Poemas :  Desnudos naciendo y muriendo
Desnudos naciendo y muriendo

Nacemos a la vida desnudos, llorando de miedo y emociones
Morimos desnudos quejándonos, pidiéndole a la muerte explicaciones
Venimos de la oscuridad, llenos de alegría y de imaginaciones
Regresamos con la muerte a la oscuridad, en tinieblas y confusiones
Vemos al nacer la luz de la claridad, con amores y satisfacciones
Vemos al morir la tenebrosidad de la muerte, pidiéndole a Dios sus bendiciones
Nacemos desnudos y sin ropajes, palpitando de alegría los corazones
Se siente la desnudez del cuerpo moribundo, con lágrimas y desesperaciones
Nos ven nacer en un hospital, lleno de alegrías en cuartos y habitaciones
Nos ven morir llenos de cables y equipos, con voz baja en las conversaciones
Nacemos a la vida y nos cubren con cobijas y ropas para todas las ocasiones
Al morir nos despojan de todo y desnudos, sin camisas, ni pantalones
Sin nada hemos llegado a la vida, llenos de quereres y admiraciones
Nos marchamos de la vida sin nada, solo lleno de quejambres y agitaciones
Desnudos hemos llegado a la vida, de metas, caminos y realizaciones
Morimos desnudos, llenos de egos, vanidades y equivocaciones

Nacemos desnudos, llenos de esperanza de clamores por la vida
Acumulamos riquezas y fortunas, de sudores y labores conseguida
Vivimos consiguiendo bienes y bienestar y de amores comprendida
La existencia se convierte en un agite de preocupaciones permanecida
Nos sorprende el fallecimiento y la vida se marcha triste y desaparecida
Se vuelve real la muerte al ver el cuerpo desnudo, macabra y sorprendida
Se desenmascara sin vergüenza la desnudez, en ropajes escondida
La muerte pone al desnudo la riqueza, el odio, la soberbia en el cuerpo estremecida
Desnuda la mente y el pensamiento de poderes falsos revestida
El alma y el espíritu no necesitan vestimenta, ni fortunas adquiridas

Nacemos a la vida llorando y morimos gritando, con quejidos sollozando
Así como nacemos desnudos, partimos de la vida del ayer recordando
Nada de los sudores, ni afugias se podrán llevar y mucho menos arrastrando
Las riquezas y propiedades son de la tierra y aquí se quedarán de su dueño silenciando
Somos simples pasajeros y pasamos por la vida gozando, trabajando, peleando y soñando
El poder, la envidia, el odio y el rencor nos terminan pasando factura y matando
Vinimos a la vida, con el dolor del llanto de la madre hermosa sangrando
Nos marchamos sin maletas, sin trasteos, solos con la muerte en las tinieblas cruzando
Nos acordamos de Dios al nacer y en los estertores de la muerte, de sus bendiciones necesitando
Nacer y morir, han sido un sueño cultivando la tierra, de sus bienes algún día abandonando
Desnudos naciendo y muriendo, de la vida y la muerte, la felicidad y el desespero encontrando

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla- Bucaramanga abril 15-2021
Poeta

Poemas :  Conciencia mía
Conciencia mía

¿Dónde estás conciencia mía?
O has huido y marchado rauda y despavorida
O se has escondido desnuda o deshilachada vestida
O se has vuelto muda, apesadumbrada y temida
O la pandemia la tiene como loca y orate perdida
O el remordimiento la tiene llorando desaparecida
O se has vuelto vieja y en chuchumeca convertida
O las enfermedades que nos azotan la tienen sorprendida
O ya nadie reflexiona y la hacen a un lado desconocida
O los valores morales se acabaron y el cerebro le dio la despedida
O la perturban las noticias y se hace la olvidadiza confundida
¿Dónde estás conciencia mía?

Dónde está la capacidad del ser humano y su valioso conocimiento
Dónde está la percepción de la conciencia que yo represento
Para dónde se fue el dominio mental del cerebro y su pensamiento
Dónde se refugió la conciencia de lo que ocurre en nuestro sentimiento
Si no somos capaces de percibir la pandemia que hoy enfrento
Si los nubarrones oscuros opacaron la reflexión y el llanto del sufrimiento
Dónde quedaron la conducta de nuestros actos y el lánguido arrepentimiento
La capacidad de discernir, el cuidado de la vida y el entendimiento
Si el coronavirus azota con lágrimas y llantos, de sangre y padecimiento
Dios nos dio la facultad de la conciencia desde el mismo día del nacimiento
¿Por qué somos necios y tercos y no acatamos las medidas con razonamientos?
¿Dónde estás conciencia mía?

La conciencia que el Creador nos prodigó, es de supervivencia
Pongamos a trabajar el cerebro, con el prodigio de la inteligencia
Estemos alerta a los peligros que nos acechan, con sangre y violencia
Apliquemos la ética de lo que se hace bien y mal, con valores de urgencia
La vida no da espera y la muerte acecha, mostrándonos el látigo de su sentencia
Tomemos conciencia de lo que sucede a nuestro alrededor, para el bien y conveniencia
No seamos indiferentes ante la pandemia y actuemos con prudencia
La familia y los amigos nos necesitan, seamos precavidos con nuestra procedencia
Morir asfixiados es terrible, en las soledades de los dolores y sus inclemencias
La conciencia está alerta cuando estamos despiertos al caos y a las turbulencias
Se relaja cuando dormimos tranquilos, el vivir de nuestra existencia
¿Dónde estás conciencia mía?

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga abril 23-2021
Poeta

Poemas :  Ojos de avellana
Ojos de avellana

Mujer hermosa y bella, como orquídea delicada de porcelana
Con sus ojos atractivos, su precioso rostro engalana
Con su guiño, en el balcón adorna de alegrías su ventana
Resplandece en su hogar, como diosa primorosa soberana
Ojos maravillosos de esplendores de avellana
Que adornan su cara, como mejillas provocativas de manzana

Ojos de avellana, de mirada de aires raros, misteriosos
Lucen verde dorado, marrón verdoso, deslumbrantes luminosos
Su tono cambia y hacen ver de sus ojos, tonalidades hermosas
Según la vestimenta, brillan con acentos asombrosos
La luz del medio ambiente, se tornan de miradas majestuosas
Ojos de avellana, de mirada prodigiosa y colores vistosos
Obra de arte de colores multicolores, esplendorosos y armoniosos

Ojos de avellana, matadores de pasiones y de amores asesinos
Fascinantes, cautivadores, como riachuelos cristalinos
Hablan sin pronunciar palabras, de silencios de idilios paulatinos
Iluminan con su mirada acogedora, las noches y sus destinos
Ojos de gata en las penumbras, de tornasoles clandestinos

Ojos de avellana, con su cálido ámbar y mezcla de colores
Parecen amarillos, parecen verdes, marrones, llenos de amores
Cambian de tonalidad como los camaleones, que esconden resplandores
Con su mirada cautivadora, como señuelo de cazadores
Ojos de avellana, únicos, deslumbrantes y soñadores
Ojos que llevan a la seducción, de pasiones amenazadoras
Ojos coquetos, el galanteo y suplicio de los inquisidores
Ojos tiernos y apasionados, la lujuria de seductores
Ojos de avellana, que llevan al deseo carnal de admiradores
Ojos que llevan tormentas y huracanes, de ansias agotadores
Que arrastran hechizos en sus miradas, de emociones aterradores
Ojos que perturban con su mirada, de neblinas abrumadores
Ojos de avellana, alucinantes de pesadillas y sueños tentadores
Atrayentes y cautivadores de idilios estremecedores

Mujer bella con sus ojos de avellana, luces primorosa y hermosa
Alucinante y atrayente, con sus ojos de mirada misteriosa
Resplandeces de día, como diosa querida de aires maravillosa
Seductora de noche, con sus ojos brillantes, de rayos asombrosa
Ojos de avellana, matadores de amores y de pasiones prodigiosa
Únicos e irresistibles de mirar, mujer presurosa y armoniosa
Ojos que llevan al colapso, de miradas penetrantes, ardientes y fervorosas
Ojos de avellana, atractivos, difíciles de describir, de mirada dulce y temerosa
Melanina que otorga pigmento al iris, de bellos ojos de mujeres, de egos orgullosas

“Joreman” Jorge Enrique mantilla – Bucaramanga abril 14-2021
Poeta

Poemas :  Esposa hermosa
Esposa hermosa

Mujer linda, que llegaste del cielo como esposa hermosa
Entraste en mi alma con amor, en forma armoniosa y silenciosa
Se apareció en el camino de mi vida, en forma maravillosa
Formamos un hogar, del cual es la reina bella y orgullosa
De un paraíso esplendoroso, de hijos y familia numerosa
Esposa hermosa, eres la orquídea universal, la más preciosa
Sus alegrías inundan el hogar, de risas y anécdotas graciosas
Eres toda una mujer apasionante, valerosa y de aires primorosa
Esposa hermosa, de valores y de amores asombrosa
Eres tan palpitante y bella, como mariposa atractiva y valerosa
Eres del jardín florecido, la flor más linda de pétalos majestuosa
Esposa hermosa, delicada como capullo de rosa, de fragancias prodigiosa
Eres mi estrella y mi esplendoroso lucero, de luces luminosa

Esposa hermosa encantadora, que calma con pasión mis locuras
De día y de noche es el sosiego de las emociones, que atraviesan mis aventuras
Es la bonanza y tranquilidad, los versos maravillosos de mis escrituras
Eres el bálsamo embriagador, que acelera y calma mis ardientes temperaturas
Esposa bella, todo tu cuerpo es un jardín, lleno de hermosuras
Eres mi licor y mi perfume, que arrebata de tu bata, rasgando las vestiduras
Eres mi régimen, el gobierno que atemoriza de tu corazón, las dictaduras

Esposa hermosa, exquisita y sensual, llena de furtivas pasiones
Eres del paraíso, el edén del fulgor placentero de las habitaciones
Toda una señora maravillosa, que con su presencia anima las charlas y conversaciones
Bella dama, llama ardiente, que desborda amores y toda clase de sensaciones
Para ti, esposa hermosa, las melodías de mis poemas hechas canciones
Para ti, todos los ramos de rosas floridos, que adornan en tus balcones
Todos los sueños fantásticos, que calmen y aniden en tus imaginaciones
Esposa bella y hermosa, todo mi corazón lleno de abrazos y consideraciones
Con su caminar tranquilo y pausado, me llena de paciencia en todas las ocasiones
A Dios, siempre le pido, que la riegue de salud, de vida y de bendiciones
Mujer bella y agradable, de tus hijos los pormenores de tus confesiones
Esposa hermosa, el clamor de amor, en todas las dimensiones

Canta, esposa hermosa, canta, que mi corazón te quiere y te adora
Que tu voz resuena en mi alma y de tus labios carnudos me enamora
Para ti mujer bella, todas mis poesías, señora esposa encantadora
Para ti todos los pergaminos, diplomas y medallas, mi inagotable luchadora
Dulce y preciosa mujer guapa, mi ángel y guía protectora
Verla radiante, alegra mi espíritu, primorosa soñadora
Con su bata blanca transparente, acelera la pasión de tu cuerpo seductora
Esposa hermosa, musa de mis pensamientos y mi ferviente admiradora
Toda una guerrera en sus quehaceres, de tu fortaleza inagotable y abrumadora

Reparte amores y quereres de abrazos, la familia entera tus felicidades
Eres la luz esplendorosa, que ilumina en las penumbras y oscuridades
Esposa hermosa, que calma los miedos y aleja con tu vitalidad las enfermedades
Compañía ideal, de noche y de día, desterrando tristezas y soledades
Mujer, que sabe amar y reparte cariños a grandes velocidades
Calma el palpitar de mi corazón, olvidando temores y ansiedades
Esposa hermosa, ramillete de cariños de amabilidades y bondades
Eres mi reina y mi heroína, de mi palacio, el centro de tus majestades
Atractiva y clamorosa, en el silencio de tus intimidades
Pétalo de rosa, los perfúmenos en tus lindas manos, la loción de tus suavidades
Manjar de conocimientos, el secreto de vida, el alimento de mis complicidades
Esposa hermosa, para ti, la venia y todas las solemnidades
Madre querida y bella, de tus hijos, la princesa maternal, llena de amor y espiritualidades
Fragancia y esencia inagotable de amor y paciencia, el honor de tus respetabilidades
Esposa hermosa, el júbilo y regocijo, que calma mis voluntades

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga marzo 25-2021
Poeta

Poemas :  Mátame mujer
Mátame mujer

Mátame mujer con el desprecio de su corazón
Cercéneme las venas y desángrame de emoción
Arruine la conciencia y mi lánguida razón
Véndame los ojos, para que no vuele mi oscura imaginación
Contágiame de coronavirus y ahogue para siempre mi respiración
Acorrálame con su demonio, el temor de mi confusión
Lléname de incertidumbre, el caos de mi desesperación
Clávame los labios para que no escuche, el grito de mi revolución
Enciérrame en su cuarto oscuro y frío, para que no haya espacio de reflexión
Con su puñal sangrante, atraviésame el alma a traición
En la agonía de mi muerte, no traiga curas, ni agua bendita, ni el perdón de mi confesión
Destrúyame poco a poquito, sin lástima, ni compasión
Que mi alma volará a los cielos, al infinito y a otra dimensión

Quémame con la lava hirviente, que emanan de sus volcanes
Y que me piquen debajo de sus enaguas, las avispas y los alacranes
Lapídame con las piedras, que azotan sus gemidos y ademanes
Ejecútame mi existir, en el palacio de sus zaguanes

Destrózame las alas mi sufrido espíritu volador
Lincha mi cuerpo con golpes de amor y que sufra en su dolor
Acorrálame en sus celdas, sin romper los barrotes de mi prisión
Elimine todo vestigio de alegrías y sonrisas, que fluyen del espíritu encantador
Arruine con su ira atormentada, las noches furtivas de pasión
Destroce y rompa las poesías hechas para ti, con la voz de mi canción
Ábrame y échame sal a las heridas, con su desprecio aterrador
Acabe de una vez por todas, con las penas y afugias del perdedor
Azótame con su huracán y lléname de neblinas, del horizonte abrumador

Asesíname con el puñal de sus soberbias, mis lánguidas soledades
Las angustias y tormentos que acrecientan mis sufridas debilidades
Línchame con su desprecio, el calor de mis intimidades
Extermine con sus paraguas, el vendaval que azota la furia de mis tempestades
Devástame con su mirada, que acrecientan los dolores de mis enfermedades
Despáchame de su alcoba y de su cama y tírame al frío de las oscuridades

Mátame mujer, clavando su puñal, atravesando corazones
Ejecútame con sus besos robados, la sensación de mis emociones
Acabe con mis opiniones, estrellando los ecos en sus oscuros rincones
Destruya los discos, las melodías hermosas de mis canciones
Asomase con su minifalda al balcón y que todos te vean los calzones
Que amores debes tener y pasiones furtivas por montones
Aniquílame los celos y el rugir furioso, que llevo dentro de mis pantalones
Inmólame ante satanás, llenándome de caos, miedos y confusiones
Lléname de congojas y llantos, de lágrimas y desesperaciones
De mi trinchera desprotegida, el disparo certero de sus cañones

Aniquile la veneración de mi amor sufrido, de andariego y vagabundo
Atraviésame con su desprecio, los pensamientos de mi querer en un segundo
Liquide mis sueños y recuerdos en un sarcófago lóbrego y profundo
Te quise y te amé mujer como nunca, hasta la agonía de mi cuerpo moribundo
No valió la pena el esfuerzo y sacrificio por alcanzar su amor furibundo

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla- Bucaramanga abril 08-2021
Poeta

Poemas :  Jesús Resucitado
Jesús Resucitado

Domingo de pascua, de muerte, de dolor, de certeza y de resurrección
Jesús venció a la muerte y anida en nuestro espíritu con emoción
Prueba fehaciente, que es el Hijo de Dios, con su estandarte de la revolución
Nos dejó una herencia incorruptible e inmaculada, llena de consideración
Con su resurrección quedaron derrotados, la muerte, el pecado y la tentación
La ascensión de Jesús resucitado a los cielos, acto final del drama de la redención
En cuerpo y alma a la presencia del Padre, misión cumplida y al hombre su invitación
Prueba de su naturaleza divina, de fe y esperanza para nuestra salvación
Domingo de Pascua, de amor, de alegría, de júbilo y regocijo en nuestro corazón
Pascua, promesa de vida eterna, para aquel que se arrepiente del pecado, la solución
Valió la pena su sacrificio, su sufrimiento y angustia, llena de amor y admiración
Unidad indivisible de su vida, su crucifixión, muerte y resurrección

Nos embarga y nos ilumina el alma, ver la imagen de Jesús resucitado
El corazón late a radiar de alegría y regocijo, de la humanidad por siempre recordado
Es el suceso más desconcertante de la historia, añorado y despertado
Es la victoria de Dios, que con amor venció al pecado y de la muerte, victorioso anunciado
La pascua es la resurrección y la sagrada eucaristía, del amor encontrado
En verdad era el Mesías, el hijo de Dios prometido, con su vida sacrificado y representado

Ni el dolor, ni la muerte, tienen la última palabra de aquello buscado encontrando
La resurrección de Jesús, es una luz, un consuelo de fe, marchando
Es un camino y un horizonte, que se abre con esperanza de la mano de Dios, caminando
Es pasar del dolor, del suplicio y la congoja, a la felicidad y al alborozo soñando
Es adentrarnos en la profundidad del corazón de Jesús y de su cruz sangrando
Tener la gracia necesaria para perdonar y amar, con actitudes y hechos mostrando
Este mundo en que vivimos es pasajero y somos forasteros trasegando, sin fronteras luchando
La tierra, no es nuestro destino final y con la muerte, nos vamos largando
Somos personas del cielo, de Dios y hacia allá vamos, de alabanzas escuchando
Hacia allá van dirigidos nuestros sueños y anhelos, del alma y espíritu deseando

Pidámosle a Dios, que nos de la gracia de sentir la resurrección de su presencia
Seamos buena gente con los hermanos y del prójimo su paciencia
Buenos cristianos y seguidores de Jesús y aprendamos algo de su inteligencia
Que nuestra vida, siempre este rodeada de buenas noticias por excelencia
Pidámosle valor y resistencia, para soportar el dolor de las inclemencias
Oremos a Jesús resucitado, para que anide en nuestro interior la luz de la prudencia
Abrámosle la puerta de nuestro hogar y compartamos con El, la mesa con su reverencia
Pidámosle en este día tan especial, que acabe con la pandemia y elimine sus rastros y evidencias
Seamos y veamos en Jesús resucitado y ser testimonio con insistencia
Rodeémonos de personas que luchan con fe y esperanza, por una vida mejor con la bendición de la divina providencia
Compartamos con familiares y amigos, una oración con fervor y vehemencia
Pidámosle siempre a Dios, amar a los demás, como Cristo nos amó con preferencia
A Jesús resucitado, por los gobernantes, para que tengan justicia, igualdad y transparencia
Qué nos de fortaleza y consuelo en la debilidad y en la indiferencia
Qué Dios permanezca en el centro de nuestro corazón, con toda su magnificencia
Qué bendiga nuestras familias, de los horrores de la maldad y de la delincuencia
Qué acreciente la fe, la confianza y el bienestar de nuestra subsistencia
Contribuyamos con un granito de arena, hacer un mundo mejor, lleno de sabiduría y sapiencia
Qué nos proporcione razón y lucidez, para soportar las dificultades de seres y sus prepotencias

Qué la pascua sirva para mostrar nuestra bondad con Dios y rodearnos de felicidades
Amar, perdonar y compartir el pan con los marginados, que están llenos de pena y dificultades
Ser generosos y amables con aquel prójimo, que lo invaden las soledades
Pidamos perdón a Dios, por los errores de la humanidad y que nos de nuevas oportunidades
Que el miedo no nos acobarde ante la pandemia, que se expande a grandes velocidades
Tengamos fe en Jesús resucitado, que El, calmará las enfermedades y otras debilidades
Contemplemos por un instante el dolor de María, al ver a su hijo, crucificado en el silencio de las intimidades
La victoria del bien sobre el mal, rodeándonos de amores y bondades
Pidámosle a Jesús resucitado, no sucumbir ante el poder, la riqueza y la fama que inunda las sociedades
Prepárese todos los días, para partir el momento menos esperado, sin afugias y ansiedades
Dejando para siempre, todas sus propiedades, riquezas y comodidades

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga abril 04- 2021
Poeta

Poemas :  Semana Santa
Semana Santa

Semana Santa de pasión, de muerte y de resurrección
Fiesta cristiana, que recuerda y conmemora con fe y devoción
La alegría y el dolor, el sacrificio de Jesús y los ruegos de su preocupación
Llega a Jerusalén proclamado como salvador, de Dios su misión
Procesado y traicionado, de la cruz, la procesión de su desesperación
Muere crucificado por nuestros pecados, la bandera de su revolución
Enterrado con el llanto y el dolor de María, de su hijo digno de admiración
Resucita al tercer día, de júbilo y regocijo, la gloria de su dimensión
Semana Santa para el reencuentro espiritual y la intimidad de la oración
Días de recogimiento, de pensar en la vida y en nuestra salvación
Para orar y tener un encuentro íntimo con Dios, que nos llegue al corazón
Semana Santa, para reflexionar sobre nuestra actual situación
Días de duelo, de luto, de tristeza, por Jesucristo, es nuestra confesión
Y el domingo de resurrección, de alegría y de subir el ánimo con satisfacción

Semana Santa, para revivir la fe y agitar con alborozo las espiritualidades
Es la satisfacción y el gozo de ver a Jesucristo resucitar entre los muertos y presenciar del hombre sus felicidades
Tiempo ideal para el ser humano, medite y acreciente sus valores y voluntades
Hacer un pare en el camino, sobre el accionar de nuestros actos y responsabilidades
Momento propicio para acercarse a Dios y nos ilumine en estos tiempos de oscuridades
Realizar un acto de contrición en nuestro corazón a la luz de las realidades
Cumplir a cabalidad con las enseñanzas de Jesús de Nazaret y nos llene de generosidades
Adentrarnos en la pasión de Jesucristo y encontrar nuestras fortalezas y debilidades
Vivir de cerca su dolor, su angustia, su congoja llena de bondades
Hacer de su sacrificio, nuestro sacrificio, por amor a la vida y del alma sus eternidades
Seamos humildes y generosos con el prójimo y Dios nos arropará con amor por cantidades
Vivamos con vehemencia y devoción esta Semana Santa, en nuestros hogares y en las intimidades
Meditemos sobre el Triduo Pascual, con fervor y con todas las solemnidades
Que Dios y Jesucristo se merecen todo nuestro corazón, lleno de veneración para sus dignidades
Dediquémosle una oración con toda devoción, en el silencio de las profundidades
En Semana Santa rodeémonos de familia, con cariño y afecto de amor y sinceridades
Vivamos en armonía y en sosiego y se marcharán raudas las angustias y enfermedades
Ojalá viviéramos todo el año en gozo y satisfacción, sin odios, ni rencores, ni debilidades

Pidámosle con devoción a Dios, con nuestros ruegos y oraciones
Que aleje esta atroz pandemia y mejore nuestras condiciones
Él nos ama y nos quiere, por eso nos dio a su hijo Unigénito, lleno de amor y sensaciones
Vivamos esta Semana Santa, cuidando el agitar de nuestras respiraciones
Seamos cuidadosos con nuestra vida, que está llena de emociones y satisfacciones
Oremos a Jesucristo, por nuestra familia y amigos, llenos de alegría y consideraciones
Gracias a Dios, por darnos la vida, llena de amor y bendiciones
“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga marzo 31-2021
Poeta

Poemas :  Jesucristo
Jesucristo

Jesucristo es el Mesías, el Hijo de Dios, lleno de amor y espiritualidades
Predicador y salvador de los humildes, llenos de pesadumbres y necesidades
Jesús fue un hombre rebelde contra los que violentaban del pobre sus libertades
Hizo caso omiso de reglas y leyes, creadas por los emperadores, que los mantenían en sumisión y en las oscuridades
Fue un revolucionario que nos liberó de aquel, que desprestigiaba al prójimo con sus penas y dificultades
Fue un rebelde con causa, del amor por la vida y su salvación llena de fe y oportunidades
Batalló sólo contra el régimen del imperio romano, lleno de atrocidades y crueldades
Sanedrín, sacerdotes y fariseos, lo veían como un enemigo para sus intereses, lujos y comodidades
Herodes Antípas y saduceos lo veían como un agitador de masas para sus gobiernos y dignidades
Le tendieron trampas, por llamarse rey de los judíos en Jerusalén, en sus templos y propiedades

Jesús en María, en Nazaret de Galilea por el Espíritu Santo fue concebido
Viajó con José y María a censarse a Belén de Judea y allí en un pesebre nació el niño esperado y querido
Jesús de Nazaret, predicaba en parábolas de su sabiduría divina, en el Hijo de Dios en hombre convertido
Reclutó discípulos y en predicador de multitudes por los humildes con ramos de olivos fue ovacionado y de sus enseñanzas seguido
Fue perseguido por el Sanedrín y reyes, acorralado por los judíos y al calvario, crucificado muerto y vendido

La existencia de Jesús, el Hijo de Dios, es un acontecimiento único e indubitable
De tal manera Dios amó al mundo, que le ha dado a su hijo Unigénito admirable
Para que todo que cree en Él, no se pierda y tenga una vida eterna inagotable
Se aleje de los malos caminos y del pecado atroz y de sus miedos abominable
De sus enseñanzas y parábolas de reflexiones inconmensurables

En el sermón de la Montaña, emana su amor y generosidad para los bienaventurados
Su profundo conocimiento de la conducta humana, por el humilde y necesitado preguntado
Bienaventurados los pobres de espíritu, en el reino de los cielos serán esperados
Los que tenéis hambre ahora, porque después serán saciados
Los que lloráis ahora, al final reirán y sus llantos serán escuchados
El amor a los enemigos y que sus insultos y agresiones no sean respondidos ni regresados
Haced el bien a los que los odien, de sus desprecios observados
No juzguéis a los demás sin pruebas y no serás tú mismo el condenado
Perdonar por encima de todo, así sea cruel y seréis perdonados
Dar con cariño y beneplácito y se os dará con amores de felicidades rodeados
No hay árbol bueno que dé fruto malo, de la naturaleza prodigado y cuidado
Ni hay árbol malo que dé fruto bueno, ni igual ni moderado

Jesucristo es el Salvador y Redentor del mundo y de sus fieles creyentes
Es el único camino para seguir y vivir con el Padre Celestial y allí estar con Él presente
Anduvo haciendo bienes y milagros con los creyentes, seguidores, humildes e inocentes
Su evangelio es un mensaje de paz y amor para todas las comunidades presentes
Recorrió pueblos y caminos de Palestina, llevando fe y esperanza, para los débiles y valientes
Explicó en parábolas, el propósito de nuestra vida y de aquellos indiferentes
Dio su vida y su amor, su sacrificio y su dolor, para expiar los pecados de aquel que se arrepiente

Jesús es el Cristo viviente, El inmortal, es la luz y la vida y del mundo su esperanza
Es el camino y el único sendero, que lleva a la felicidad y a la alabanza
Jesús es el salvador de nuestras almas con fe, espíritu y añoranza
Fue un ejemplo perfecto de vida y amor, que lo debemos acatar y seguir a su semejanza

En el jardín de Getsemaní, Jesús sintió el peso del pecado de la humanidad y sus personas
Sufrió en carne propia, insultos, vejámenes e improperios y de aquel que lo traiciona
Aunque su mismo pueblo lo estaba castigando y crucificando, El clamó ante Dios su misericordia y a todos perdonas
Todos estamos en deuda, por su dolor, por su sangre derramada, por su cruz y por su amor, que con su pasión nos proporciona

Jesucristo nos dejó un legado de enseñanzas y bellas espiritualidades
Construyendo una sociedad colmada de generosidad y justicia universales
El amor a Dios y al prójimo, a la familia, a los amigos, de lazos fraternales esenciales
Amando al Creador con todas las fuerzas del alma y de la mente, hasta el fin de las eternidades
Aprender a perdonar a todos y sanar las heridas, de aquel que te ha hecho daño con manos criminales
Amad a los enemigos y bendecid a los que nos maldicen, de sus insultos y pavores fantasmales
Haced el bien a los que nos aborrecen con sus odios y rencores viscerales
Orar siempre por aquellos que nos persiguen y nos ultrajan, para que cambien y brillen el espejo de sus cristales
Jesús nos enseño a perdonar de manera completa, sincera y nítida, como la claridad de los manantiales
Poner al servicio de los demás, nuestro interés, nuestra conciencia, alma y corazón sentimentales
Jesucristo nos enseñó a triunfar siendo humildes, sin egos, ni vanidades y sin odios personales
Su legado y sus enseñanzas, son nuestro rumbo y horizonte, que nos lleva a ser dignos de sus glorias espirituales
Nos dejó un rayo de fe y esperanza, de nuestra vida hermosa y sus ideales
Nunca darnos por vencidos, ni claudicar por nuestros sueños de añoranza fundamentales
Así como Jesucristo luchó por sus sueños hechos realidad de libertad y en la tierra todos somos iguales
Dios nos ama más allá de nuestros errores, de nuestros miedos y debilidades
Realice en su corazón y contribuya con su acción, para que este mundo y nuestra vida sea mejor y de las comunidades, seamos personas serviciales
Hosanna a Dios y a Jesucristo y a la Virgen María en el cielo
Y paz en la tierra a los hombres que aman y creen en el Señor, Dios del universo

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga marzo 31-2021
Poeta

Poemas :  Dos amores y un destino
Dos amores y un destino

Dos amores, dos mujeres, que me llevan a pensar en mi destino
Dos quereres, dos afectos, que arrastran mi fervoroso camino
Lo bueno, lo malo y del pecado, lo mejor y lo divino
Un amor verdadero y duradero y el otro fervoroso y clandestino
El uno un remanso de aguas cristalinas y el otro un peligroso remolino
Un amor de fogosidades matutino y el otro placer de arrebatos vespertino
Un cariño de veneración y el otro querer de fogosidades libertino
Una bella mujer en casa propia y la otra maravillosa, en alcoba de inquilino
La una con pasión de fuego, la otra con vela encendida, la emoción termino
La una tranquila y amorosa, la otra ímpetu y frenesí repentino
Dos amores, dos mujeres, que me llevan por un camino, de precipicios serpentinos

Dos amores y un destino, que hace latir a rabiar los tres corazones
La una moderada en las situaciones, la otra acelera el fervor de las sensaciones
La una siempre parece estar en primavera, la otra es seducción en todas las estaciones
La una es un ramillete de orquídeas florecidas en las habitaciones, la otra es un jardín de rosas, que ondea en los balcones
La una hacendosa, llena de imaginaciones, la otra no pide aclaraciones, ni explicaciones
Dos amores y dos quereres, que me tienen el espíritu volando de fervientes amores
Dos hogares que mantener, dos salarios y dos preocupaciones
No hay dinero que aguante, ni de aquellas altas remuneraciones, ni pensiones
La una llena de reclamos y confusiones, la otra de andares y calores de seducciones
Dos mujeres, dos pasiones, hacen de sus gritos las temibles revoluciones
La una de paz y felicidad, la otra de playas y vacaciones
La una de alegrías y bendiciones, la otra de risas y carcajadas por montones

Dos amores y un destino, una llanura y una selva, llenas de verdores y espesuras
Un amor lleno de caricias y ternuras, la otra de emociones de aventuras
La una con corazón de dulzura, la otra resplandece con su hermosura
La una a veces con chapa y cerradura, la otra sin candados, en sus enaguas y vestiduras
Un amor con placeres en miniatura, la otra con fulgores ardientes de sus travesuras
La una unida en matrimonio, la otra de satisfacciones, sin pelos, ni ataduras

Dos amores y un destino, el camino incierto de mis súplicas y clamores
Dos mujeres, dos deseos, el fragor intenso de mis amores
Dos veneraciones, dos adoraciones, dos lechos, dos cuerpos hermosos en sus interiores
Dos melodías, dos canciones, que retumban en el eco de mis temores
Dos versos, dos poesías, dos cuadernos, dos escritos de mis rumores
Dos batas transparentes, dos alcobas nupciales y dos excitaciones de mis sudores
Dos pecados, dos paraísos y dos infiernos encantadores
Un sol canicular abrasador y una luna llena, de rayos y esplendores
Dos gritos de júbilo y dos luchas sin perdedores, ni vencedores
Dos amores y un destino, que me llenan de angustia con señales amenazadores
Dos sombras y dos penumbras en las noches con sus miedos y pavores
Dos ilusiones, dos espejismos, dos alucinaciones de espantos aterradores
Perdóname Dios, por querer a dos mujeres a la vez, no las quiero despertar de mi soñar
Me prodigaron cariño y amor y no me quisiera hoy, ni nunca marchar
Late apresurado mi débil corazón y ha empezado por la herida a sangrar
Quisiera dejarles en sus bocas, mi último aliento y de sus lechos por siempre recordar
No quiero ver derramar mis lágrimas y de sus sueños, mi partida abandonar

Dos amores y un destino, que me llenaron de emociones y generosidades
No aguantó mi cuerpo el fragor de la furtiva emoción, que andaba a miles de velocidades
Se debilitó mi alma y acrecentó el dolor de mis horribles enfermedades
No aguantó el corazón, la presión y el acelere de mis luchas y debilidades
Dos llantos y un velorio, dos mujeres hermosas, hasta el fin de las oscuridades
Dos rosas y un féretro, dos silencios sepulcrales en las intimidades
Dos rezos y dos bendiciones, el clamor de mis vendavales y tempestades
Dos visitas al cementerio, mientras me olvidan con arrebatos y vitalidades
Dos amores y un destino, la pasión ardiente de mis calamidades
Una tumba fría, lóbrega y enmohecida, mi alma voló a las inmensidades de las eternidades

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga marzo 22-2021
Poeta

Poemas :  Juan Machete
Juan Machete

Cuenta la historia rural de mitos y leyendas, de anécdotas hermosas
De esas que el susurro las lleva y el tiempo las guarda en forma misteriosa
Que el aire arrastra sus espantos, en forma siniestra y dolorosa
De horrores y temores, de miedos, que acechan de soledades asombrosas

Cuenta la historia que, en los llanos orientales, vivió un hombre ambicioso
Apodado Juan Machete, tirano, despiadado y codicioso
Llevando al cinto un machete largo, como su estatura cortante y muy filoso
Flaco y mal vestido, de harapos sucios, apestoso y oloroso
Recorría valles y llanuras con su familia, de avatares dolorosos
Por donde iba dejaba rastros siniestros, horripilantes y temerosos

Una noche oscura de rayos y centellas, de truenos en la inmensa llanura
De relámpagos y lluvias, que estremecían la vegetación y su frondosa espesura
Juan, en medio de su soledad, blandiendo su enorme machete hasta la empuñadura
Desesperado por su situación que lo embargaba, con su temible amargura
Se apeó de su caballo, tirando de su soberbia la armadura
El cielo se iluminaba, reflejando en el llano, la sombra de su lánguida figura de su estatura
Gritando a todo pulmón, satanás, satanás, satanás, el clamor de su desventura
Y un fuerte estruendo, cargado de truenos y rayos, iluminó el andar de su cabalgadura
Pálido y tembloroso, no podía creer lo que tenía al frente, de su loca chifladura
El mismísimo lucifer, criatura del mal, con una capa negra de llamas hirvientes de su armadura
Le propuso un trato, que corrió por el llano, del chisme, que las gentes aún hoy murmuran

Hizo un pacto maléfico con el demonio, a cambio de poder y riquezas
Entregándole la familia, mujer e hijos y el cúmulo de sus horribles tristezas
Su alma y su cuerpo, por haciendas y ganados con sus alambradas y fortalezas
Y el diablo le entregó tierras y llanuras, morichales, llenos de aves y animales, el colorido de sus bellezas

El pacto diabólico era monstruoso, terrorífico, de exclamaciones palpitantes
Juan cogió un sapo y una gallina, vendándoles los ojos con un oloroso turbante
Y los enterró vivos, en la noche del viernes santo, en forma miserable y escalofriante
En la soledad de la llanura, se escucharon alaridos y gritos espeluznantes y agonizantes
Gritando a los cuatro vientos, lucifer, lucifer, lucifer, con rabia de poderes triunfantes
Y el diablo le contestó “pacto hecho, hasta el día que yo decida” y una llamarada de fuego se esfumó en forma ondulante

A Juan Machete, le llegó una racha de buena suerte, sin dar explicaciones
Adquirió haciendas y ganados, el fervor naciente de sus admiraciones
Prosperaba asombrosamente, siendo el mandamás, sin ley, ni discusiones
Fortunas y riquezas, aceleraban murmuraciones del pueblo, pidiendo claridad para sus confesiones
Juan Machete, se volvió tirano y despiadado, usurpando otras tierras, haciéndolas suyas, en sus posesiones
Sacando a sus propietarios a latigazos, en sus cabalgaduras, sin lágrimas, ni compasiones

Una noche iluminada de luna llena, se escuchó en sus haciendas un escalofriante bramido
Un toro gigante y enorme, nunca antes visto, ni por allí existido
De color negro azabache de cascos y cachos blancos, de su imponente fortaleza, vestido
Juan Machete no le dio importancia al inmenso toro y pensó que se había extraviado y perdido
Duró un tiempo en sus llanuras, era el padrón, que el diablo de regalo, le había ofrecido
Era codiciado en los alrededores, de las ganaderías el único preferido

El mismísimo lucifer, le envió una cuadrilla de peones raros y misteriosos
Comandados por un tal Constantinoplo, de soberbias, altanero, cascarrabias y furioso
Hicieron de las tierras del llano, corriera sangre y lágrimas de llantos dolorosos
Juan Machete se sentía el hombre mas ansioso, temeroso y de fortunas asombroso
Con su poder y riquezas, compraba conciencias de alardes asquerosos
No aceptaba órdenes, porque llevaba por delante, la maldición de lucifer, de semblante tenebroso

Un día menos pensado, Juan Machete, empezó a sentir miedos y temores
Presentía que se le acaba el tiempo y lo azotaba el sudor de sus calores
Tenía que entregarle cuentas al rey de las tinieblas, de sus adefesios y horrores
Empezó a sentir tristeza por su alma, presa de lucifer y sus engendros cazadores
Los peones se desaparecieron como por encanto y todos sus lugartenientes y trabajadores
Quedó solo en medio de la inmensidad del llano, sin protectores y salvadores
Se oscureció en un santiamén y se apagaron sus brillantes y falsos esplendores
Todo lo que creció como espuma, se fue disolviendo, como la pesadilla de los soñadores
Todo lo pactado tiene su tiempo y su plazo y la señal de sus amenazadores
A Juan Machete, le ha llegado la hora de pagar a sus horribles inquisidores
El verano y las sequías, secaron los morichales, la belleza de la naturaleza y sus fulgores
El ganado se murió, otros saltaron las cercas, la alambrada y los sufrimientos de sus dolores
Las flores y jardines se marchitaron, sólo quedaron a la deriva, la podredumbre de sus apestosos olores
Las mansiones se deterioraron y se cayeron, sólo quedaron en pie, las paredes de sus horripilantes horrores

Solitario cansado y ojeroso, con su machete al cinto, huyo despavorido y desesperado
Se internó en el bosque y allí en una cueva oscura, por lucifer era esperado
Llevó a cuestas sus cofres y tesoros y dineros, entre malezas caminado
Un voraz incendio, devoró su formidable fortaleza, de anhelos buscado
Arrepentido del pacto con el demonio, la llanura lo devoró sin llantos y por nadie preguntado
Convertido en una bola de fuego, pagó su deuda con el maligno, de alaridos sin pena gritados

Cuenta la historia entre sus mitos y leyendas, de relatos rurales asombrosas
Que las gentes de los llanos ven a Juan Machete, en forma espantosa
Como una bola de fuego hirviente, con su machete en lo alto, blandiéndolo en forma temblorosa
Se le presenta a todos aquellos, que quieran desenterrar sus tesoros, de guacas y dineros misteriosas
Sachándolos a planazos calientes y marcándolos en las noches oscuras y tenebrosas
Con el diablo no se negocia, ni se hacen pactos, a cambio de riquezas y de alardes majestuosas

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga marzo 16-2021
Poeta