Poemas de nostalgia :  TÚ ERAS MI PIEL
A pesar de los años que, gracias a ti,
Ahora llevan luto, aún puedo entre
Esas sombras vislumbrar, añoranzas;
De cuando tú eras mi piel, y yo, tu deseo.

Sin pensar más que en la felicidad de
Entonces, nos echamos a andar en un
Camino que no era el nuestro. Eso fue
Una casualidad un mal juego del destino.

No medimos riesgos, ni consecuencias
Y nos amamos con locura inusitada,
Cual par de vagabundos encontrando un
Ojo de agua en el desierto, nos bebimos.

Mas todo fue un error, ese cruce de
Palabras debió haber sido solo un cordial
Saludo, nada más. Sin embargo nuestros
Ojos se buscaron y cedimos a la tentación.

Delalma
05/09/2020
Poeta

Poemas :  ODA AL PLACER
ODA AL PLACER
ODA AL PLACER
ODA AL PLACER



De la comida
en la cama
desnuda
moviéndose
el apetito
insaciable al meterse
en la sombra
no sé quién soy
al cerrar los ojos
al verte montada
una cosa te pido:
No te vayas
dame
el fruto de la tarde
del manzano
satisfecho
a cualquier hora
solo
transparente
el fuego ayuda
donde
tú eres puro
manantial encendiéndose
sin quemar la lluvia
en los labios de la miel
satisfecha la mirada vuela
en los
párpados de abeja
algodón humedecido
del deseo satisfecho
cuando en el lecho
se desata
tibio
escandalosa la piel
radiante
estremeciendo al decoro
del vientre lleno
compartiendo
encaramados
al amor desesperado
en la cintura de la hoguera
la carne pide más
al pájaro que al nido
al ruido que al canto
al hambre que al apetito...

¡Oh, placer turquesa!.
Silencio en las piernas
intacta mariposa
eres en la vida
la muerte
sin ti
erizado el regocijo
entreabre
al aliento al polvo
lácteo el momento
reunidos
los latidos al destino
suaves, firmes, huertos
del durazno disfrutando
la manzana preparada
con el tiempo verde
maduro, dócil, reservado
sobre la mesa
del apetito completo
satisfechos los sueños
de gloria sublime de noble
memoria brillante
eres
la joya
que quiero
al decir sí
toda
hasta el fondo
del racimo las semillas
de la piel humedecida
palpitando respirando
inquietas las nubes bajan
al aliento sutilmente
por el agua de la boca
satisfecho
por ti
a tiempo
simultáneos compartiendo
eres
luz de seda
vestidos sin palabras
los deseos al cumplirse
eres
la esperanza que se espera
que se alcanza inolvidable
leal, honesto, íntegro, auténtico
ecuánime, armónico, sincero...
¡Subiendo a los cielos la carne de la tierra!.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  Amoldarse
¡Amoldarse!

Dormido a su lado el cielo sueña,
con el verde profundo del lago,
acariciando enlunado una,
estrella, pétalo de seda,
cual corola suspirando.
¡Perfumada!...

En la melena con fuego nevada,
en el viento encantador,
de la sonrisa en el agua,
en la piel de los trigales.
¡Más allá de las fosfóricas cortinas!.
¡En los meses perlados en la calma!.

Amoldarse es la respuesta...

Cuando los momentos vagabundos menudean,
en las sombras del éter frágil,
y libres lucen su ardor firmes,
y abren cálidas sus nubes,
y montan el estandarte... ¡Ondulando ondulantes!.
En los párpados... ¡Sus alas!.
En el ímpetu dichoso... ¡Natural!.

¡Qué revive la pasión sintiendo libre!.
¡Qué cultiva el embeleso del rubí!.
¡Qué desnuda el viento celeste!.

Por amoldarse depurado...

Con los pétalos sembrados en la espuma,
deshojando los espejos incoloros,
anudando el instante en un espasmo,
en el fuego de la fuente desbordante,
por el eco amarfilado de la brisa,
en la corriente fervorosa de las horas,
estremeciendo al cálido torrente.
¡Qué desviste los olvidos anhelados!.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  Sibarita Sibilino
Sibarita sibilino

Me devuelve el aire, como si alguien nos llamara
con una voz querida, añeja, cálida, familiar…
En una mansión callada, bajo la última piel,
del verano en parejas de suavísimos danzantes.


¡Sibaritas salamandras satinadas!

Nieves, estampas nítidas del tiempo suave,
cautivador aliento, atrayente palpitar, lúcido.
En alegre calma, sin represión ni olvido,
sin los dedos artesanos del abismo, en hierro dulce.


¡Sibilinos secretos sentimientos!

Desde el epílogo de pesar entre la miel y hiel.
Desde el prefacio en que muero con laureles.
Como la última protesta del primer polvo.
Como la primera gota de la última lluvia.


¡Satinada salamandra sibarita!

¡Ay , dulce tiempo!.
Silencioso, leve, sabor a eternidad,
al venir un mal, tan presto infernal,
celoso de la espuma, de leña y ceniza.

¡Sentimiento secreto sibilino!

Pues toda plenitud es la promesa,
del escabroso verde antes del rosado,
donde el platear del otoño es grisáceo,
tan flexible como peligroso es el tigre.


¡Satisfacción sanguinaria seducción!

¡Oh, sibilino sibarita!
en la libertad de la selva del cristal,
como espléndida es la muerte, y su visita
del ángel en el rostro de las nubes y los huesos.
Poeta

Poemas de introspectíon :  Psicoanálisis
No he podido cosechar lo que sembré
Tal vez no sembré, nada para cosechar
Olvidos que quedaron en el camino
Recuerdos que vuelven a la memoria
Sentidos ruidos, de silencios sordos
Miradas turbias en cielos limpios.

Latidos en la piel, moribundas
Espinas clavadas en el corazón
Caminos que recorrí sin caminar
Imágenes que soñé sin estar
Vagabundo, en un mundo cruel
Que huele a sangre, que huele a hiel.


Por Conrado Augusto Sehmsdorf (Kurt)
[img width=300]https://sigmund-freud.wikispaces.com/file/view/freudiw1.jpg/178774485/freudiw1.jpg[/img]
Poeta

Poemas :  Declinando... (Neovanguardista).
DECLINANDO...
(Neovanguardista).

Declinando...

Esperan las gotas un desierto perdido,
tejiendo sonrisas al viento,
acariciando recuerdos a la ceniza,
y los abúlicos regresan a sus cloacas,
en este lustro que se iguala,
a la decadencia de los escombros,
y los esbirros laman sus escamas,
a la obscuridad que se desnuda fastuosa.
Compadécete ya, inframundo,
y sumérgete, ácido, en el hielo podrido.
El cielo desgrana las pestañas de cada hueco,
y anuda el vuelo de fuego en la nieve,
destrozando al vacío con saliva.
__ Quedamos con el futuro inicuo,
cultivando al taimado subsuelo.
__ Quedamos en el aire,
amedrentando jirones del alma.
__ Quedamos en la tumba,
de la esperanza yerta hecha olvido.
__ Quedamos en la piel del ayer,
sin los huesos del agua,
con el espíritu vacuo umbrío,
para esculpir al oprobio,
o al pletórico desconsuelo,
para que promulgue nuevas avalanchas,
y ostentoso desgaje al ultraje,
que después envidiarán las palomas.
Inclinándose de nuevo ante otro caso,
deformando realidades enroscadas en monedas,
desplazando al espacio entre las cejas,
puertas cerradas, lenguajes escarpados,
y las sonrisas, sin el cotejo del espejo.
Por estos desiertos atrapados en una gota,
están declinando ampulosos y pedantes,
al polemizar las madrigueras,
con sus vulgares atildados,
abejarucos por cariar, roer y escoriar,
la desgracia programada en el tuétano del embuste.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  Sincrotón... (Experimental filosófico)
SINCROTÓN
(Experimental filosófico)

Algo en la sangre,
sin cariño, arde,
en las flamas pretendidas,
por el apetito de las aguas buscadas,
que se alejan en una separación infinita
con la distancia que había entre los lirios,
los hidratos y la luz polarizada,
donde se orilla al sueño con pestañas de música.
¡Qué agreste furia,
qué hórrido sonido,
en tan pequeño espacio!.

Se va el árbol cayendo entre ciegas golondrinas,
que limitan la piel de las nubes y sus criaturas.
Por haber vertido en oscuros ríos la sangre de campanas,
navegantes, que cogen los sabores y los hacen,
un insistente instante en la flora submarina,
donde recuerdan el beso los corales,
y ya no darán, su hiel de verde espada.
Por ese mismo tiempo,
que abría las mañanas.
Al convocar su ulular, entre viejos relojes.
¡Intuyo su presencia!.

El silencio, F de su voz.
Quiero exam- A -inarlos todos,
por mínimos que- C - sean atomizados,
entre protones aleg- T -res y tristes gluones.
Aún en- A -los sitios
donde estuvo el NON tiempo hecho piel.
Ya vive en el paisaje, V gozándose de sí mismo,
al pasmo E un instante,
soñar R . ¡Vivir!.
Puro prólogo- B - Entre las ruinas
de un efímero- A -beso consumido.

¡Entre negación y afirmación en la distancia!.
Porque así era entonces,
el ojo limpio de la mañana.
Hoy ni los espejos saben como mira,
cuando la edad de lino, daba las rodillas,
en la sonrisa,
más allá de los recuerdos,
cuando los ojos están clavados en lo alto,
y pasan nubes por el techo,
pesadas como los camiones,
que corren por el asfalto húmedo.

Hasta el pesado núcleo, mar sin estrellas,
como espejo parabólico,
en la noche cerrada y oscura luna,
sin aplausos ni virtud,
sin lauros ni juventud, entre los siglos nuevos,
es la voz que aún suena.
Pero no. Inútilmente llamo.
¡Hay tanto isomerismo romántico!
Aquella voz
que ves
¡Que llama, es… ésta!


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas de amor :  Te Necesito
Solo quiero decirte que extraño tu sonrisa y tu calor
Tantos años han pasado pero el amor no se ha muerto
Solo se durmió en el tiempo, solo quedó en el viento
Colgado de alguna rama volando por ahí buscándote.

Las esperanzas dicen, no se pierden solo se esconden
Por eso tengo en mí tu perfume, tu aroma fundido con mi piel.
Quedo todo muy lejos, pero tan cerca, puedo acariciar tu pelo
Y sentir tus manos tomando las mías, sentir tu aliento de fuego.

Jamás podre olvidarte, porque nunca pude arrancarte de mí
Yo sé que no sientes lo mismo, pero me conformo por haberte
Tenido solo un momento, tan solo un mágico momento, aquel
Que comenzara con un pedazo de papel, donde me decías, te necesito.

Por Conrado Augusto Sehmsdorf (KURT)



[img width=300]https://i.pinimg.com/originals/19/c3/e9/19c3e9ee9d92821e52ef67c93b1c14ce.jpg[/img]
Poeta

Poemas :  Anegadizo Papirotazo
Anegadizo Papirotazo

¡Cuánto me duelen doliendo
a las ventanas su rotura
su claridad opacando
al cristalino desmedro
con el esmero natural
de tanto nuevo otoño
tan viejo en su juventud!.

Con la punta amarilla___Secando al verdor
Allá le fuera a encontrar___La misma nieve
Al cabo de enfriarse_______El viejo año
Por los meses espinas______Nuevo algodón
Todos toman la mano_____Otros no tienen.

¿Qué más mentiras deseamos?
¿Qué incertidumbres nos alumbran?
¿Qué consuelo al dolor mata?
¿Qué planta al pié un vergel?

Abriendo a la puerta sin brazos
en las brasas apagando al hielo
y en la hiel la miel sin piel
¡Sólo el arado seco humedece!
En la ira nebulosa al rosal espina
al clavel la mariposa insiste
tan dura en amargo adiós.

Un alma en flor la tumba deja
cruzando al mundo impaciente
tanto en solo un instante eterno…

¡Cuánta noche cabe en una vela!
¡Cuánto milagro sin fin es primero!
¡Cuánta belleza sin serlo siempre!
¡Cuánto infunde al polvo el aliento!

La gentileza fresca escasea
al mundo de buena espera
la paciencia agota… Gota a gota.
Si bien se usa… Claro que no.
No nace la firmeza sin oficio
porque no hay hierbas en la luna
Venus no muere en un amor solo.

¡Si lo sabrá láctea la vía cuando hay!.
¡Ay, ay, en la juventud quema!
Hay, hay menos con el tiempo.
En el mundo de los hombres abatidos.
¡Sin remedio tan duros!
Tan abundante
la inconsciencia…
¡Es ahora más y más con menos!.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  Mármol dúctil
Mármol Dúctil

Bebí del nublado, del recuerdo, del olvidado.
Esos años como segundos primos.
Al deber ameno con gente grave,
entre pilares más estériles que nunca,
años turbios como cataratas lentos,
como pesadísimos dados masticados,
con el hábito sueño encrespado.

He muerto demasiado al sol silencio,
que por fuerza se adelgaza,
perdiéndose ciego por la luz sonora.

No será, pues, partida tablas,
en tablero no jugado,
ni jugo sin fruto el yugo,
de la noche menos noche al estrellarse,
que nada quiero morir borrándome,
y al nacer pedir permiso,
sin acostumbrarme.

Al mar frío dejarían los hielos,
al fuego hirviendo sin hacer,
nada que parezca yerto,
tal vez el viento destruya,
y construya, de amargura, dulzura,
con sal atrás de la entrada.

Aunque ligeras, las espadas de la lluvia,
atormentan los algodones desiertos,
con el destino serpenteando recóndito.

Y el ojo mirándose fuerte,
y la piel frotándose suave,
y el pelo riéndose leve,
y la mano dándose alegre.

Arranca encarnizada los flancos,
donde torvos lagos hieren.

Y se van las palabras sin voz,
y se quedan los gritos anclados,
y se van los barcos sin mares,
y se quedan los huecos inflados.

Veo una música de color perfumado,
donde jamás vivieron panes sin penas,
ni pana el piso conoce,
con la muerte a cada paso,
del polvo huésped alimentado,
hasta que viento y nada,
nutran la plácida memoria.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
Poeta