Poemas de naturaleza :  Mi hermoso, querido pino
“Glorioso, de ser alpino . . .”

Cuanto ha crecido mi pino,
un domingo decembrino
lo sembré con muy buen tino,
un árbol no es repentino.

Cuanto ha crecido mi pino
igual que si fuera un niño
siguiendo, fiel, su destino
lento en calma, paulatino.

Cuanto ha crecido mi pino
clorofilo, . . . matutino,
con la sabia en intestino
de su tronco tan divino.

Cuanto ha crecido mi pino
frondoso, así, bien genuino,
de ramas, de hojas de armiño,
con sus frutos del cariño.

Cuanto ha crecido mi pino
con un nido de inquilino,
con las aves, con su trino,
de flora y fauna, vecino.

Cuanto ha crecido mi pino
junto al oyamel y encino,
cerca del río cristalino,
sobre un filón mortecino.

Cuanto ha crecido mi pino
conífero, campesino,
hermoso sin desaliño,
picudo sin desatino.

Cuanto ha crecido mi pino
que oxigena al citadino,
azote de “smog” dañino
salvación de orbe cansino.

Cuanto ha crecido mi pino
de glorioso ser alpino,
madurando como el vino
brindemos con trago fino.

Cuanto ha crecido mi pino
verde, brillo vespertino,
sobrevivir es su sino
sin talamontes mezquino.

Cuanto ha crecido mi pino
en su natural camino
tendrá el cielo por destino
junto a Dios, con su cariño.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Municipio del Mineral de “El Chico”, Estado de Hidalgo, México, a 03 de julio del 2020
Dedicado a mi joven, ecológico, ahijado, Mauricio Avalos Osorio
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Árbol bendito
Semilla sembrada . . . planta
brote de un bosque que encanta,
en la tierra tú te fundas
con raíces bien profundas.

Creces adherido al suelo,
del planeta eres consuelo
por naturales anhelos
de llegar hasta los cielos.

Tallo de nudos, de yemas,
sabia te corre en las venas,
corteza de gran linaje
si te dañan ¡grave ultraje!

Árbol bonito frondoso,
follaje que admiro, gozo
las ramas entrelazadas
por el tiempo, eras pasadas.

En vida serás bendito,
tu oxígeno necesito,
flores, frutos, medio ambiente,
copa de cima ascendente.

Has disfrutado la lluvia,
contaminación te agobia,
tu entereza hasta conmueve
solo el aire a ti te mueve.

Con tronco fuerte muy grueso
sombra brindas, más que eso
por las tan fraternas hojas
verde eres . . . te me antojas.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 19 de julio del 2013.
Dedicado al Sr. Marcelo Moscoso Pantoja, por su gran labor a favor de la naturaleza y el medio ambiente.
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-111212464200-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  Jacaranda de mi vida
“De la copa consentida . . .”

Desde niño, tierna infancia,
he gozado la fragancia
de la fronda candorosa
de una jacaranda hermosa.

Que está de pie en Tacubaya
por su raíz que no falla,
muy fuerte, pisando el suelo
ese árbol me da consuelo.

Conozco el recio camino
que da su tronco genuino,
al que me aferro al subir
soñando en mi porvenir.

Cada que me trepo en élla
nuestra hermandad más se sella,
le platico cosas buenas
y también algunas penas.

Con mi llanto la he regado,
buen refugio ahí he encontrado,
concebirme junto al cielo
ayuda a colmar mi anhelo.

Si es de día esparcimientos,
por las noches sentimientos,
he disfrutado su copa,
el follaje que me arropa.

Arriba, en la mera punta,
seguido tenemos junta,
he crecido, ahí me he criado,
vientos me han acariciado.

Nos damos tiernos abrazos,
me mecen sedosos lazos
entre las hojas verdosas,
flores lilas primorosas.

De ser ágil tengo rango,
me he colgado como chango
en sus fuertes firmes ramas,
las que he usado como lianas.

Con mi cuerpo, con mi piel,
sobre de un columpio fiel
se me han pasado las horas
entre las risas sonoras.

Mas, en juegos divertidos
he respetado los nidos
de las aves que ahí viven,
las que con mi ser conviven.

Comprendo su clorofila,
la esencia que élla destila
de natural concepción,
su ecológica misión.

De ir oxigenado al mundo
con el deber más profundo,
tal grandiosidad me asombra,
que siga brindando sombra.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 27 de marzo del 2021
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas :  Tierno vértice
TIERNO VÉRTICE

Lunas mareadas,
ásperas e inocuas,
acarician al olvido,
desplazado y gris.
Y que el rojo espere,
con pies empecinados.

Por eso, acompáñame,
noble adversario hoy,
por cada sueño ligero,
sin pena ni congoja,
y dejemos luz al helecho,
en éxtasis expropiado.

Tan acogedor y lácteo,
estridente y arbitraria luz,
que rosa caprichosa nube,
con virginal decoro, plata,
sin contarlo afiligranado,
en la esquina aceitunada.

Construye con silencios,
ligeras columnas bajas,
y el blanco nieve fuego,
de miel y limón la vida,
y el verde arrastre paja,
con líquida luz serena.

Ya el pico presuroso ríe,
del clarín bastardo lento,
y la vista enturbia tarde,
al que enternece frágil,
la piel desnudando dura,
y la adormece ágil noche.

Allá el camino, contrito camina,
donde perdió un viejo zapato.
¡Ven, ven!...
Veamos, al árbol que no corre,
a las sombras, ni a las hojas,
ni quita gorriones al recuerdo.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas de nostalgia :  Se detienen los caminos
Se detienen los caminos cuando voy caminando
Los arboles no se mueven, el viento descansa
La paz está presente en cada minuto que pasa
Sombras de silencios enmudecen el alma
Tras el mar está el horizonte, unido con el cielo
El velo que tapa los ojos no tapa la mirada
La nada es un vacio lleno de palabras
Que escritas parecen versos, pero son
Solo estrofas guachas, dicen miles de
Cosas y tal vez no digan nada, mi destino
Lo conozco, la realidad es estar contigo
Pero no todo en la vida es real.


Conrado Augusto Sehmsdorf (Kurt)


[img width=300]http://www.lagrancomision.com/web/12172806/fotos/nuevo-comienzo.jpg[/img]
Poeta

Poemas :  SIBILA
SIBILA
Autor: Seamus Heaney
Irlanda 1939-2013


Poeta y crítico literario irlandés nacido en County Derry, Norte de Irlanda.
En Belfast en Queen's University concluyó su carrera universitaria,en Dublín dicta la cátedra de literatura en Carysfort College.
A partir de 1982, dedicado por completo a la poesía y a la crítica, ejerció como profesor de Retórica y Oratoria en la Universidad de Harvard, profesor de poesía en la Universidad de Oxford y conferenciante.
De su obra se destacan "Muerte de un naturalista" 1966, "Puerta a las tinieblas" 1969, "Huyendo del invierno" 1972, "Trabajo de campo" 1979, "Viendo cosas" 1991 y "Poesía reunida" 1998. Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1995.
Esta es Versión de Vicente Forés y Jenaro Talens. De "Trabajo de campo" 1979



Sibila

Mi lengua se movía, una relajante bisagra ondulante.
Le dije a ella, «¿qué será de nosotros?»
Y como agua olvidada en un pozo puede agitarse
tras una explosión bajo la mañana

o una fractura recorre un tejado,
empezó a hablar.
«Pienso que nuestra forma misma deberá cambiar.
Perros en un asedio. Recaídas de saurios. Hormigas.

A menos que el perdón encuentre voz y nervio,
a menos que los árboles sangrantes y con casco
puedan ser verdes y dar brotes como el puño de un niño
y el pútrido magma incube

ninfas brillantes... Mi gente piensa en el dinero
pero habla del tiempo. Los pozos petróleo calman su futuro
como simples temas de adquisición. El silencio
se vuelve bajío con el sonar de ecos que lanzan las traineras.

La tierra a la que aplicábamos nuestro oído durante tanto tiempo
está despellejada o muy callosa, y sus entrañas
tentadas por un augurio impío.

Nuestra isla está llena de ruidos nada confortantes.
Poeta

Poemas :  Vieja aguanieve... (Dadaísta)
VIEJA AGUANIEVE
(Dadaista)


Corre con los párpados del viento
acorralando al ojo sediento
en los árboles sudorosos y asustados
desnudando la noche que se filtra
en los sueños ahogados con lluvia
masticando los collares del humo
en la primer esquina indiscreta
un pirata afeita sus estrellas
con el aceite impostor de artimañas.

Todo el ruido dibuja esa sombra
del hielo nervioso anudando el insomnio
de la seda en los dedos crudos
fumando la seguridad sin zapatos
desenterrando la nostalgia yerta
intérprete inexperto del placer volátil
como el camino come unas sandalias a lo lejos
y desgrana el trigo un pan que huye gracioso
sonriendo pensativo en los bolsillos del cadáver.

Un puente pinta escaleras
y el miedo mira amarillo la espuma
no sin antes fabricar esperanzas
al hueso condecorado con pañuelos desenfrenados
aterciopelando cada latido picudo
en la entrada triangular ilusionada con la humedad
del polvo seductor de las guadañas ideales
donde el nido alimenta cada luz distraído
entre la mata y la meta se mete animoso el botón
y acompaña los pliegues erectos del suspiro
al despernancar el tornillo ensanchando el jarrón
bajo la mesa sin hambre y la falda de un volcán
con la adustez desabrida opulenta en el sillón.

Y luego se queja con el único fin de ser ignorada
la espina estrangulada por sus pálidos reflejos
en la falda que sostiene la cerradura
sin esperar carne nueva
en el mero juego de la cercanía perdida
del escarabajo en traje antiguo
como el mar se agita entre las olas
voluptuosas del impulso congelado en la arena
y coloca la espalda en las nubes
cargando lácteos recuerdos a los relojes
en la unidad del precipicio
tan tibio en el pasado con su azul pudibundez.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  METAMORFOSIS
METAMORFOSIS
Autor: Eugen Jebeleanu
Rumania 1911-1991.


Fue de la generación de escritores entre ambas guerras mundiales, fue partícipe de la liberación de la República Popular Rumana en 1944.
Escribió teatro, poesía, crítica literaria y traducciones, convirtiéndose en baluarte literario contra el nazifascismo; de esta etapa datan sus libros
"En la aldea de Sahía","Poemas de lucha y de paz" y "Canciones de la joven floresta".
Esta obra es...Versión de Pablo Neruda
Editorial Losada, Buenos Aires 1967.



Metamorfosis


Pude haber sido un árbol, bajo el cual
tú te habrías recostado cuando yo no te conocía,
habría hecho oscilar dulcemente una de mis ramas, casi al azar,
para besar tus ojos.

Habría sido quizás una hoja blanca,
sobre la cual te hubieses inclinado pensando en silencio
y yo habría besado, mientras tú dibujabas,
el mármol
de tu mano desnuda.

Hubiese podido ser un muro,
un muro
a la sombra del cual
estaría con otro, no conmigo...
Y yo con gran dolor
me hubiera derrumbado
ante tus ojos pálidos de espanto.
Poeta

Poemas :  CANCIÓN DEL EMIGRADO
CANCIÓN DEL EMIGRADO
Autor: Adam Zagajewski
Polonia 1945.


Poeta, novelista y ensayista.Estudió Psicología y Filosofía en la Universidad de Cracovia.
Es uno de los poetas más brillantes de la llamada Generación de la Nueva Ola, junto a Kornhauser, Lipska, Krynicki y Baranczak.
Ha sido galardonado con los premios Prix de la Liberté 1987, GranPremio de Literatura de la Fundación Konrad Adenauer de Weimar 2002 entre otros. Obra poética se destacan "Comunicado" 1972, "Carnicerías" 1975, "Oda a la mayoría" 1982, "Tierra de fuego" 1994.
Esta es versión de: Elzbieta Bortkiewicz



Canción del emigrado

En ciudades ajenas venimos al mundo
y las llamamos patria, mas breve es
el tiempo concedido para admirar sus muros y sus torres.
Caminamos de este a oeste, ante nosotros rueda
el gran aro del sol
ardiente, a través del cual, como en el circo,
salta ágilmente un león domado. En ciudades extrañas
contemplamos las obras de viejos maestros
y, sin asombro, en añejos cuadros vemos
nuestros propios rostros. Habíamos existido
antes, e incluso conocíamos el sufrimiento,
nos faltaban tan sólo las palabras. En la iglesia
ortodoxa de París los últimos rusos blancos,
encanecidos, rezan a Dios, varios lustros
más joven que ellos y, como ellos,
impotente. En ciudades ajenas
permaneceremos, como los árboles, como las piedras.
Poeta

Poemas :  Dureza del corazón.
Dureza del corazón.
Autor: Pierre Reverdy.
Francia 1889-1960.
Poeta nacido en Narbona el 13 de septiembre de 1889. Inspirador del movimiento surrealista, fundó la Revista Nord-Sud, dedicada también al cubismo. La mejor parte de su obra: "Sources du vent", "Ferraille" y "Le chant des morts".
Este es versión de César Moro. En: "El tragaluz oval" 1916.


Dureza del corazón.


Jamás hubiera querido volver a ver tu triste rostro
Tus mejillas hundidas y tus cabellos al viento
Me fui a campo traviesa
Bajo aquellos húmedos bosques
Noche y día
Bajo el sol y bajo la lluvia
Bajo mis pies crujían las hojas muertas
A veces brillaba la luna

Volvimos a encontrarnos cara a cara
Mirándonos sin decirnos nada
Y ya no tenía bastante sitio para irme de nuevo

Quedé mucho tiempo amarrado contra un árbol
Con tu amor terrible ante mí
Más angustiado que una pesadilla

Alguien más grande que tú, por fin, me liberó
Todas las miradas llorosas me persiguen
Y esta debilidad contra la que no se puede luchar
Huyo rápidamente hacia la maldad
Hacia la fuerza que yergue sus puños como armas

Sobre el monstruo que me arrancó de tu dulzura con sus garras
Lejos de la opresión blanda y suave de tus brazos
Me voy respirando a pleno pulmón
A campo traviesa a bosque traviesa
Hacia la ciudad milagrosa donde mi corazón palpita
Poeta