Crónicas :  relações humanas
Relações humanas.

As relações humanas estão vinculadas matematicamente a uma equação de dos fatores oscilantes que vinculam sua qualidade e saúde.
O eixo um significa o objetivo, a motivação o interesse, ou seja, o quanto uma relação pode estar atendendo ou não essa expectativa.
O eixo dois dignifica o justo, ou seja, o quanto esta relação é ética, sincera saudável e benéfica para as partes.
Assim sendo uma relação coerente deve estar equilibrada entre esses dois valores.
Desta forma se valorarmos os eixos de 0 a 10, o melhor ponto para sua existência é o valor 5 para os dois referenciais, pois indica equilíbrio e bom senso.
Imagine uma relação que atenda potencialmente a uma das partes, corresponda a seu interesse e satisfação, mas esteja longe da sinceridade ou da bondade, ou justiça, por exemplo, teríamos um caso nítido de submissão.
Faça o diagrama e teste. É fácil de entender.
Se você se pergunta porque um relacionamento morreu ou esfriou, ou se tornou algo fadado ao fim, fugiu a essa regra.
Bom dia.
Poeta

Crónicas :  Encontro entre Edgar Allan Poe e Ernesto Guevara
Encontro entre Edgar Allan Poe e Ernesto Guevara
De uma indignação cultural nasce o encontro entre o escritor americano Edgar Allan Poe e o médico e guerrilheiro argentino Ernesto Guevara. O cenário é Havana na rua Empedrado, na Havana Velha, próxima à La Bodeguita, frequentada pelo escritor Ernest Hemingway durante o período em que viveu em Cuba.

Allan Poe chegou primeiro, olhou em volta e entrou na Taberna Sierra del Corvo. Tirou chapéu e capa, colocou-os em um cabideiro de pé, sentou-se na mesa ao fundo de frente para o balcão. Poe chamou o garçom e pediu um mojito de rum branco e uma porção de chicharrone.

A Taberna estava vazia, em um velho rádio ouvia-se Cachao Lopez tocando Mambo. A música, que tem um solo de flauta envolvente, deixou Poe animado e ele escreveu em um guardanapo: Os movimentos sonoros dessa música balançam a caveira quente do diabo.

Um Jeep estacionou na porta da Taberna, um jovem de cabelos longos, pele morena, barbudo e usando uma boina desceu e entrou. O rapaz com aparência rude retirou do bolso um charuto, acendeu e olhou em volta. Percebeu a presença de Poe ao fundo e se aproximou: - O senhor é Edgar Allan Poe, certo?

Allan Poe disse que sim e pediu que Guevara se sentasse: - Por favor, comandante! Apontando a cadeira. Ernesto pediu uma dose dupla de rum puro. Por alguns segundos se entreolharam, a aparência soturna e pálida de Poe contrastava com o despojamento natural e o viço de Guevara. Poe parecia mais velho, porém tinham praticamente a mesma idade, Poe tinha um ano a mais que Guevara.

O assunto girou em torno da contracultura que eles representavam dentro de suas características e épocas. Guevara era um revolucionário marxista, escritor, diplomata, autor de frases eternizadas como “hay que endurecerse, pero sin perder la ternura jamás”. O ocidente capitalista teve de engolir o símbolo que sua figura representa, a rebeldia revolucionária que se tornou um signo global de engajamento da cultura popular.

Allan Poe chegou a pertencer à uma Academia militar, mas sua falta de disciplina e desobediência, causaram sua expulsão. A morte de sua esposa o levou ao consumo excessivo de álcool. Considerado gótico, Poe fez sucesso escrevendo sobre a morte, os sinais físicos dela, os efeitos da decomposição, pessoas enterradas vivas e reanimação de mortos. O poema The Raven, o mais conhecido, narra a angustiante busca de respostas da vida em relação à morte.

As doses de rum molhavam as palavras e o entusiasmo daquelas duas insígnias da história, dois monumentos da contracultura, foi quando Poe começou a sentir os antigos sintomas do delirium tremens.

Partiram dali e fizeram uma breve passagem na La Bodeguita, tomaram a saideira com Pablo Neruda e Salvador Allende, que também frequentavam o lugar. Antes da despedida Allan Poe escreveu na parede: "Lord, please, help my poor soul", ao lado do quadro com a célebre frase de Hemingway: “My mojito in La Bodeguita, my daiquiri in La Floridita".

Guevara e Poe, duas figuras extraordinárias e extemporâneas em um tempo equidistante entre La Higuera e Baltimore, incompreendidas e desconhecidas pela anticultura prevalecente nos dias de hoje, mas que foram unidas pela indignação cultural de um poeta sentado no beiral da janela do tempo, sem boina e sem chapéu, sem capa e sem charuto, mas com a ternura revolucionária e a verve poética de quem afunda o chicharrone no rum antes de comer.


Ricardo Mezavila
Poeta

Crónicas :  HEMORRAGIA DE POETAS
Ayer no más me quejaba de que éste rincón de poetas andaba olvidado y sin promoción, porque
después de algunos años sin escribir, éste año volví a hacerlo de nuevo y me encontré con un anquilosamiento total y una modorra pasmosa de algunos escritores para exhibir sus trabajos, para que pudieran ser leídos y apreciados por otros escritores, es mi caso por ejemplo.
Poder leer y aprender de los pensamientos de los demás, ya que pertenecemos a diferentes partes del mundo, a otras culturas y cada uno tiene una visión personal de la realidad de acuerdo a su región, los vocablos y el tratamiento de los poemas también son diferentes, algunos muy
ilustrativos, otros solo cumplen.
El caso es que al parecer el Sr. Travis De Mentia, administrador de ésta página despertó de su sueño y se dio cuenta que yo estaba en la razón.
Es mi parecer, porque no sé si es como yo pienso, lo ha hecho bien pero ya con exageración.
Ahora tenemos una “hemorragia” de poetas y un aluvión de poemas, tantos que ya no da tiempo para leer a todos y poder seguir escribiendo.
Un poema es un escrito que se traduce de las palabras que dicta el corazón, el alma y el tiempo,
Espero que el Sr. Administrador tome las medidas necesarias, correspondientes y limite los ingresos de escritos, para poder leer y dejar que nos lean. No es grato subir tres escritos de un porrazo e irse con dos o tres lecturas por poema, seguro que muchos vendrán de otros foros y sus escritos encarpetados, los están vertiendo a diestra y siniestra, pero creo que se debe preservar el orden y el respeto por los demás.
Para terminar solo diré que: TODO EXCESO ES NOCIVO.
Mis cordiales saludos y respeto a todos los escritores del foro.

Delalma
9/09/2020
Poeta

Crónicas :  Fantasía Final (Final Fantasy)
Final Fantasy


El mejor videojuego de todos los tiempos
la franquicia Final Fantasy
por sus historias
por su filosofía
por su camaradería
por todo esto y mucho más.

Y para mí gusto
el mejor de todos
Final Fantasy X

He escrito algunos versos inspirados en la franquicia
porque con estos juegos
aprendí a vivir…

Monstruos


Eventos telúricos suceden sin reserva
los monstruos aparecen por doquier
como sacados del fondo del inconsciente colectivo
habría que derrotarlos, vencerlos,
a veces con espadas tan grandes como árboles metálicos
a veces con armas de fuego
a veces con magia elemental

Agua, rayo, fuego, hielo, aire, tierra.
Todos al servicio de las magas y hechiceras.

Los monstruos interiores se exteriorizan
en combates continuados
y así, jugando, aprendemos a vencernos

Yuna baila


Yuna baila sobre las olas
con su vara y su presencia
Yuna baila y baila y las almas luminosas
se levantan de los cuerpos
ascendiendo hacia celestes moratorias

Yuna danza y desespera
Taidus la observa con mirada
enamorada.

Y las almas se reúnen
y las almas ya se elevan
de sus cuerpos destrozados.

Los pecados
transformados en un ente
gigantesco y peligroso.

Nuevos mitos


Han llegado los titanes
son llamados por los héroes
Bahamut y Leviatan
Shiva helada
Ifrit acrisolado
Odin y Ragnarok
Fantasía final que se repite
en los mundos de los sueños.

Y los héroes son ya tantos
dando ejemplos de amistad
solidaridad
camaradería

Cloud y Tifa
Squal y Rinoa
Zidane y Dagger
Taidus y Yuna
Riku y Paine
Claire y Serah

Fantasía final que se eterniza
desde la tierra del sol naciente.

Cristalizadas


Cristalizar el alma
por los siglos de los siglos
para luego despertar
con misiones por cumplir
y volver a dormir..

El caos se apodera de los mundos,
el desorden, la entropía,
son las hebras del espacio
y del tiempo sin medidas.

¿Es el caos nuestra esencia?
¿El desorden nuestra forma y nuestra firma?

Y la luz se desvanece
en el caos informal…
Y la luz se desintegra
en el caos amorfo y vago…

Nuevas leyendas


Cabalgando sobre un chócobo
buscaré nuevas leyendas
y daré con las presencias
de los seres increíbles
que proceden de los sueños
del oriente más lejano.

En la tierra del sol naciente
han creado fantasías
que no tienen parangón.
Son historias de los mitos
son leyendas de las eras
son pasiones en aceras
son los sueños imposibles
de otros mundos habitados.

Chócobos


Un chócobo dorado
junto a un chócobo amarillo
y otro más de plumas blancas
con sus picos de gallina
sus semblanzas de avestruz
sus audacias, sus destrezas y estrategias
y su humana inteligencia.

Cabalgando sobre un chócobo
en planicies y praderas
voy abriéndome caminos
a futuros increíbles
y si el mal triunfará hoy
reiniciar es muy sencillo
si he salvado la partida

Distopias

Distopias sostenidas por el miedo y el temor
Distopias conformadas por sistemas desleales con sus pueblos
por sistemas autoritarios defendidos por los monstruos del horror.
Y los pueblos ciudadanos silenciando su terror.
Nadie alza la voz ante la injustic8a manifiesta
nadie…

Mas los héroes aparecen
decididos a cambiar el mundo entero
transformando en Utopía
con la ayuda de la magia destructora y curativa
con la ayuda de eidolones invocados al azar
con la ayuda de valientes que no temen a la muerte.

Y los Reinos tenebrosos se iluminan al final
en los tiempos contraídos
en espacios solapados
en hacer de lo imposible
lo posible y lo obtenido,
en lograr que lo deseable se haga ley del Universo.

Y es el Bien aquél que triunfa
y el Amor el que gobierna.

¿El secreto?

Compañerismo solidario
y el trabajo en equipo.

Las historias


¿Por qué me gustará tanto Final Fantasy?
Es por sus historias
Porque son historias humanas
emotivas, sentimentales.

Porque es la historia mía
la historia de todos nosotros
la superación de obstáculos
para conseguir altos fines
elevados resultados…

Porque son historias con principios
con valores, con sensibilidad…

Son fracasos que conducen a triunfos
son errores que conllevan aprendizaje.

Invocaciones


Invocaciones de poderosas deidades
al servicio de la humanidad.

La hermosa Shiva, mi preferida
bella como ninguna
sensual y poderosa
con su polvo diamantino
con su gélida presencia.

El temible Ifrit, encendido en llamaradas
fuerte presencia que desencadena
las iras del infierno.

Ixion el caballo eléctrico
majestuoso animal
acrisolado en la forma de un pegaso

Leviatán, dueño de las aguas
que erosionan y reforman
los terrenos inundados.

Y el Odin de tiempos nórdicos
Y el constante Bahamut
dragón indetenible
con su magna megaflare.

Hay otros, entre otros Valefor
emplumado y cariñoso
y Alexander portentoso
y ave Fénix resurgente.

Se les llama Eidolones,
o también son los Eones
de estos juegos de aventuras
como sueños imposibles.

Vida y fantasía final

Hay mucho de Budismo Zen en estos juegos
y tal vez del Sintoísmo japonés
aunque cambian las esencias de la vida
el "lifestream"
que es el flujo de la vida
aparece en algún juego
y en otros es el caos
el que acuna todas almas
hasta su reencarnación.

Y la vida que fallece
no termina con la muerte
se renueva nuevamente…

O tal vez es sólo un sueño
nuestra vida impredecible
solo un sueño de los dioses
de los vagos eidolones
o de sombras de otro tiempo.

O tal vez el Dios viviente
es quien sueña con nosotros
dandole aire a los pulmones
dando latidos al corazón.

La cuestión del "que es la vida"
se presenta en cada juego
como si filosofar fuera cosa cotidiana.

El Bien y el Mal

La eterna lucha
la de siempre
desde el principio de los tiempos
desde el inicio de las civilizaciones…

Esa lucha constante
está presente en cada entrega
y aunque el mal es quien se impone
al final siempre sucumbe
y es el Bien el que reclama
la última palabra,
la última promesa
la última destreza.

Última
el arma de los héroes
la más poderosa de todas
a veces…

El final feliz a veces se retarda
pero siempre llega…

Personajes favoritos


Mis personajes favoritos son Yuna y Riku
la una por su abnegación y sacrificio
la otra por su ternura e ingenuidad.

Claro que Aerith también es dulce tierna e ingenua
y luego Tifa
la espléndida Tifa, blasón de agilidad.

Rinoa es amable y sincera y toda una adolescente del tipo clásico.
Pero no hay que confundirse
tenacidad y aplomo tiene, y mucho de todo eso.

Litghning es fría y distante
encierra sus emociones, las somete,
las esconde tan bien que parece un témpano de hielo.
Vainille y Fang me inquietan y confunden
y Serah… no sé qué decir de Serah.

Tal vez el personaje más cumbre es Zidane
con su cola gatuna
y su impetuosidad felina.
Y Dagger, parece una niña,
una muñequita de peinadora
¡Cómo es que cabe tanta ternura
en un dibujo animado!

Sé que me faltan muchos personajes
pero estos son MIS favoritos…

Los jefes

Sefirot
el más malo de todos los malos
al menos desde el 7.

Pero es que matar a un ángel
tan encantador como Aerith
le resultó en desprecio de muchos,
tal vez de TODOS.

Es interesante notar que en esta franquicia
siempre se explica porque el malo es malo.
De dónde se origina su maldad…

Eso apasiona, y mucho
pues todos pensamos muy calladito
"ese malvado podría ser yo,
si mis circunstancias fueran diferentes"

Y tal vez sea verdad.
Tal vez somos buenos
sólo porque tuvimos quien nos guiara
sólo porque tuvimos maestros
que nos mostraron una mejor manera
de hacer las cosas.

La empatía se aprende con el ejemplo
¿O no?...
Poeta

Crónicas :  DILUVIO EN EL SALVADOR
DILUVIO EN EL SALVADOR

Lamento mucho la tormenta que está azotando en El Salvador, un país pequeño de gente creyente, religiosa; alegre y trabajadora, más pequeño que Lima, pero cuenta con una hermosa costa, una zona de rural campestre, de gente pujante, esforzada, que poco a poco construye un nuevo país, También tiene una zona de selva, ahí nomás, casi pegada a la costa, de costumbres y hablar muy similares a la gente de Loreto, pueblo enclavado en la selva del Perú. Pero ¿Qué se puede hacer?, la madre manda. Nada puede detener la fuerza de las aguas, su poder lo arrasa todo. El fuego se puede sofocar, del viento uno se puede proteger, pero de la furia del agua, nadie se salva.
Mis deseos de que pronto cesen esas lluvias aluvionales, para que ese pueblo digno, hermano centro americano, recobre la normalidad y siga adelante con su progreso.

Delalma
05/06/2020

https://youtu.be/sYwpsMkXU00
Poeta

Crónicas :  PERDIMOS LA BATALLA Y PERDEREMOS LA GUERRA
*un análisis crudo pero real*

Los peruanos hemos enfrentado algunas guerras en nuestra historia republicana, y en la mayoría fuimos derrotados. Antes perdimos porque el enemigo tenía mejores armas y mayor número de soldados. Pero esta vez será distinto. Esta vez perderemos por los motivos más absurdos y vergonzosos.

Perderemos porque no aprovechamos una enorme ventaja que tuvimos: el factor tiempo. Cuánto desearían los italianos y españoles haber conocido la magnitud de esta epidemia con la misma anticipación que nosotros. Aquí, gracias a la prensa y las redes sociales, supimos desde enero que algo terrible estaba ocurriendo en China; pero pensamos que estaba demasiado lejos como para que nos alcanzara. Creímos que sería como aquellas epidemias que, de vez en cuando, se desatan en países africanos y nos confiamos en que pronto la ciencia le hallaría solución.

Perderemos porque, cuando llegó a Europa, mantuvimos la confianza en que aún seguía lejos y que tardaría mucho en llegar aquí, a pesar de que todos los días cientos de peruanos van y vienen, y que hacerlo les toma casi el mismo tiempo que viajar en bus de Chiclayo a Lima. Además, nos confiamos en que, si llegaba al Perú, el gobierno nos avisaría inmediatamente. Y así, recién a partir de entonces tendríamos cuidado.

Perderemos porque una vez anunciado el “caso cero” –y cuando el presidente inicialmente recomendó evitar las reuniones masivas– nosotros hasta hicimos colas para parrandear y lo justificamos desdeñosamente diciendo que recién había un solo infectado en el Perú y que la enfermedad mataba solo a los viejitos. Y ahora que el sistema de salud ha colapsado, resulta que se formaron dos largas colas: una donde trasnochamos esperando por una cama de hospital y otra donde pugnamos por comprar cajas de cerveza. Porque ni frente a la más grande calamidad dejamos de lado nuestros vicios.

Perderemos porque no somos como los habitantes de Vietnam, un país vecino de China y que tiene mucha más pobreza económica que el Perú. Allá, el primer infectado se detectó casi dos meses antes que en el Perú; ellos inmediatamente establecieron una cuarentena que funcionó en solo un mes, con unos cuantos contagiados y ningún fallecido a causa del virus. ¿Y por qué funcionó? Pues porque sus habitantes son responsables y disciplinados. No es casualidad que fueran el único pueblo en el mundo que enfrentó una guerra contra los Estados Unidos y la ganó.

Perderemos porque, cuando el gobierno peruano trató de imitar el ejemplo de ese país, nosotros los ciudadanos no tuvimos la capacidad para hacerlo. ¿Por qué? Pues porque somos indisciplinados, desordenados, rebeldes, insolidarios, egoístas, oportunistas, y un largo etcétera. Porque hace tiempo nuestros antepasados alcanzaron un nivel humano denominado cultura Inca; sin embargo, ahora nosotros hemos degenerado hasta un nivel llamado “cultura combi”. Somos reacios a acatar unas simples reglas de prevención e higiene, pero somos efusivos para atacar al gobierno y culparlo del desastre que nosotros mismos provocamos.

Perderemos porque no recapacitamos ni siquiera cuando llegaron videos de Guayaquil, Ecuador, que mostraban a la gente desesperada quemando cadáveres de sus parientes en las calles. Al verlos dijimos: “¡Qué terrible!... Pero no hay problema porque Vizcarra ya cerró la frontera”. Como si la muerte supiera de fronteras. Ahora vamos por ese mismo camino y hacia el mismo escenario, sobre todo en Lambayeque, Loreto, Lima. Entonces, ya es muy tarde, alguno de ellos será nuestro abuelo, nuestro padre, nuestro hermano… o nuestro hijo.

Perderemos porque tenemos miedo de ser contagiados por los muertos, por aquellos cadáveres que ya no respiran ni estornudan ni tosen y, por ende, no expulsan micropartículas de saliva –esas que contienen el virus–. Sin embargo, no tenemos miedo de interactuar con el vecino, con el bodeguero, con el comerciante, con nuestros clientes. Mientras no estornuden, presumimos que no llevan consigo el virus; y creemos que usar una mascarilla equivale a llevar puesto un traje de bioseguridad.

Perderemos porque fuimos al colegio solo a calentar carpeta; ello acarreó nuestra escasa cultura general. Cuando quisieron cavar una fosa común en un descampado de nuestro distrito, nos opusimos enérgicamente a ello argumentando que el virus saldría de los cadáveres, “caminaría” por el subsuelo y brotaría hacia la superficie para infectarnos. ¡Caray! No sabemos siquiera la diferencia entre un virus, una bacteria y una lombriz de tierra. Y probablemente hasta sintamos temor de que los cuerpos despierten como zombis por la noche y vengan hacia nuestras casas a atacarnos.

Perderemos porque creemos en las palabras de una niña, por el simple hecho que ella aseguró haber “conversado” con Dios. En cambio, no hacemos caso a las súplicas de nuestras autoridades, a pesar de que sus recomendaciones provienen de la ciencia. Porque todavía en estos tiempos, en vez de acudir a un médico, le confiamos nuestra salud a un brujo que nos ofrece yerbas, o a un pastor de iglesia solo porque nos asegura que Dios le dio poderes sanatorios.

Perderemos porque cuando fuimos al banco, donde se formaba una cola y la gente aún guardaba cierta distancia, nosotros aprovechamos el descuido de alguien para “zamparnos” en ella. Porque con nuestra viveza y criollada generamos desorden y provocamos que se formaran los peligrosos “trencitos”. Porque para nosotros comprar significa exigirle al vendedor que nos atienda primero e implica apegarnos al mostrador para evitar que otro se nos adelante.

Perderemos porque no somos empáticos. Porque un día enfermamos, nos detectaron el virus y nos ordenaron no salir de casa. Pero, al ver que nuestros síntomas eran mínimos, decidimos abrir nuestro puesto en el mercado y le vendimos nuestros productos al prójimo, quienes de yapa se llevaron el virus. Porque en nuestra farmacia multiplicamos hasta por cinco el precio del alcohol, pese a que las fábricas lo siguen produciendo con normalidad y casi al mismo precio de siempre.

Perderemos porque, una vez finalizada la cuarentena, volveremos a nuestra rutina. Nuevamente abarrotaremos el micro, la combi y el colectivo, con la mascarilla mal puesta y confiando en que el cobrador y el resto de pasajeros estarán sanos. Por prevención, saludaremos y despediremos a nuestros amigos chocando los codos; pero nos jugaremos con ellos una pichanga sin importar que nuestros gases pulmonares se entremezclen dentro de la cancha. Nos reuniremos a tomar unos tragos con ellos, obviamente cada quien con su vaso; pero en una de esas, “sin querer queriendo”, nos contagiaremos y llevaremos el virus a casa.

Perderemos porque, una vez que los restaurantes implementen el sistema de ventas por delivery, confiaremos en que el propietario será riguroso con su personal en la higiene y prevención del Covid-19. Sí, ese mismo restaurante que suele tener como huéspedes a cucarachas y ratas. Pero nosotros, al ver que su repartidor usa gorro, mascarilla y guantes, confiaremos en que todo está bien con la comida que nos llevaremos a la boca.

Perderemos porque pudimos haber ganado esta guerra en menos de un mes. Nuestro aparato económico pudo haber resistido y todas las actividades haberse reestablecido con una mínima recesión. Pero simple y llanamente no quisimos. Preferimos ser los mismos de siempre; quizá hasta peores que nunca. Ahora se nos viene una de las mayores crisis económicas y sociales de la historia. Si antes del coronavirus ya abundaban la informalidad, la violencia y la delincuencia, lo que sigue es más que desalentador.

Perderemos porque, así como en el fútbol, para ganar una copa mundial no basta con mandar al campo once peloteros y pedirles que imiten el sistema de juego de los últimos campeones. Para lograrlo es necesario, además, contar con futbolistas de ese mismo nivel. Entonces, no se trataba de imitar una medida de aislamiento que funcionó en otros países; era necesario que nosotros actuemos como los ciudadanos vietnamitas, chinos, coreanos o japoneses. Pero no tenemos ese nivel cultural; esta vez, como nunca antes, nos hemos comportado como verdaderos peruanos.

Por Cesar Hildebrandt
Poeta

Crónicas :  Sin solución la pandemia en América del sur.
Ya vamos a cumplir dos meses de confinamiento extremo y no hemos avanzado nada en contra de la pandemia. Se pretende levantar la cuarentena en los siguientes días, pero ahora resulta que es cuando el virus ha alcanzado su capacidad exponencial de contagio. Aquellos que estuvieron incubando el virus durante la quincena, ahora saldrán a las calles y el contagio será terrible.
Recién se contempla meter a la gente a sus casa durante siete días seguidos, sin posibilidades de salir para nada a las calles, salvo que sea una emergencia sanitaria… ¿Pero a qué? Si los hospitales están rebasando su capacidad de atención a pacientes contagiados, no hay camas, no hay respiradores artificiales, no hay mascarillas, no hay alcohol… NO HAY NADA…!!!
Los mercados se han convertido en los peores focos infecciosos, las compras por internet colapsan, no te traen lo que pides, porque no hay.

Los infectados se siguen contando por miles a diario, pero no hay como detenerlos. En el Perú somos 30 millones de habitantes. Los militares: entre policía, ejército, marina, aviación, no superan los 200,000 efectivos o sea, que ni siquiera entramos en la estadística.
Pero esto no se trata de militares más, menos; se trata de educación, de conciencia cívica, lastimosamente vemos que no la hay.
Mi pueblo, lamentablemente está compuesto por una variedad de culturas internas que nos perjudican como nación.
El hombre de la costa, es más limpio, más educado y responsable, acata las leyes y las normas (claro, siempre hay excepciones), pero el hombre de los andes, ellos están acostumbrados a vivir con sus propias costumbres, leyes y normas. No se adaptan nunca a la forma de vida de la costa, pero no se quieren regresar a su lugar de origen. Esto puede sonar a racismo, pero es la cruda realidad de un país que lucha por salir adelante.
Esperemos que las cosas cambien en el corto plaza porque si no, todos vamos a morir, porque vamos a tener que salir a la calle de todas maneras, en busca de dinero que está en los bancos para poder comprar en los mercados, que es donde más se contagia la gente.
Ya se están levantando voces de que la cuarentena debe seguir hasta el años próximo o hasta que se invente alguna vacuna. Al parecer, no hay visos de solución para la pandemia en América del sur.

Delalma
8/0572020
Poeta

Crónicas :  ¿LA MINERÍA TRAE PROGRESO?
No por gusto los pobladores de las zonas alto andinas, de nuestras serranías, que a diario sufren y luchan por una mejor calidad de vida se oponen a la minería. Ellos a diario ven menguar más su economía. Las aguas contaminadas de los relaves mineros, ya no les permite criar sus animales, regar sus sementeras ni cultivar sus campos. Todos los campos verdes y los artículos de pan llevar están desapareciendo, a medida que la minería avanza.
Mucha gente por acá por la capital, se muestra insensible ante los justos reclamos de nuestros hermanos campesinos. No se dan cuenta que si ellos, pierden, nosotros también perdemos.
El mundo ya está pasando hambre y no lo notamos, porque nosotros aún tenemos que comer, gracias todavía, a que esas personas de los andes, luchan por la vida.
Aún podemos consumir agua potable, aunque ya no tan saludable como quisiéramos, porque las mineras depositan sus relaves a orillas de los ríos y estos son arrastrados a los cauces por las lluvias torrenciales que en esos lugares se originan. Nos admiramos de la hambruna y la sed de países lejanos, pero no pensamos que lo mismo, más temprano que tarde nos estará aconteciendo. Ya estamos consumiendo agua, carne y vegetales contaminados; el cáncer va en aumento, pero la ignorancia pide que venga la minería. ¿Dónde están los millones que deja la minería? ¿Dónde se refleja el bienestar social, que la minería trae? ¿Dónde está el progreso?... Más hambruna, más miseria, más pueblos abandonados y más migración del campo a la ciudad.
Si no cuidamos lo que nos queda, si no lo protegemos hoy, mañana ya será tarde, porque nuestros cuerpos estarán llenos de mercurio, cadmio, arsénico… y cuánto veneno usa la minería para llevarse la riqueza de los pueblos y, deja sólo: miseria, enfermedades, muertos, dolor y pueblos abandonados
GC.
Poeta

Crónicas :  YO QUERÍA SER ESCRITOR

Cuando yo era niño soñaba con ser escritor, había leído tantas y viejas historias de amor, en libros bien cuidados que mi madre guardaba en su baúl de recuerdos. Bien advertido andaba yo, de que no me acercara a tomar nada de allí: “Pues aquí no tienes nada tuyo”, me había dicho mi madre.
Bueno, en ese entonces, no me interesaba mucho saber qué había allí, pues a la sazón tendría yo pues unos 6 años de edad y aún andaba en mis juegos de niño con otros vecinos de mi edad. Pero mi madre, cada vez que podía, me llamaba y me leía las cartas de amor que mi difunto padre, le escribiera a ella, cuando aún eran jóvenes y estaban enamorados.
Yo escuchaba las palabras hermosas que mi padre en vida escribiera, yo como hombre me sentía identificado con todo lo que mi padre decía, dejaba mis pensamientos volar y para mis adentros pensaba: “algún día yo tendré una esposa como mi madre, que sepa guardar mis recuerdos y darme tres hijos.
Por aquellos tiempos, cuando yo era pequeño, no había televisión, apenas si había libros, revistas (historietas) con dibujos, radio y cine. Pero ya quería aprender a leer, porque la curiosidad de lo que en ellas decía, me consumía. Contaré que tenía una hermana mayor, a quien recurría para que me leyera lo que ahí estaba escrito, ella me decía cualquier cosa, pues comparando las imágenes que veía, con lo que ella me decía, pues nada guardaba relación. Tal vez yo le quitaba su tiempo y un día me largó: “¡entonces aprende a leer para que tú mismo sepas que dice!”. ¡Basta!, me dije, ni más le pregunté nada, porque ni mi madre me gritaba y no me iba a dejar gritar por mi hermana, ni por nadie.
Pues bien, el tiempo fue pasando, entré al colegio y en menos de lo que canta un gallo… ¡Aprendí a leer! Llegué corriendo a mi casa a contarle a mi madre: ¡Que ya sabía leer! Aún recuerdo que ella me felicitó, me aplaudió y me llenó de besos. Creo que esa vez me saqué la lotería y nunca lo supe.
Eso fue como que si el mundo se abriera para mí, yo andaba eufórico… no lo podías creer. Leía todo lo que caía en mis manos, todo lo que mis ojos podían ver, para mi, eso algo maravilloso, fantástico.
Ahora me daba gusto de leerle a mi madre, tanto como ella antes, me había leído a mí. Claro, ella siempre me premiaba, ya fuera con un beso o con una caricia en mis cabellos. Eso era una cosa de locos.
Cuando ya no tenía qué leer en mi casa, me iba a la peluquería del pueblo y ahí me leía todos los periódicos. Eso era a diario, a veces no tenían periódicos del día, no importaba, pues yo releía los de los días anteriores, muchas veces el dueño de la peluquería me regalaba sus diarios para que los siguiera leyendo en mi casa. ¡Maravilloso era el pan que me daba!
Dejé a los amiguitos que todavía seguían jugando a las escondidas, al tropo, a las canicas, etc. etc. Y, en muchos casos, aún no habían aprendido a leer.
Me quedaron chicas las lecturas por ahí encontradas, entonces me acordé del baúl de mamá. Ahí estaban los libros: colecciones de Jorge Issacs, Vargas Vila, Alejandro Dumas, Salgari y muchos más… ¡Santo Dios! ¿Qué era todo eso?
Haciendo un recuento de mi infancia, contaré que yo vivía en un pueblo pequeño, costeño muy cerca de la playa: Végueta, es su nombre.
Mi casa quedaba frente a la plaza de armas del pueblo y el colegio donde yo estudiada, estaba cruzando la plazuela.
También teníamos una chacra de regular tamaño, donde podíamos criar desde vacas hasta cuyes, una huerta y una casa en el campo. Cuento esto porque al año siguiente que me tocó regresar nuevamente al colegio, pues yo no iba a estudiar. Le había agarrado tanto amor a la lectura que yo me iba al campo, siempre llevando un libro de aquellos que tenía mi madre, para leer. El director del colegio se tomaba la molestia de ir a preguntar por mí, a mi casa; mi madre lógicamente respondía que yo me había ido al colegio. Claro, ese año lo perdí, pero aprendí tanto de los libros en mi primera infancia, que creo que modeló mi carácter y mi conducta.
Creo que la lectura para mí, era un vicio como el que hoy tiene los chicos con el video juego.
Bueno, mi madre era tan comprensiva que me dejaba hacer lo que yo quisiera. Ya me dejaba ir a seguir leyendo al campo, pero con el permiso de ella, también llagaba hasta la playa y me gustaba leer con el susurro de las olas del mar. Cuando tenía hambre, regresaba hasta la huerta y comía frutas, algún vecino, a veces, me invitaban a almorzar a su casa.
A ellos les gustaba conversar conmigo pues a mi corta edad, tenía muchas veces más conocimientos que ellos de la realidad nacional y mundial. Yo los comprendía pues ellos estaban ocupados en sus trabajos y no tenía la oportunidad de leer, ellos eran campesinos y pescadores en su gran mayoría. Por otro lado, me fascinaba que me preguntaran de todo lo que quisieran saber, claro, yo no siempre tenía la respuesta a su inquietud, pero les hacía saber de algunos temas yo no sabía, recién estaba aprendiendo.
Así fui creciendo, en medio de libros… más que de cuadernos. Recuerdo que mis profesores se molestaban porque yo no tenía cuadernos “al día”, pero no me podían jalar de año, porque yo sacaba notas aprobatorias en los exámenes orales y escritos. Debido a eso, también muchos de ellos se hicieron mis amigos y teníamos largas charlas en las cuales ellos recordaban las cosas que yo recién conocía.
Adolescente ya, me incliné por la filosofía y la sociología. La ciencia al alcance de todos, nada más leer un libro, para empezar a entender el mundo
Entonces por todas esas cosas yo quería ser escritor, pero los avatares de la vida me llevaron por diferentes caminos y no pude ser aquello que quería.

Delalma
9/04/2020
Poeta

Crónicas :  DIOS ES AMOR


Querido amigo lector, sinceramente yo quisiera decirte que Dios existe, que él es el supremo hacedor de todas las cosas, pero eso sería mentirte e ir en contra de la ciencia, del materialismo dialéctico y de mis principios,
Pero tampoco te voy a descorazonar hablándote de la Pangea, de la tierra y su formación desde hace 150 millones de años, ni de los procesos evolutivos que pasó esta para llegar hasta nuestros días tal como hoy la conocemos.
Pero al margen de todo lo que yo pueda pensar, de lo que puedas escuchar y leer, no pierdas la alegría porque aunque suene contradictorio lo que al cabo te voy a decir, yo sé que lo sabrás entender... Dios si existe! Sólo tienes que saber que DIOS es AMOR sobre todas las cosas.
Que amar es divino porque el amor es el sentimiento más bello y puro que el ser humano es capaz de desarrollar.
Dios es verbo, conocimiento, sabiduría, inteligencia, luz… o sea, conciencia. Conociendo a Dios todos los caminos son fáciles de transitar por esa fuerza interior que posees y te vuelve superior a los demás.
Si tú crees en Dios, él ya vive en ti. Olvídate de buscarlo en templos llenos de apóstatas y fariseos, todos ellos traficantes de la debilidad humana: la fe. Ellos no creen en Dios porque no respetan ni los principios elementales de la cristiandad. Aquellos mercaderes de la fe son felones y sólo ven en ti su fuente de ingresos, un trabajador que los hará más poderosos cada día, a costas de tus sacrificios.
Tampoco lo busques por los cielos y en lejanos planetas, Dios no es cosmonauta ni anda buscando mundos para colonizar, tampoco está espiando este planeta y las cosas que le gente hace o deja de hacer, porque a Dios no le gusta el chisme; tampoco lo vas a encontrar en imágenes frías colgadas en las paredes, representado por barbudos señores, a veces moreno otras veces rubio, unos con ojos cafés otros con ojos verdes o azules, según el gusto de cada pintor o escultor, ninguno de ellos es Dios.
También te diré que el mágico o divino señor no se encuentra en escrituras obsoletas, sectarias y machistas que no enseñan nada, más que el maltrato a la mujer y la devoción de ellas por ser salvadas por un hombre; escritos hechos también por hombres imperfectos y reformada cien veces para su propio beneficio. Cada cultura le da el matiz que conviene a sus intereses. A propósito… ¿Sabes tú quién unificó la religión cristiana?... Pues si dijiste Pedro, te has equivocado.
Hay tantos misterios que la propia tierra guarda que son prácticamente imposibles de desenmarañar, pero estamos empeñados en saber… si hay otras galaxias, otros mundos, otras formas de vida… en fin, pero eso no es malo. Malo sería permanecer encerrado en el oscurantismo clerical, con los ojos vendados de espaldas a la verdad, alabando lo que no existe y que no existió jamás.
Habiendo mil millones de estrellas en la vía Láctea, ¿alguien puede pensar que estamos solos en el universo?
Si hay vida en este planeta... ¿por qué no puede haber vida en mil planetas más? Todo el conocimiento del mundo a tu alcance en el milagro del siglo: INTERNET, y no cuesta nada ni te exige nada.
Si hace sesentaicinco millones de años un meteorito no hubiera alcanzado la tierra provocando un cataclismo y no hubiese acabado con el reinado de los dinosaurios sobre la faz de la tierra, nosotros no existiríamos, ni tampoco las religiones que han esclavizado al mundo, a la humanidad, durante milenios.
Para los negocios, los COMERCIANTES, también suelen representarlo en estatuillas de diferentes tamaños y colores, con matices sadomasoquista... que no te has dado cuenta? Bien, te diré, lo moldean con huecos en las manos… sangrantes, con el corazón sobre su pecho… sangrante, con una corona de espinas en la cabeza… sangrante y nosotros, desde pequeños, por la ignorancia de nuestros padres… sufrimos, de esa manera muchos creen que sufrir es lo correcto... ¿Por qué?... “A otro perro…”
Yo no recuerdo haber sufrido en la vida, a menos sea por la muerte de un ser querido o un amor no correspondido… y todo pasa, pero de ahí a aguantar un calvario de sufrimientos… ¿sólo porque Jesús sufrió? … y a nosotros que nos importa que haya sufrido… según los mercaderes de la fe él era Dios… ¿por qué no fulminó a sus torturadores y asesinos entonces y se salvó?... “El que por su gusto padece…”
El amor a Dios debe ser de pura felicidad... como cuando desde niños reconocemos a nuestros padres y aún sin uso de razón y sin ni siquiera hablar, sabemos reconocer en la sonrisa que nos brindan, el amor, la seguridad y la protección que sólo nos puede dar el ser que nos ama.
Nuestros padres no vienen ensangrentados para que los queramos, no se ponen coronas de espinas para sufrir por nosotros sus hijos... ¿y sabes por qué? Porque ellos tienen coronas de Reyes para luchar por nosotros, sus príncipes herederos, no de una gran fortuna (dichosos aquellos que la reciben), pero sí de su apellido, carta de presentación justa de los hombres honestos y luchadores, yo estoy muy orgulloso del apellido que llevo.
Como verás, mi intención no es de apartarte de tu esencia, ni de tu familia, ni tengo un afán de dominar para implantarte mi forma de pensar.
Todo lo contrario, me gustaría que creyeras más en ti, en lo que eres capaz de realizar por tus propios medios, sin buscar ayuda en dioses falsos o sus intermediarios (profetas) que aunque no ocurra el milagro que esperas, ellos terminarán por exigirte sacrificios para que seas “bendecido”.
No les creas ni pierdas tu tiempo en escuchar falsas historias sin fundamento. “Sólo la verdad te hará libre”
Yo recuerdo algo de lo que por ahí leí en la biblia y creo que dice que sólo 144,000 personas se han de salvar. De las 7 mil millones de personas que pueblan la tierra no se salvarán ni el 1% de todos los que habitamos el planeta, eso sin contar a los muertos que han de resucitar porque también ellos quieren un lugar en el paraíso.
Pero ahora hay otra competencia: una niña coreana dice que habla con Dios y él le ha manifestado que se salvará ella y unos cuántos más de su país. De manera que habrá que ir pensando en hacerse coreano para poder entrar en el paraíso… ¿Será por eso que el Papa Francisco viajó a corea a auspiciar misas a los asiáticos? En fin… “No le busques tres pies al gato….”
En este afán de ganarse el reino de los cielos también hay una mujer en corea que dice ser DIOS-MADRE!!! ¿Qué cómo es eso?... pues según ella Dios se le ha reencarnado y está curando enfermos, inclusive tiene más seguidores y fieles que la misma iglesia católica en Corea. Vaya… “Cada loco con su tema”.

Delalma
10/04/2020
Poeta