Poemas de despedida

Selección de poemas, frases y mensajes más populares del tema poemas de despedida


Hoy No...

Hoy no, no quiero escribir.
No quiero forjar en letras,
Las palabras e imágenes,
Grabadas en mi alma.

Hoy no, no quiero escribir.
No quiero mojar la pluma,
Con la tinta de tu adiós.
No quiero ultrajar tu recuerdo,
Con lagrimas de dolor.

Solo quiero derramar el tintero,
En la suave brisa de tu pelo,
Para sepas cuanto te quiero.

Solo quiero derramar el tintero,
En la suave noche melodiosa
De tu sueño… ¡Oh! Preciosa.

Ruidos De Vivir (poema urbano 3)

Si la vida se detuviera un poco y acallara
el bullicio de la gente empeñada en subsistir
en estado de indolencia.
Si se congelaran todos los motores
y el silencio me dejara sólo con tu recuerdo,
asumiría por fin que me dejaste
con nuestros ruidos de vivir como consuelo
y no me preocuparía tanto.
Ruidos que ni ‘registraste’, lo sé.

Es que no tengo otra cosa…
No guarezco tu recuerdo original, sino este
de emergencia, que a veces se pierde
porque también me pierdo
entre el clamor de la premura ajena.

Si me quedara sordo al menos, para cavilar
más profundamente sobre el destino artero
que armó y desarmó tu amor por mí.
Pero este ruido que te esconde y te muestra
no me deja recapacitar.

Necesito inventarnos mundos afines
porque de eso nos vanagloriábamos.
Imaginarte como yo, indecisa entre las góndolas
del mercado procurando abastecer la soledad
que preferiste a tenernos, y a la vez preguntarme
cuándo me libraré de la maya de tu recuerdo
y volveré a vivir feliz de nada.

Sin embargo,
si te viese volver por esa esquina,
no por desquite ni rencorsino más bien,
celoso de mi corazón (relicario que te guarda)
y convencido que voy rumbo a ser de nuevo yo,
no podría resistirme al placentero desgarro
de decirte adiós para siempre y morirme de viejo
rehaciendo tu ser.

No sé, impidiendo de algún modo
qué tu gran sentimiento dedicado,
por más que ya no lo es, termine en la nebulosa
de mi incertidumbre rescatándolo mío
de entre el diario fragor de mis ruidos de vivir.

ESTRELLA

Cuando se apaga una estrella
algo se nos muere dentro
y donde ella habitaba,
queda el vacío, el silencio.

Mi Estrella se está apagando,
apenas le queda aliento.
Y yo la miro llorando
y le digo lo que siento,
que sin su luz,no soy nada.
Si ella muere yo estoy muerto.

¿Si está lleno el firmamento
de tantas luces vacías,
porqué apagaron la mía
sin escuchar mis lamentos,
con la falta que me hacía?

Quédate conmigo Estrella,
aunque apagada, te quiero.
Tú despertaste mi vida,
déjame velar tu sueño.

En el último suspiro,
dijo amor no puede ser,
seré una estrella fugaz
que por tu vida pasé.

Amar estrellas fugaces
que pasan por nuestras vidas,
mientras duran ¡que alegría!
Cuando mueren que tristeza,
nos queda de su agonía.

Mel

Sin titulo

Prepárate me dijo el sol cuando vio tu barca cercana.
Galán de corazón enamorado está llegando a tu playa.
Buscador de tesoros, en tu alma encontrara la riqueza.
Viste tu casa con entrega plena y abre ahora tus puertas.

Milenaria la espera, preparada para el advenimiento.
Mar y cielo artífices del encuentro en naturaleza perfecta.
Silueta ataviada para sorprenderte en tiernos amores.
Esperanza de permanencia forjada en ilusiones de certeza.

Escribimos nuestra historia en pergaminos de pasiones.
Paraíso glorioso revelaba armonía y exquisita sinergia.
Profecías de felicidad se manifestaron con tu presencia.
De piedra las bases asentadas en las emociones del alma.

Despierta me dijo la luna, la barca levó sus anclas.
Mar y cielo cómplices de una partida sin justa razón.
Silueta despojada de tesoros de amor irreemplazables.
Esperanza de permanencia muerta en un furtivo adiós.

algo se desprendio de mi

Algo se desprendió de mí,
En una palabra no se decir que fue,
Con solo una frase, explicarlo no se
Pero dentro de mí ser,
Algo se desprendió.
Fue quizá este tonto corazón
Que se entrega sin pensar,
Que solo al escucharte palpitaba,
Y que la presión elevaba
Cuando cerca de mi estas.
Fue acaso mi alma
Que consuelo nunca hallaba,
Que por el mundo vagaba sola
Sin esperanza alguna
Y en tus brazos y tus labios encontramos esa paz
Fue posiblemente la ilusión,
La que de un solo tirón
De mi ser se desgarro, con tan solo
Tres palabras :
HOY DEBEMOS TERMINAR.
Algo se desprendió de mí ,
Y vacio queda mi cuerpo
Sin un corazón, pues no lo siento,
Sin alma y sin ilusión
Que como esclavos tras su amo
Tras de ti se van.
Vacio queda mi cuerpo
Me quedo sin ilusiones,
Sin esperanzas y sin consuelo.
Algo se desprendió de mí,

Solo y triste aquí me quedo.



el triste garfield diciembre 2011

Imperdonable (poema urbano 4)

Está bien, no tengo más qué hablar.
Tu actitud no me deja más qué decir.
Hartaste mis perdones y mi fe.

Se terminó, ya no puedo seguir.
Me alivia reconocer, por fin,
que me tenías torturada la confianza.

Me embaucó mi propio anhelo
de verte cambiar, respetarme.
No mentirme más, porque me amabas.

Ahora, débil, con mucho cuidado,
daré oportunidad de nuevo
a mi espíritu emergente de todos mis tú.

Sólo me queda esta lástima infinita;
inmensa pena de perder lo perdido,
de no poder perdonar lo imperdonable.

Es que estaba perdiendo yo, y me dije:
Perdeme vos, que no te importa,
y además, lo que te importa me supera.

Tuvimos una historia, sí, ya sé.
Tranquila, queda en buenas manos.
Soy quien más la defendió.

Historia linda y ultrajada;
pobre inocente, que de una vez por todas,
tenía que hacer que la respetes.

Sólo me queda esta manía elástica y dulce
de no asumir del todo ahora, y no sé cuándo,
que el amor y sus risas, se van juntos.

Misiva Ajena (poema urbano 2)

Ella fue como una misiva
que una ráfaga de soledad pegó
contra mi pecho y allí quedó por largo tiempo.
Una triste esquela maltratada por la vida
que hablaba de incesto, de vicio, de prostitución,
de un hijo muerto; pero también hablaba de amor.

Misiva errante dirigida a un nómada quizá, que mientras tanto llenó mi corazón y hoy despedí y voló
empeñada en hallar su real destino y a “sí misma”.
Misiva que no debí retener más de una noche
ni procurar interpretar ni amar jamás.
Misiva que no era para mí.

Pero quién me desesperanzaba la esperanza.

A paso lento

A paso lento
Cuando quise abrir los ojos ya era tarde…
Demasiado tarde, y no logré seguirle el rastro
al adiós anticipado que en la distancia se pierde.

Tuve una oportunidad teniéndote dentro
del ámbito trastocado de alteraciones,
pero no pude evitar tensar las agitaciones.

Y no es hasta que escucho la voz del silencio
auscultándome los sentidos uno por uno,
averiguando porque a tu querer renuncio.

Te dejé ir, así fue el descuido de importuno
que me tiene arrastrando esta bohemia;
los golpes que da la vida son la mejor academia.

Siento pasar veloz el viento llevándose la época
sin tratar de detenerse en donde estoy parado,
-quizás la visibilidad era muy poca-.

Parece ser que todavía sigo desalentado,
está el barbarismo en mi recuerdo vagando;
al paso lento del tiempo continúo esperando.

Julio Medina
10 de abril del 2014

Caminando bajo la lluvia de los recuerdos

Quisiera correr y no caminar, el tiempo pasa lento e inseguro
Ni siquiera sabes el color que se matizo en mis ojos
No sabes que me transforme entre agua y aire,
Perdida en el camino más largo y más corto a la vez

Buscando salir y no volver, queriendo llorar
Y no poderlo lograr... sensibilidad se torna azul claro
Como el claro del cielo al despertar
No pretendas que olvide los daños ¡No comprendes que es difícil de lograr!

Sigo en busca de esa silueta que encajaba en mis labios
Si perdida en el crudo anochecer
Dormir soñar y no estar a la vez
Bajo la lluvia fresca de cada amanecer

Guíame hacia el final de esta interminable historia
Hacia la noche oscura en que se termino
Llévame contigo y déjame en la estación de tu camino
Llévame hacia el cielo claro al que pertenecí

Deja que mis manos tomen las tuyas
Cierra tus ojos y no me veras
Busca qué sentido tiene estar a estas alturas
Cuando ya todo está por acabar

Hundida en el tiempo, trastornando el recuerdo
Mirando sin querer mirar, durmiendo sin poder soñar
Llévame, tómame y déjame en la estación recuerdos
Para llegar al final de lo que me hizo alguna vez soñar...

ADIÓS PARA SIEMPRE

ADIÓS PARA SIEMPRE
Hoy invadida de alegría te digo adiós!
con la esperanza renovada y la mirada atenta,
me despido de las noches en vela
y de las lágrimas derramadas por el temor.

El temor de una desoladora vida
sin la oportunidad de un verdadero amor,
pensando en entregar mis sonrisas al olvido,
con un corazón carcomido de dolor.

Te digo adiós porque he ganado la batalla,
ya no puedes hacerme más daño,
tu velo se ha apartado de mi mente
ya lo veo todo tan claro......

No más de los egoístas pensamientos por ti implantados,
no más ese deseo de lastimarme por lo que provocas,
basta de auto compadecerme por no mejorar las cosas,
basta de deambular en tu compañía pero en realidad sola.

Estoy libre al fin de la tristeza que me infundes,
ahora estoy totalmente en calma y alegre
y suceda lo que suceda en un futuro,
tengo la fuerza para volver a vencerte!

Es nuestra despedida!
de verdad te digo que por ti he aprendido mucho
ahora puedo mirar al mundo con valentía
porque mi vida vale más que tus embrollos.

Por eso adiós mi querida amiga enemiga,
egoísta sentimiento que hace con todo su voluntad,
el sol ha salido por el horizonte de mis sueños,
y por eso muchas gracias..... y adiós!
adiós mi querida SOLEDAD!

"auris"

Sueños de mariposa
Publicado: 7 de Febrero de 2010 a las 00:47

de "PARA TI MI COLIBRÍ"

DESCANSA EN PAZ...

Amigo:
Dios te ha llamado a gozar de su presencia,
ahora colocará una estrella más en el infinito,
pero aquí difícil será, compensar tu ausencia.

Terminó el último capítulo, del libro de tu vida,
plasmaste tu adiós en un suspiro,
una estela de tristeza, deja tu partida.

Repentinamente se detuvo tu corazón,
deteniendo también tu vida,
truncando tus sueños y alegrías,
y esparciendo entre los tuyos desconsuelo y desolación.

Descansa en paz amigo...
tarde o temprano, estaremos contigo,
solamente, te nos has adelantado
un poco en el camino!

Claudia Alhelí Castillo
01-08-12

Q.E.P.D.
GJLG
30-07-12

Con Quien Morir (poema urbano 1)

“¿Por qué cambiaste?
Yo te amaba”, me dijiste sollozando
y te fuiste a encontrarte con vos misma y 'conmigo'
en un pasado que ni sobria te deja hoy
ponerle “garra” a la pura realidad.

Y es verdad, yo cambié: dejé botella y divague.
Dejé de ser demonio, y a vos nunca te cupo
más ángel que el caído.
Decidí vivir con los pies en la tierra y además
plantarme en ella.
Ver la vida de nuevo ordinaria como es;
respirarla, aun remordido y de mala gana,
como adicto culposo de fallarle a su código mortal.

Me bajé casi a cero la utopía
que me metió tanta basura triunfal en la cabeza
y en la sangre,
y que por años me hizo vivir en la nada
creyéndome lo más.
Deserté para salvarme y salvarte, y vos
buscando quien se mienta y te mienta como antes yo;
pobrecita vos, buscando por ahí con quién morir.

No tengo más.
Mejor dicho, tengo: tengo el lado de amar
hecho pedazos y tibias ganas de recomponerlo.
Pero vos, en algún momento de lucidez, por favor,
acordate del chabón que viene bien si te ves mal;
le dicen Dios.

..................

Chabón: Persona, tipo.

RWCUERDO RANTE

RECUERDO RANTE

Dicen que haz muerto, que te tomaste el piro,

yo no te conocí, pero se me hace,

leyendo lo que que escriben tus amigos,

que andás garufeando por el cosmos,

haciéndole el balurdo a un tirifilo

que palmó de un infarto en un estrilo.

Ahora que podés, batile al viejo,

el último poema que escribiste

y pedile que te haga un bulincito

para cuando te visiten los amigos.

Vos no haz muerto.

Que la muerte es el olvido,

y lo que se recuerda, sigue vivo.

neco perata

LUNFARDO
Rante = arrabalero
Tomarse el piro = irse / morirse
Garufeando = de fiesta
Balurdo = cuento
tirifilo = tonto
Estrilo = enojo
Batile = decile
Bulincito = departamento chico

La del estribo

Lógico parecían las circunstancias
que aseguraba un comportamiento dual;
más, cuando las decisiones resistidas argumentaron imprudencias
quedó demostrado que para la teoría advertida
no se estimaron las diferencias aludidas...

Si en el planteamiento existía un aviso previo
si en el resumen existían advertencias -motivos sin función,
entonces, sólo quiero preguntarte -soledad-,
¿por qué decidiste darle oportunidad al sentimiento?

Todo termina con una lágrima compartida
una derrota -nuestra derrota- ¿jugaste corazón...?

Como siempre hace presencia el silencio
aquel silencio que calcina -presume...,
y tu mirada, una mirada que describe un reclamo -hiriente.

Sabes que hubiera preferido estar contigo,
ser el soporte que tú eres para mí,
ser tu fuerza para continuar...
Pero, existe una necesidad de alejarnos -lo sé-

Nada, sólo brindemos por lo que nos queda
una pendiente negativa de una sostenida angustia;
algo presuntamente cierto -inusual,
algo que nos unirá para siempre -un adiós...

Autor: Lilia Quituisaca Samaniego

Mi Agonia

Mi Agonia
En la soledad de mis pensamientos,
Penetra en la profunda cueva de mis oídos.
El susurro constante del viento,
Cual colibrí aleteando en su territorio.

El susurro se transforma en mi mente.
En voces sonoras sin aliento.
¡Oh!, tu viento del norte
Que tienes de decir.

Paró el susurro pensativo
Para luego exclamar
Tú que vienes del olvido
Dónde vas.

Voy entre las piedras agonizantes
Del camino, con rumbo a mi destino
Destino que todos tenemos.
Por más que no queramos.

Ve, me insistió varias veces
No puedo, no he terminado.
Ve.
Debo de continuar mi camino
Con rumbo a mi destino.

Si, dijo el sonoro susurro.
Otros vendrán,
A completar lo tu no hiciste.

Sólo hoy

En malos tiempos; hay más allá de ese cielo negro;
En malos tiempos; hay más allá de ese mar.
Hay más que una pena; hay más allá del dolor.
Sólo hoy las cosas están mal, pero es sólo hoy,
Porque hay más allá de un solitario sentimiento,
Porque en ésta vida hay más allá de un amor.

Solo será hoy mi palabra contra tu resistencia,
Solo será hoy mi resistencia contra tu mirar,
Solo será hoy mi incansable lucha por ti mi amada,
Solo hoy no podré soportar que no seas mía jamás.

Solo hoy será el día en que de mi alma vivirás
Solo hoy será el día que me mires con piedad,
Solo hoy será ese día en que escuches mi dolor,
Solo hoy, porque mañana; mañana ya no estarás.

Por que mañana te hallarás, lejos; exiliada de mí ser.
Porque mañana te hallarás desterrada de mis besos
Y desahuciada eternamente de cada espacio de mi piel.
¡Claro que te amo! pero no sufriré más por tu desdén.

Héctor Humberto García Herrera
[/size]

Tu Sombra

No hay año que no te recuerde.
No hay mes, semana, día
que no te recuerde y eso gracias a vos
que no sos nadie ahora en mi vida.

Digo gracias a vos porque te fuiste
a "encontrar con vos misma" embozada
en tu velo de alcohol y locura
en un invierno en que el frío quemaba
y me hizo alzarte el cuello del abrigo
y ajustarte los guantes de lana
como última atención y caricia.

Te vi en la ventana del ómnibus
mirándome con desconsuelo
y supe que te estaba condenando
pero no podía más con vos; la vieja garra
de tu vicio recrudeció y te agarró
y no pude soltarte porque vos no podías
ni querías ayudarme.

Igualmente caminé un tiempo a tu lado
alternando psicólogos, médicos, magos, fe
para curarte mientras me pedías perdón
y te reías a mis espaldas, cómplice
del diablo en tu botella.

Por eso, gracias a vos
no sos nadie ahora en mi vida.
Aunque no haya año, mes, semana, día
que no te recuerde con lo mejor tuyo
surgiendo de tu cáscara viciada
y demencial. Vos, que tanto me diste.

Entonces pienso: cómo te dejé ir.
Cómo no te retuve a pesar de todo.
Pobrecita, qué será de vos hoy en la vida.
Se me clava también este remordimiento
de pensar que para 'bien', cuánto mal
hace a veces la coherencia.

No, no debí dejarte ir.
Debí haberte ayudado y ayudarme
a ya no sufrir de la única forma posible:
debí habernos matado por amor
y un poco de paz. En fin, la coherencia.

Safe Creative: 1412222819626

Pa'l Que Se Fue

Aquellos,
los que nos vamos sentimiento en contra
de la omnipotencia que nos limita el pan
y a favor de los sueños que prometen oro
o por lo menos oportunidad;
aquellos:
los soñadores de ciudad, campo o pueblo,
los extranjeros a dos puntas,
los de una ida y pocas vueltas,
los apátridas sociales,
los añorados rompe entrañas (pobres madres)
los “vendidos”
los que nunca deberíamos volver a la avaricia nacional,
sin haber “hecho plata”,
sin tener “algo”
y sin amor.
Porque los amores juveniles ya no están;
y si están son ajenos.
Menos mal que nuestros amores,
se dormirán a veces,
pienso,
en común reminiscencia
de aquellos tiempos de besos semirobados,
manotones a lo tabú tras calzón
y mejillas como brasas.
Y sus dueños,
conocidos,
ex amigos,
algunos,
lo saben.
Pero el ser usurpadores del sentimiento ajeno,
cornudos de conciencia,
carroñeros del amor,
poco afecta a sus intereses egoístas y rastreros.

Los amigos;
algunos están,
pero a medias.
O a pedazos:
Desmemoriados,
acomplejados,
casados con la de siempre o cualquiera.
Y los que no, están muertos como los casados.
Y sus hijos son, tan, tan jóvenes que humillan;
hieren a pura presencia
a quienes ayer fuimos ‘ellos’.

Los cuervos de siempre,
los ‘dueños’ de ciudad,
campo o pueblo,
como coronación pérfida a su “hijodeputismo”,
encima terminaron de triunfar.
Los cuervos más viejos,
algunos,
se arruinaron o quedaron en el tiempo.
Pero igual, trasmutados en sapos escuerzos,
hinchando sus papadas,
nos miran sin envidia,
plácidos,
sobrándonos.
Es su desquite por nuestra hazaña extranjera,
aventurera,
liberal.
Todos hemos madurado
pero ellos tienen “la plata”.
La que siempre superó nuestro traje en cuotas,
como su auto a nuestra bicicleta.
Aunque nunca a nuestra arrogancia por ilusa
ni a aquella nuestra sana,
gallarda,
invaluable
inocencia adolescente,
contra la cual, “pelo a pelo, perdían como en la guerra”.

Hermano,
cuando vuelvas de visita a tu pueblo,
si es que vuelves,
procura que esté dormido.
Aun así, sentirás cómo sus luces te palpan recelosas.
Transítalo en silencio; no lo despiertes
porque si no te reconoce, puede morderte.
O peor:
puede bostezar y dormirse de nuevo,
anfitrión indiferente,
desilusionado
del insecto reconocido.

Y tú,
inseguro astronauta,
forastero en tu propio mundo,
como Heston en “El planeta de los simios”,
oculto a la vista, de androides ahora, hostiles y sabios,
tú,
si no tienes el orgullo en los talones y pisándolo,
te quedas
solitario y resignado a la desubicación eterna,
volverás a partir:
con el corazón carente de pasado,
mediocre de presente y corto de futuro,
pero fiel;
¡puteando lo iluso de haber vuelto!
Amando para siempre lo que te perdiste de ti
en tu pueblo.

Te dejaré una rosa

Te dejaré una rosa
Te dejaré una flor
la cual será una rosa,
y así recuerdes las cosas
que dieron paso al amor.

Caminaré a la salida
y no voltearé a mirarte,
no mas quiero recordarte
que aquí se acaba mi vida.

Solo fue una fantasía
nacida en la imaginación,
me llené de tanta ilusión
hasta el punto de que lo creía.

Muy triste me encuentro ahora
con este sueño desinflando,
mientras sigo caminando
para no ver como tu alma llora.

Julio Medina
15 de abril del 2014

Debiste llevarte mis sentidos

Resiste mi corazón tu partida,
sin ganas de perderte.
Afirmando que estarás con él para siempre,
maquinó estrategia perfecta
para retenerte.
Buscó recursos y los encontró,
pensaste que no dejabas nada,
pero debajo de las sabanas quedó
una réplica fiel de tu alma.
Mis sentidos la han adoptado.
cada uno reparando sueños,
te sigue disfrutando.
Te veo a mi lado, ojitos enamorados.
Escucho tu voz de viril estruendo
que estremece mis instintos femeninos.
Siento el olor de tu piel,
suavidad de nivea en la que me deleito
con cada abrazo apasionado.
Recorre mi lengua el borde de mis labios,
siento el gusto de los tuyos,
dispuestos siempre a dar besos desenfrenados.
Se complace mi cuerpo con el roce tus manos,
descubriéndolo todo,
declarándose propietarias de todo a su paso.
Cuando te marchaste,
debiste llevar mis sentidos en tu equipaje.