Poemas :  Ando buscando
Ando buscando

Ando buscando una nueva mujer, un querer y una nueva ilusión
Una pasión, un sueño y una pesadilla llena de terror y emoción
Ando buscando un nuevo sol esplendoroso, que queme y arda en inviernos y en cualquier estación
Una nueva luna llena de rayos luminosos, que iluminen su balcón
Ando buscando un nuevo amor y una nueva relación
Una apasionada mujer bella, que alegre el día y la noche y la conversación
Ando buscando un nuevo latido, que agite presuroso el latir del corazón
Qué vibre a rabiar y haga temblar el aposento, la cama y la habitación
Ando buscando una nueva melodía, un bello poema y una nueva canción
Y un verso del poeta que aleje esta preocupación
Ando buscando otros aires, otras guerras y batallas y otra revolución
Qué acaben los egos, la envidia y los morteros de la desesperación
Ando buscando aquel desdichado, que me robó la mujer amada, maldito rufián y cabrón
Sin piedad, sin permiso, ni sonrojo, sin lágrimas, ni perdón
Ando buscando una nueva escalera, que me suba hasta el cielo con un sólo escalón
Qué me ayude a meditar y a llenarme de tolerancia y reflexión
Ando buscando aquél que me apuñaló por la espalda a mansalva y a traición
Sin escuchar clamores, ni súplicas, ni mi lánguida versión
Ando buscando de Dios su admirable y esperada bendición
Qué me aleje de las angustias y temores, de las enfermedades y me acerque a la salvación
Ando buscando un nuevo aire, un nuevo ventarrón para una nueva respiración
Un nuevo tema, otras anécdotas y otra preocupación
Ando buscando una nueva llamarada, otras cenizas, otras brasas ardientes, que aticen otro carbón
Ando buscando otro tren, sin paradas, sin asientos, ni butacas y que sólo nos lleve a los dos en su vagón
Ando buscando un nuevo jardín florecido, otras rosas, otras orquídeas y tulipanes, sin espinas, para una nueva ocasión
Otras fragancias, otros humores, otros olores, que esparzan mis perfúmenos sin vacilación
Ando buscando otra bebida, otras cervezas, otros aguardientes y otro delicioso ron
Otra mujer bella y piadosa, otras lujurias y otra escalofriante atracción
Ando buscando otra musa para mi poesía y otra alegre composición
Qué sean largos y sus versos tengan cabida en su adorable corazón
Ando buscando una preciosa mujer, que tenga carisma, sabor y mucha sazón
Qué tenga dinero, riquezas y me aloje en su majestuosa mansión
Qué no tenga vestidos, ni enaguas, ni prendas, ni sostén, ni camisón
Qué no tenga rabietas, ni cantaletas y mucho menos sermón
Qué no lleve, ni arrastre, ni tenga su corazón lleno de procesión
Ando buscando otra fruta, que no sea dulce, ni agria como un limón
Qué sea una manzana, una cereza, una sandía o un delicioso melón
Ando buscando otra barca, otro puerto y una nueva embarcación
Qué yo sea el único barquero y su único y complaciente volante y timón
Ando buscando un nuevo amanecer y otro horizonte en el atardecer sin lugar a equivocación
Qué mi imaginación vuele libre en los acordes de una nueva adoración
Ando buscando otra película, otra acción, que se proyecte en otra pantalla y en otro telón
Otras aguas nítidas y transparentes para beber en mi jarrón
Ando buscando una tumba y un sarcófago sin llantos, ni lagrimas ni flores sin excavación
Qué mi cuerpo se pudra en tierra labrantía y de paso a una nueva vegetación

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga oct 21-2021
Poeta

Poemas :  Adiós mujer
Adiós mujer

Adiós mujer, me voy para nunca más volver
Me voy buscando un nuevo día y un nuevo amanecer
Perdí todo lo que tenía y ya nada tengo que perder
Mi camino es polvoriento y sin fuerzas cama caminar, ni correr
El amor que me diste mujer fue difícil de amar y comprender
Cambiaste como la noche se oscurece al anochecer
Como el día aclara con nubarrones lóbrego y frío al amanecer
Adiós mujer, estar a tu lado fue difícil y en la morada permanecer
Me hiciste la vida imposible, como porcelana que se cae al romper
Como pabilo que apaga su ardiente llama, sin vela para encender
Ya nada me detenía a tu lado, ni tenías nada nuevo que ofrecer
Me envolviste en tus pócimas y fragancias y me lograste convencer
Nada me diste, ni nada me ofreciste, ni de mi corazón agradecer

Adiós mujer, me voy buscando otro nido de amor verdadero
Voy buscando otro querer para mi sable, mi vaina y escudero
Recorriendo horizontes, donde se escuche el canto del gallo en otro gallinero
Rompiendo las cadenas que me ataban de tus barrotes prisionero
Adiós mujer, voy serpenteando otros precipicios y otros peligrosos senderos
Voy buscando otra barca, que surquen mis aguas y sea mi timonel y barquero
Otro bar que calme mis ansias y mis desvelos de aventurero
Adiós mujer, de emociones de arrebato y de amores callejeros
Voy buscando otra fiera y otro ruedo, donde el rey sea el torero
Me voy buscando otra pasión, de emociones placenteros
Voy buscando otras aguas que hiervan a rabiar en mi caldero
Buscaré una chapa que se amolde a la llave de mi cerrajero
Donde no se escuchen quejidos, ni lamentos, ni gritos lastimeros
Donde la masa sea suave y placentera en las manos del panadero
Adiós mujer, adiós arrebatos, sin frenesí, sin lujurias, sin luces, ni luceros
Voy por un camino incierto, que me lleva raudo al fatídico desfiladero
No habrá rama que me detenga, ni sarcófago, ni entierro, ni sepulturero
Ya no escurren lágrimas en mis cuencas a pesar de la lluvia de huracanes y aguaceros
Si mi vida entre tu vida se me ha ido, como todo un tonto, necio y majadero
Adiós mujer, será que soy exigente y a veces de mis soberbias exagero
Voy en una flota sin sillas, sin butacas y yo soy su único lánguido pasajero.

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla- Bucaramanga sep 26-2021
Poeta

Poemas :  ¿Y qué es la verdad?
¿Y qué es la verdad?
La verdad es una propiedad del cerebro y del poder del entendimiento
De las cosas y del ser humano y de la lucidez del conocimiento
Es una expresión clara sin rebozo, ni lisonja, con valores y argumentos
Tan sabia y conocida como Perogrullo del alma y su alimento
La verdad está ligada con seguridad y certeza sin lágrimas, ni lamentos
Se basa en valores éticos, de cultura y eficaz en sus procedimientos
La vida del ser humano se centra en principios sin esperar dádivas, ni agradecimientos
La verdad es el buen obrar por el camino de la virtud con eficacia y fundamento

¿Y qué se hizo la verdad?
El pensamiento se siente vacío y hueco cuando carece de verdad y sus nobles realidades
Cuando se pierde el sentido de la virtud y de la conciencia y el anhelo de sus libertades
Cuando el caos y el engaño arremeten mostrando del ser sus debilidades
Cuando se mancilla, se vulnera y se pisotea la verdad y el honor de sus dignidades
Cuando la sociedad se corrompe en sus entrañas eludiendo responsabilidades
Cuando el político y el gobernante generan miedos, pánicos, confusiones, zozobra y ansiedades
En vez de orientar y dirigir y practicar valores éticos llenos de amor, justicia y la paz de sus bondades
A la verdad la avergüenzan, la humillan y la menosprecian ofendiendo el respeto a sus cualidades
La empobrecen, la cansan y la perturban con la mordaz mentira, que la corroe en sus intimidades
El ser humano carente de verdad, se arrastra a un abismo, lleno de incertidumbre y hostilidades
Que lo lleva a la ambición de poder y riqueza, la egolatría de adefesios de sus horribles fatalidades

¿Y quién mancilla la verdad?
Una sociedad carente de valores, anda literalmente crucificada a los horrores de la indiferencia
Se ve atiborrada de falsedades, de codicias y de verdades que brillan por su ausencia
Se pierde la lucidez del pensamiento y de la conciencia su inteligencia
La mansilla aquel que pregona la mentira y los engaños bajo el poder de sus influencias
El que lastima y vulnera la honra y el honor de una persona, la vida y su existencia
Aquel que con su poder cercena la conciencia del pueblo, mostrando sapiencia por su apariencia
El que pregona antivalores, mentiras y calumnias, atizando el horror de sus violencias
Mansilla la verdad aquel que siembra con mentiras odios y rencores a merced de su complacencia
Aquel que corroe con sus sátiras de mentiras los cimientos de la justicia y su transparencia
Aquel que hace su apostolado basado en su arrogancia y en engaños con su verborrea y elocuencia
Aquel que logra sacar ventaja vilipendiando la verdad sin pudor, ni se sonroja con su insolencia
Mansilla la verdad aquel que estrangula las bases del poder de la justicia con su hedor y pestilencia
La mentira es el jardín florecido de la corrupción, donde se le hace calle de honor a su displicencia
Pisotean la verdad aquellos que hieren el corazón y se ríen ver correr su sangre con turbulencia
Aquellos que vulneran el interior del alma asesinando sus valores sin pudor ni vergüenza
En verdad la acaban todos aquellos con sus horribles procederes, de lucifer sus pestilencias

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla- Bucaramanga- septiembre 20-2021
Poeta

Poemas :  El silencio
El silencio
Cómo quisiera escuchar del silencio sus hermosos sonidos
Y de la naturaleza escucharlos y ser comprendidos
Del eco que se estrella en las montañas que huyen perdidos
Cómo quisiera de la conciencia abrir con asombro los sentidos
Y en silencio reflexionar hacía quién están dirigidos
Y tener la claridad de los actos, unos odiosos y otros queridos
Cómo quisiera, que los sonidos del silencio fueran medidos
Y ver su majestuosidad sin ser de la soledad sorprendidos
Sin sonidos no se pueden hacer silencios, sin mensajes desconocidos

El silencio es un descanso merecido para continuar la vida
Es alegría, es paz y concordia, la tranquilidad conseguida
Es poder apreciar en su magnitud la naturaleza, que hoy se siente desprotegida y perdida
El silencio es el fin de la belleza, que hoy se maltrata en consumismo convertida
Es la comprensión profunda del ser de Dios, al hombre ofrecida
El silencio es una pausa para el remanso del alma sorprendida
Es una para, en el encierro del cuerpo de sus avatares recorrida
Es un alto prudencial en el camino diario, para calmar las enfermedades y las sangrantes heridas
El silencio es la conciencia fugaz de la vida, que hoy es vilipendiada y hundida
Es la máxima expresión de cultura, de valores éticos pertenecida
El silencio en la iglesia, de sus devociones de claridades revestidas
En clínicas y hospitales, el silencio es la única herramienta admitida
En bibliotecas, donde los libros producen sonidos de sus escritores plasmadas vividas
Silencio en las redes sociales, vociferando soeces e insultos de odios perseguidas
Que atizan llamaradas de fuego de pabilos, que crecen encendidas
Silencio sepulcral para los difuntos, que en vida no fueron concedidas
Silencio que resuena en el alma de sus tranquilidades prometidas
Silencio difícil de aceptar y creer en conversaciones debatidas
Silencio cómplice en las fechorías de corrupciones por nadie atribuidas

Cómo quisiera que se silenciaran por un instante las tertulias y conversaciones
Hiciéramos un acto de contrición y enderezara la sociedad sus lánguidas relaciones
Viviéramos por un instante en silencio sin escuchar lamentos, ni discursos, ni opiniones
Cómo quisiera que reinara el silencio en las estaciones, en los buses, en las calles, en hogares y en todos los rincones
Que el silencio dejara apreciar los jardines florecidos en casas, avenidas y balcones
Cómo quisiera que el silencio acabara con rencores, envidias, soberbias y nos arropara de reflexiones
Que el silencio inundara el cuerpo y el corazón de felicidades, de alegrías, de risas y de emociones.

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga agosto 15-2021
Poeta

Poemas :  Se están yendo los viejos
Se están yendo los viejos

Se están yendo los viejos angustiosa y lentamente
Como los ríos, que cruzan valles y montañas, llevando sus corrientes
Se están yendo en silencio, despacio y sin que nadie los caliente
Como el frío de las madrugadas, sin bares para sus clientes
Se están yendo los viejos, sin gritos y sin llantos de los ausentes
Como llegan las derrotas en las trincheras, de los únicos valientes
Se están yendo sus risas, sus alegrías, sus carcajadas, acabándose el ambiente
Como agoniza en las manos del médico, su adorable y querido paciente
Se están yendo los viejos, que para la sociedad son indiferentes
Ya dieron sus vidas, sus sudores, sus sangres derramadas de su corazón no fue suficiente

Se están yendo los ancianos, ya no aparecen en los catalejos
Con su ida se acabaron sus cuentos y sus valiosos consejos
Se están yendo sus anécdotas, las alegrías y las risas de sus festejos
Sus sombras se desvanecen y aparecen el rosario y el santiamén de sus cortejos

Se están yendo los viejos con el sonido lánguido de las sirenas de las ambulancias
Se están acabando los desechos, que la sociedad maldita los trata en medio de su ignorancia
Los ultraja con rabia, con odio, con maldad y con el desespero de sus arrogancias
Se están yendo con su ida, el perfume de sus fragancias
Se nublan sus ojos de ver tanta injusticia, la corrupción de su repugnancia

Se están acabando los viejos y con ellos el dolor de sus enfermedades
El sol para ellos ya no amanece, todo es borrasca, neblinas y oscuridades
Se está yendo su sabiduría, su ciencia y sus adorables voluntades
Ya los ven como un escaparate viejo sucio y oxidado, lleno de lentitudes y curiosidades
Como un estorbo, una carga y un gasto para sus andares y libertades
Se están yendo sus gritos, sus lamentos, sus angustias y soledades
Sus olvidos, su miserable caos, el aislamiento de sus debilidades
Se están yendo los viejos, sus dignidades, llenos de amor y calidades
Su ancianidad, su fragilidad, el derrumbe de sus tranquilidades
Como el alma se está yendo y volando a otras latitudes de sus profundidades
Se están yendo sin pena, pero con gloria, el honor de sus facultades
Los acongoja el miedo, la pesadumbre y el horror de sus inquietantes ansiedades
Con ellos se acaba la soledad que los aqueja en el interior de sus intimidades
Se están yendo los viejos que una vez fueron baluartes llenos de ganas, de valores y sinceridades
Arrecia la lluvia con relámpagos y truenos, que arrastra tempestades
Se fueron los viejos, llenos de valor, de amor y de fuerzas que enorgullecieron sus antigüedades.
Se están yendo los viejos pausada y lentamente, llevándose a la tumba la realidad de sus verdades.

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga junio 19-2021
Poeta

Poemas :  Desnudos naciendo y muriendo
Desnudos naciendo y muriendo

Nacemos a la vida desnudos, llorando de miedo y emociones
Morimos desnudos quejándonos, pidiéndole a la muerte explicaciones
Venimos de la oscuridad, llenos de alegría y de imaginaciones
Regresamos con la muerte a la oscuridad, en tinieblas y confusiones
Vemos al nacer la luz de la claridad, con amores y satisfacciones
Vemos al morir la tenebrosidad de la muerte, pidiéndole a Dios sus bendiciones
Nacemos desnudos y sin ropajes, palpitando de alegría los corazones
Se siente la desnudez del cuerpo moribundo, con lágrimas y desesperaciones
Nos ven nacer en un hospital, lleno de alegrías en cuartos y habitaciones
Nos ven morir llenos de cables y equipos, con voz baja en las conversaciones
Nacemos a la vida y nos cubren con cobijas y ropas para todas las ocasiones
Al morir nos despojan de todo y desnudos, sin camisas, ni pantalones
Sin nada hemos llegado a la vida, llenos de quereres y admiraciones
Nos marchamos de la vida sin nada, solo lleno de quejambres y agitaciones
Desnudos hemos llegado a la vida, de metas, caminos y realizaciones
Morimos desnudos, llenos de egos, vanidades y equivocaciones

Nacemos desnudos, llenos de esperanza de clamores por la vida
Acumulamos riquezas y fortunas, de sudores y labores conseguida
Vivimos consiguiendo bienes y bienestar y de amores comprendida
La existencia se convierte en un agite de preocupaciones permanecida
Nos sorprende el fallecimiento y la vida se marcha triste y desaparecida
Se vuelve real la muerte al ver el cuerpo desnudo, macabra y sorprendida
Se desenmascara sin vergüenza la desnudez, en ropajes escondida
La muerte pone al desnudo la riqueza, el odio, la soberbia en el cuerpo estremecida
Desnuda la mente y el pensamiento de poderes falsos revestida
El alma y el espíritu no necesitan vestimenta, ni fortunas adquiridas

Nacemos a la vida llorando y morimos gritando, con quejidos sollozando
Así como nacemos desnudos, partimos de la vida del ayer recordando
Nada de los sudores, ni afugias se podrán llevar y mucho menos arrastrando
Las riquezas y propiedades son de la tierra y aquí se quedarán de su dueño silenciando
Somos simples pasajeros y pasamos por la vida gozando, trabajando, peleando y soñando
El poder, la envidia, el odio y el rencor nos terminan pasando factura y matando
Vinimos a la vida, con el dolor del llanto de la madre hermosa sangrando
Nos marchamos sin maletas, sin trasteos, solos con la muerte en las tinieblas cruzando
Nos acordamos de Dios al nacer y en los estertores de la muerte, de sus bendiciones necesitando
Nacer y morir, han sido un sueño cultivando la tierra, de sus bienes algún día abandonando
Desnudos naciendo y muriendo, de la vida y la muerte, la felicidad y el desespero encontrando

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla- Bucaramanga abril 15-2021
Poeta

Poemas :  Conciencia mía
Conciencia mía

¿Dónde estás conciencia mía?
O has huido y marchado rauda y despavorida
O se has escondido desnuda o deshilachada vestida
O se has vuelto muda, apesadumbrada y temida
O la pandemia la tiene como loca y orate perdida
O el remordimiento la tiene llorando desaparecida
O se has vuelto vieja y en chuchumeca convertida
O las enfermedades que nos azotan la tienen sorprendida
O ya nadie reflexiona y la hacen a un lado desconocida
O los valores morales se acabaron y el cerebro le dio la despedida
O la perturban las noticias y se hace la olvidadiza confundida
¿Dónde estás conciencia mía?

Dónde está la capacidad del ser humano y su valioso conocimiento
Dónde está la percepción de la conciencia que yo represento
Para dónde se fue el dominio mental del cerebro y su pensamiento
Dónde se refugió la conciencia de lo que ocurre en nuestro sentimiento
Si no somos capaces de percibir la pandemia que hoy enfrento
Si los nubarrones oscuros opacaron la reflexión y el llanto del sufrimiento
Dónde quedaron la conducta de nuestros actos y el lánguido arrepentimiento
La capacidad de discernir, el cuidado de la vida y el entendimiento
Si el coronavirus azota con lágrimas y llantos, de sangre y padecimiento
Dios nos dio la facultad de la conciencia desde el mismo día del nacimiento
¿Por qué somos necios y tercos y no acatamos las medidas con razonamientos?
¿Dónde estás conciencia mía?

La conciencia que el Creador nos prodigó, es de supervivencia
Pongamos a trabajar el cerebro, con el prodigio de la inteligencia
Estemos alerta a los peligros que nos acechan, con sangre y violencia
Apliquemos la ética de lo que se hace bien y mal, con valores de urgencia
La vida no da espera y la muerte acecha, mostrándonos el látigo de su sentencia
Tomemos conciencia de lo que sucede a nuestro alrededor, para el bien y conveniencia
No seamos indiferentes ante la pandemia y actuemos con prudencia
La familia y los amigos nos necesitan, seamos precavidos con nuestra procedencia
Morir asfixiados es terrible, en las soledades de los dolores y sus inclemencias
La conciencia está alerta cuando estamos despiertos al caos y a las turbulencias
Se relaja cuando dormimos tranquilos, el vivir de nuestra existencia
¿Dónde estás conciencia mía?

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga abril 23-2021
Poeta

Poemas :  Ojos de avellana
Ojos de avellana

Mujer hermosa y bella, como orquídea delicada de porcelana
Con sus ojos atractivos, su precioso rostro engalana
Con su guiño, en el balcón adorna de alegrías su ventana
Resplandece en su hogar, como diosa primorosa soberana
Ojos maravillosos de esplendores de avellana
Que adornan su cara, como mejillas provocativas de manzana

Ojos de avellana, de mirada de aires raros, misteriosos
Lucen verde dorado, marrón verdoso, deslumbrantes luminosos
Su tono cambia y hacen ver de sus ojos, tonalidades hermosas
Según la vestimenta, brillan con acentos asombrosos
La luz del medio ambiente, se tornan de miradas majestuosas
Ojos de avellana, de mirada prodigiosa y colores vistosos
Obra de arte de colores multicolores, esplendorosos y armoniosos

Ojos de avellana, matadores de pasiones y de amores asesinos
Fascinantes, cautivadores, como riachuelos cristalinos
Hablan sin pronunciar palabras, de silencios de idilios paulatinos
Iluminan con su mirada acogedora, las noches y sus destinos
Ojos de gata en las penumbras, de tornasoles clandestinos

Ojos de avellana, con su cálido ámbar y mezcla de colores
Parecen amarillos, parecen verdes, marrones, llenos de amores
Cambian de tonalidad como los camaleones, que esconden resplandores
Con su mirada cautivadora, como señuelo de cazadores
Ojos de avellana, únicos, deslumbrantes y soñadores
Ojos que llevan a la seducción, de pasiones amenazadoras
Ojos coquetos, el galanteo y suplicio de los inquisidores
Ojos tiernos y apasionados, la lujuria de seductores
Ojos de avellana, que llevan al deseo carnal de admiradores
Ojos que llevan tormentas y huracanes, de ansias agotadores
Que arrastran hechizos en sus miradas, de emociones aterradores
Ojos que perturban con su mirada, de neblinas abrumadores
Ojos de avellana, alucinantes de pesadillas y sueños tentadores
Atrayentes y cautivadores de idilios estremecedores

Mujer bella con sus ojos de avellana, luces primorosa y hermosa
Alucinante y atrayente, con sus ojos de mirada misteriosa
Resplandeces de día, como diosa querida de aires maravillosa
Seductora de noche, con sus ojos brillantes, de rayos asombrosa
Ojos de avellana, matadores de amores y de pasiones prodigiosa
Únicos e irresistibles de mirar, mujer presurosa y armoniosa
Ojos que llevan al colapso, de miradas penetrantes, ardientes y fervorosas
Ojos de avellana, atractivos, difíciles de describir, de mirada dulce y temerosa
Melanina que otorga pigmento al iris, de bellos ojos de mujeres, de egos orgullosas

“Joreman” Jorge Enrique mantilla – Bucaramanga abril 14-2021
Poeta

Poemas :  Esposa hermosa
Esposa hermosa

Mujer linda, que llegaste del cielo como esposa hermosa
Entraste en mi alma con amor, en forma armoniosa y silenciosa
Se apareció en el camino de mi vida, en forma maravillosa
Formamos un hogar, del cual es la reina bella y orgullosa
De un paraíso esplendoroso, de hijos y familia numerosa
Esposa hermosa, eres la orquídea universal, la más preciosa
Sus alegrías inundan el hogar, de risas y anécdotas graciosas
Eres toda una mujer apasionante, valerosa y de aires primorosa
Esposa hermosa, de valores y de amores asombrosa
Eres tan palpitante y bella, como mariposa atractiva y valerosa
Eres del jardín florecido, la flor más linda de pétalos majestuosa
Esposa hermosa, delicada como capullo de rosa, de fragancias prodigiosa
Eres mi estrella y mi esplendoroso lucero, de luces luminosa

Esposa hermosa encantadora, que calma con pasión mis locuras
De día y de noche es el sosiego de las emociones, que atraviesan mis aventuras
Es la bonanza y tranquilidad, los versos maravillosos de mis escrituras
Eres el bálsamo embriagador, que acelera y calma mis ardientes temperaturas
Esposa bella, todo tu cuerpo es un jardín, lleno de hermosuras
Eres mi licor y mi perfume, que arrebata de tu bata, rasgando las vestiduras
Eres mi régimen, el gobierno que atemoriza de tu corazón, las dictaduras

Esposa hermosa, exquisita y sensual, llena de furtivas pasiones
Eres del paraíso, el edén del fulgor placentero de las habitaciones
Toda una señora maravillosa, que con su presencia anima las charlas y conversaciones
Bella dama, llama ardiente, que desborda amores y toda clase de sensaciones
Para ti, esposa hermosa, las melodías de mis poemas hechas canciones
Para ti, todos los ramos de rosas floridos, que adornan en tus balcones
Todos los sueños fantásticos, que calmen y aniden en tus imaginaciones
Esposa bella y hermosa, todo mi corazón lleno de abrazos y consideraciones
Con su caminar tranquilo y pausado, me llena de paciencia en todas las ocasiones
A Dios, siempre le pido, que la riegue de salud, de vida y de bendiciones
Mujer bella y agradable, de tus hijos los pormenores de tus confesiones
Esposa hermosa, el clamor de amor, en todas las dimensiones

Canta, esposa hermosa, canta, que mi corazón te quiere y te adora
Que tu voz resuena en mi alma y de tus labios carnudos me enamora
Para ti mujer bella, todas mis poesías, señora esposa encantadora
Para ti todos los pergaminos, diplomas y medallas, mi inagotable luchadora
Dulce y preciosa mujer guapa, mi ángel y guía protectora
Verla radiante, alegra mi espíritu, primorosa soñadora
Con su bata blanca transparente, acelera la pasión de tu cuerpo seductora
Esposa hermosa, musa de mis pensamientos y mi ferviente admiradora
Toda una guerrera en sus quehaceres, de tu fortaleza inagotable y abrumadora

Reparte amores y quereres de abrazos, la familia entera tus felicidades
Eres la luz esplendorosa, que ilumina en las penumbras y oscuridades
Esposa hermosa, que calma los miedos y aleja con tu vitalidad las enfermedades
Compañía ideal, de noche y de día, desterrando tristezas y soledades
Mujer, que sabe amar y reparte cariños a grandes velocidades
Calma el palpitar de mi corazón, olvidando temores y ansiedades
Esposa hermosa, ramillete de cariños de amabilidades y bondades
Eres mi reina y mi heroína, de mi palacio, el centro de tus majestades
Atractiva y clamorosa, en el silencio de tus intimidades
Pétalo de rosa, los perfúmenos en tus lindas manos, la loción de tus suavidades
Manjar de conocimientos, el secreto de vida, el alimento de mis complicidades
Esposa hermosa, para ti, la venia y todas las solemnidades
Madre querida y bella, de tus hijos, la princesa maternal, llena de amor y espiritualidades
Fragancia y esencia inagotable de amor y paciencia, el honor de tus respetabilidades
Esposa hermosa, el júbilo y regocijo, que calma mis voluntades

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga marzo 25-2021
Poeta

Poemas :  Mátame mujer
Mátame mujer

Mátame mujer con el desprecio de su corazón
Cercéneme las venas y desángrame de emoción
Arruine la conciencia y mi lánguida razón
Véndame los ojos, para que no vuele mi oscura imaginación
Contágiame de coronavirus y ahogue para siempre mi respiración
Acorrálame con su demonio, el temor de mi confusión
Lléname de incertidumbre, el caos de mi desesperación
Clávame los labios para que no escuche, el grito de mi revolución
Enciérrame en su cuarto oscuro y frío, para que no haya espacio de reflexión
Con su puñal sangrante, atraviésame el alma a traición
En la agonía de mi muerte, no traiga curas, ni agua bendita, ni el perdón de mi confesión
Destrúyame poco a poquito, sin lástima, ni compasión
Que mi alma volará a los cielos, al infinito y a otra dimensión

Quémame con la lava hirviente, que emanan de sus volcanes
Y que me piquen debajo de sus enaguas, las avispas y los alacranes
Lapídame con las piedras, que azotan sus gemidos y ademanes
Ejecútame mi existir, en el palacio de sus zaguanes

Destrózame las alas mi sufrido espíritu volador
Lincha mi cuerpo con golpes de amor y que sufra en su dolor
Acorrálame en sus celdas, sin romper los barrotes de mi prisión
Elimine todo vestigio de alegrías y sonrisas, que fluyen del espíritu encantador
Arruine con su ira atormentada, las noches furtivas de pasión
Destroce y rompa las poesías hechas para ti, con la voz de mi canción
Ábrame y échame sal a las heridas, con su desprecio aterrador
Acabe de una vez por todas, con las penas y afugias del perdedor
Azótame con su huracán y lléname de neblinas, del horizonte abrumador

Asesíname con el puñal de sus soberbias, mis lánguidas soledades
Las angustias y tormentos que acrecientan mis sufridas debilidades
Línchame con su desprecio, el calor de mis intimidades
Extermine con sus paraguas, el vendaval que azota la furia de mis tempestades
Devástame con su mirada, que acrecientan los dolores de mis enfermedades
Despáchame de su alcoba y de su cama y tírame al frío de las oscuridades

Mátame mujer, clavando su puñal, atravesando corazones
Ejecútame con sus besos robados, la sensación de mis emociones
Acabe con mis opiniones, estrellando los ecos en sus oscuros rincones
Destruya los discos, las melodías hermosas de mis canciones
Asomase con su minifalda al balcón y que todos te vean los calzones
Que amores debes tener y pasiones furtivas por montones
Aniquílame los celos y el rugir furioso, que llevo dentro de mis pantalones
Inmólame ante satanás, llenándome de caos, miedos y confusiones
Lléname de congojas y llantos, de lágrimas y desesperaciones
De mi trinchera desprotegida, el disparo certero de sus cañones

Aniquile la veneración de mi amor sufrido, de andariego y vagabundo
Atraviésame con su desprecio, los pensamientos de mi querer en un segundo
Liquide mis sueños y recuerdos en un sarcófago lóbrego y profundo
Te quise y te amé mujer como nunca, hasta la agonía de mi cuerpo moribundo
No valió la pena el esfuerzo y sacrificio por alcanzar su amor furibundo

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla- Bucaramanga abril 08-2021
Poeta