Poemas :  Opacidad procaz
OPACIDAD PROCAZ

Cortada anudada luego la sombra
vuelve a encontrarse la luz apagada
en la noche, desnuda en la luna
una vez en la marea morena
del mundo alborotado en calma
que brota del huracán airado
con la inminencia del temblor
de la mirada impasible y fría...

Opacidad rapaz enfangada
procaz emborricarse procaz.

Y luego el lago fulgura su fragancia
de los taciturnos rumores dispersos
recatados, tiernos, modestos, sinceros,
ondeantes, los hielos derriten ligeros
los vuelos de las brisas que se arrojan
que se escapan, que se anidan, en el ser,
amalgamadas, enroscadas, azuladas
de congojas traicioneras y almendradas...

Opacidad incapaz enhiesta
premiosa procaz premiosa.

Con el instante distante inconstante
en el hoy longevo del baño de aceite
donde queda poco tiempo
en la prisa mineral de apariencia
dispersa el agua confusa
en el desempleo paralizada laguna
escondida en una esquina potable
arrugada, demacrada, desesperada...


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  No tengo paz ni puedo hacer la guerra...
NO TENGO PAZ NI PUEDO HACER LA GUERRA...
Autor: Francesco Petrarca
Italia 1304-1374.
Fue coronado como poeta en el Capitolio de Roma en el año de 1342 y posteriormente protegido por el arzobispo Visconti. Ësta es Versión de Julián del Valle.
Referencias útiles son...

https://es.wikipedia.org/wiki/Petrarca
https://www.youtube.com/watch?v=WWYul1XVdno


No tengo paz ni puedo hacer la guerra...

No tengo paz ni puedo hacer la guerra;
temo y espero, y del ardor al hielo paso,
y vuelo para el cielo, bajo a la tierra,
nada aprieto, y a todo el mundo abrazo.

Prisión que no se cierra ni des-cierra,
No me detiene ni suelta el duro lazo;
entre libre y sumisa el alma errante,
no es vivo ni muerto el cuerpo lacio.

Veo sin ojos, grito en vano;
sueño morir y ayuda imploro;
a mí me odio y a otros después amo.

Me alimenta el dolor y llorando reí;
La muerte y la vida al fin deploro:
En este estado estoy, mujer, por tí.
Poeta

Poemas :  Vieja aguanieve... (Dadaísta)
VIEJA AGUANIEVE
(Dadaista)


Corre con los párpados del viento
acorralando al ojo sediento
en los árboles sudorosos y asustados
desnudando la noche que se filtra
en los sueños ahogados con lluvia
masticando los collares del humo
en la primer esquina indiscreta
un pirata afeita sus estrellas
con el aceite impostor de artimañas.

Todo el ruido dibuja esa sombra
del hielo nervioso anudando el insomnio
de la seda en los dedos crudos
fumando la seguridad sin zapatos
desenterrando la nostalgia yerta
intérprete inexperto del placer volátil
como el camino come unas sandalias a lo lejos
y desgrana el trigo un pan que huye gracioso
sonriendo pensativo en los bolsillos del cadáver.

Un puente pinta escaleras
y el miedo mira amarillo la espuma
no sin antes fabricar esperanzas
al hueso condecorado con pañuelos desenfrenados
aterciopelando cada latido picudo
en la entrada triangular ilusionada con la humedad
del polvo seductor de las guadañas ideales
donde el nido alimenta cada luz distraído
entre la mata y la meta se mete animoso el botón
y acompaña los pliegues erectos del suspiro
al despernancar el tornillo ensanchando el jarrón
bajo la mesa sin hambre y la falda de un volcán
con la adustez desabrida opulenta en el sillón.

Y luego se queja con el único fin de ser ignorada
la espina estrangulada por sus pálidos reflejos
en la falda que sostiene la cerradura
sin esperar carne nueva
en el mero juego de la cercanía perdida
del escarabajo en traje antiguo
como el mar se agita entre las olas
voluptuosas del impulso congelado en la arena
y coloca la espalda en las nubes
cargando lácteos recuerdos a los relojes
en la unidad del precipicio
tan tibio en el pasado con su azul pudibundez.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  Mis lectores.
Mis lectores
Autor: Nikolai Gumiliov.
Rusia 1886-1921


Poeta ruso nacido en Kronshtadt en 1886, en 1910 se casó con la poeta Anna Ajmatova, con quien inició un nuevo movimiento literario conocido como "Acmeismo".
Su poesía, es esencialmente lírica y difiere considerablemente del complicado lenguaje de la generación anterior de poetas simbolistas.
En 1921 fue detenido y fusilado. Esta obra es: Versión de Jorge Bustamante García.


Mis lectores.

Un viejo vagabundo en Addis-Abeba
Que ha conquistado muchas tribus,
Me envió con un lancero negro
Un mensaje hecho con mis propios versos.
Un teniente que ha dirigido decenas de combates,
Cierta vez en el mar del sur,
Bajo el fuego de baterías enemigas
Me leyó toda la noche mis versos.
Un hombre que entre la muchedumbre
Le disparó a un enviado del zar
Se acercó a darme la mano
Agradecido por mis versos.

Muchos de mis lectores son fuertes, perversos y alegres,
Asesinos de hombres y elefantes,
Pueden morir de sed en el desierto,
O congelarse al borde del eterno hielo;
Son leales a nuestro planeta
También alegre, fuerte y perverso,
Y llevan consigo mis libros en sus bolsas de viaje
Los leen en los palmares
O los olvidan en los barcos que naufragan.
Yo no ofendo a mis lectores con mis neurastenias,
Ni los vejo con mi ardor espiritual,
No los canso con insinuaciones serias
Cuyo fondo no vale la pena.
Pero cuando alrededor silban las balas,
Cuando las olas rompen la borda,
Les enseño con mis versos a no temer,
A no temer y hacer lo que corresponda.
Y cuando una mujer de rostro hermoso
Sintiéndose la más bella del universo
Les dice que ya no los ama,
Yo les enseño entonces a sonreír,
A marcharse para no regresar jamás.
Y cuando llegue a mis lectores su última hora,
Una bruma roja y exacta cubrirá sus miradas,
Entonces les enseñaré a recordar
La vida cruel y bondadosa,
La tierra ajena y natal
Y les mostraré cómo comparecer ante Dios
Con palabras sencillas y sabias
Y a esperar de él, tranquilamente, su juicio.
Poeta

Poemas :  Por existir...
POR EXISTIR...

Esta muerte que me vive lento
palpita con el latir del viento
tanto lo siento... ¡Oh, cuánto!
tanto lo veo... ¡Oh, en tanto...!

En
lágrimas
de
arcilla

Enmudece al silencio al gritar
al andar al vivir al soñar...
Ennegrece un violáceo rosado
un amarillento verdoso...

En
el
hielo
ardiente

Porque no niega ni acepta
ni penetra ni recuerda ni cambia
Esa apariencia ocultando
Ese vivirse muriendo

En
la
transparente
tumba

Desvistiendo cada hueco azul
calcinando la blancura blanda
En la esquina donde duerme el viento
En el suspiro donde muere el fuego

Como
un
fragmento
fugaz


Autor: Joel Fortunato Reyes Përez
Poeta

Poemas :  CABO DE HORNOS
Es donde la altivez de la muerte
concibe su puñal de espanto,
donde el miedo escribe la ancestral súplica
y sus fauces babean espumas heladas.
La cordillera dejó unos pies enfermos
muriendo dentro de él.
Nunca habrá una flor o una calandria.
Nunca un allegro, siempre un responso.
Nunca una sal que presagie el tenor de un amanecer
y sus cuerdas fucsias.
Y aunque las mismas pecas de luz
nos cubran a los dos esta noche,
yo no soy el ballenero y su desgarro,
la insolencia de su vida.
Todo es agua de veranos invernales
e inviernos indecibles.
Tiempo y latitud convertidos en una espada de hielo.
Aquí nació el ruego irrepetible de este pueblo
de hijos primigenios pringados.
Aquí yacen todas sus esperanzas
ahogadas dentro de un témpano.
Aquí y por siempre,
lo único que también existe
es este innombrable vórtice meridional.

©Gustavo Larsen, 25/12/2015

[img align=center width=425]http://cleangreengems.com/bounty/images/capehorn.jpg[/img]
Poeta

Poemas :  Ensoberbecido...(Ultraista)

Ensoberbecido
(Ultraísta)


Allá el silencio dobló sus pantalones
y el mar calienta el sueño de una oreja
El ojo nace donde el plomo muere
Callado como el hielo encadenado
en la tarde seca bajo el zapato
aletargando al especulo extraviado
Como el puente se columpia
en el techo masticado del cerillo
un venado salta comprando miel
en la espalda de la luna desnudándose
Indomable al agua lavando
aparatosa alabardilla lejana
llenando la intemperancia
con desolladura templada
arriscando el escalofrío de pureza
tan espuerta como nido engañoso
anudando al pasado cada espera.


Autor: Joel Fortunato Reyes Përez
Poeta

Poemas :  Poema de Amor LXX (Clímax)
[img align=center width=410]http://images.fineartamerica.com/images-medium-large-5/flowering-of-orgasm-hong-diep-loi.jpg[/img]

Por encima de la luz,
en tu entrega del último minuto,
en el goce
donde un canto
amalgama sus augurios.

Por encima de cualquier luz,
volcado como tibia vertiente desde dos espaldas,
inviernos silenciados en sus cumbres,
en un segundo, ¡en todos sus hielos!.
placer para una efemérides sagrada,
instante con destino al altar de los siglos.

Como si el futuro,
en su simple decisión de esperarnos
reafirmara esa luz de luces,
que se materializa en cada aurora que traes
(a tu puerta, en mi intrusión)
y de la mano de ningún recuerdo.


©Gustavo Larsen, 20/10/2014
Poeta

Poemas :  Asombrosamente cambiante
Asombrosamente Cambiante

Tímida la sombra con su esplendor
reluce en el corazón fatal de luz
ciego capaz de sobornar al mar
con la sal plantada en miel.

Por el río de cabello plateado
el sueño vuela dorado
con el olor de música azul.

Allá en la inmensidad instantánea
ha quedado la eterna noche
desgranándose de una estrella
minúscula vértebra del horizonte.

Por la cabaña que saluda
mi camisa tras la risa
con el dolor de ventana rota.

Anulado o crecido el misterio
fúnebre arroja la esperanza
testigo del vacío deshecho
con la satisfacción sepultada.

Por el día de color sucio
la tarde perfora el otoño
con el sabor del pálido tiempo.

Nada, en el agua, una lágrima
salada en la sangre invernal
navegando en la tierra seca
la paja en el arrecife muerta.

Por la espuma de la esquina
el viento lee el periódico
con el párpado del clima atroz.

En tanto la soledad se embriaga
con la espuma de primavera
que mece al fuego tibio
con el hielo en el verano.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  Quizá quise quietud
QUIZÁ QUISE QUIETUD

Por mover ese silencio entre las ramas,
de las nubes cinceladas en el pecho,
en el aliento de las flores secas,
por las virtudes en claras ruinas.

Entre los versos y vasos blancos,
entre los cielos y tierra dura,
entre los pasos y puente blando,
entre los peces y monte rosa.

Quizá son lágrimas de hielo.
Quizá quise acariciar el fuego.
Quizá quise quietud en el océano.

Quizá quizá, el mármol está marchito.
Quizá quise verlo viviendo.
Quizá quise quietud ante la muerte.

*** PORQUE ***

Por el espinoso violáceo danzan tristes
arroyos que al mirar los bosques van
dibujando melodías y esmeraldas, donde
la luna tejió unos perfumes dorados. Y en
ese querer perdí mi muerte postrera viviendo.

Quizá quise quietud,
estando muriendo demasiado.
¡Quizá, quizá, viviendo demasiado!.
Quise querer como se debe a la vida.
Quise quietud como se debe en la muerte.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta