Mar
  • Blank.gif
    Amor
    Poemas, frases y mensajes sobre amor
  • Blank.gif
    Dolor
    Poemas, frases y mensajes sobre dolor

Poemas, frases y mensajes sobre mar

Selección de poemas, frases y mensajes más populares sobre mar


EL POETA

EL POETA
___Hermann Hesse

Solamente para mí, el ser solitario
Brillan sempiternas las lejanas estrellas,
Y es para mí ese canto milenario
De la fuente, y sus estrofas mas bellas.
La sombra de las nubes me cubre de noche
Se mece en mis sueños, me ve caminar
Por veredas y bosques, en mi peregrinar.
No tengo ningún privilegio, oro o riquezas,
Pero lo que es mío nadie lo podrá quitar:
Mi riachuelo, la selva y el mar,
El eco de una risa infantil.
La delicia del hombre en su amor:
Su íntimo secreto, su afán juvenil.
Míos son también los templos y dioses,
Los ríos y los vientos que corren veloces,
Las memorias de antaño, ecos luminosos;
Y la esfera celeste, mi futuro hogar.
Mi alma se eleva con anhelos grandiosos
De emular al bueno, al del alma ejemplar
Rendir culto al amor, sobre todas las leyes,
Amar toda cosa, a esclavos y a reyes,
Campesino, negociante, marino, soldado,
Pastor, jardinero, extranjero, lisiado
Con amor espontáneo, con gracia y franqueza
A la dama o doncella, a la linda princesa.
Así es como canta, así es como sueña
Este ser solitario, este augur
Reclinado sobre áspera peña
Descorriendo el velo del norte hasta el sur,
Viendo al mundo futuro, que poco le aqueja
Al vislumbrar su tumba, que la noche refleja...

Seis pechos

Seis pechos
[img align=center width=400]http://2.bp.blogspot.com/-mZ3eI24Avis/T3nFahEiqFI/AAAAAAAAAw0/7LiyDuLgYuM/s1600/Pescador.jpg[/img]
Seis pechos desnudándose a la sal,
una barca en el sosiego de la brisa y el muelle.
Brisa que es la semilla ambiciosa de su forma adulta.
Gaviota que se hincha como bandera de presagios,
un sol que rojo jadea la parición de otro día.
Seis pechos afilados que siempre cortaron tormentas,
escamados de un azul bravío.
Seis buscando el trigo de sus hijos en la espuma,
espuma como sables, encendida de guerra.
Mar de fondos lacerados, algas furiosas
retorciendo sus tentáculos sobre maderas que crujen.
Seis pechos de madres viudas que son farallones,
seis que le trazan el límite mortal a la tempestad.
“Hasta aquí llegaste”.
©Gustavo Larsen, 08/11/2013

Una copa de mar

Una copa de mar
[img align=center width=420]http://1.bp.blogspot.com/-kd7g1R7H9bE/T4f8inwQqfI/AAAAAAAAAPI/r3S2Dowkej4/s1600/COPA+EN+PLAYA.jpg[/img]

Una copa de mar,
de un profundo deseo,
de la hondura de tu alegría eterna,
de tus ojos de sal
portando el misterio de tu risa.

Una copa de mar,
del verdor de un nuevo amor,
de la desnuda tibieza sin cimientos.

Una copa de mar, llevando en su sabor
las conquistas y derrotas de un ancestro.

Una copa, un cristal cálido
quebrando el espejo de la soledad.

Y un resquicio de tu cabellera
abrigando mis pupilas insomnes.
Buscando yo un alba que oliese a lavanda,
hurgando hacia lo austral de tus parajes,
o tal vez la fluidez de tu cuerpo
de mujer en ascuas,
buscando las rocas de tus principios.
Y busqué, ciudad mía, ya viudo de tí
en otros mares.

©Gustavo Larsen, 14/10/2014

The Blue Eye (Bilingüe Español-Inglés).

The Blue Eye...El ojo azul

Este texto fue escrito originalmente en español por Joel Fortunato Reyes Pérez.This text was originally written in Spanish byJoel Fortunato Reyes Pérez.
Este texto fue traducido del español al inglés por Alan Steinle.This text was translated from Spanish to English by Alan Steinle.

Se mira se mira...It looks it looks
en el espejo azul...in the blue mirror
el ojo del mar en el cielo...the eye of the sea in the sky
el rojo del ramo en la flor...the red of the bouquet in the flower
el azul del abedul en el sueño...the blue of the birch in the dream
que sueña el silencio desnudo...that dreams the naked silence
del mar hecho cielo en la mano...of the sea made sky in your hand
de la mano en la frente azul...of your hand in the blue forehead
tan azul que no cuesta nada...so blue that it costs nothing
a la mentira más verde vistiendo....to the lie wearing more green.
El...The
Ojo...Eye
Azul...Blue
No, no cuesta nada, no...No, it costs nothing, no
Al azul del reflejo en el ojo...To the blue of the reflection in the eye
En el espejo azul azul...In the blue, blue mirror
Que tiñe a la luz engañando...That paints the light cheating
En la mirada que mira mirando...In the glance that looks gazing
El mar en el cielo...The sea in the sky
En la flor en el sueño...In the flower in the dream
En la mano en la noche que duerme...In the hand in the night that sleeps
Que duerme que duerme azul azul...That sleeps that sleeps blue blue
El ojo el ojo se mira...The eye the eye looks
El...The
Ojo...Eye
Azul...Blue
Donde la apariencia se cree verdadera...Where the appearance is believed to be true
Donde la experiencia certera lo niega...Where the accurate experience denies it
Cuando la añoranza espera esperando...When the yearning waits waiting
Cuando la templanza flaca flaquea...When the thin temperance grows weak
En la almohada menos azul...In the pillow less blue
En la noche menos negra...In the night less black
En la consciencia menos vana...In the consciousness less empty
En la esperanza menos inmunda...In the hope less dirty
Azul sabe que el ojo no es...Blue knows that the eye is not
El espejo azul que lo refleja....The blue mirror that reflects it.

Todos los derechos de „The Blue Eye (Bilingüe Español-Inglés).“ pertenecen a su autor (Joel Fortunato Reyes Pérez).
Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Joel Fortunato Reyes Pérez
Publicado en e-Stories.org el 09.07.2016

¿Dónde la ola que me ha de llevar?©

¿Dónde la ola que me ha de llevar?©
En ese oscuro mar pintado
por reflejos de nostalgias
donde poso la mano
que ni siente ni acaricia,
donde la mirada se pierde
engañada por una ola que no llega,
y donde una gaviota, como huyendo,
va dejando la paz estremecida.

En ese mar de llantos
otrora espejo de eternas promesas
bendecidas por el amor
derramado frente a él;
donde un marinero mira
con ojos cerrados viendo
la mar que fue,
esa donde siempre quiso estar.

A este mar cerrado
que ha perdido su horizonte,
al que la brisa ya no acompaña
y el azul, acunado por Morfeo,
a olvidado salir abrazado a su mañana;
a este mar cerrado vestido de eternidad
y que ya no escucha,
pregunto desde el lodazal de la miseria…
¿Dónde la ola que me ha de llevar?

©Jpellicer2013

Poema de Amor XLIII (Mar)

Poema de Amor XLIII (Mar)
[img align=center width=470]http://us.123rf.com/450wm/borojoint/borojoint1208/borojoint120800025/15209770-pintura-al-a-leo-original-del-oca-ano-mar-y-acantilados-en-canvas-modern-impresionismo.jpg[/img]
Siente el mar solo, sus brazos de espuma
derrotados por la tormenta que ya partió.
Es que el mar no se parece a ningún continente.
Ve su bamboleante llanura.
Ella se puebla de todos los anhelos solitarios.

Ahora jadea su cansancio sobre tu torso húmedo;
tú mujer lo logras, al penetrarlo con tu cuerpo.
O quizás solo esconde sus jaurías desbocadas,
sus barcas donde arrecia un brío de hombre
para concedernos la privacidad de nuestras marejadas.
©Gustavo Larsen, 03/02/2014

F.O.R.T.U.I.T.O.

F.O.R.T.U.I.T.O.

Entre la ronca tarde un gramo
de hierba de cristal de río
desnuda la luna en su seno
como
un lago en la terraza
brilla próximo al membrillo...
Más allá de la piel
de aquella nube
soñábamos estar
despiertos
sin luz ni sombras.
De entusiasmo verde hoguera rosa noble azul
De fontana dulce frescura del frontispicio al envés
De ignición encarnada lozanía animosa modestia
De atender con esmero al detalle compartido
¡Fortuito tal vez fortuito!
Con
El
Silencio danzando
lejos
de los párpados
del aire
en la esfera
temerosa de los huecos
por el mar
dormido y escondido
en la cabellera
de un bosque
perdido...
¡Por Venus por Marte!
¡Ah, pasión obediente y sensata!
¡Oh, placer que purifica el fuego!
¡Por el compartir simultáneo!
Al volcán
entre las olas
espumosas
de lava serena y cauta
de lana generosa dócil
de luna satisfecha tibia
de leña ensueño y cobijo
del fuego
¡Sí, del fuego mismo!
petrificado
por ver la nieve
durmiendo púrpura
en las retinas de una oruga
dibujando un elefante
un canguro un suspiro un latido
un momento prolongado
un instante constante
memoria y templanza
Por
ver
al unicornio con azúcar apodíctico
al terreno fértil complaciente fortín
Como
La miel azul preocupada por la sal...
¡Tal vez privilegio de la pureza
de lo fortuito, de lo factible, de
lo fantástico, de lo ferviente...!

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez

Otro mar desconocido

Otro mar desconocido
OTRO MAR DESCONOCIDO

Ya llegó el sonido de la paz,
y con él, murmullos que reconcilian,
se escapan querubines,
para mecerse entre los ocres del crepúsculo.

Lejos queda la tristeza, lejos la amargura,
lejos va quedando el pasado
donde un beso –furtivo del desamor-
inventaba otro nuevo día;
marchó el semblante de la duda,
y de él la calma se hizo viva.

Dejo perdida la mirada
en el ocaso del lamento,
pozo negro sin final;
donde la vida, tan ciega como despiadada,
hizo del presente cárcel con barrotes
de sueños imposibles.

Ya las olas me bañan en sutil
caricia para llevarme;
un nuevo mañana me espera
en la profundidad, ahora cálida y azul,
de otro mar desconocido.

(Jpellicer)

Puerto viejo

PUERTO VIEJO

Son a mis barcos tus almas
Las almas adoradas y raíz
De las hojas de tus ramas
En las semillas de mis días
Ayeres de amores y memorias
Bajo suspiros y placeres
Del mar de labios y sonrisas
Del espacio alado
Del corto instante
Del reloj y la arena
Somos tan pasados como nuestro ayer...Tan cercanos como lejanos
Poemas de nuestra vida.
Poemas que nos escriben
Y que nos sueñan bajo
El beso de cada rayo de la luna
Luna que nos dió las noches
De la vida que compartimos!!.
Como barcos, como puertos.
Mares y oceános, agua y viento
Ola sobre ola, mano a mano...

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez

Avenencia de forastero

AVENENCIA DE FORASTERO

Por allá donde el tren fue corrido,
perturbando al calentamiento excesivo,
del pronóstico nefasto un centímetro,
donde el aire casi muere bajo el mar,
y la distancia muere peregrina.

Ahí dónde se humedece la lluvia,
aunque las erupciones huyan,
y al sol le iluminen sin esfuerzo,
con el trigo que al molino mueve.

Por la raíz donde la esperanza sangra,
y la sombra esculpe al mármol,
con la huellas del último verano,
desentrañando telúrico al destino.

Por allá el mismo proceso atiza el fuego,
que más que humano, angélico perece,
y mece desenterrando una estridente voz,
en la ruindad de pretéritos abrojos rojos,
caminan las pupilas en la opresión impía.

En la conmovedora sencillez insigne.
De la montaña más profunda.
En la periferia de una estrella.
Por el sueño de cada nube.

¡Qué la paz desesperada suda!.
¡Qué la vejez trina cuando nace!.
En el color más joven desempleándose.
¡Avenencia más vieja qué pasmada es abismada!.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez

Aunque no pidan nacer

Aunque no pidan nacer
[img align=center width=450]https://farm4.staticflickr.com/3501/4555186323_5a063bb024_z.jpg[/img]
Amanecer junto a las algas. Airada se hunde
la barca entre los recuerdos
de otro momento encendido,
detrás de la memoria de una alcoba efímera.
Cruje el casco debajo de la ola,
junto a los huesos de los solsticios futuros
y el aullido desesperado de los que aún no nacieron.
Tablas cansadas como tarimas de sainetes,
percebes holgazanes que le adhieren exigencias.
Y arrastra la barca a nuestros descendientes,
que la abordan imprudentes
al lomo de nuestras noches de lujuria.

©Gustavo Larsen, 17/12/2014

Nadie nos hubo de preguntar si realmente queríamos tomar parte en este viaje.

El Relojero Fantasma

EL RELOJERO FANTASMA

Cada mañana regresaba cargando el futuro
demasiado tarde para contarlo en el pasado
antes qué ahora, dónde ni siquiera un valeroso
reloj se hubiese aventurado atravesando las
dimensiones del instante, parte a parte,
sin romper el aislamiento qué callaba gris e
impresionado pudiendo permanecer así mucho
más qué indefinidamente desmesurado.

El mar se agitaba inerte al apuntar el alba
cuándo el viento aconsejó suavemente la
rebelión de las olas del mismo verde rígido
y frío sin encontrar ni la menor huella de la
sal desordenada en sus latidos en la playa
tosca y bárbara dónde pasó el último invierno
el sol sin decir nada de la tarde en un coro
mecánico incapaz de hacerle mal a nadie.

Según dicen que eso hubiera sido un cuento
de nunca acabar, pero la cosa es que decidió
irse al extenderse en el espectro brillante de
la piel del aire, y desde entonces no se acerca
de improviso dónde es imposible detener las
gotas del relámpago en la cama obscura que
suele llegar al dejar las cosas deslizarse por
el abismo unos cuantos pasos en la eclosión
qué se avecina incendiando tenuemente la
noche menos dura con la puerta de la blanca
habitación qué se abre más allá de la pequeña
esquina de los volcanes. Entre trasgo y quimera
midiendo al tiempo entusiasta celosa aparición.

Cabalgando unas inquietas nubes llegaban,
y le traían el mundo de afuera, el desconocido
y feliz mundo al que ya no pertenecía dando la
impresión de que querían ponerlo en aprietos
debido al color del alboroto al abrir la ventana
sin saber lo que querían con la misma luz
en la esperanza qué llovían solo sequías.

Antes de la crisis cualquier ausencia tejía ilusiones
de nuevos paisajes dentro de una esfera raramente
placentera, justamente al mediodía, verdaderamente
excitante por tanto sosiego que invita a pasar un rato
como si fuera una persona con vida sin disimulo estando
vestida en ropa interior, y salir sin decir nada hasta subir
el tono de voz fumando un anticuado silencio.

Aquella mañana probablemente no iría hasta ver al día
siguiente satisfecho por haber vuelto del bosque a pie
más bien por aburrimiento qué por curiosidad dando
vueltas cada vez más largas en la penumbra extraviada
para decir todas las cosas qué dicen los cementerios
sepultados haciendo un gran esfuerzo por pasar ignorados
medio paralizados continuamente en las plataformas
abrumadas de piedras.

__¡Cuándo se carece de cuerpo las palabras
viajan solas luego de escribirlas con la voz
adecuadamente teñida!.
Pensaba convencido de su propia irrealidad
vacilando sobre la manera de expresarlo.
__Sin cuerpo...¿Qué duele?.
Solo los recuerdos sostenidos por el tiempo que impacientes
esperan ser descubiertos por el equilibrio inolvidable
ajustado, sin aspaviento, en la inercia inmutable qué de todas
maneras retorna llevando las cosas, y cobrando las deudas
a pesar de sentir alivio ya caminando lejano del hiato y fisura.

Estuvo callado toda la noche, me exasperaba que creyera
qué existía una ley indestructible como algo sólido a qué
aferrarse, seguro en los momentos difíciles, cómo al
salva-vidas qué no necesitaba, y encaminándose sencillamente
hacia el techo dando vueltas a la pieza en la manifestación
ficticia del asco a la vida por las calles vacías, y diciendo
maquinalmente ya todo está en paz, al cabo de cinco minutos
de ignorarlo, y forcejear con el olvido con arrojo.

En la mañana se fue sonriendo con turbación diciendo...
___¡No tiene importancia!. No son ahora más
que relojes encarnados abrazando perdones.
_____La próxima vez que aparezca espero que usted
ya no esté siendo el segundo primero.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez

A Alfonsina Storni (completo)

A Alfonsina Storni (completo)
[img align=center width=480]http://www.lacapitalmdp.com/contenidos/elgranalbumdemardelplata/imagenes/5142.jpg[/img]

El mar reverdece, casi repica
el mismo susurro que te recuerdo.
¿Se volverá transparente,
lanzando desde el fondo tu imagen
hacia el cielo, para que otra vez
plasmes amor en tu tierra con tus signos?

¿Se habrá ido tu mirada
cuando el mar devoró tus huesos?
¿Se habrá quedado en las rocas de la orilla,
porque el brillo es siempre de la luz?
Es el lumbre de una ausencia cálida,
caricia del aire que tranquiliza,
noches que mueren felices por el alba,
calma de la tormenta que quiere ser enterrada,
una ventisca plateada y el reflejo grato de su muerte,
soles en paz que explican un universo absurdo.

Tal vez aún te miro a los ojos
desde que el agua
con todo su peso atlántico los cerrara.

¿Cómo negar la luz
sobre esas mareas que te esconden?

En ese día, en ese mar sin ponientes
la sudestada febril acallaba amores,
la ola era un helecho, un final de solaz esperándote.
Y si he sentido aires de zondas y pamperos ingratos,
nunca ninguno fue más que ventolina inerme,
nunca este aliento sureño,
una tumba infinita pidiendo besarte.

Quizá por eso eres piedra y brillo,
aunque hoy eres mi carne,
una confusa piel como la mía
donde se repite el saludo letárgico en la mañana.
Es cuando quiero quitar el reflejo de tu rostro
y guardarlo entre el dolor y el ritual final de una cordura.

©Gustavo Larsen, 02/11/2014

Un poema reflexivo y claro, especulativo, del vacío en un hombre romántico que pudiese haber dejado la poetisa. Por supuesto, me he sentado junto a ese monumento en mi ciudad natal que marcar el sitio donde ella se lanzara al mar, en esos amaneceres, luego de andar de trapisondas.

Qué simple es el rasguño (sonetillo)

Qué simple es el rasguño (sonetillo)
[img align=center width=350]http://www.cervantesvirtual.com/s3/BVMC_OBRAS/ffd/f03/e48/2b1/11d/fac/c70/021/85c/e60/64/mimes/imagenes/ffdf03e4-82b1-11df-acc7-002185ce6064_12.jpg[/img]

¡Qué simple es el rasguño
que dejan en mis venas!
Qué finta de dos penas
tan lejos del terruño

seremos sin el puño
ancestral y las verbenas,
las familiares condenas
del pueblo, hierro el cuño

de su gente, seda el traje
de su reina, ¡nuestro el cieno!
Y de promesas ataviados,

nos iremos al ultraje
de engendrar en nido ajeno,
sin blasones ni pecados.

©Gustavo Larsen, 31/10/2104

Dedicado con amor a mis abuelos maternos, gallegos ambos, bravos inmigrantes. Siempre le dieron a sus nietos la impresión que haber dejado España había sido apenas "un rasguño". Como inmigrante, no estoy tan seguro ahora.

En este mar de ilusiones

En este mar de ilusiones
En este mar de ilusiones

donde las olas en su justa acracia

cabalgan las cimas de lo imposible;

donde el silencio es voz que no cesa

clamando en este desierto de miseria,

y donde el olvido se hace presente

dibujando mañanas que jamás llegarán;

en este mar de ilusiones propias y ajenas

quiero perderme sintiendo que me pierdo.



Aquí, en esta quietud que acaricia los recuerdos

acompañando las miradas que atraviesan los reflejos;

en este sagrario de promesas y de anhelos

donde el rumor del mar es el único consuelo;

aquí erijo mi legado de sueños muriendo un poco más,

aquí donde calla la voz esperando el alba.



A este mar de ilusiones

llego con las alforjas del alma

esquilmadas por la ceguera del mezquino,

las manos vacías de dar lo que tenía,

y un suspiro escapado como único

presente en la llegada y en la partida;

en este mar de ilusiones propias y ajenas

dejo mi ayer y mi hoy…

….voy dejando todo lo que soy.



© jpellicer

Atemporalizado...

ATEMPORALIZADO...

Mucho se ha detenido el reloj,
por contar minutos nuevos,
entre campanadas de arena y sol,
que nos dirá como fuimos.
¡De luna a luna de piel a piel!.
Soñados sembrados de otoño, ondulantes,
de madera y ceniza y mar y algodón soñados.
Las nubes emergen, los suspiros descansan.
Miradas, fuegos serenos, ídolos genuinos.
¡Del saciar la sed después del apetito!.

¿Qué más contará?.
Si mueren los minutos por inventarse,
los recuerdos que no han nacido,
nítidos, perlados, opacos, tibios, duros,
lejanos, dorados, fríos, extraños, ligeros.
¡En la gloria engañosa vencidos sin pasado!
Porque las puertas cierran cualquier ventana,
entre las paredes perdidas por el piso,
de segundos horarios diarios.
¡Por el tiempo sepultado y sin memoria!.

Una vez.
Tal vez.
De muchas.
Manecillas rotas borradas abandonadas.
¡Por el reloj sin tiempo que murió ignorado!.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez

Animadversión vivaz

Animadversión vivaz

Eres dolor
tienes memoria
arrastras el futuro
sin pasado ahora.
En las humedades
De aquél, lago humeante
las ausencias solas.
Del mar y no desierto.
Desencanto tocado silencio.
Dolor eres memoria.
¡Sufro de recordarlo!.
Cordel de plata extinta,
palidez antes de tiempo.

******

Hirviente por la tierra el ardor agriétese
a los que no contar en vida lloraron
y que nunca hemos de ver acaso
porque atérranos desvanecer su recuerdo
agreste queriendo su ignorancia ocultar
al mundo como el mal ha sido
de afectos indefensos faltos de voz
del desconsuelo triste aflicción.

******

¿Porqué ahora, es tan malo hacer el bien?
¿Desde cuándo, el mal el éxito fabrica?
¿Habré olvidado el tiempo en que el bien,
no hacía daño?...
¿O es qué he muerto, sin darme cuenta
demasiado de la muerte, que nos abandonó?.
¡En esta vida que ya no es!.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez

Jinetes del tiempo

Jinetes del tiempo
[img align=center width=450]http://www.buenosairesantiguo.com.ar/plazademayoyalredagn/images/MVC-380S_JPG_jpg.jpg[/img]
Han llegado un poco viejos
para esa prisa por vivir.
Llevan muy pocos años importantes en sus ojos
y una primavera para un nuevo conventillo.
Cargan en ellos sombras ensangrentadas,
olor a sal y claraboyas,
padres que se fueron jóvenes.
Vienen desde donde tanta reliquia ha nacido.
Vienen, y ven el sol que empuja hacia arriba a las ciudades.
Con poca monta, son jinetes del tiempo
cruzando aguas misteriosas.
Y llegaron a este llano, limpio espejo de las nubes
que sucias los persiguieran hasta aquí.
Nubes que ahora mueren devoradas por el mar,
como intrusas avergonzadas.
Se les ha muerto Europa, aunque los pechos lo nieguen.
Nunca tanto como hoy, la historia los quiso participar.
©Gustavo Larsen, 30/04/2014

Nocturnamente... (Experimental)

NOCTURNAMENTE...

Al dormise
Un sueño
Desapareció
Una noche
Un día
Con
La
Inmediatez
Del
Mundo
En un segundo
Primero
Sueño
Luego
Del hacer
Del mar
Un barco
Un día
Una noche
Desapareció
Un sueño
Al dormirse
Con
La
Inmediatez
En un segundo
Del
Mundo
Primero
¡Luego de hacer un barco!.
Del mar un día desapareció una noche.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez

N.O.C.T.A.M.B.U.L.A.R.

NOCTAMBULAR

No
Dri
Za
Del nocherniego al abrigo divaga del cielo
Entre desencastillar y desenconarse
Entre la noche peregrina el sueño
Escribe
¡Porqué enmohece lo qué arrutina!
Eso qué subyace
¡Del mar lanzado en una botella!
Y desmerece adulzorar
Siendo
Inasible desconocida obsesión
En
La
Intimidad palabreada___ ¡Nocturnidad!
Y tal vez quiera, desbarbarizar
¡Más allá del contrarreplicar!
Aquéllo
Del
Impregnarse qué recrea usurpándose
¡Dónde sólo la nada puede ser exacta!
Del
Hirsuto replegarse literal paupérrimo
¡Si se está desesenciándose!
Intransferible antípoda innegable
¡En la minúscula exactitud!
Peregrina indiferente difusión
¡Níveo anublado nictálope tizón!
Del sueño
Al cesar
La efervescencia
Eso
¡Qué zahiriendo inventa!
Aquéllo
¡No precisamente!
Mar de los demás difícil
¡Meteórico interpretar!
___Lo no sentido aclararse___
Pues......
¡Más rápida es la lengua en dedos!
¡Cuánto más escasea el pensar mínimo!
Del
Embrollado
Proponer
Ostensible
Ampulosa anacarada amorfia.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez