Poemas de naturaleza :  Cisnes
“Afines, . . . sublimes.”

En azulosa laguna,
espejo de agua sin bruma,
un par de cisnes sublimes,
modelo de almas afines.

Sabiéndose hermosos, bellos,
entrelazando sus cuellos
como ensueño, como en trance,
iniciaban fiel romance:

El macho orgulloso,
divo, majestuoso,
cantaba: “te adoro”,
cortejo e imploro.

La hembra apenada
su querer negaba,
el cisne insistiendo,
élla iba . . . cediendo.

Al cabo de un rato,
de un momento grato,
Afrodita, Eolo,
ambos ¡uno solo!

Testigos las aves,
tulipanes suaves,
batracios, insectos,
peces muy selectos.

Natural fue todo,
la ternura a modo,
para siempre unión
con el corazón.

Más allá del mundo
apego profundo,
amor de los dos
designio . . . de Dios.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Bosque de Chapultepec, Ciudad de México, . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Jacaranda
“Me subí a una jacaranda, por mi madre soy . . . Aranda.”

Jacaranda de mi vida
de la copa consentida,
hojas verdes, terciopelo,
sedas que besan el cielo.

Árbol de corteza agreste,
personalidad silvestre,
brazos fieles columpiados,
nudos, brotes desmayados.

Si te meces, . . . preferida
en Tacubaya querida,
la Condesa, por Narvarte,
con sentimiento abrazarte.

Coyoacán, semillas sanas,
tortolitas en las ramas,
follaje que vibra al viento
fragante, de terso aliento.

Que bonitas primaveras,
flores lilas mañaneras,
moradas de azul violeta,
malvas de corola inquieta.

Tu fronda, sombra, mi manto,
ha llorado suave, tanto,
rocío intenso pegajoso,
sabia de néctar lechoso.

Procedente de Brasil,
México tu tierno abril
en parques, calles, leyenda,
alfombras muy bien la senda.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Reino de Tacubaya, México, D. F., a 01 de abril del 2016
Reg. SEP Indautor No. 03-2016-070109301200-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  Camino hacia los volcanes
“Siempre seguiré la senda, . . . me apasiona su leyenda.”

Camino hacia los volcanes
epopéyicos titanes,
enigmática su esencia,
mágica, bella presencia.

Camino hacia los volcanes,
blancas nieves talismanes,
por las veredas rurales
que nos curan nuestros males.

Camino hacia los volcanes,
de Amecameca guardianes,
mi vestimenta es de amate,
el corazón late, . . . late.

Camino hacia los volcanes,
Izta, Popo, níveos flanes,
entre frondosos nogales,
magueyeras y nopales.

Camino hacia los volcanes,
rayos del sol tafetanes,
árboles, bosque, apreciables
venados acariciables.

Camino hacia los volcanes,
natura jamás profanes,
Ex Hacienda de Panoaya,
la ecología no desmaya.

Camino hacia los volcanes
evitando los desmanes,
¡ay, Virgen de la Asunción
bríndanos tu bendición!

Camino hacia los volcanes,
vida mía no te amilanes,
es de ensueño el horizonte,
llego hincado al Sacromonte.

Camino hacia los volcanes,
siempre estarán en mis planes,
lindo el Parque Nacional,
reserva muy natural.

Camino hacia los volcanes,
de la región dos sultanes,
voy disfrutando una nuez,
la casco de vez en vez.

Camino hacia los volcanes,
ardillas y gavilanes,
follaje verde suspira,
un teporingo me mira.

Camino hacia los volcanes,
las nubes tersos gabanes,
guiado por las fumarolas
se me hacen largas las horas.

Camino hacia los volcanes,
soplan vientos, huracanes,
escarpados laberintos,
glaciares ya, casi, extintos.

Camino hacia los volcanes,
desciendo sin toboganes,
en los refugios, las cruces,
de las almas tiernas luces.

Camino hacia los volcanes
empeñando mis afanes,
camino hacia los volcanes
porque espero que me ames.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 03 de agosto del 2013
Dedicado a mi nieto, Santiago Mora Ramos, a quien esperamos con ansia
Reg. SEP Indautor No. 03-2014-073110472600-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  Jacaranda de mi vida
“De la copa consentida . . .”

Desde niño, tierna infancia,
he gozado la fragancia
de la fronda candorosa
de una jacaranda hermosa.

Que está de pie en Tacubaya
por su raíz que no falla,
muy fuerte, pisando el suelo
ese árbol me da consuelo.

Conozco el recio camino
que da su tronco genuino,
al que me aferro al subir
soñando en mi porvenir.

Cada que me trepo en élla
nuestra hermandad más se sella,
le platico cosas buenas
y también algunas penas.

Con mi llanto la he regado,
buen refugio ahí he encontrado,
concebirme junto al cielo
ayuda a colmar mi anhelo.

Si es de día esparcimientos,
por las noches sentimientos,
he disfrutado su copa,
el follaje que me arropa.

Arriba, en la mera punta,
seguido tenemos junta,
he crecido, ahí me he criado,
vientos me han acariciado.

Nos damos tiernos abrazos,
me mecen sedosos lazos
entre las hojas verdosas,
flores lilas primorosas.

De ser ágil tengo rango,
me he colgado como chango
en sus fuertes firmes ramas,
las que he usado como lianas.

Con mi cuerpo, con mi piel,
sobre de un columpio fiel
se me han pasado las horas
entre las risas sonoras.

Mas, en juegos divertidos
he respetado los nidos
de las aves que ahí viven,
las que con mi ser conviven.

Comprendo su clorofila,
la esencia que élla destila
de natural concepción,
su ecológica misión.

De ir oxigenado al mundo
con el deber más profundo,
tal grandiosidad me asombra,
que siga brindando sombra.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 27 de marzo del 2021
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Que, . . . ¿no oyen llorar al lago?
Otrora sano recinto
de peces, por hoy, extintos,
los pocos que sobreviven
son los que, el poema, escriben.

Qué . . ., ¿no oyen llorar al lago?,
¿a las olas que se quejan?,
¿se merece tan mal pago?,
¿de su amor por que se alejan?

¡Viento y montañas, testigos!,
¿quieren del cielo castigos?,
¡pobre la naturaleza!,
¿por qué a nadie le interesa?

El lodo de sus entrañas
¿hoy les corre por las venas?,
¿no recuerdan sus hazañas?,
¿no ven cómo hace señas?

Agónico se lamenta,
¿qué, su alma no escarmienta?,
hay que recapacitar
“japhonda” merece altar.

Sobre el lago poco llueve,
no hay nube que lo consuele,
global contaminación
desgracia de mi Nación.

¿Qué fue de aguas cristalinas
que, del sol, fueron vitrinas?,
¿dónde está el líquido dulce,
no hay manantial que lo impulse?

¿Qué pasó con el Achoque?,
¿qué no es justo este reproche?,
¿qué decir de la sardina
que tenía tan fina espina?

Recordemos al pez tiro
y a Kurucha Urápiti,
lo digo con un suspiro,
¿qué solución hay aquí?

¿Dónde andarán esos patos
que anidaban en los juncos?,
¿sintieron tan malos tratos
y vieron sus sueños truncos?

¿Que se fueron a otros lares
a fincar nuevos hogares?;
y, no hablemos de otras aves,
hay implicaciones graves.

Que ese lirio, plaga infame,
su maldad ya no derrame,
pobre flora, tul, chuspata,
¿no será lo que los mata?

El gran puño de Morelos
ya no se alza vencedor,
enfangados sus anhelos
se declara perdedor.

Ecológica tragedia,
quedará en la enciclopedia,
parece que el ser humano
no quiere a su lago hermano.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Pátzcuaro, Michoacán, México, a 01 de junio del 2012
Dedicado al Profesor y colega, Licenciado en Derecho, Taurino Campos Campos.
Reg. SEP Indautor No. 03-2012-083012362100-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  ¿Qué tanto se mece el agua?
“La mente, . . . libre piragua.”

¿Qué pensarán las montañas
de sus marchitas entrañas?,
¿qué colegirá su bosque
de la erosión, cruel estoque?

¿Qué meditará la flora
cuando la aridez aflora?,
¿qué discurrirá la cuenca
de la humanidad mostrenca?

¿Qué cavilará mi lago
por futuro tan aciago?,
¿qué supondrá la ribera
de esa lluvia pordiosera?

¿Qué imaginará el caudal
cuando decrece humedal?,
¿qué siente profundidad
cuando ve su nimiedad?

¿Qué dirán las tristes olas
cuando se han quedado solas?,
¿qué rumiarán las espumas
por lo negro de sus brumas?

¿Qué opinarán las burbujas
cuando su oxigeno estrujas?,
¿qué gozoso estará el lirio
por su plaga, que es martirio?

¿Qué tanto se mece el agua
cuando en el dolor se fragua?,
¿qué tanto se mece el agua
cuando su vida naufraga?

Pues, se mece . . . porque sufre,
porque percibe el azufre
de la muerte que la acosa,
de tal desgracia . . . ¿quién goza?

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Lago de Pátzcuaro, Michoacán, México, a 10 de agosto del 2013
Dedicado al Profesor Everardo Hernández Campos
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-111212464200-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  Del ave sobre mis manos
“De sentimientos arcanos . . .”

Supe de la intensa vida
de un ave desconocida,
venía de surcar los llanos,
se posó sobre mis manos.

Su cuerpo estaba dañado,
el semblante fatigado,
sangrando, aún, por la herida,
me contó algo, convencida.

De su sagrado linaje,
de tan vistoso plumaje,
me platicó de aquel nido
sobre el árbol más querido.

De sus cánticos hermosos,
de cortejos amorosos,
de tanta hazaña bendita,
me comentó de esa cuita.

Que lo dañaron los vientos
huracanados, sedientos
del dominio de los cielos,
poseídos por los celos.

De que sufre el gran Eolo
quien, luego, quiere estar solo,
la compañía no tolera
y modales no modera.

Mientras sus alas curaba,
el piquito se alegraba,
pues quería volver al vuelo,
cumplimentar magno anhelo.

De partir con su parvada,
con su pareja adorada,
a saborear la fortuna
que les brinda el sol, la luna.

Me habló, en fin, de la consciencia,
de sus sueños y querencia,
de que le gusta ir en pos
del Creador su amigo, Dios.

Me puse muy reflexivo
y le dije: “sigues vivo,
con toda tu majestad
vuela, pues, en libertad.”

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 03 de marzo del 2021
Reg. SEP Indautor (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Paricutín
“¡Ay, Señor de los Milagros, . . . soy uno de tus milagros!”

Se nos tiznaron las milpas,
se reventaron las tripas
de la tierra incandescente,
Volcán, coloso inmanente.

De natura fue el encono,
fragor de pirekua, tono,
nació un cono muy humeante
¡P’urhépecha, rey vibrante!

No hubo pena, ni castigo,
déjenme, les cuento y digo:
Tata Dionisio Pulido
te lo juro, yo no olvido.

Que tú asististe a mi parto,
de la mente no te aparto,
¡si temblaste junto a mí,
si viste como surgí!

Con mis fumarolas prietas,
huaraches pisaron grietas,
sobre un anafre . . . se sufre,
percibiste olor a azufre.

Espanté tus sentimientos,
¿recuerdas mil novecientos?,
año del cuarenta y tres,
del mundo fui el interés.

Convoqué a muchos famosos
fotógrafos y curiosos,
vulcanólogos, pintores,
poetas de mis amores.

De Angahuan, hijo adoptivo
grandioso, superlativo,
michoacano por derecho,
Meseta, mi dulce lecho.

En geología soy hazaña,
magma, piedra de obsidiana,
mineral, vapor ardiente,
un fantasma gris latente.

He suavizado el carácter,
exhalo por ancho cráter,
sigo activo, visitado,
mi lava no se ha acabado.

Soy turismo, panorama,
de económica derrama,
nunca quedaré a la zaga,
soy cirio que no se apaga.

San Juan Viejo iluminado,
¡milagroso Dios amado!,
enterrado oficias misas,
a ti brindo mis cenizas.

Por joven, sigo creciendo,
Nana Cueráperi entiendo,
¡soy tu entraña, soy tu herencia,
corazón, fuego, . . . tu esencia!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., 20 de febrero del 2013
Dedicado a Don Guadalupe Trigo (QEPD)
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-051712171201-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  Pescado Blanco
¡Ayuda, . . . me extingo!

Pintada de origen,
tatuada en mí nuca,
yo llevo a la Virgen,
no la olvido nunca.

Señora de la Salud,
te brindo mi gratitud,
Patrona de la región,
te rezaré una oración.

Me idearon Dioses
con cantos y voces,
mi sangre es su llanto,
las olas mi encanto.

Nací en las entrañas
de un lago imponente,
mis cruces y hazañas
me llenan la frente.

Pátzcuaro mi orgullo,
mi cuna, mi arrullo,
de húmedo linaje
mi casta, mi clase.

Fui bien bautizado
con agua bendita,
me siento agraciado,
mi reina es Mintzita.

Me llaman Pescado,
me apellido Blanco,
soy muy educado,
sobre todo franco.

Fui criado entre lirios
con velas y cirios,
crecí entre las piedras,
el plancton, las hierbas.

Busco lo profundo,
adoro este mundo,
mis fuertes aletas
son dignas de atletas.

Mi color plateado
siempre enamorado,
corazón sensible,
tranquilo, apacible.

De escamas brillosas,
láminas acuosas,
que cortan con filo,
de la red, el hilo.

Sensibles mis branquias
de ilusiones amplias,
respiro nostalgias
de hechizos, de magias.

Me gusta nadar,
jugar . . . y amar,
fondo de Janitzio
para ello es propicio.

Soy oro lacustre,
soy de mina ilustre,
no me han valorado,
me han mucho explotado.

Frágil de osamenta,
rosario de espinas,
presagio tormenta,
¿mi fin adivinas?

Con cuerpo pequeño
soy feliz, risueño,
mi honor es isleño,
¡qué grande es mi empeño!

Por más existir,
por sobrevivir,
quiero ser su sueño
y vivir mi ensueño.

¡Ayuda, me extingo!,
por eso respingo,
no me desatiendan,
espero me entiendan.

Cazonci Tariácuri,
protección le ruego,
Señor Huitziméngari,
muéstreme su apego.

¿Recuerdan mi amigo “Achoque”?,
su muerte fue un duro choque
en mi alma y sentimiento,
¿imaginan lo que siento?

¿Qué pensarán sus abuelos
que cuidaban mis anhelos?,
¿qué dirán sus nietos?,
¡sáquenme de aprietos!

Una acción con seriedad
le exijo a la autoridad,
resuelvan mi situación,
los premiará la Nación.

Mi hábitat decente
le pido a la gente,
¡venga nube negra!,
la lluvia me alegra.

Requiero de aguas aseadas,
transparentes, cristalinas,
piscinas de hermosas hadas,
¿tú por qué las contaminas?

Que me siembren pido,
busquen mi cultivo,
intenten reproducirme,
ya existe técnica en firme.

La piscicultura
les dará esa ayuda,
estudios de altura,
moderna apertura.

Banco de genoma
de la vida aroma,
¡qué viva mi especie!,
que no se desprecie.

Soy de tipo endémico,
exclusivo, ¡soy único!,
pa’l enfermo este refrán:
“pescado blanco con afán”.

Mi cabeza piensa
y a ustedes dispensa,
que apoye la ciencia
actos de conciencia.

Podrán más pescarme,
comercializarme,
me cotizo caro,
quiero ser su amparo.

Cuando a mí me apresan
los viejos me besan,
porque soy sagrado
debo ser deseado.

Déjenme bailar la danza
que interpreta Don Aurelio,
casi no tengo confianza,
escucharé el evangelio.

¡Aquí no hay secreto!,
mi veda es respeto,
mi crianza es bonanza,
futuro, esperanza.

Con la boca expreso
un triste lamento,
también mando un beso,
mis penas al viento.

Yo, Kurucha Urápiti,
abogo por mí . . . para ti,
pido que mi desventura
no se torne en tu amargura.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Isla de Janitzio, Michoacán, México, 21 de abril del 2011
Dedicado al Maestro Don Aurelio de la Cruz Campos
Reg. SEP Indautor 03-2011-090913353800-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  Mariposa Monarca
“Del cielo, del bosque, . . . sacra.”

Monarca del cielo, preciosa, alada,
divina, sedosa, aterciopelada,
hermosa, longeva, que inspiras poesía,
factor de equilibrio en la ecología.

Te vistes el cuerpo de lindos colores,
el naranja, el negro, te rinden honores,
con tonos brillantes, coquetas pintitas
de blanco pigmento, a admirarte invitas.

Cinco mil kilómetros, viajas por el aire,
entre tersas nubes pasas con donaire,
contra la intemperie luchas impasible
no obstante que eres pequeña, sensible.

Cumples el destino, pues, fuerte, resistes,
tiendes al milagro por eso es que existes;
de sitios distantes, de lares lejanos,
desde Norteamérica sin esfuerzos vanos.

Huyendo de invierno, otoño por marco,
en gran migración cruzas cielo zarco,
te alías con millones en vuelo fraterno,
la “matusalén” va guiando el Eterno.

Al vaivén del viento, mágico momento
de asombro increíble de vida portento,
sorprendiendo a todos llega a Michoacán
y a Estado de México, colonia, “huracán”.

El bosque, gozoso, brinda bienvenida,
natura te quiere por más consentida,
así que, contenta sus brazos te abre
porque reina eres de la sierra madre.

Perfecta, te adaptas a tal medio ambiente,
innato prodigio, ser noble, ferviente,
es tu hibernación en ramajes finos
de oyameles, pinos, de cedros y encinos.

Reserva de biosfera, remanso de calma,
parakata, maja, que encantas el alma,
en doce santuarios se guarda tu especie,
ojalá el humano, consciente, te aprecie.

Puede visitarte, respetando normas,
ver revoloteo, cuidando las formas,
en Sierra Chincua, la Mesa, el Rosario,
en el Capulín, muy reglamentario.

En noviembre llegas, en marzo regresas,
en desfiles de hadas, de sacras altezas,
danzando te marchas, al norte, al final,
tu instinto persigue el ciclo vital.

La gente pregona que eres mexicana,
tu hazaña y belleza la tierra engalana,
mereces el rango de símbolo patrio,
altar, catedral, con todo y su atrio.

Posees un valor magno, excepcional,
reconocimiento, amplio, . . . universal,
Patrimonio eres de la Humanidad
de rango Mundial, con gran dignidad.

Valorar tu esencia la moral impone,
la ignorancia grave, luego se interpone,
tenemos cultura para resguardarte,
vayamos más lejos hay que venerarte.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Municipio de Zitácuaro, Estado de Michoacán de Ocampo, México, . . .
Dedicado al Sr. Homero Gómez (QEPD), gran defensor de la mariposa monarca . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta