Poemas de naturaleza :  Río "El Milagro"
“Sin tus aguas nada valgo . . .”

Todo inicia en la montaña,
bajar verdadera hazaña
del agua que, milenaria,
en su acción perpetua, diaria.

Serpenteando la cañada
cadenciosa, apasionada,
rebota de piedra en piedra
con voluntad que no quiebra.

Las rocas se miran lisas,
las van puliendo las prisas
del fluido que va corriente,
como alocado, imprudente.

Formando los remolinos,
acuosos conos genuinos
que las burbujas ahogan
y el oxígeno desfogan.

Espumas blancas preciosas
plasman ondas cadenciosas;
el cántico del arroyo
se convierte en un arrullo.

Cristalino transparente,
el maravilloso afluente
refleja la luz del sol,
de la luna, eterno rol.

Su caudal es generoso,
como de la fe un esbozo
de que aún hay esperanza,
de que vendrá la bonanza.

El Milagro se le llama,
la naturaleza . . . emana
religiosa da la vida
que, a veces, vemos perdida.

La vegetación abunda,
en ecología redunda,
la fauna está en libertad
con su imperio y majestad.

En el río que Dios desea,
donde devoto se asea,
la liquidez es primor
salpican gotas de amor.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Río “El Milagro”, Municipio de el Mineral del Chico, Estado de Hidalgo, México, a 12 de junio del 2019
Dedicado a Don Mariano Osorio Gutiérrez, cuyo espíritu habita el río . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Yo, . . . el achoque
“De mi extinción, . . . este enfoque.”

Soy vertebrado, certero
mis células regenero,
un milagro de la vida
ancestral, ni quien lo impida.

Soy primo del ajolote,
nuestro germen, semen, brote,
soy enigma salamandra
del gran Dios que es quien manda.

P’urhépechas son mis branquias,
cortas mis manitas amplias
con las que nado en el Lago
de Pátzcuaro, . . . desbalago.

Su caudal se riega apenas,
lloran, sollozan, mis penas,
soy el Achoque bendito
agua limpia necesito.

Lodo, cieno, renacuajo,
ach-o, Achójki, soy muy majo,
mitológica criatura
predilecta de natura.

Soy anfibio, rara especie,
pido al mundo que me aprecie
endémico tan lacustre,
mi imagen a nadie asuste.

De cara rara feliz,
soy dulce sin un desliz,
con genes de calidad
brindo generosidad.

Soy medicina, alimento,
con mi puro fiel aliento
curo vías respiratorias,
empacho, dolencias varias.

Ser, elíxir, energía,
recupero la alegría,
perpetuo la juventud,
belleza, ánimo, virtud.

Ambystoma dumerilii,
latín de Italia gentile,
soy ciencia para el humano
que se volvió vano, insano.

Que descuida mi hábitat,
inconciencia, ruin maldad;
aspirando al buen reinicio
doy la espalda al precipicio.

Prodigiosa mutación,
al cielo va esta oración:
¡qué secas, qué duras eras,
acuarios, cristal, peceras!

Sobrevivo del estudio
del que investiga, postludio,
presencia líquida paria,
¿mi extinción es necesaria?

¿Muerte, fatal alborada?,
¿flotando voy a la nada?,
busco el agua que me abraza
en japhonda está . . . mi casa.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Isla de Janitzio, Lago de Pátzcuaro, Michoacán de Ocampo, México, a 17 de julio del 2012
Dedicado a la joven Señora Paola Silvestre Gabriel, acuarista, investigadora, estudiosa y defensora de mi especie . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Los manantiales del lago
“Pátzcuaro, momento aciago . . .”

El lago está moribundo,
sin embargo, en lo profundo
de su más sangrante entraña,
cual lagrimal que se empaña.

Brotan los ojitos de agua,
la naturaleza fragua
recóndita, restringida,
una posibilidad de vida.

Pocitos intestinales
quieren curarle sus males
al estanque michoacano,
desean a “japhonda” sano.

Ecológica esperanza
ya que la lluvia no alcanza;
mientras resurge esa veta,
han de tomar la estafeta.

Chapultepec, Urandén,
San Pedrito, sin desdén,
venajes de agua bendita
que la cuenca necesita.

Surtidores reducidos
tras lamentos, tras quejidos,
con su más sincero llanto
anhelan colmar tal manto.

Descubierta está la fuente,
de manera inteligente
habrá que explotarla en pleno
y hacer que surja de lleno.

Pongamos la fe en afluentes,
en acuáticas simientes,
los veneros escondidos
siempre serán bienvenidos.

Aunque ha estado muy ausente
la humedad se hace presente,
que nazcan más manantiales
con líquidos celestiales.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Lago de Pátzcuaro, Michoacán de Ocampo, México, a 05 de junio del 2021 (Día Mundial del Medio Ambiente)
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Salvemos la selva
“Ecológica reserva.”

Selva maya tropical
el bosque más natural,
edén, gloria, paraíso
verde frondoso insumiso.

Hoy por hoy amenazada
por la imprudencia malvada,
por interés de unos cuantos
que no aprecian sus encantos.

Enemigos de natura
que desafían su estructura,
seres vanos arrogantes,
caprichosos negociantes.

Que están construyendo un tren
masacrando con desdén
especies de flora y fauna,
ocasionándole trauma.

A un pulmón de este planeta,
de oxígeno la gran veta;
debemos hacer conciencia,
tal jungla es reminiscencia.

De árboles, de la cultura
de la vida que es más pura,
la que crece entre las plantas
y vegetaciones, tantas.

Prestos, salvemos la selva,
ecológica reserva,
lugar de comunidades
indígenas ancestrales.

Que biósfera esté en concilio,
evitemos ecocidio,
pérdida de ecosistema
de México sello, emblema.

Si salvamos nuestra selva
quizá la esperanza vuelva,
hagamos que esto suceda
es todo lo que nos queda.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a . . .
Dedicado a la Señora Edith Snell, comprometida defensora de la selva maya . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Maravilla
Soy una ardilla
de alma sencilla,
de Amecameca
que nunca peca.

De ojos brillantes,
par de diamantes,
mi cola es larga
peluda, parda.

Me gusta el campo,
mi sello estampo,
soy roedora
muy corredora.

Subo a nogales
por los ramales,
amo las hojas
que no son flojas.

Tengo la gracia
hago acrobacia,
uso mis dientes
que son valientes.

Sin cascanueces
como las nueces,
las de castilla
son mantequilla.

Retozo, brinco,
salto, rebrinco,
trepo gozosa,
soy amistosa.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Amecameca de Juárez, Estado de México, México, a 1º de enero del 2013
Dedicado a mi nietecita Marijose (soy maravilla, soy superniña . . .)
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-051712171201-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  Cisnes
“Afines, . . . sublimes.”

En azulosa laguna,
espejo de agua sin bruma,
un par de cisnes sublimes,
modelo de almas afines.

Sabiéndose hermosos, bellos,
entrelazando sus cuellos
como ensueño, como en trance,
iniciaban fiel romance:

El macho orgulloso,
divo, majestuoso,
cantaba: “te adoro”,
cortejo e imploro.

La hembra apenada
su querer negaba,
el cisne insistiendo,
élla iba . . . cediendo.

Al cabo de un rato,
de un momento grato,
Afrodita, Eolo,
ambos ¡uno solo!

Testigos las aves,
tulipanes suaves,
batracios, insectos,
peces muy selectos.

Natural fue todo,
la ternura a modo,
para siempre unión
con el corazón.

Más allá del mundo
apego profundo,
amor de los dos
designio . . . de Dios.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Bosque de Chapultepec, Ciudad de México, . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Jacaranda
“Me subí a una jacaranda, por mi madre soy . . . Aranda.”

Jacaranda de mi vida
de la copa consentida,
hojas verdes, terciopelo,
sedas que besan el cielo.

Árbol de corteza agreste,
personalidad silvestre,
brazos fieles columpiados,
nudos, brotes desmayados.

Si te meces, . . . preferida
en Tacubaya querida,
la Condesa, por Narvarte,
con sentimiento abrazarte.

Coyoacán, semillas sanas,
tortolitas en las ramas,
follaje que vibra al viento
fragante, de terso aliento.

Que bonitas primaveras,
flores lilas mañaneras,
moradas de azul violeta,
malvas de corola inquieta.

Tu fronda, sombra, mi manto,
ha llorado suave, tanto,
rocío intenso pegajoso,
sabia de néctar lechoso.

Procedente de Brasil,
México tu tierno abril
en parques, calles, leyenda,
alfombras muy bien la senda.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Reino de Tacubaya, México, D. F., a 01 de abril del 2016
Reg. SEP Indautor No. 03-2016-070109301200-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  Camino hacia los volcanes
“Siempre seguiré la senda, . . . me apasiona su leyenda.”

Camino hacia los volcanes
epopéyicos titanes,
enigmática su esencia,
mágica, bella presencia.

Camino hacia los volcanes,
blancas nieves talismanes,
por las veredas rurales
que nos curan nuestros males.

Camino hacia los volcanes,
de Amecameca guardianes,
mi vestimenta es de amate,
el corazón late, . . . late.

Camino hacia los volcanes,
Izta, Popo, níveos flanes,
entre frondosos nogales,
magueyeras y nopales.

Camino hacia los volcanes,
rayos del sol tafetanes,
árboles, bosque, apreciables
venados acariciables.

Camino hacia los volcanes,
natura jamás profanes,
Ex Hacienda de Panoaya,
la ecología no desmaya.

Camino hacia los volcanes
evitando los desmanes,
¡ay, Virgen de la Asunción
bríndanos tu bendición!

Camino hacia los volcanes,
vida mía no te amilanes,
es de ensueño el horizonte,
llego hincado al Sacromonte.

Camino hacia los volcanes,
siempre estarán en mis planes,
lindo el Parque Nacional,
reserva muy natural.

Camino hacia los volcanes,
de la región dos sultanes,
voy disfrutando una nuez,
la casco de vez en vez.

Camino hacia los volcanes,
ardillas y gavilanes,
follaje verde suspira,
un teporingo me mira.

Camino hacia los volcanes,
las nubes tersos gabanes,
guiado por las fumarolas
se me hacen largas las horas.

Camino hacia los volcanes,
soplan vientos, huracanes,
escarpados laberintos,
glaciares ya, casi, extintos.

Camino hacia los volcanes,
desciendo sin toboganes,
en los refugios, las cruces,
de las almas tiernas luces.

Camino hacia los volcanes
empeñando mis afanes,
camino hacia los volcanes
porque espero que me ames.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 03 de agosto del 2013
Dedicado a mi nieto, Santiago Mora Ramos, a quien esperamos con ansia
Reg. SEP Indautor No. 03-2014-073110472600-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  Jacaranda de mi vida
“De la copa consentida . . .”

Desde niño, tierna infancia,
he gozado la fragancia
de la fronda candorosa
de una jacaranda hermosa.

Que está de pie en Tacubaya
por su raíz que no falla,
muy fuerte, pisando el suelo
ese árbol me da consuelo.

Conozco el recio camino
que da su tronco genuino,
al que me aferro al subir
soñando en mi porvenir.

Cada que me trepo en élla
nuestra hermandad más se sella,
le platico cosas buenas
y también algunas penas.

Con mi llanto la he regado,
buen refugio ahí he encontrado,
concebirme junto al cielo
ayuda a colmar mi anhelo.

Si es de día esparcimientos,
por las noches sentimientos,
he disfrutado su copa,
el follaje que me arropa.

Arriba, en la mera punta,
seguido tenemos junta,
he crecido, ahí me he criado,
vientos me han acariciado.

Nos damos tiernos abrazos,
me mecen sedosos lazos
entre las hojas verdosas,
flores lilas primorosas.

De ser ágil tengo rango,
me he colgado como chango
en sus fuertes firmes ramas,
las que he usado como lianas.

Con mi cuerpo, con mi piel,
sobre de un columpio fiel
se me han pasado las horas
entre las risas sonoras.

Mas, en juegos divertidos
he respetado los nidos
de las aves que ahí viven,
las que con mi ser conviven.

Comprendo su clorofila,
la esencia que élla destila
de natural concepción,
su ecológica misión.

De ir oxigenado al mundo
con el deber más profundo,
tal grandiosidad me asombra,
que siga brindando sombra.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 27 de marzo del 2021
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Qué, . . . ¿no oyen llorar al lago?
Otrora sano recinto
de peces, por hoy, extintos,
los pocos que sobreviven
son los que el poema escriben.

Qué . . ., ¿no oyen llorar al lago?,
¿a las olas que se quejan?,
¿se merece tan mal pago?,
¿de su amor por que se alejan?

¡Viento y montañas, testigos!,
¿quieren del cielo castigos?,
¡pobre la naturaleza!,
¿por qué a nadie le interesa?

¿El lodo de sus entrañas
hoy les corre por las venas?,
¿no recuerdan sus hazañas?,
¿no ven cómo hace señas?

Agónico se lamenta,
¿qué, su alma no escarmienta?,
hay que recapacitar
“japhonda” merece altar.

Sobre el lago poco llueve
no hay nube que lo consuele,
global contaminación
desgracia de mi Nación.

¿Qué fue de aguas cristalinas
que, del sol, fueron vitrinas?,
¿dónde está el líquido dulce,
no hay manantial que lo impulse?

¿Qué pasó con el Achoque?,
¿qué no es justo este reproche?,
¿qué decir de la sardina
que tenía tan fina espina?

Recordemos al pez tiro
y a Kurucha Urápiti,
lo digo con un suspiro,
¿qué solución hay aquí?

¿Dónde andarán esos patos
que anidaban en los juncos?,
¿sintieron tan malos tratos
y vieron sus sueños truncos.

Que se fueron a otros lares
a fincar nuevos hogares?;
y, no hablemos de otras aves,
hay implicaciones graves.

Que ese lirio, plaga infame,
su maldad ya no derrame,
pobre flora, tul, chuspata,
¿no será lo que los mata?

El gran puño de Morelos
ya no se alza vencedor,
enfangados sus anhelos
se declara perdedor.

Ecológica tragedia
quedará en la enciclopedia,
parece que el ser humano
no quiere a su lago hermano.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Pátzcuaro, Michoacán, México, a 01 de junio del 2012
Dedicado al Profesor y colega, Licenciado en Derecho, Taurino Campos Campos.
Reg. SEP Indautor No. 03-2012-083012362100-14
Poeta