Poemas de religíon :  El día de Las Mulas
“Muy tercas, pero, . . . bien chulas.”

Católica religión,
Pascua, la Resurrección,
sesenta días han pasado
del calendario marcado.

¡Vamos tempranito a misa!
amor, corazón de prisa,
Jueves de Corpus llegó
sufrimientos relegó.

Es el día que más disfruto,
el trabajo ya dio fruto
recibamos sus “primicias”
festejemos mil albricias.

A Dios llevemos ofrendas
cumplamos sus encomiendas,
sigamos la procesión,
la fiesta, la tradición.

Bendito día de las mulas
especiales, las más chulas,
de hoja de maíz reseca
artesanía que no peca.

Con barro fresco, lozano,
obra fiel de un mexicano
que se compra en los mercados,
en los tianguis afamados.

Cuatro palos para afuera
no de madera cualquiera,
sostienen tierno animal
muy terco, pero, . . . formal.

Mulas tenaces cargueras,
en las sendas las primeras
portando sillas divinas
adornadas, diamantinas.

Cargan las lucidas flores
de perfumados olores,
rítmico vaivén, costados
llevan preciosos atados.

Cajas de tablas, huacales,
enjarrados los mezcales,
miro cestas tamaleras
también cucharas moleras.

Comales, cazuelas varias,
metates, jícaras parias,
hondas ollas frijoleras,
tinajas que son pulqueras.

Tienen brida, usan rienda,
así necedad se enmienda,
un hilo les guía el camino
pender será su destino.

Acémilas regalemos,
nuestro “folclor” reforcemos
fomentando las costumbres
se olvidan las pesadumbres.

Vistamos a nuestras niñas
con faldas, con blusas finas,
moño, trenza a la cabeza,
reboso, collar turquesa.

Ataviemos bien los niños,
huaraches, gabán, divinos,
paliacate, ropa manta
y sombrero paja santa.

En cultura popular
las mulas hay que adorar
por siempre, serán eternas
pues tienen almas fraternas.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 04 de junio de 2015
Dedicado a mis “mulitas” preferidas: Samantha Ramos Hernández y Marijose Rodríguez Ramos
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de alegría :  Mi jarrito
Yo tengo un jarrito,
un jarrito al que quiero,
el alfarero bendito
lo diseñó con esmero.

Lo merqué en una feria
en mero Tenancingo,
el barro su materia,
la fiesta el día domingo.

Pequeñita vasija
modelada a mano,
por el alma prolija
del humilde artesano.

En el horno, calor,
de tan fiel corazón,
a cien grados de amor
fue especial su cocción.

Recipiente pintado
de color bermellón,
sin adornos creado
y sin decoración.

Con tenue brillantez,
es su naturaleza,
en simple sencillez
radica la belleza.

Excepto en el asiento,
tal cuerpo muestra curvas,
con panza surge al viento,
la exhibe, me perturba.

El cuello sin cadena
es digno de una diosa,
luciendo en mi alacena
bella orejita, hermosa.

La ensarto con los dedos
lo agarro, lo sostengo,
como en ritos y credos,
lo siento de abolengo.

Me acerco a su figura,
a boca poco angosta,
comienza mi locura,
la quiero a toda costa.

La acerco hasta mis labios,
en el borde doy besos,
consciente, sin resabios,
algunos son traviesos.

Busco, con avidez,
todo lo que contiene,
la grata candidez
de ese fervor que tiene.

Un soplido muy fresco,
se mueve la muñeca,
el hecho es pintoresco
la lengua dice: ¡eureka!

A tierra santa huele,
a esa de mil amores,
por fortuna, bien suele
aromar los sabores.

Espero no se quiebre,
que nunca se fisure,
lo digo en plena fiebre,
ojalá que perdure.

Ya integra colección,
adorna linda mesa,
de cocina y fogón
es auténtica pieza.

En él líquidos sorbo,
los bebo sin estorbo,
¡ay, jarrito atolero,
yo por eso te quiero!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Tenancingo de Degollado, Edo. de México, México, a 26 de febrero del 2006
Registro SEP Indautor No. 03-2007-082112003600-14
Poeta

Poemas de reflexíon :  Kurhíkuaeri k'uínchekua
“Leña de encino, de ocote, piedras, yesca, . . . el fuego brote.”

Dios de la llama flamante,
pindekua preponderante
caminata por los montes,
resplandecer de horizontes.

Transportado por cargueros
con destellos, con luceros,
fogón de cuatro regiones
alumbrando corazones.

En sede la recepción,
¡que viva la tradición!,
guardar, resguardar la lumbre
y velarla es la costumbre.

¡Gran festividad michhuaque!,
la fecha en el almanaque,
prehispánico es el ritual,
la mitología ancestral.

El simbolismo profundo,
no a la destrucción del mundo,
solo muere el astro viejo
dejando triste reflejo.

Por el poniente fenece,
mas . . . al oriente florece
el vigor y la pujanza,
la existencia, la esperanza.

Renacer del Sol creador
joven lleno de esplendor,
fresco el día ha comenzado,
la vida se ha preservado.

P’urhépecha ceremonia,
¡cultura que da la gloria!,
ha iniciado el año nuevo
con encendido del fuego.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 2 de febrero . . .
Dedicado a Tatá Javier Mellápeti Cuiriz
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-051712171201-14
Poeta

Poemas de alegría :  La Danza de Los Viejitos
“El célebre Tata Vasco vio bailar viejo tarasco.”

La Danza de los Viejitos,
bastones, máscaras, mitos,
con su traje peculiar
lucen, brillan a radiar.

Que lindos esos atuendos
dignos de hombres estupendos,
son por todos admirados
los “uarharis” encorvados.

De Jarácuaro su alma,
usan sombreros de palma,
les cuelgan varios listones
de Michoacán, son pendones.

Gabanes, rojos colores,
grecas negras, ¡son señores!,
es pulcra, nívea, la lana,
que, al punto, los engalana.

Muy vistosa esa franela,
¡qué toquen “Flor de Canela”!
y luego “La Golondrina”,
esa pieza es su madrina.

Camisas de manta blanca,
calzones de poca zanca,
los finos, caros bordados
se aprecian muy bien labrados.

Su calzado es incansable,
la suela tan admirable
de duro cuero o baqueta
resuena, al compás, coqueta.

Un bastón que no se quiebra,
parece hasta que celebra,
la madera tiene un don,
es muy fino ese bordón.

Son expertos danzarines,
bien escuchan los violines,
contrabajos, las vihuelas,
aunque carecen de muelas.

Tienen mucha resistencia,
que bailen “La Competencia”,
purépecha melodía
que alegra la luz del día.

Para éllos, su gran edad,
es poca, una nimiedad,
no hay fatiga en el danzar,
jamás quieren descansar.

Sus achaques y temblores
hablan de sus mil amores,
en máscara la sonrisa
porque no les corre prisa.

Su patrón, el Niño Dios,
nunca les dará un adiós,
“t’arhepitis” lo han consentido
desde muy recién nacido.

Benditos están sus pies,
pocas veces un traspié,
¡qué pegue bien el huarache
contra el piso, que retache!

Que sacudan la polilla,
son toda una maravilla,
es verdad, están longevos,
¡pero, le echan muchos hue . . .!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Morelia, Michoacán, México, abril del 2010
Dedicado a mi ahijado, José Alexis López Gabriel
Reg. SEP Indautor 03-2010-102913333100-14
Poeta

Poemas de reflexíon :  Comanja
“Con amor todo se zanja . . .”

Con respeto, amor fraterno,
con permiso del Eterno,
estoy trazando una franja
para llegar a Comanja.

Pueblo de paz, por principio,
integrado al Municipio
Coeneo de la Libertad,
por el que tiene lealtad.

Salvaré estorbo o zanja,
deseo llegar a Comanja
fiel comunidad, pujante,
que solo ve hacia adelante.

Tierra sagrada, soporte
de la zona centro norte,
denominada Meseta
Púrhépecha, de alma inquieta.

Linda región michoacana
que a los vecinos hermana;
hoy, el tiempo no me alcanza,
me urge llegar a Comanja.

Que está rodeada por cerros
legendarios todos ellos,
custodios de su pasado,
de su presente porfiado.

Ya diviso las colinas,
arena, grava, divinas,
de aquel de La Calabaza,
mole añeja que me abraza.

Guardo aprecio por Mazkuta
y Huaracha, sin disputa,
bien venero a San Miguel,
Kupambam, cima, vergel.

Siento, ahí, cariños míos,
miro aquellos sembradíos
de maíz, con fe, esperanza,
ansío llegar a Comanja.

Rinconcito del encanto,
de un hospitalario manto
que, al turista visitante,
cubre con trato importante.

Que caminos tan hermosos,
quiero visitar los pozos,
los pozos de la barranca,
esta idea nadie me arranca.

Voy cargado de alabanza,
debo llegar a Camanja
pa’ ver al Santo Patrono
que está posado en su trono.

Mi San Juan Evangelista
divino apóstol, altruista,
discípulo, el más amado
de Jesús nuestro, adorado.

Juro hincarme frente a él,
humilde, . . . sin oropel,
entonar sus mañanitas,
rezarle en misas benditas.

Con felicidad a ultranza,
ya voy llegando a Camanja,
pretendo pasar las fiestas
bailando al ritmo de Orquestas.

Muero por comer churipo,
chapatas, uchepo rico,
tomar atole, charanda,
porque Dios, así, lo manda.

Gracias, bienaventuranza,
por fin llegué hasta Comanja,
lugar de sombras, comales,
donde se alivian los males.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Comanja, Municipio de Coeneo de la Libertad, Michoacán de Ocampo, México, a 26 de diciembre del 2017
Dedicado al Señor Profesor José Nieves Razo
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de reflexíon :  Bandera P'urhépecha
“Enseña de un pueblo herido, . . . que nunca será vencido.”

Provienes de noble cuna,
Santa Fe de la Laguna,
precioso, sagrado lienzo,
preludio de un recomienzo.

Las costuras, que te enmarcan,
tu virtuosismo resaltan,
reminiscencia de amores,
cuatro campos de colores.

Ciénega, tinte morado,
Maíz, manjar adorado,
que se preserve el idioma,
materna lengua que aroma.

Azul, la Región del Lago,
pescado blanco un halago,
Yácatas en las riberas,
memoria de viejas eras.

Once Pueblos, la Cañada,
luz de amarillo . . . bañada,
el Río Duero serpenteando,
la vida fertilizando.

Meseta, bosques serranos,
el verde y madera, hermanos,
su fecundidad, promesa,
de inestimable riqueza.

Un escudo, bello emblema,
rematado por un lema,
voz, Juchari Uinapekua,
frase que, al verso, se adecua.

Significa: nuestra fuerza,
palabras de raza tersa,
simbolismo michoacano,
herencia de un pueblo sano.

Como el canto de un pireri,
Dios del Sol, Curicaveri,
transformado en obsidiana,
fuego, brasa meridiana.

Veinte flechas puntiagudas,
medio cuerpo sus figuras,
hacia puntos cardinales
mensajes subliminales.

Cuchillo de piedra blanca,
destino de esencia franca,
filo que termina en punta,
un puño hacia el cielo apunta.

Morena mano cerrada,
su poder será alborada
de aire, agua, tierra, fuego,
por Michoacán es mi ruego.

Tela de varias facetas,
todas éllas muy concretas,
primeramente, nacer,
después, en el bien crecer.

Reproducirse, morir,
a la eternidad partir;
fiel, P’urhépecha Bandera
a nuestra estirpe libera.

De injusticia, de miserias,
de traiciones, de tragedias,
etnia de ancestrales sabios
olvidemos los resabios.

Vinculados a Quiroga,
con vigor, que el llanto ahoga,
pasemos el trago amargo,
¡hay que salir del letargo!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Cherán, Michoacán, México, julio del 2011
Dedicado al diseñador de la Bandera P’urhépecha, el pintor y muralista Don José Luis Soto González; réquiem a los indígenas asesinados el 17 de noviembre de 1979, en Santa Fe de La Laguna, por los ganaderos y guardias blancas de Quiroga.
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta