo ,que podré soportar las situación con bastante templanza, pues no en vano, los años son una asignatura más en la escuela de la vida.
Poeta

Poemas de alegría :  DE TI ME HE ENAMORADO
La forma de tu boca me conmueve y tu voz,
Maravillosa voz; ha sabido derretir las rocas
Circundantes que encerraban a mi voluntad,
Para regalarme, eso que se llama… ¡libertad!

Y salgo disparado de mi cuerpo, por ver si tu
Mirada sagaz y penetrante, en los ojos de otra
Gente encuentro, pero no la hay, porque solo
Tú tienes ese brillo hechicero en los ojos.

Fruto prohibido hay en la dulzura de tu boca,
Que me invitan a soñar con agarrarte a besos
Hasta quitarte la respiración, para que de mi
Te enamores, como yo de ti me he enamorado.

Delalma
27/08/2020
Poeta

Poemas de alegría :  Videojuegos
Se que soy todo un cuarentón
mas no he dejado de soñar
por eso me atrevo a jugar
videojuegos con ilusión.

En mundos de fantasía
me sumerjo con esmero
y hago todo lo que quiero
consumando mi osadía.

Muchos peligros encuentro
en cada nueva aventura,
más siempre con la ventura
de estar a salvo aquí adentro.

¿Por qué negarme proezas
y hazañas monumentales,
si en escenarios virtuales
desarrollo neas destrezas?

¿Por qué negarme alegrías
y una sana diversión
si se presta la ocasión
para jugar noche y día?

¿Y acaso no soy un niño
infante de corazón...?
¿por qué te da comezón
que el juego me haga un cariño?

Con los juegos he llorado
por el destino de Yuna,
bajo el brillor de la luna
he reído y he gozado.

De Rinoa la sonrisa
me cautivó totalmente,
y de Tifa; sutilmente,
recibí soplos de brisa.

Con los juegos he vencido
aún a los más poderosos;
he fregado a los tramposos
y como héroe me he vestido.

Con los juegos he aprendido
valiosas lecciones de vida
y alguna historia perdida
regresó así del olvido.

Vagando en tierras irreales
sin dolor y sin premura
encontré en cada aventura
tesoros espirituales.

Por eso seguiré jugando
videojuegos por mi cuenta,
aun después de los noventa;
mientras sigan palpitando
mi corazón trepidante
y ésta; mi alma, que es de infante...
Poeta