Default
  • Blank.gif
    Oscuridad
    Poemas, frases y mensajes sobre oscuridad
  • Blank.gif
    Amor A Camila
    Poemas, frases y mensajes sobre amor a camila

Poemas, frases y mensajes sobre Muerte

Selección de poemas, frases y mensajes más populares sobre Muerte


De Héroes y de Mendigos

La vida está llena de héroes y de mendigos,
Mendigos de amor y de miradas simples,
De abrazos fuertes cuando sientes miedo.
De palmadas en la espalda para poder seguir,
Mendigos de promesas y de dioses idos.
De palabras en silencio, de gritos en la obscuridad.
Héroes del futuro, donde el pasado y el presente ya no están Héroes de batallas, de heridas dejadas por el tiempo.
Heridas de una guerra, que deja huella en tu corazón
Que templan la piel y te endurecen el alma
Son la sinrazón que no se entiende, héroes
De lo que ya no existe, mendigos de lo que jamás volverá.

Por Conrad Augusto Sehmsdorf

[img width=300]https://www.ecestaticos.com/imagestatic/clipping/2bf/6c5/2bf6c5d784fe32e019ca75dcb14e67a6/un-sin-techo-dio-el-poco-dinero-que-tenia-a-una-chica-en-apuros-asi-se-lo-pago-ella.jpg?mtime=1511452816[/img]

Ha nacido la Muerte

Ha nacido la Muerte
Ha nacido la muerte, has peleado
Con ella, no has ganado ni perdido
Tantas veces la muerte es el olvido
Por lo que viviste sin ser amado.

La muerte deja, sin amor soñado
Amantes tristes corazón herido
Luces y sombras, infierno temido
Por vender el alma por un puñado.

A veces el miedo muerte ha llamado
Tocando tu puerta dios olvidado
Cruz de madera de rojo vestido.

Sangran sus venas su amor bendecido
En etérea vida él te ha dejado,
Muertas las gárgolas bajo el tejado.

Por Conrado Augusto Sehmsdorf
(KURT)

[img width=300]https://i.pinimg.com/originals/b0/04/f0/b004f029e46c869891dbe077b661c200.jpg[/img]

Despertar en el Futuro

Qué triste es despertar en el futuro
Y darse cuenta que el pasado quedo
Tan lejos, que recordarlo no puedo
Ya no están los que estaban, claroscuro

De mi mente, permanente conjuro
Del tiempo, ruidos de cadenas miedo
Que se agiganta con los años, dedo
Que señala el camino, conjeturo

Simples realidades, que juro y juro
No son reales, tal vez aseguro
Mi presente, olvidando yo cedo

A mi vida algunos años, un muro
Se levanta entre la muerte de obscuro
Brazo, que su capricho no concedo.

Por Conrado Augusto Sehmsdorf (Kurt)

[img width=300]https://ovcbosio.files.wordpress.com/2014/06/images-1.jpg?w=696[/img]

Arrebato Pasional

No quise ser, che mina*, te lo juro,
un tierno d’esos que los mata el corazón;
pero talló* romántica la ley de la natura
y maliciando que ya andás por olivarte*,
me veo muriéndome de amor por vos.

Por eso es que hoy te gozo fieramente.
Y como en póstumo arrebato pasional,
nacido mismo de la luz de tu abandono,
brillo y me apago con la funda de tu piel
como destello belicoso de puñal.

Glosario lunfardo:
Talló:
Tomó decididamente el mando de un asunto.
Mina:
Mujer (ANON. 1), hembra (AD.)// prostituta (AD.),
mujer que cohabita con uno, a quien sostiene
con sus puterías y ayuntamientos carnales con otros//
concubina, querida (AD.).
Olivarse:
Evadirse, escaparse, fugarse, irse.

Safe Creative: 1504253930064

NOCTURNO A ROSARIO

¡Pues bien!, yo necesito decirte que te adoro,
decirte que te quiero con todo el corazón;
que es mucho lo que sufro, que es mucho lo que lloro,
que ya no puedo tanto, y al grito en que te imploro,
te imploro y te hablo en nombre de mi última ilusión.

Yo quiero que tú sepas que ya hace muchos días
estoy enfermo y pálido de tanto no dormir;
que están mis noches negras, tan negras y sombrías,
que ya se han muerto todas las esperanzas mías,
que ya no sé ni dónde se alzaba el porvenir.

De noche, cuando pongo mis sienes en la almohada
y hacia otro mundo quiero mi espíritu volver,
camino mucho, mucho, y al fin de la jornada,
las formas de mi madre se pierden en la nada,
y tú de nuevo vuelves en mi alma a aparecer.

Comprendo que tus besos jamás han de ser míos,
comprendo que en tus ojos no me he de ver jamás;
y te amo y en mis locos y ardientes desvaríos,
bendigo tus desdenes, adoro tus desvíos,
y en vez de amarte menos te quiero mucho más.

A veces pienso en darte mi eterna despedida,
borrarte en mis recuerdos y huir de esta pasión;
mas si es en vano todo y el alma no te olvida,
¿qué quieres tú que yo haga, pedazo de mi vida,
qué quieres tú que yo haga con este corazón?

Y luego que ya estaba concluido el santuario,
tu lámpara encendida, tu velo en el altar,
el sol de la mañana detrás del campanario,
chispeando las antorchas, humeando el incensario,
y abierta allá a lo lejos la puerta del hogar...

¡Qué hermoso hubiera sido vivir bajo aquel techo,
los dos unidos siempre y amándonos los dos;
tú siempre enamorada, yo siempre satisfecho,
los dos una sola alma, los dos un solo pecho,
y en medio de nosotros mi madre como un Dios!

¡Figúrate qué hermosas las horas de esa vida!
¡Qué dulce y bello el viaje por una tierra así!
Y yo soñaba en eso, mi santa prometida;
y al delirar en eso con alma estremecida,
pensaba yo en ser bueno por ti, no más por ti.

Bien sabe Dios que ese era mi más hermoso sueño,
mi afán y mi esperanza, mi dicha y mi placer;
¡bien sabe Dios que en nada cifraba yo mi empeño,
sino en amarte mucho en el hogar risueño
que me envolvió en sus besos cuando me vio nacer!

Esa era mi esperanza... mas ya que a sus fulgores
se opone el hondo abismo que existe entre los dos,
¡adiós por la vez última, amor de mis amores;
la luz de mis tinieblas, la esencia de mis flores;
mi lira de poeta,mi juventud, adiós!

Videojuego

De tu impuesta fosa de hierros retorcidos y escombros
de tu hogar, levantas tus ojos para mirar tu ruina,
la de tu esposa, hijos, hermanos, padres, amigos, en fin,
la ruina indiscriminada de vidas de tu pueblo.

Miras la hecatombe reinante mientras el mundo ríe
y festeja estúpidamente sus frivolidades desentendido
de tu tragedia, o corre a ver tu sangre en sus noticieros,
la sangre ‘ficticia’ que riegas; porque tu drama pareciera
no ser visto como tal por cierta humanidad, sino
como un videojuego bélico bien diseñado y mortífero
con soldados de élite y armamento de lo más sofisticado.

Los dueños de las armas se han ocupado y ocupan
de armar metódicamente a nuestras bestias íntimas;
nuestra violencia natural contenida a duras penas
por ‘pacíficas’ mentiras religiosas, amén lucrativas
y en nombre de héroes utilizados y muertos por ellos.
Ímpetu deseoso de apretar gatillos y ver caer y tú caíste.

‘No eres nadie’ y herido menos; un personaje secundario
y tu ciudad, un escenario virtual ruinoso y la luna
con la que siguen embobados la mayoría de enamorados
y poetas, como tú una vez, no es hoy para ti sino un maldito
fanal adverso que te delata furtivo entre la devastación.

No esperes que el mundo llore y se apiade
porque casi todo el mundo está animalizado y hasta
sus gobernantes más poderosos, se mantienen al margen
ya que procedieron y proceden igual y lo harán mañana
y necesitan aclimatar los restos de sensatez disidente,
a su barbarie, para infundirla naturalmente en todo el orbe.

Así solapan intereses de socios guerreros acaudalados,
quienes a estas alturas, por trágica memoria deberían
ser cultores de la vida y la paz y no de la muerte,
al igual que los extremistas que se escudan en ti.

Un día, por su ambición y crueldad ilimitadas,
en algún nivel de este videojuego, su tecnología marcial
les explotará en las manos o entre sí, no por justicia divina;
no por redención a tu desgracia, sino porque dios advirtió
que también está en su mira y parece que el juego consiste
en que él no interfiere siempre y cuando siga intocable.

Mira lo que puede concebir la impotencia de no hallar paz.

Safe Creative: 1408151768418

Triangulo de Muerte

Triangulo de Muerte
Cantares de soledades oscuras, de soles helados
Lamentos del infierno, que se sienten en el cielo.
Gritos que llenan el vacio mudo de sordos
Intentos, por querer escapar de una telaraña,
Tejida por manos que no conocemos, ajenos
Del destino que se nos ha marcado, caminamos
Ciegos por el acantilado.Casi sin saberlo estamos
Presos de las palabras, de los pensamientos,
De los que mienten, de los que dicen verdades a medias
Presos de la realidad que duele, de los sentimientos
Impuros que alguna vez hemos sentido, de alaridos
En la noche profunda, de sueños rebeldes
Que nos llevan a mundos diferentes, volando por
La tangente, de un triángulo de muerte.

Por Conrado Augusto Sehmsdorf

[img width=300]https://image.dhgate.com/0x0/f2/albu/g6/M00/3D/E1/rBVaR1uyKbuAej8XAAjjhKNhdsE506.jpg[/img]

Letras Para Cantar

Hirió blandamente el aire
Con su dulce voz Narcisa,
Y él le repitió los ecos
Por boca de las heridas.

De los celestiales Ejes
El rápido curso fija,
Y en los Elementos cesa
la discordia nunca unida.

Al dulce imán de su voz
Quisieran, por asistirla,
Firmamento ser el Móvil,
El Sol ser estrella fija.

Tan bella, sobre canora,
Que el amor dudoso admira,
Si se deben sus arpones
A sus ecos, o a su vista.

Porque tan confusamente
Hiere, que no se averigua,
si está en la voz la hermosura,
O en los ojos la armonía.

Homicidas sus facciones
El mortal cambio ejercitan;
Voces, que alteran los ojos
Rayos que el labio fulmina.

Quién podrá vivir seguro,
si su hermosura Divina
Con los ojos y las voces
Duplicadas armas vibra.

El Mar la admira Sirena,
Y con sus marinas Ninfas
Le da en lenguas de las Aguas
Alabanzas cristalinas:
Pero Fabio que es el blanco
Adonde las flecha tira,
Así le dijo, culpando
De superfluas sus heridas:
No dupliques las armas,
Bella homicida,
que está ociosa la muerte
Donde no hay vida.

ONDAS MUERTAS

En la sombra debajo de tierra,
donde nunca llegó la mirada,
se deslizan en curso infinito
silenciosas corrientes de agua.
Las primeras, al fin, sorprendidas,
por el hierro que rocas taladra,
en inmenso penacho de espumas
hervorosas y límpidas saltan.
Mas las otras, en densa tiniebla,
retorciéndose siempre resbalan,
sin hallar la salida que buscan,
a perpetuo correr condenadas.

A la mar se encaminan los ríos,
y en su espejo movible de plata,
van copiando los astros del cielo
o los pálidos tintes del alba:
ellos tienen cendales de flores,
en su seno las ninfas se bañan,
fecundizan los fértiles valles,
y sus ondas son de agua que canta.

En la fuente de mármoles níveos,
juguetona y traviesa es el agua,
como niña que en regio palacio
sus collares de perlas desgrana;
ya cual flecha bruñida se eleva,
ya en abierto abanico se alza,
de diamantes salpica las hojas
o se duerme cantando en voz baja.

En el mar soberano las olas
los peñascos abruptos asaltan;
al moverse, la tierra conmueven
y en tumulto los cielos escalan.
Allí es vida y es fuerza invencible,
allí es reina colérica el agua,
como igual con los cielos combate
y con dioses y monstruos batalla.

¡Cuán distinta la negra corriente
a perpetua prisión condenada,
la que vive debajo de tierra
do ni yertos cadáveres bajan!
¡La que nunca la luz ha sentido,
la que nunca solloza ni canta,
esa muda que nadie conoce,
esa ciega que tienen esclava!

Como ella, de nadie sabidas,
como ella, de sombras cercadas,
sois vosotras también, las oscuras
silenciosas corrientes de mi alma.
¿Quién jamás conoció vuestro curso?
¡Nadie a veros benévolo baja!
¡Y muy hondo, muy hondo se extienden
vuestras olas cautivas que callan!

!Y si paso os abrieran, saldríais,
como chorro bullente de agua,
que en columna rabiosa de espuma
sobre pinos y cedros se alza!
Pero nunca jamás, prisioneras,
sentiréis de la luz la mirada:
¡seguid siempre rodando en la sombra,
silenciosas corrientes del alma!

Asi que vereis... (En Castellano Medieval)

ASI QUE VEREIS
(Castellano Medieval).

Ser mucho firme, nin mucho durar
para destroir sin detenimiento
muertes e penas muy descomunales.
Jamas contra mi no alcanca valor
e asi lo verás de fecho pasar
arte nin seso, nin buena costunbre

¡Ca de sus ojos le privo la lunbre!.

Nunca es oido el pobre sin fabla
pues su buena rason nunca le vale
non es escuchado de cosa que diga
non es conoscido e menos preciado
de bueno a malo, de malo a peor.

Ciegos bien como vestiglo
del mundo non vemos nada
de ceguedat atamaña
guardevos la claridat.

¡E por el que darlo quiso!.

Obrado fue por natura
pontones e puentes
montes e ribera
de ribera muy estraña
la entrada fue escura
por saber cuanto es en él.
¡Baxo sobieron e alto cayeron!.

En fuertes presiones de gran asperesa
e seyendo del mundo el mas excelente
es quien no conosce lo que ante si vee,
sueño e viento, cosa corronpida
veslo agora do está escondido.

De oro coronas de piedras labradas
atan buen encuentro que yo vi venir
senblante amorosso e viso suave.
Biva en memorias despues de sus dias
cuanto la vida humanal durare.

Que poco a poco se muestra lo oculto
e commo cuando topa en algun foyo
que todo a la redonda lo cercava.

Cerca la ora que el planeta enclara
nasce a las veces muy oliente rosa
en prado verde que un rosal enflora
de grant abtoridat avia senblante
e angelical e musicado canto.

Viniendo el dia, pasando la aurora
non sé si velava, nin sé si dormia.

Nascia un arroyo de aguas corrientes
caliente la una, e la otra fría.

Asi que veréis. ¡Asi que veréis!.
Ca él es principio, fin e el medio.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez

Referencia útiles son:
https://es.wikipedia.org/wiki/Espa%C3%B1ol_medieval
y también…
http://www.wikilengua.org/index.php/Castellano_antiguo

Tiempo de muerte

[youtube=425,350]http://www.youtube.com/watch?v=szOu35GJal4[/youtube]

Tiempo de muerte

En la hora de mi muerte
Quiero oler el perfume de tu pelo
la elevación de la piel
Al tocar mi piel fría y azulada
yo quiero sentirte
mi amada

Quiero disfrutar de este regalo
Al igual que el sonido de una oración
A pesar de que ya no está presente
En este último soplo de vida resta
vai y se aleja de mi corazón

En la hora de mi muerte
En el caos que ha sido un problema
esta lógica absurda
En la ansiedad extrema

Pero ahora era mi muerte
Yo ya no siento dolor
así te das cuenta de esta complejidad
Voy a decir adiós a los barrotes de la prisión
Voy a decir adiós amor

Alexandre Montalvan

Mi Querido Hermano Joe

Hace mas de un año
Te despediste de mi
Te juro jamas he olvidado
El ultimo abrazo que te di.
Perdi mi apoyo, perdi mi fuerza
Perdi gran parte de mi vida
Y he vivido en constante tristeza
Aunque a nadie se lo diga.
Llamo tu nombre, lo grito en vano
Se me hace dificil, no lo concibo
Porque mas que a un buen hermano
He perdido un gran amigo.
Te recuerdo con cariño
Te recuerdo con amor
Porque siempre desde niño
de mis amigos, fuiste el mejor.
He sentido un dolor profundo
Desde tu triste partida
Te me fuiste de este mundo
Pero no de mi vida.
He vivido en agonia
En tortura y sin paz
Deseando cada dia
Poder verte una vez mas.
Se que pasara mucho tiempo
Y con paciencia tendre que esperar
Porque pase rapido o pase lento
A ti mi hermano te volvere a encontrar.
Un fuerte abrazo nos daremos
Y de alegria vamos a llorar
Nuevamente juntos estaremos
Y ya nada nos volvera a separar.

Dedicado a mi hermano Jose Jasad Santiago, el mejor hermano, el mejor amigo que he tenido en mi vida. Descansa en paz mi hermanito, algun dia nos volveremos a encontrar. Te amo un mundo Joe, haces una falta tremenda hermanito. Estes donde estes espero q siempre me puedas escuchar. Gracias por ser el hermano q fuiste....mas q un orgullo fue un honor haber tenido tan gran persona en mi vida...aun duele muchisimo tu partida...nada jamas sera igual....

Tu Sombra

No hay año que no te recuerde.
No hay mes, semana, día
que no te recuerde y eso gracias a vos
que no sos nadie ahora en mi vida.

Digo gracias a vos porque te fuiste
a "encontrar con vos misma" embozada
en tu velo de alcohol y locura
en un invierno en que el frío quemaba
y me hizo alzarte el cuello del abrigo
y ajustarte los guantes de lana
como última atención y caricia.

Te vi en la ventana del ómnibus
mirándome con desconsuelo
y supe que te estaba condenando
pero no podía más con vos; la vieja garra
de tu vicio recrudeció y te agarró
y no pude soltarte porque vos no podías
ni querías ayudarme.

Igualmente caminé un tiempo a tu lado
alternando psicólogos, médicos, magos, fe
para curarte mientras me pedías perdón
y te reías a mis espaldas, cómplice
del diablo en tu botella.

Por eso, gracias a vos
no sos nadie ahora en mi vida.
Aunque no haya año, mes, semana, día
que no te recuerde con lo mejor tuyo
surgiendo de tu cáscara viciada
y demencial. Vos, que tanto me diste.

Entonces pienso: cómo te dejé ir.
Cómo no te retuve a pesar de todo.
Pobrecita, qué será de vos hoy en la vida.
Se me clava también este remordimiento
de pensar que para 'bien', cuánto mal
hace a veces la coherencia.

No, no debí dejarte ir.
Debí haberte ayudado y ayudarme
a ya no sufrir de la única forma posible:
debí habernos matado por amor
y un poco de paz. En fin, la coherencia.

Safe Creative: 1412222819626

VISITANTE SILENCIOSA

Una noche fría,
una noche de luna roja,
llega a mi palacio una mujer,
sin decir nada entró a mi morada.

Solo vino a buscar algo,
no se que será,
no dijo nada,
ni un saludo cordial.

Solo vino a buscar algo en este lugar,
que será,
algo que la hirió emocionalmente,
algo que la hizo sufrir mucho.

Visitante silenciosa,
contéstame,
di algo,
solo dijo unas pocas palabras,
nunca mas,
solo eso y nada mas.

¿Está todo bien?,
respondió con un no definitivo,
busca venganza,
arrancar el corazón del que la hizo sufrir,
solo eso y nada mas.

Entra al cuarto de cocina,
buscó un cuchillo,
con el cual mataría al pobre diablo,
nunca mas,
esas fueron sus palabras.

Nunca mas me lastimara,
se fue,
salió sin despedirse,
se marcho sin decir nada,
absolutamente nada.

La noche siguiente,
regreso a mi palacio,
con el cuchillo en la mano,
lleno de sangre,
regrese,
esas fueron sus palabras.

Visitante silenciosa,
que fue lo que hiciste,
mate al bastardo que me causó mucho daño,
ahora espero que tu no seas como el,
solo eso dijo y nada mas.

Visitante silenciosa,
oscura y mortal,
mataste al culpable,
con mi cuchillo,
lleno de sangre,
cumpliste con lo cometido,
ahora te quedas,
sin decir nada,
nunca mas,
solo eso y nada mas,
fueron esas tus palabras.

El silencio invadió mi mente,
escribiste en la pared con la sangre,
que quedó en el cuchillo de tu víctima,
escribiste esas palabras tan tétricas,
nunca mas voy a amar,
solo eso y nada mas.

Te quedaste en mi palacio,
sin decir nada te fuiste a un cuarto,
solo tus palabras me dieron un poco de miedo,
nunca mas dijiste,
solo eso y nada mas.

Erick R. Torres
(Angel Negro)

PUES ESTOY CONDENADA

Pues estoy condenada,
Fabio, a la muerte, por decreto tuyo,
y la sentencia airada
ni la apelo, resisto ni la huyo,
óyeme, que no hay reo tan culpado
a quien el confesar le sea negado.

Porque te han informado,
dices, de que mi pecho te ha ofendido,
me has, fiero, condenado.
¿Y pueden, en tu pecho endurecido
más la noticia incierta, que no es ciencia,
que de tantas verdades la experiencia?

Si a otros crédito has dado,
Fabio, ¿por qué a tus ojos se lo niegas,
y el sentido trocado
de la ley, al cordel mi cuello entregas,
pues liberal me amplías los rigores
y avaro me restringes los favores?

Si a otros ojos he visto,
mátenme, Fabio, tus airados ojos;
si a otro cariño asisto,
asístanme implacables tus enojos;
y si otro amor del tuyo me divierte,
tú, que has sido mi vida, me des muerte.

Si a otro, alegre, he mirado,
nunca alegre me mires ni te vea;
si le hablé con agrado,
eterno desagrado en ti posea;
y si otro amor inquieta mi sentido,
sáqueseme el alma tú, que mi alma has sido.

Mas, supuesto que muero,
sin resistir a mi infeliz suerte,
que me des sólo quiero
licencia de que escoja yo mi muerte;
deja la muerte a mi elección medida,
pues en la tuya pongo yo la vida.

C.R.O.N.I.F.I.C.A.D.O...

C.R.O.N.I.F.I.C.A.D.O.

El
Hombre
Es
El
Sueño
De
Una
Sombra
¡Exclamó Píndaro!
Más
Le
Valiera
Al
Hombre
No
Haber
Nacido
¡Baquílides lo dijo!
Y
Aún
¡Arión necesitó!
De
Un
Delfín
No
Su
Muerte
Para
Alcanzar
La
Costa
De
Las
Virtudes
Militares
De
Mitilene
Alceo
Con
Todo
El
Amor
De
Safo
Y
El
Paladar
De
Anacreonte
Voy
Del
Dormir
Al
Soñar
El
Tiempo
Atrapado
En
Tinta
Con
Tiento
¡Gustoso!.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez

La Vieja Durmiente

(A mi perra, que ya vieja recogí hace cuatro años de la calle y ayer se murió):

Duermes, mi perra, junto al limonero
como invierno y verano has dormido ante mi puerta.
Duermes bajo tierra porque moriste ayer.
Y como la vida es lo más indiferente que hay,
amaneció de fiesta: ¡meta pájaros y flores y abejorros!
mientras vos, “La Vieja”, mi perra, estrenás muerte.

El limonero sí, es más sentimental y le asoman
cien lágrimas gualdas que, duras como las mías,
caen algunas y rebotan cerca de tu manto de terrón, “Vieja”.
Sentimental el citrus, digo, como tu amigo “Estopa”;
el perro vagabundo que casi hasta el alba, a hondo punzón
de lamento por vos, le abolló del todo a la noche
su palangana de argento.

Y yo, a cirio de cigarro calmo, velé tu fosa
hasta muy tarde, amiga, aun sin saber si habrá un “más allá”;
pues, si a más preciso instinto vela el perro por días,
la tumba de su dueño, señal que éste no dio un paso
fuera del camposanto.

En fin, “Vieja”, porfiando lógica, igualmente confío
que un día o noche de éstas, me reciba tu ladrido celeste alla arriba en la réplica de ésta nuestra casa
para hacerte el resto de caricias que te pospuse en vida
por lo optimista de creerte eterna y a mí, inmortal.

Por tanto, con mi congoja yo no puedo hacer de tu alegría
una perra triste, pues, un can que se precie de tal
actúa en consecuencia al carácter de su amo y sé
que tu recuerdo, “Vieja”, me esperará haciéndome fiesta
en cuanto abra mi puerta en las mañanas, para renovar
aquel optimismo mío, que con o sin gloria, te lleve al paso del lado de mi corazón.

Safe Creative: 1410252395615

EL REO A MUERTE

(Al eminente actor D. José Valero)

Esa noche, ardiendo el pueblo
de animación y entusiasmo
bajo el influjo sublime
de tu genio soberano,
todo era bravos y dianas,
todo era vivas y aplausos,
todo cariño en los ojos
todo cariño en los labios,
y todo flores, laureles,
admiración y ... entretanto,
allá muy lejos, muy lejos,
sonando lento y pausado,
se alzaba entre las tinieblas
y entre el silencio un cadalso,
sin otro eco que el latido
del pecho del condenado
que en diálogo con la muerte
velaba en un subterraneo.
aquel cadalso se alzaba
cada vez más y más alto,
como un espectro, sombrío
como un vampiro, callado,
como una tumba implacable,
y como un monstruo, inhumano;
se alzaba y, sin que ninguno
oyera aquel ruido amargo,
por los sollozos de un hombre
solamente acompañado,
la humanidad impasible
bajo su mudo letargo,
miraba crecer y alzarse
las formas de aquel cadalso,
cuando tú, tú que escuchaste
sus ecos tristes y vagos
te levantaste por ella
con la voz del entusiasmo,
y en presencia de aquel pueblo
y enfrente de aquel tablado
ceñida con tus laureles
la hiciste hablar por tus labios,
salvando al sol de aquel día
del rubor de aquel cadalso.

...

Aquel que es su desamparo,
y aún más que unos pocos días
y aún más que unos pocos años
pudo gozar la dulzura
de ver a su hijo en los brazos,
libre del infame nombre
de hijo del ajusticiado;
pero yo que desde niño
aprendí lleno de espanto
a aborrecer los verdugos
y a maldecir los cadalsos
dejo a la gloria que entonces
para ensalzarte su canto,
y del condenado a muerte
bajo los recuerdos gratos,
en nombre suyo, las gracias
de la humanidad te mando.

¡SI TÚ MURIERAS!

Anoche, mientras fijos tus ojos me miraban
y tus convulsas manos mis manos estrechaban,
tu tez palideció.
¿Qué hicieras -me dijiste- si en esta noche misma
tu luz se disipara, si se rompiera el prisma,
si me muriera yo?

¡Ah! deja las tristezas al nido abandonado,
las sombras a la noche, los dardos al soldado,
los cuervos al ciprés.
No pienses en lo triste que sigiloso llega;
los mirtos te coronan, y el arroyuelo juega
con tus desnudos pies.

La juventud nos canta, nos ciñe, nos rodea;
es grana en tus mejillas; en tu cerebro, idea,
y entre tus rizos, flor;
tenemos en nosotros dos fuerzas poderosas,
que triunfan de los hombres y triunfan de las cosas:
¡la vida y el amor!

Comparte con mi alma tus penas y dolores,
te doy mis sueños de oro, mis versos y mis flores
a cambio de tu cruz.
¿Por qué temer los años, si tienes la hermosura;
la noche, si eres blanca; la muerte, si eres pura;
la sombra, si eres luz?

Seré, si tú lo quieres, el resistente escudo
que del dolor defienda tu corazón desnudo;
y si eres girasol,
seré la pare oscura que en hondo desconsuelo
sin ver jamás los astros se inclina siempre al suelo;
¡Tú, la que mira al sol!

La muerte está muy lejos; anciana y errabunda,
evita los senderos que el rubio sol fecunda,
y por la sombra va;
camina sobre nieve, por rutas silenciosas,
huyendo de los astros y huyendo de las rosas;
¡la muerte no vendrá!

La vida, sonriendo nos deja sus tesoros:
¡abre tus negros ojos, tus labios y tus poros
al aire del amor!
Como la madre monda las frutas para el niño,
¡Dios quita de tu vida, cercada de cariño,
las penas y el dolor!

Ahora todo canta, perfuma o ilumina;
ahora todo copia tu faz alabastrina,
y se parece a ti;
aspiro los perfumes que brotan de tu trenza,
y lo que en tu alma apenas como ilusión comienza,
es voluntad en mí.

¡Ah! deja las tristezas al nido abandonado,
las sombras a la noche, los dardos al soldado;
los cuervos al ciprés.
No pienses en los triste que sigilos llega;
los mirtos te coronan, y el arroyuelo juega
con tus desnudos pies.

Hilos de muerte

Sientes que la vida, construida de sueños por cumplir

y forjada de divino material,

va quedando prisionera entre finísimos hilos de muerte,

que se van retorciendo como sombras en macabra danza.

Sientes que nada importan los pasados, - ya se olvidaron-;

que desaparecieron los futuros… que se perdieron;

que el presente no te pertenece… que lo robaron;

y que la vida, toda, cabe en el soplo del instante.

Te aferras al silencio buscando en él una respuesta,

que dé sentido a tanto sufrimiento;

y el silencio te responde con su palabra que todo lo llena,

palabra que sólo tu entiendes y que se esconde en el

mundo del vacío y de la nada.

Un mirada a todo lo que fue,

un murmullo de rabia contenida,

un momento para sentir lo que mañana extraño será,

una ilusión a la que amarrarte

donde tranquilo y sereno poder abandonarte.

(jpellicer)