Poemas de tristeza :  Vuela muy alto padre...
Luchaste cuanto quisiste, con tesón,
quebraste hasta las expectativas de
aquellos artefactos que hace la ciencia
e impusiste tu férrea pasión por vivir,
no te permitiste siquiera perder conciencia
de lo esencial, las memorias y la familia.

Por sobre cada ataque a tu organismo,
te hiciste fuerte en nuevas metas y sueños,
como regresar a casa, por ejemplo,
esa fortaleza sencilla, que se levanta en
la ternura y el consuelo que derrocha,
una sonrisa, un abrazo… los te quiero.

Y cuando la mansión blanca se hizo casa,
allí también encontraste la música, los
recuerdos, los versos y algunos cuentos,
para seguir tejiendo las historias propias
y ganarle la batalla a cada día y su noche,
para despertar a pesar del aislamiento…
a buscar en la puerta las siluetas queridas.

No siempre llegamos y cuando fue posible,
las despedidas se volvieron tortuosas,
¿Cómo despegar tus manos de las mías,
cómo perderme de tu mirada anhelante
y cómo ofrecer un incierto hasta mañana?
¿Cómo hacer para volver a repetir los
sonidos del saxo en “Noche no te vayas”,
aunque, se desboquen suspiros y llanto?

De tanta dura despedida, combates
cruentos, se sumaron las trabas del virus;
te visitamos tanto como nos permitieron,
con más dolor en los adioses, por los
cambios que tus facciones acusaban
y la incertidumbre galopando cada alba…

Temía por la noche, esa que cansa y…
no permite expectar qué sombra acecha
y superaste hasta la última noche;
partiste casi con el sol en su cénit y
la algarabía de un año nuevo, te fuiste,
no entre tubos, casi derrotado, maniatado,
te fuiste cuando así lo creíste oportuno,
libre, sonriendo, saludando un nuevo día;
vuela muy alto padre… vuela muy alto…
Poeta

Poemas de nostalgia :  Tampoco duermo...
Que el insomnio acecha tus noches,
me dices y me asombra tanto saberlo,
es que tu ausencia también ha desvelado,
cada noche que no te tengo conmigo,
nuestros espíritus apenas deambulan,
negándose al tan reparador descanso.

Imagino tus ojos, que como los míos…
hurgarán la oscuridad buscando huellas,
de nosotros, del amor conjugado tantas,
tantas veces, de murmullos y suspiros,
imagino tus manos escrutando sábanas
y almohadas vacías de calor y pasión…

Mientras reniego de tanta nostalgia…
He repasado por muchas ocasiones,
los detalles felices, amados sin límites,
que han trocado en nuevas ilusiones,
esta espera, que es ahora entelequia
de más locuaces espacios amatorios…

Tampoco duermo, cómo podría negar,
si me haces falta, como la vida, sí…
como la vida, que se recrea, completa
y vibra, cuando esa vida nos junta, para
eclosionar las caricias y besos acumulados,
para tampoco dormir, después de amarnos.

Tú sabes cuánto adoro arrullarte. repasar
tus formas… contemplarte dormida…
besar tus ojos, repasar tu cabello… quizás,
para estar seguro, que no es un sueño…
Poeta

Prosas poéticas :  Profeta de la historia
“La historia es un profeta con la mirada vuelta hacia atrás…”
Eduardo Galeano


Y la mirada del profeta busca y se esfuerza,
aunque no alcance a recorrer todo el pasado.
Hacía falta preguntar a los taitas, al viento,
al páramo, a los chaquiñanes y recintos…
había que sumar todas las voces y paisajes,
para darle más fuerza a la visión del profeta
para hacer justicia a los hechos y los cambios.

Y para hacer justicia el profeta caminó, habló,
preguntó y leyó todo cuanto encontró, para
proclamar lo que tantos ocultaron y mintieron,
de quiénes son los huesos y los hilillos de sangre
que congeló el páramo; de quienes aquellos otros,
que tiñeron y abonaron los recintos montubios…
hay tanto por ingresar en esa mirada vuelta atrás.

En la búsqueda de esa verdad más cierta, diáfana,
más de todos, también están los de la palabra
hueca, los que quieren desmantelar la historia
y convertirla en otra crónica fútil, sin raíces,
que no sean las del discrimen, la colonización,
engaño, injusticia, y contarlas como algo natural…
¡Sí, maldición! Como si fuera natural un crimen.

Y el profeta insistía abriendo pasado y camino,
buscando el presente promisorio para todos,
que tenga futuro, aunque sus ojos no alcancen
tampoco para ver esas auroras esperanzadoras,
sus fuerzas habían sido minadas por dentro y
aún así, no paró de preguntar, de asentar, de…

El día de tu partida, tuvo todos los paisajes que
sacaste del anonimato, sobrecogidos en el frío
glacial de los taitas y mamas montañas…
te dejamos ir… como tanto riachuelo juguetón
que riega nuestros campos, con la promesa de
reverdecer y producir más; así la historia…
nuestra historia ya no será tan pobre ni vaga,
ahora, tenemos por tarea tus utopías y sueños,
buen viento profeta… buen descanso Jorge…
Poeta

Poemas :  Juajuita
No importa cuánto tiempo hace,
importa la frescura intacta de tu sonrisa,
tus ojos púberes, acariciando sin intención,
como bálsamo, como rocío, como sol...
la contagiante alegría de tu sola presencia,
importa que hayas estado allí, cambiando,
completando el paisaje en que crecimos.

No importan los detalles pueriles, vanos...
pero cómo evitar recordar cuánto encendías,
los espacios, los suspiros y el frío de la tarde;
importa la primavera irrumpiendo incesante,
abotargando los sentidos de aromas y colores,
atrapando toda la atención y hasta el tiempo,
como las pecas que ataviaban tu cara bonita.

Tampoco importa hacia dónde fue tu éxodo,
importa que estás allí, como gaviota viajera,
como canta Piero, amando y volando para
nunca dejar de abrir el horizonte y la aurora,
para darle más profundidad a tus cavilaciones,
penetrar como lluvia, como perfume, música
y extraviarte en el pleno disfrute de la solitud.

Creo que ni siquiera el aspecto importa...
Esa hermosa e inquieta muchachita está aquí,
en un exquisito rincón del corazón y la memoria
en el vivaz estallido del alba reverdeciendo, para
desde esos días únicos, volver a soltar el vuelo,
con la certeza de hacer lo que quieres, amando,
explorando con pasión los encajes del infinito...

Importa volver a llamarte juajuita y encontrar
tanta vida, recuerdos y alegría al hacerlo...
Poeta

Poemas :  Cuando nos amamos...
Cuando nos amamos…
los sueños se desbocan,
como tu voluptuosidad
y mis deseos…
Cuando nos amamos…
Las ansias se multiplican
y no alcanzo a aterrizar
sobre tu piel toda,
las caricias y besos,
que he represado…
Cuando nos amamos…
se dispersa el tiempo
y ojalá se detuviera,
para atrapar tu voz,
así quedita y tus ojos,
entornados de goce…
Cuando nos amamos…
revienta la calma y
por fin somos uno,
explorando mis ganas
y tu sensualidad
en todas las orillas
de tu geografía…
Cuando nos amamos…
Poeta

Poemas :  Estrella fugaz
No compartí tu asombro por presenciar
el espectacular paso de tu estrella fugaz,
no he podido mirar tu exquisita sonrisa,
al disfrutar de la lluvia o del sol ponerse,
despertar no es igual sin el fulgor del alba,
reventando en el fondo de tus lindos ojos,
clareando mi alma, inquietando mis días.

Pero mi vida sigue nutriéndose de tu voz,
de tus imágenes siempre vivas y amadas,
de tu ternura deslizarse, acariciando así…
desde donde sea, como suave brisa no más,
ahora mismo, mientras la nostalgia redobla
ansiedad y desamparo o luego cuando tu risa
espante mis demonios y abrigue mi espíritu.

Ahora mismo, afuera el viento arrecia feroz,
amenaza tormenta y en medio del concierto
de rayos y truenos, me harás falta otra vez…
hemos compartido tanto, que ya no duele,
no puede doler la ausencia, si amar podemos,
juntándonos en la intensidad de lo compartido,
con la rapidez de la espectacular fugaz estrella.
Poeta

Poemas de nostalgia :  ¿Has visto la luna?
Bajo este mismo cielo que nos cobija,
la luna fulgura radiante, paseando así,
enigmática, su tan especial compañía,
por cada rincón del paisaje y el alma…
por los pliegues de lechos y de las rosas,
por la memoria e imágenes a media luz.

Como nauta obcecado, he atravesado
una a una sus fases, en todos los lugares,
con y sin ella, más, con apasionado delirio
la he sentido, en la seductora profundidad
de tus cafés pupilas, pretendiendo disfrutar
dos enigmáticas bellezas en una sola mirada.

Que ¿si he visto a nuestra cenicienta?, sí,
la patrullo y aguardo, ella es el mágico toque,
conque mi vida, sella cada día y su noche,
con nuevos motivos para soñar y volar,
a colisionar los ramalazos de luz del alba
y disparar más esperanzas e ilusiones…
Poeta

Poemas de nostalgia :  Desde la travesía de tu ausencia...
En la travesía de cada palmo de ausencia,
torturando la memoria, he podido esculpir,
con cada paraje tuyo y total vehemencia,
el templo que guarda y aguarda más amor,
inspirando con inmisericorde sensualidad,
zanjar la distancia y tiempo que nos separa.

Desde las lesiones terribles de la añoranza
y el impasible lento trajinar de los segundos,
sigo construyendo los mágicos ritos tántricos,
que compensen y mitiguen todas las ansias,
represadas, acopiadas a punto de estallar y
dejar que rieguen como rocío tu templo todo.
Poeta

Cuentos :  Un hilillo de humo
Este forzado aislamiento de la pandemia, llevó a José a explorar su propia casa y descubrir, por ejemplo, que el cuarto de ropa de planchar, tenía una ventana que daba al patio posterior, que hace mucho no visitaba y que lindaba con una casa, que alguna vez fue amarilla, su pintura se había deteriorado tanto que más parecía gris.
Pero quizás ese mismo abandono, hacía resaltar, una pequeña ventana de madera en mal estado, que tenía también débiles rastros de pintura café oscura, por dentro tras de unos opacos y sucios cristales, se notaba había unas cortinas raídas que tenían un color indescifrable, entre beige y gris; pero lo que llamó alarmantemente su atención, fue que, una tarde lluviosa, a la que acompañaba negros nubarrones y la volvía muy oscura, pudo divisar un hilillo intermitente de humo, que se fugaba, de esa tétrica ventana, había estado a punto de dar la voz de alarma, creyendo que algún fuego estaba provocando ese humo.
La tarde se apagaba y por una débil lámpara encendida en el cuarto de la ventana misteriosa, pudo divisar una silueta; alguien con seguridad fumaba de pie allí.
José no dejó de mirar ese hilillo de humo, que se repetía todo el tiempo, con el pasar de los días, se percató que esa persona, fumaba mañana, tarde y noche; hasta que un viernes de lluvia, constató que no había más humo, volvió a la noche, a la mañana siguiente y la tarde y la noche siguiente y ya ni siquiera la débil luz de la lámpara se divisó…
José decidió compartir sus observaciones con su madre y sin más le comentó que en la casa de alado, alguien fumaba en el cuarto que daba a su patio posterior, que lo hacía todos los días y todo el tiempo, pero que ya eran dos días que no había observado, esa acción y que al parecer o se mudaron o tal vez se fueron de viaje, podría ser que el virus haya contagiado esas personas, que…
La mamá, lo interrumpió tomando sus manos, hijo, me sorprende tu curiosidad, pero mucho más tu preocupación, esa casa es de doña Virginia, ¿recuerdas la viejecita que hace meses nos entregaba esa rica conserva de guineo?, pues, ella vive allí, con un nieto, que desde niño lo atrapó el vicio de fumar, es que esa fue su fuga a la depresión, los vecinos dicen, que prácticamente fumó hasta morir, tenía apenas 25 años y falleció con enfisema pulmonar…
Todos tememos mucho por la salud de doña Virginia, su esposo murió muy joven, su hija le acompañó, más tarde con su esposo y su hijo que se llamaba Hugo, hasta que hace poco más de 20 años emigró dejando a su hijo para que lo cuidará; nunca le preguntó si podía, nunca le preguntaron si quería, así que solo trato que a Hugo no le hiciera falta su techo, su comida y lo que él quisiera…
Poeta

Poemas :  Te extraño...
El viento remece con fiereza el techo
y siento que así es como tu recuerdo
estremece, cada fibra de mi humanidad;
afuera hay además un dejo de desamparo
de tristeza, la lluvia se descarga a raudales
y una infinita soledad, impasible me ataca.

La solitud se convierte en terrible suplicio,
el tiempo, en un goteo tortuoso y la risa…
en una mueca inanimada; el sueño no llega,
en vano evoco nuestros instantes felices,
porque entonces tus ojos, risas y alegría
repican lastimando la ausencia de mi vida…

Así como mis manos aprendieron a colmar
con tus formas, las ansias de acariciar, así,
mi vida llenó mis paisajes de los colores y
aromas que llegan contigo, que saben a ti,
así mis ojos encontraron la profundidad,
cuando me miré feliz, en tus ojos bonitos.

Corro, vuelo, ando… no quiero cansarme,
urge alcanzar nuestro exquisito remanso,
atrapar incluso esa solitud, que disfruto de
mirar en silencio los rasgos de tu carita bella
y leer en tus exquisitos labios, lo que digas
y perderme, en la excepcional sensación,
del ensueño de estar juntos, del tacto…
Poeta