Poemas :  Cómo seducir su corazón
Cómo seducir su corazón

Cómo seducir el corazón de una bella y encantadora mujer
Y el pabilo de su ardiente llama encender
Cómo acercarse a su bello cuerpo y tratarla de convencer
Con fragancias y perfúmenos, que la hagan inspirar en su interior y complacer
O recitarle poesías con versos de amor y la hagan ida enmudecer
Cómo estar a su lado y contemplar a solas el agradable atardecer
Y ver las luces intermitentes de las luciérnagas y el grillar de los saltamontes en las penumbras al anochecer
Cómo evitar su linda y cautivadora mirada, sin llegar a enrojecer
Y del nerviosismo a su lado, pálido y mudo padecer
Cómo coquetear el galanteo, sin llegar a enloquecer
Y esperar de la mujer hermosa, su sonrisa y en el rostro florecer


Seducirla con un ramo de rosas y orquídeas y lanzárselos a sus manos a la altura de sus balcones
Con una serenata de guitarra y acordeón y la llene de alegrías y emociones
O tocarle del llano, el arpa y la garza blanca, llenándola de satisfacciones
O con una armónica o riolina y que sus acordes hagan eco en sus habitaciones
O entonarle una melodía romántica con piano y la haga volar en todas las direcciones
O invitarla a bailar una salsa brava y con sus movimientos agite sus respiraciones
O estrechar su armonioso cuerpo, bailando un bolero y la llene de amor y sensaciones
Acariciarle, oler y besar su larga cabellera, pidiendo de su alma sus confesiones
Seducirla con una conversación placentera y amena, acercando los cuerpos a las tentaciones
Escuchar con atención su melodiosa y encantadora voz, alegrando con risas los corazones
Cautivarla con cuentos y leyendas de amor y la haga soñar y volar en imaginaciones
Mirarla a sus cautivadores y matadores ojos y ver en ellos el paraíso de las pasiones
Mostrarle seguridad y alejar el caos, miedos y otras preocupaciones

Seducir una mujer paso a paso, los tiempos se vuelven eternos y maravillosos
Los días pasan volando, volverla a ver todo es romántico y fervoroso
Las tardes se vuelven inolvidables y las citas de sudores pegajosos
Las noches se tornan en arrebato y veneración, del elixir vertiginoso
Cómo persuadir el corazón de aquel querer, de lazos ardientes deseosos
Cómo ligar y cautivar su hermoso y placentero cuerpo, del ímpetu y del delirio pecaminoso
Cómo decirle que los días a su lado son un frenesí, gozoso y lujurioso
Prender esa llama ardiente, que vibre en calores fervorosos
Cómo seducir su corazón y ver el amanecer claro y esplendoroso
Cómo adentrarme en su interior y decirle a su alma, que todo lo de ella es delirio y erotismo contagioso
Y morir en sus brazos, llenos de placeres y encantos, agonizando lentamente con sus besos parsimoniosos

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga mayo 24-2022
Recordando un amor, una linda mujer y una inolvidable pasión.
Poeta

Poemas :  Las berrionderas y las viudas de la soga
Las berrionderas
y las viudas de la soga

Una noche oscura y escalofriante, llena de miedos y confusiones
En una choza humilde, triste y abandonada, de espantos y revelaciones
Se escuchaban alaridos, carcajadas y berríos de llantos burlones
Cerca de un gigantesco árbol, con sus brazos y ramas de rezos y maldiciones
La surcaba una quebrada de aguas rojizas, llenas de espumas de sus ejecuciones
De historias, de mitos y leyendas, de sombras maléficas, de sueños e imaginaciones
Volaban muy bajo, las almas en pena de las berrionderas, en sus agitadas desesperaciones
Las atormentaba el pecado espeluznante, del engendro de sus confesiones

De aquel caserío y villorrio, de tierras y ganados y de hogares amorosos
Se notaba el verdor y la alegría en las labores del campo, de sus campesinos sudorosos
Las mujeres reunidas en aquella choza humilde, maquinaban algo siniestro y horroroso
El demonio se apoderó de sus mentes siniestras, del fango estruendoso
Lo que pensaban hacer, era escalofriante y terrorífico, atemorizante y espantoso
Convencieron a sus esposos y maridos, de pasar una noche de amaneceres maravillosos
Las endemoniadas mujeres, se enrollaron los lazos en sus cuerpos, apasionados preciosos
Y los terratenientes, campesinos y jornaleros, con sus moyas de bebidas fermentadas de olores fuertes y deliciosos
Partieron esa noche hacía la choza, entonando melodías de acordes pegajosos
Marchaban abrazados, alegres a la cita de amores y pasiones deseosos
Y allí debajo de aquel árbol inmenso de ramas y sombras de miedos asombrosos
Empezó la danza macabra, con aires de pánicos tenebrosos
Todo era alborozo, risas y carcajadas, de tabacos, cigarrillos y bebidas, que tomaban agitados y presurosos
El egoísmo y la ambición a la riqueza mal habida, las llenó de fobia y odio pecaminosos
Querían para ellas solas las tierras, los cultivos y el ganado de tesoros codiciosos
Emborracharon a sus esposos, idos de tumbo en tumbo, sin alientos y ojerosos
Y allí debajo de aquel árbol, desenvainaron los siniestros lazos de sus cuerpos vanidosos
Y una a una fueron colgando con la soga, ahorcando siniestramente a sus queridos esposos

Amaneció y en el árbol del ahorcado, estaban colgados los esposos, rodeados de moscas y el aire, que los mecía en sus soledades
Las viudas en medio de su berríos, los enterraron con miedos atroces, ocultando sus barbaridades
La última noche del velorio, en aquella choza desolada y triste, presagiaba aires de fatalidades
Un ventarrón huaracado, en medio de relámpagos, rayos y centellas, con la fuerza de sus tempestades
Azotaba con furia la choza, a las viudas y a las sogas colgantes, llenas de perversidades
Las azotó en remolino y las elevó por los aires, con hojarascas a grandes velocidades
Lanzándolas al lecho de la quebrada, hundiéndolas en las terribles profundidades
Se calmó la tormenta y el árbol del ahorcado con las sogas moviéndose, se llenó de miedos, de espantos, de berríos y ansiedades


Cuenta la historia en medio de sus mitos, leyendas y testamentos
Que por allí han visto merodear a las berrionderas, padeciendo el lánguido de sus sufrimientos
Son las viudas de la soga, que atemorizan con sus gritos escalofriantes y espavientos
En noches oscuras y tormentosas, se escuchan sus berríos, con alaridos violentos
Son almas en pena, que vagan llorando, pagando el pecado de sus sufrimientos
Vuelan alrededor del árbol frondoso, atizando la soberbia y el pánico de sus remordimientos
Las berrionderas piden perdón y paz para sus crueles y agitados tormentos
Son las viudas de la soga, que piden con sus berríos y gritos desesperados, que las ayuden
Con el engendro, del peso de sus cargamentos
La soledad invade a estancia, al árbol del ahorcado y a la quebrada, con lastimeros berríos, que salen de bien adentro de sus abatimientos

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga mayo 22-2022
Poeta

Poemas :  Déjame seducirte
Déjame seducirte

Déjame tocarte con suavidad
Y abrazarte con cariño y dulzura
Déjame rozar tu piel con fina delicadeza
Y adentrarme en el interior de tu bella figura
Déjame expresarte todos mis afectos
Y recitarte un precioso verso, a la belleza de tu hermosura
Déjame ver tu amabilidad y la alegría de tu simpatía
Volar con Tigo y tener una plácida aventura
Déjame demostrarte mi caballerosidad e hidalguía
Y te haré soñar, alejándote de la soledad y de la amargura
Déjame ver en el interior, tu corazón radiante y palpitante
Te empaparé en sudor y calor y te elevaré la temperatura
Déjame revisar el candado de tu apasionado corazón ardiente
Y encontrar la llave que abra tu hermosa cerradura

Déjame apreciar y ver tus lindos ojos
Y ver en ellos, fantásticas y soñadores visiones
Déjame besar tus labios rojos carnudos, apasionados y sensuales
Adentrarme en tu garganta y volar en imaginaciones
Déjame contemplar y subir al cráter de tus rozagantes volcanes
Chupar el néctar y perderme en el paraíso de las emociones
Déjame extraviar en la selva virgen, que rodean tu exuberante hermosura
Penetrar el triángulo, agotando el elixir de las ardientes pasiones
Déjame contemplar en silencio, tu exquisito cuerpo maravilloso desnudo
Ver la naturaleza, tu belleza llena de sonrisas y satisfacciones
Déjame arroparte y cuidar tu placentero sueño
Ver el apego y la nobleza, en el amor de mis reflexiones
Déjame ver tu alma buena y pura
Y alejar de mis pensamientos, el pecado y sus adorables tentaciones
Déjame atizar el pabilo de tu ardiente llamarada
Seducirte con ímpetu y arrebato, al extremo de mis excitaciones
Déjame participar en tu erotismo y ser parte de tu lujuria
Quemarme en tu llama ardiente, la fogosidad de tus bellas atracciones
Deja que al ardor y el rubor te llenen el cuerpo y el alma de frenesí
Y yo te llevaré como mi reina encantadora, al jardín florecido de mis mansiones

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga mayo 18-2022
Poeta

Poemas :  Tumba olvidada
Tumba olvidada

Tumba vacía, sin doliente, triste y olvidada
Por nadie visitada y sin eco de la montaña, sus quejidos escuchada
Tumba vacía, lóbrega, llena de maleza, de hierbas y matorrales rodeada
Desconocida y sin nombre, del silencio lúgubre callada
Tumba vacía de espiritualidad, de aquel cuerpo afanoso deseada
Relegada al olvido, sin lápida y del sepulcro arrinconada
Tumba vacía de soledad y tristeza, sin lágrimas, ni llantos, llorada
Lugar silencioso donde descansa el difunto, que la vida lo llenó de recuerdos, soñada
Tumba vacía, cámara de tierra suelta y de sangre manchada
Donde yace de la catacumba, su galería triste y abandonada
Tumba vacía, llena de incertidumbre, de fosa y sarcófago inclinada

Tumba sagrada de las sepulturas escalofriantes, en noches de espantos y oscuridades
Causa miedo y pánico ver una tumba vacía, relegada y abandonada en sus soledades
Ser que no le dieron importancia, sin mausoleo, el ego maldito de las sociedades
Tumba vacía y tristemente olvidada, sin credos, sin rezos, sin letreros, ni identidades
En un cementerio relegado y abandonado, lejos de sus bondades
Tumba olvidada, del pobre miserable, sin arreglos, ni vanidades
Sin mausoleo, sin jardines, sin flores y vacía en sus solemnidades
Tumba olvidada, que no mereció que su inquilino fuera en ataúd, ni cajón mortuorio, para que alojara sus calamidades
Panteón sin nombre, bóveda solitaria y vacía, llena de espantos y frialdades
Tumba olvidada, donde el alma voló rauda hacia el infinito de las eternidades
Donde anida el cuerpo hecho polvo, sin pobreza, ni riqueza, ni alarde de sus mezquindades

Tumba olvidada y vacía, sin lápida, sin sepultura, sin nombre, ni reflexiones
Sin cripta, ni mausoleo suntuoso, sin guardar cupo para otras generaciones
Sin cruces, ni agua bendita, solo una tumba hueca y vacía, sin riquezas, ni posesiones
Desmantelada, fría y raída, llena de roedores, pecados y maldiciones
Tumba olvidada, sin parientes, sin coros de oraciones
Descuidada y desprotegida, sin barrotes, ni gritos, ni llantos, ni explicaciones
Abandonada, solitaria y triste, sin orgullos, sin devociones, ni humillaciones
El cuerpo hecho polvo, lo arrastró el viento, dispersándolo por doquier en las vegetaciones
Solo quedó allí la tumba fría, lóbrega y vacía, sin dolor, sin miedos, ni desolaciones
El tiempo pasa y la historia olvida, hasta la tumba olvidada, llena de espantos y supersticiones
En las noches oscuras y tempestuosas, se escuchan voces de ultratumba, que salen de la tumba hueca, olvidada y vacía, llena de pavores, terrores y alucinaciones

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga mayo 17-2022
Poeta

Poemas :  Luna de sangre
Luna de sangre

Qué tierra la que nos dio Dios, tan bella, placentera y hermosa
Nos dio el sol incandescente de luz y vida, con energías y luces poderosas
Y en las oscuridades, nos regaló la luna, delicada y silenciosa
Para que nos iluminara con sus rayos suaves y de encantos maravillosa
Qué bonita se ve la luna, placentera y agradable, con aires refrescantes luminosa
Iluminando caminos, alejando las penumbras y oscuridades tenebrosas
Despertando en las parejas de enamorados, la pasión en los corazones, amorosas
Qué bonita se ve la encantadora luna, con sus rayos en las alturas majestuosas
Qué bella noche iluminada de luna llena, de lazos de amor afectuosa
Surcando la atmosfera en su infinito, que aceleran sus pasos agitada y presurosa

¿Por qué está triste la luna, rodeada de miedos y espeluznantes oscuridades?
Llora desconsolada, porque la ha cubierto una sombra, en sus terribles soledades
No le llega la luz de su amado sol, oscureciéndola en las penumbras fantasmales de sus profundidades
Derrama sangre roja, llorando en la pesadumbre de nostalgias y ansiedades
Luna de sangre, triste, perdiendo su belleza y encanto como reina bella de sus majestades
Luna roja, cubierta por la sombra de la tierra, perdiendo la intimidad de sus suavidades
Llora la hermosa luna, porque se ha opacado su luz inmensa, el ego de sus vanidades
Desaparece de la vista de la placentera tierra, el amor de sus fidelidades
Su color blanco de la bóveda celeste, se ha perdido y ha entrado en debilidades
Llora apesadumbrada gotas de sangre, perdiendo su atractivo y sus bellas facultades
Se torna de un color cobrizo de miedos fantasmales, agonizando sus amables generosidades
La tierra también está triste, porque su fantástica novia, oscurece, languideciendo sus vitalidades
Luna de sangre, sus rayos luminosos se han ido por un instante, pero parecen eternidades
Eclipse total de luna, opacando su belleza y en la tierra, sus ardientes sensualidades
La tierra se ha movido entre la luna y el sol, perdiendo la brillantez y el color bello de sus tonalidades
Su color blanco pasa a rojo, derramando sangre por las heridas de sus cavidades
Fenómeno natural de la vía láctea, con su galaxia espiral, que sucede en instantes de sus brevedades

Nuevamente sale airosa, vestida toda de blanco, la hermosa luna, iluminando con su elegante presencia
Sus luminosos rayos brillan esplendorosamente en lo alto, vigorosa y bella, con sus enaguas blancas y sus transparencias
Luces, encantadora y alucínate, atrayente y vanidosa con su porte y embrujadora elegancia
Regresan sus bellos encantos y las noches seductoras, que lloraron su interminable ausencia
Qué cautivadora y fascinante se ve la agradable y hermosa luna, dejando ver su belleza y los rayos luminosos de su evidencia

“Joreman” Jorge Enrique mantilla – Bucaramanga mayo 15-2022
Noche de luna de sangre- noche de eclipse total de luna
Noche roja de sangre y llantos por su belleza y su interminable ausencia
Poeta

Poemas :  Me voy de estas tierras
Me voy de estas tierras

Me voy de estas tierras, que un día me vieron nacer
Ríos y montañas hermosas, que me dieron sus frutos de comer
Jardines florecidos de rosas, que me regalaron un querer
Caminos inolvidables, que guiaron mi horizonte por doquier

Me llevo las ondas de mis mares, que avivaron mis sentimientos
Olas inmensas con las que jugaba al atardecer
Burbujas que impregnaban mi cuerpo, aliviando mis padecimientos
Playas blanquecinas, que reflejan el amor al anochecer

Me voy de mi pueblo, caserío tranquilo y esplendoroso
Calles coloniales, que vieron de mis juegos, correr sudoroso
Casas antiguas con tejas de barro, de sus aposentos el eco escuchar
El chirriar de sus puertas, retumba en mi memoria, poder recordar

Parto raudo de mi terruño, dejando amigos en las noches poder desaparecer
Vecinos y familiares, de saludos algún día poder comprender
Oscurece y el llanto se hace largo hasta el amanecer
El silencio carcome mi alma, la palidez me hace estremecer

Me voy, dejando a la mujer de mis amores queridos
La pasionaria de fragancias y perfúmenos, de olores permanecidos
Amante de fulgores y deleites, de gritos divertidos
Mujer maravillosa, me diste su cuerpo y su alma de abrazos y besos correspondidos

Me voy sin resquemores, sin lágrimas, ni llantos
Ni huyéndole a enemigos, que persiguen sus espantos
Ni a las enfermedades, padecimientos de sus quebrantos
Me voy de mi terruño, que le dio vida a mis encantos

Me voy buscando otros horizontes, que iluminen otros luceros
Amores que perduren y sean por siempre verdaderos
Encontrar por el camino, la huella de otros viajeros
El paraíso o la muerte de forastero, de sueños aventureros

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga mayo- 14-2022
Poeta

Poemas :  Curva macabra y peligrosa
Curva macabra y peligrosa

Viajando por una carretera angosta, se me apareció de pronto, una curva peligrosa
El vehículo se detuvo en forma estrepitosa, apagándose con chirridos caprichosa
Un escalofrío inundo el cuerpo, con mirada desviada, desorbitada, oscura y brumosa
La curva la cubría el horizonte, de naturaleza verde, esplendorosa y frondosa
El cuerpo empezó a sudar a borbotones con estremecimientos angustiantes, nerviosa y muy copiosa
De pronto una neblina densa, lentamente avanzaba, temblorosa y miedosa
Se elevaba sobre la curva con un esplendor de una tarde miedosa y temerosa
Una ráfaga de aire la envolvía, de celos raros maliciosa
Avanzaba danzando sobre la vía angosta, silenciosa y algo misteriosa
Rodeó el vehículo con su danza y baile, moviéndose como bailarina majestuosa
Se enardecía el ambiente, con una cautela rara maléfica y espantosa
La neblina se fue aclarando, dejando ver una figura brillante y luminosa
Con vestimenta de enaguas de nieve, desfilando en silencio con ademanes ceremoniosa
Daba vueltas en remolino, despaciosa con ritmo melodiosa
La tarde caía en su ocaso con arreboles de colores, anaranjados borrascosa
La curva peligrosa se tornaba en delirios, de gritos sin ecos, dolorosa
La enagua blanca y transparente femenina, cubría aquel cuerpo con temores de llantos angustiosa
Su cabellera larga y negra arropaba su rostro siniestro, cadavérico y horrorosa
Hacía señas con sus largas y huesudas manos, como sombra en penumbras sigilosa
En aquella curva peligrosa, de aquella carretera solitaria, el ambiente era de miedos escalofriantes y de pavores azarosa
Salían olores a flores negras y marchitas, de conjuros y pócimas macabras, fantasiosas
El ambiente se tornaba en espeluznante y macabro, de adefesios, de espantos contagiosa
Un ventarrón en remolino arreciaba con fuerza, levantando aquella figura esquelética fantasmal, como burbujas espumosas
Se acercó demasiado al vehículo y abrió con sus huesudas manos la puerta, con un ruido en demoníaco estrepitosa
Me saco del cuello, estrujándome como muñeco en forma feroz, estruendosa y tempestuosa
Abrazó y arropó mi lánguido y agonizante cuerpo, danzando en vueltas con pánico horroroso y parsimonioso
Y allí en medio de la claridad del ardiente ocaso, me clavó sus afilados colmillos de su calavera fantasmagórica, luctuosa
Su engendra y esquelética figura, era siniestra, escalofriante, pavorosa, de humores y olores apestosos, infecciosa
Sus enaguas blancas se tiñeron de sangre manchada, del puñal traicionero facinerosa
La densa neblina se fue esfumando lentamente con sus enaguas, dejando ver su esquelética y maléfica figura, despaciosa
Y allí quedó abandonado con la puerta abierta el vehículo, en la curva demoníaca vertiginosa
Sólo se notaban vestigios de gotas de sangre, de aquella espeluznante muerte, sin sepultura macabra y de estupores escandalosa

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla- Bucaramanga, marzo 06-2022
Poeta

Poemas :  Déjame ver su alma
Déjame ver su alma

Mujer, déjame ver sus ojos y apreciar en ellos el cerebro de su conciencia
Déjame ver su alma y contagiarme de sus energías, la vida de mi existencia
Dame sus labios y saborear en ellos, la dulzura de su hermosa presencia
Palpar su pecho y escuchar los latidos de su corazón, el pálpito de su esencia
Deja que su espíritu me arrope con su bondad y el respeto de su obediencia
Deja en sus manos, el saludo con su delicada y bella inocencia
Tocar su precioso cuerpo y adentrarme en sus fragancias, los aromas de sus esencias
Chupar el néctar de sus volcanes, el pecado y la confesión de mis indulgencias
Adentrarme en su selva virgen con pasión y emoción, el elixir de la supervivencia
Acariciar su cabellera que arrastra la suavidad y las caricias de su resistencia
Déjame caminar sobre sus pasos, que dejan la huella hacia su residencia
Y descolgar las tiras de su bata transparente y dar rienda suelta a la pasión con insistencia
Deja que los rayos de la luna alumbren la noche mágica, con brillantes y vehemencia
Y los cuerpos húmedos y sedientos, suden acalorados de emoción al fragor de las urgencias
Déjame susurrarle al oído mis poemas a la musa preciosa de mis anhelos y única referencia
Y los rayos del sol mañanero, calienten la cama y destapen con su calor, las sábanas arrugadas, dejando ver la calidez de su evidencia
Deja que el pabilo siga encendido y la llama de la emoción continúe con su exigencia
Déjame idolatrar y venerar su ardiente cuerpo y sea el infierno de mi penitencia
No dejes que el arrebato y el rubor deje espacio para el contrincante y su competencia
Deja que el frenesí y la lujuria hagan su excitación, una adorable emergencia
Déjame ver su alma buena y pura y me contagie con su felicidad, el bálsamo de su asistencia
Déjame beber la pócima de su amor en el sopor del brebaje en el vendaval de su turbulencia
Deja que me empape con su lluvia torrencial y salpique mi rostro con su inagotable efervescencia
Y nadar en su riachuelo nítido y transparente y llegar hasta su nacimiento sin escrudiñar su procedencia
Déjame subir a su barca, ser su barquero y navegante en el mar embravecido de su paciencia
Llegar a viejo y contemplarme a su lado como el primer día y descubrir los aromas de su inocencia
Déjame querer y amar su adorado corazón, sin ataduras, sin amenazas, ni advertencias
Qué la vida siga rodando y la naturaleza arrope los secretos íntimos de la confidencia
Déjame ver su alma y su ferviente corazón, sin pedir permiso, ni firmas, ni secretos para su audiencia
Deja que emanen sus perfúmenos y las fragancias de su loción y me impregnen los olores de su cuerpo y tener en ellos su dulce y agradable presencia

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga mayo 10-2022
Poeta

Poemas :  Madre hermosa
Madre hermosa
Día universal de la madre, día de alegrías, de saludos y homenajes
Día para conmemorar y recordar a esta hermosa mujer, con besos y abrazos llenos de felicidades
Día para celebrar y brindar por la vida de este bello ser, de pundonor, amor y coraje
Y qué siempre luzcas bonita, bella y elegante, con sus preciosos vestidos, que adornan a este adorable personaje

Qué grandiosa y esplendorosa, es la agradable y encantadora naturaleza
Rodeada de jardines florecidos, de pétalos que irradian fragancias de perfúmenos de delicadeza
Qué preciosa es la madre adorada, con su don de amor y nobleza
Esparciendo valores y cariños desde el interior de su alma buena y pura, llena de grandeza
Verla siempre alegre y sonriente, pregonando en el hogar toda su ardiente belleza
Eres la reina, eres el palacio y del trono, la adorada y encantadora alteza
No tiene precio su amor, sólo su corazón, que irradia alegría y la única riqueza

Madre santa y de su alma, que llena el cuerpo todos los días de aire para las respiraciones
De consejos y bendiciones, que acumula su espíritu de amables y consideradas razones
Madre bella, de rezos y creencias, que suplica a Dios por el bienestar de sus hijos en todas las ocasiones
De abrazos y besos en las despedidas, con la cruz en sus esperadas bendiciones
Madre primorosa, que se asoma sonriente, saludando desde los balcones
Es el abrigo cálido y único, que soporta las adversidades y las inclemencias de las estaciones
Madre grandiosa, oírla cantar en el hogar, retumba alegre el eco de sus bellas canciones
Madre linda, reciba todas las rosas, orquídeas, margaritas y tulipanes, en ramos floridos por montones
Madre agradable, que vigila los sueños, los descansos, los amores y las imaginaciones
Sus órdenes no tienen discusión, ni alegatos, ni subidas de tono, ni explicaciones
Madre encantadora, eres el centro y la líder de admiración en las alegres reuniones
Sus palabras y consejos vuelan, llevando alegrías y anécdotas llenas de ilusiones
Madre primorosa, en el calor de su regazo, se alejan enfermedades, caos y preocupaciones
Dios la creo hermosa y bella para llevar a cabo, la creación y la vida, en sus nobles misiones
Madre guapa, en su cuerpo también anidan tristezas, que la afligen en sus desesperaciones
Rodeada de sus hijos, hacen que su amor se llene de orgullo, con felicidad de satisfacciones

Madre santa y bendita, en la tierra la mujer más bella y bonita y de todos los seres, la única maravillosa
Verla descansar en su silla, en su hamaca y en su poltrona como toda una reina, la hacen ver encantadora y preciosa
Se desvela por el bienestar de sus hijos, irradiando cariños desde su alma prodigiosa y amorosa
No hay amor más grande que el de una madre, querida y cariñosa
Va y viene en el hogar con sus quehaceres, revoleteando como mariposa vigorosa
Sus mandatos son órdenes, inculcando valores para la vida recta prodigiosa
Donde hay una mujer, hay una encantadora madre, que irradia energías fervientes calurosas
Cuando Dios creó la tierra, creó la humanidad, al hombre y a la mujer con su cajita mágica de vida milagrosa
Madre afectuosa, mujer amada y querida, creadora de luz y caminos de vida victoriosa
Madre predilecta y preciosa del corazón, como el árbol que extiende sus ramas y sus brazos, para prodigar a sus hijos sombra fresca y asombrosa
Estar siempre a su lado y seas el alma y el espíritu alegre, madre querida y vanidosa
Que Dios la cuide, la guarde y la bendiga con su adorable bendición, poderosa y misericordiosa
“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga mayo 08-2022
Poeta

Poemas :  Madre de jardines florecidos
Madre de jardines florecidos

Qué bonitas son las orquídeas y las fantásticas rosas
Qué bonitos son los tulipanes, margaritas y azucenas esplendorosas
Qué bonitos son los girasoles, los claveles y camelias con sus pétalos, preciosas
Qué bonitos son los jardines florecidos, que emanan perfúmenos y aromas, asombrosas
Qué bonito regalárselas a la madre bella, corajuda, valerosa y majestuosa
A la mujer que da luz y vida con alegrías de felicidad y sonrisas dichosas
A la mamita linda, que se roba de sus hijos los suspiros de aires vigorosas
Para la madre querida todos los jardines florecidos de bálsamos y fragancias fabulosas
Todas las poesías de amores para la mujer más placentera, grandiosa y de su ser maravillosa
Una flor, un beso y un abrazo, para la mamita que hoy brilla como una divina diosa
Un querer y un amor para la madre más bonita, esplendorosa y hermosa
Una sonrisa y un te quiero para la mamita que saca pecho de sus hijos orgullosa
Un agasajo y un brindis por la linda madre con su abrigo y de su espíritu amorosa
Un regalo y un sueño en su regazo, con imaginaciones de besos cariñosa
Una vida y una lucha de nunca acabar para esta guapa mujer, valiente y valerosa
Un hogar y una familia para esta bella madre, que luces como mariposa vigorosa
Un castillo y un enorme palacio para la mamita encantadora y majestuosa
Un adiós y una bendición de Creador, para la madre del sustento prodigiosa
El paraíso de la naturaleza, para la mamá laboriosa y de su fuerza grandiosa
Los rayos luminosos de Dios, sigan protegiendo su vida y su cajita mágica milagrosa
Y en las noches de luna llena, brilles tan bella y elegante de sus aires armoniosos vanidosa
Pedirle a Dios, para todas las madres del mundo su bendición Todopoderosa y de la Virgen Milagrosa

“Joreman” Jorge Enrique mantilla – Bucaramanga mayo 08-2022
Poeta