Poemas :  Tú y la Rosa
Una rosa roja tan hermosa con sus pétalos y espinas
Tú güerita de ojos hermosos y bella sonrisa
La rosa roja deslumbra con tanta belleza
Tú me deslumbras y enamoras con tu belleza, Nadia.

La rosa, están hermosa, cuando al amanecer abre sus pétalos
Tú eres tan bonita, cuando al amanecer abres tus lindos ojos
Aquella rosa roja, están hermosa, que deslumbra en los campos elíseos
Tú eres tan bella y tierna, que impactas en todo el monte olimpo.

Esa hermosa rosa, es envidiada, por todas las flores, por su belleza única
Tú linda Nadia, envidiada por tantas mujeres, por ser para mí la única
Aquella tierna rosa, despierta en cada persona, un sentimiento único
Tú de belleza inigualable, despiertas en mí, un verdadero sentimiento.

La rosa se pasea por aquel campo de hermosas flores, presumiendo su belleza
Tú tan hermosa, como la rosa, te paseas por la hermosa Toluca, con tú belleza
Esa rosa de incomparable belleza, es la Reyna por dónde camina
Tú la mas hermosa de todas, eres la Diosa, de este corazón, con alma de poeta.

Aquella rosa roja, pinta con su hermoso color, aquel bello cielo
Tú con el rojo de tus labios, pintas mi alma, de aquel hermoso color
La rosa con su belleza, embruja a todo aquel que la ve
Tú con tu belleza y ternura, me embrujas, a cada instante, Nadia.
Poeta

Poemas :  Aunque no existo para ti
Se que yo no existo para ti, que eres feliz tal como eres
Pero déjame explicarte lo que siento por ti
Quizás pienses que estoy loco y es verdad quizás un poco
Pero es que este amor se medió de forma natural.

Nunca me sentí tan angustiado, cuando por fin lo entendí
Que nunca te tuve y nunca te tendré, solo me queda amarte en silencio
Que la vida golpea fuerte, pero con el corazón destrozado
Te seguiré escribiendo y cantando, aunque nunca me escuches.

Espero y comprendas lo que siento por ti y comprendas mi tristeza
Cuando veas mis ojos y mires mi alma triste y rota
Pero aun con mi alma rota, quiero que sepas, que este amor es puro y verdadero
Espero que comprendas, mi dolor y no te enojes, con este corazón triste.

Pero, aunque tenga el alma rota y el corazón echo pedazos
Mi lápiz seguirá escribiéndote poemas hermosos
Mi guitarra seguirá, sonando con aquellas hermosas notas
Te seguiré soñando cada noche, como siempre lo hago.

Aunque yo no exista para ti, le seguiré contando a la luna y las estrellas de ti
Seguiré ilusionándome con verte de nuevo
Les contaré a mis amigos de tus hermosos ojos, de tu linda sonrisa
De lo enamorado que estoy de ti, Nadia.
Poeta

Poemas :  Amor
Amor es saber que nunca tendrás un suspiro de ella
Es entender que nunca recibiré un mensaje de ella
Amor es comprender que, aunque mi mundo es ella
Yo no soy nada para ella.

Amor es pensar cada día y cada noche en ella
Y yo no existir en el mundo de ella
Amor es que yo les cuente a todos de ella
Y que nadie le cuente de mi a ella.

Amor es caminar por la calle pensando en ella
Aunque nunca aparezca en sus pensamientos de ella
Amor es escribirle un poema diario a ella
Aunque nunca jamás los lea ella.

Amor es que yo toque en mi guitarra una canción pensando en ella
A pesar de que mi música no llegue a los oídos de ella
Amor es escribir una historia de amor diferente cada día con ella
A pesar de que no lea mis historias donde la protagonista es ella.

Amor es desvelarme soñando con ella
Aunque yo nunca aparezca en los sueños de ella
Amor es enamorarse cada día más de ella
Aunque tu nunca lo sepas, Nadia.
Poeta

Poemas :  Si te enamoras de mí
Si te enamoras de mí, seré tu mejor amigo, tu confidente
Seré aquella persona que te apoye en los peores momentos
La que siempre te protegerá, de todos los males
El que te abrazara sin ningún motivo.

Si te enamoras de mí, leerás un nuevo poema cada día
Escucharas una nueva canción, inspirada en ti
Te llamaría todas las noches, solo para desearte buenas noches
Me desvelaría, todas las noches, escribiéndote poemas, para enamórate.

Y es que el mundo ya sabe, que tú eres bella, hermosa, encantadora
Mis amigos saben, que eres linda, bonita, fantástica
Mi familia sabe, que eres autentica, maravillosa, que eres la única
La luna y las estrellas saben, que eres la que brilla e ilumina este corazón.

Si te enamoras de mí, te hare sonreír siempre
Te esperaría todas las tardes en el parque, para caminar tomados de las manos
Caminaríamos por Ensenada, disfrutando de su malecón
O si lo prefieres, recorreríamos Toluca disfrutando de sus fiestas y tradiciones.

Iríamos adonde quisieras, para verte feliz y contemplar tu hermosa sonrisa
Y a si poderte cantar mis canciones con mi guitarra
Eres mi nota musical mas hermosa, eres mi inspiración mi ilusión
Seriamos la envidia de todos, si te enamoras de mí, Nadia.
Poeta

Poemas :  Mi libro
Nadia si leyeras este libro que es mi vida
En cada párrafo, leerás lo que le da sentido a mi vida
Sabrás porque me desvelo cada madrugada
Comprenderás porque mis canciones hablan de ti, Nadia.

Si leyeras estos párrafos, llenos de versos, que hablan de ti
Te enterarías de todas las historias, que escribo de ti
Leerías las letras de mis canciones, que son para ti
Entenderías porque le hablo a la luna y las estrellas de ti.

Cada día escribo una nueva pagina de este hermoso libro
Una nueva pagina donde, describo tu recuerdo
Donde le cuento al mundo, sobre tus lindos ojos
En cada pagina escribo un futuro, contigo.

Mi lápiz viejo y cansado, sigue esperando, una señal de ti
Mis versos siguen esperando, a que los leas, para que no mueran en el olvido
Mis canciones llenas de esperanza, de que las escuches algún día
Mis poemas llenos de amor, solo por ti.

Nadia si leyeras este libro, que es mi vida
Entenderás que este aprendiz de cantautor, se enamoró de ti
Si leyeras este libro, entenderías que cada noche sufro por ti
Te darías cuenta, que eres mi sueño más hermoso
Simplemente eres lo más importante para mí, Nadia.
Poeta

Poemas :  Madre soltera: mujer de amor y mil batallas
Madre soltera: mujer de amor y mil batallas
Sola, cansada, sedienta, ¿estaré perdida?
se quiebran mis huellas en los caminos,
y no es porque esté desorientada,
he dejado atrás, mucho de mí,
todo, absolutamente todo,
y lo he hecho de tanto luchar,
pero…; tal vez algo haya quedado,
un diminuto céntimo, pequeño,
delgado y angosto como un ínfimo guijarro,
y en ese preciso instante, yo sonrío,
sonrío con tristeza para mis adentros,
estoy equivocada; el pacto se quebró,
¡Y nada me ha quedado! ¡Nada!

Y esta declaración,
puede que sea la referencia,
en teoría, me he despertado atrapada,
y esa es la razón, ─no podría explicártelo,
porque,
descubrir que no puedes alcanzar el sol,
ni ocultar la luz de las estrellas con tus manos,
es aletargar el razonamiento,
es pensar en una dimensión inexplorada,
loca como desventurada,
sin embargo,
también he descubierto sin convicción
que mis emociones han sido arrolladas,
sin votos de confianza, con lamentos,
sin reservas, y que mis sueños se han marchado,
lastimeros, empobrecidos, llenos de conflictos,
¡Y fue al atardecer de un día de invierno!
Y me sentí agonizar, morir,
¿Morir como el ave que ha perdido una de sus alas?

Vacilé y resbalé por el sendero, yo resbalé,
y el respirar, el entorno, el deseo de sobrevivir,
en los rincones más queridos de mi porvenir,
por el estrecho camino de la razón,
descubrí que todos se habían ido,
y fue como una escarcha, afilada, cortante como puñal,
un montón de grietas, unas ávidas sanguijuelas,
que absorbían mi esencia, la esterilizaban,
y esas muy desalmadas indolentes,
buscaron silenciar mis pedidos de socorro,

A ellas no les importó en lo más mínimo,
pretenciosas, sin carisma, sin belleza,
recelosas, apáticas,
incluso de sus propias existencias,
ellas, mis testigos, me han señalado,
se han reído, se han mofado de mí,
y al igual que una paria he sido desdeñada,
rechazada, condenada a vivir sin amor,
aplastada por la locura,
por un viejo recuerdo imborrable,
y a raíz de eso, he caído lejos,
lejos de mi hogar, ¿en verdad estaré perdida?
estoy sola ahora, asustada, descubierta en la noche,
sola, sola, sin la contemplación de la luna,
impresa en la desolación,
y al mismo tiempo,
cubierta de una inflexible compasión,
de un inextinguible latido que se niega a claudicar,

¿Qué se pierde al momento de dejar de vivir?
La esquiva y momentánea razón de ser,
ese argumento afilado, agudo,
premonitor, cubierto de revelaciones,
de índices que nos alientan a seguir,
a no desmayar, que siempre llega a término,
a no rendirnos, a estar a buen resguardo,
más,
cuando eso muere,
algo se pierde, deja de respirar,
y todo se detiene, las heridas vienen de nuevo,
el momento se paraliza, y el miedo,
es un temor bravucón, prepotente,
que hala de los cabellos,
esclaviza, arruina, destruye la esperanza,
deshace los mejores intentos por avanzar,
¡El muy tenaz se instala como un virus,
y no hay modo de sacarlo!

Las esperanzas se pierden, los anhelos,
las fuerzas, ¡todo desaparece!
Y no es que sea el fin ─lo digo con seguridad,
pero se acerca, y es un déspota,
un querellante, un madruguero,
un tirano a sueldo,
orgulloso de su trabajo,
sonriente y sus dientes amarillos,
su torso es de hierro oxidado,
sus ojos dos brasas ardientes, llameantes,
y no hay modo de eliminarlo,
pero si de evitarlo ─sé de lo que hablo,
porque hubo en mí, un corazón y un dominio,
hubo en mí, una voluntad, absoluta y satisfecha,
una abnegada resolución a resistirlo,

¿Hacia dónde ir, hacia dónde escapar
cuando el valor huye de nuestras vidas…?
Te lo digo ─y quiero lo escuches bien,
la salida está por encima de tu cabeza,
nunca al frente ni a los lados,
directamente sobre ti,
es un péndulo, un halo de luz,
un toque destellante,
es tu valor, abnegado, indomable,
y este se ubica en tu mente y corazón,
allí debes desplegar tus estrategias,
allí debes reponer lo que has perdido,
y el impulso lo das cuando recapacitas,

¡Manéjalo y adiéstralo!
Y empuja, impúlsate, ¡sal de ahí!
Deja esa cueva,
ese atolladero, ese sucio escondrijo,
de murciélagos y serpientes,
Mírate y sé consciente de tu verdad,
¡Hazlo y muévete! Debes persuadirte,
¡Despierta y vive! ¡Pacta de nuevo con la vida!
Y no dejes de trepar, de hurgar en tu corazón,
en la mente de tu arrojo, de tus ocasiones,
esos finos filamentos adheridos a tu espina dorsal,
de tu espíritu. Tú no tienes un ala rota,
tampoco las necesitas para volar,

¡Favorécete a ti misma y vence!
Porque es lo he qué he hecho, es lo que conseguí,
con mi sangre temblando,
de pie delante de los riscos, del insondable pozo,
desafié a los mismos abismos que osaron acorralarme,
y pisoteé su inútil cobardía; yo los despedacé,
y mil veces muerta, mil veces he renacido,
sin conjuros, sin reclamos, sin quejas,
es el destino, mi lanza dorada con punta de diamante,
¿Quién habrá de negar lo que soy?
Poeta

Poemas :  Pliegues y buenos deseos
Pliegues y buenos deseos
No mires hacia atrás
los pasos se pierden en el olvido,
las miradas han dejado de existir,
no hay consejos sobre esto,
nadie puede consentir,
ni oponerse a esos momentos,
nunca hubo nada más, que presentes,
y hoy, tales presentes han desaparecido,
¿Por qué explorar los viejos axiomas,
de un mundo, cuya línea de tiempo,
ha cesado y solo ha dejado,
imágenes, sonidos, ecos sin vida,
estertores de voces y acciones,
que han perdido su consistencia?

No mires hacia atrás,
esfuérzate por avanzar, por repeler el dolor,
hurgar en tu voluntad, matar la indiferencia,
herir el orgullo falso, y desestimar la mentira,
porque no hay razón, estima ni poder,
que se alcen sobre las verdades de tu vida,

No camines hacia las piedras que lastiman,
quédate en el sendero, recórrelo,
mira al frente,
mira hacia donde guía tu corazón,
¿ves que allí no hay encierros
que empujen al sufrimiento,
para que crezca y amedrente tus sueños,
hundiéndote en la soledad ambigua
de un inerte páramo decaído?
No; no los hay,

Es tu espíritu, es tu valor,
y no puedes negarlo,
nadie puede hacerlo,
aun así,
el muro lo levantas tú,
¿Por qué? ¿Por qué lo haces?
No busques zozobras, ni desmayes,
no reniegues de tu sombra,
de la esencia misma de tu persona,
eres todo,
eres más que eso, tú eres vida,
una vida maravillosa y colmada de elogios,
como el disco plateado por las noches,
que brilla por encima de todo y de todos,
y de esa forma tú,
deslumbras, creces y aumentas tu don,
y el momento se vuelve hermoso,
porque irradias el triunfo de tu crecimiento,
el convenio de una existencia que no es efímera,
plena de rimas y observaciones,
¿Y todo lo demás?
Lo encuentro en tu interior,
una valiosa lección,
valiosa e intencionalmente única,
que habla en torno a tu diseño,
un diseño que lleva el indiscutible sello de quién eres,

Inenarrable sería el razonamiento,
pues ese es un signo de calidad, de sabiduría,
y las rimas, el pareado, el terceto,
soleá, sextina, lira,
no caben en tus palabras,
porque no es el modo como lo enseñas,
sino la fortaleza y convicción de cómo lo sientes,
¡Esa es tu dádiva, tu belleza interior!
Una réplica absoluta de todo lo bueno,
eres quién eres, por lo que eres,
y no por reglas impuestas por otros,
mucho menos, imposiciones que de nada sirven,
Tu originalidad, se mece en las corrientes,
y el brío de ese afluente emergiendo,
es la fuerza de tu nombre,
La creatividad que posees,
tu único lente de peso,

─Ahora por favor, y en tanto me escuchas,
¿Qué opinas de lo siguiente?
El horizonte, rojizo y extenso,
rebosa de llanto en el atardecer,
y la sonrisa, lozana y disuelta,
se dispersa al amanecer.

─No me parece; sería mejor de esta forma:
El horizonte,
reposa sobre las lágrimas del atardecer,
llora,
y en tanto antes del amanecer,
una sonrisa,
se dispersa en el cobijo del horizonte,

─ ¡Oh, amor de mi alma,
es por esto que tanto te amo!
Solo tú puedes ver,
lo que se esconde en el mundo de las palabras,
¿Y qué hago yo frente a ti,
diciendo todas estas cosas?

─No lo sé;
tal vez porque me agrada escucharte,
y siento que tus ojos me arrastren,
y mientras hablas,
me dejo caer en tus apreciaciones hacia mí,

Y después de escucharla,
la vergüenza cohíbe mi hombría,
me hace pequeño, me desdoblo delante de ella,
al igual que una hoja de papel,
se rinde a las llamas de un impetuoso fuego,

─No es para tanto, mi loco escritor,

Y de nuevo,
me desvivo por esa sonrisa,
y más me apabullan sus gestos,
¡Cuántos secretos habrá en ellos!

─Solo los que conoces de mí.

Y entonces hago una pausa,
carraspeo, la contemplo como la primera vez,
ese minuto que cambió mi vida,
y me digo a mí mismo:
Tonto vasallo de la timidez y de la escasez,
¿Qué hago yo aquí?
Debería enmudecer y dejar de parlotear,
me acerco y la descubro,
Admirable, maravillosa como una rosa damascena,
Sonrío frente a esa increíble proclama y,
me escucho decir:

─ ¿Debería yo aconsejarte,
o más bien ser tú quien lo haga conmigo?

─Deja eso, enamorado de mi corazón,
la noche se acerca,
y yo debo salir a beber de mi fuente,
¿Me acompañas?
Poeta

Poemas :  Susurros Desprevenidos
Susurros Desprevenidos
Hay quienes se atreven a todo,
sin escatimar esfuerzos para alcanzar,
lo que ellos consideran imprescindible,
sin importar lo arriesgado, tortuoso, difícil,
y hasta a veces cruel,
que pueda resultar el aventurarse de ese modo,
tan temerario y personal,
tan irreflexivo como inoportuno,
solo para obtener,
el secreto más amado del alma,
Yo mismo debería, y puede que no, mencionar,
cuánto me cuesta entregarlo todo,
por el mero hecho de que así lo he decidido,
a pesar de que mañana, podría o no,
recostarme sobre la sombra de una decepción,
y llorar de espanto por un buen rato,
y,
si ese fuera el caso, sé que hoy,
al escucharte a través de los latidos de tus palabras,
me doy cuenta que, todo cuanto hubiera hecho por ti,
lo habrá valido en un ciento por ciento,

Los milagros ocurren cada día,
y es por eso,
que debemos estar atentos a las señales,
¡Nosotros somos esas señales!, intermitentes,
Vacilantes en ocasiones,
que se mecen en las veredas de los momentos,
momentos que se deslizan al igual que la brisa,
lo hace en el atardecer de un día otoñal,
y mientras las aves se alimentan,
los árboles se nutren de la savia,
la tierra produce sus frutos,
el mundo avanza,
y con él,
nosotros también,
y lo hacemos amando,
impulsando nuestros sentimientos más allá,
amamos porque así lo sentimos,
sea en la oscuridad de los misterios,
sea alejados de todos,
sea de frente, a un centímetro del aliento,
o acariciando con sutiles expresiones,
el oído de aquella persona que nos afecta,

No pierdes nada cuando lo que más interesa,
es el bucle de una burbuja que,
ha sido conformada, diagramada y hasta,
delineada con bordes que solo a ti,
y solo a ti, competen,
Y en este preciso instante, me atrevería a decir que,
la vida habrá garabateado en los rincones del corazón,
los relieves que conformarán tu preciada existencia,
sin presumir en suposiciones, ni adagios,
que te pudieran indicar lo contrario,
¡Y todo es verdad cuanto digo!
¡Estás hecha para amar!
Sin importar lo que expresen lo demás y,
así el planeta se esté quebrando a la mitad,
Tú, mereces ser amada,
porque recibir, dar, es parte de nuestra historia,

Yo espero que, algún día,
pueda obtener, la mano de tu amor,
signifique una chance para mí, en este mi deleite,
y un motivo de reconciliación,
como aquellos pocos privilegiados,
que han sufrido privaciones y cuyos pies,
han descendido al final de sus caminos,
en busca del sepulcro de sus amados recuerdos,
y de los sueños que, en tiempo y espacio,
recrearon con la sola fuerza de su amor y amistad,
un coincidente e iridiscente: punto de encuentro,
y que, por error y falta de valor quizás,
debieron enterrarlos pensando en la muerte,
como una sólida señal de adiós,
sin la esperanza de revivirlos,
de sus dominios eternos,

Fueron estas mis batallas, con espada y escudo,
enfrentando dragones y ogros, horribles circunstancias,
sufriendo en carne propia, la humillante separación,
que arrancaba mis sentimientos de manera prepotente,
arrogante y bestial; sencillamente,
porque este era el precio a pagar,
y no era un simple estremecimiento,
mis ojos ardían,
el pecho quemaba, y dolía… ¡Oh tú no sabes,
tú no sabes cuánto dolía, cuánto significaba vivir,
cada noche y mañana con el peligro de no verte más!

¡Cuán vulnerable es la fragilidad de tu esencia!
cubierta de matices, percepciones,
interrogantes, y todas esas emociones,
que se hallan enterradas,
en una sin igual comprensión que y por excelencia,
idealiza la profunda variación de tú personalidad,

Y he aprendido,
acerca de la firmeza de tus convicciones,
la tenaz fortaleza de tu carácter,
el dulce sentir de tu humor,
y el constante sentido común que tanto te identifica,
como la fragancia de una peonía, madura, inviolable,
perfecta, sonriente, soñadora y amable,
y cuyo dulce néctar, depuran todos mis defectos,
esas anomalías esparcidas aquí y allá,
que no sirven, y solo ocupan lugar,
y aquí es donde me detengo y te pregunto:
¿Crees en las casualidades o en el destino?

Me escucho decir estas palabras,
y sonrío para mis adentros,
tal vez lo sepas, tal vez no, sin embargo,
y a pesar de los obstáculos, de la distancia,
de no conocer los pormenores del uno y del otro,
es bueno haberte encontrado, sin importar como seas,
ni el testimonio de vida que llevas o tu pasado,

En lo personal, sé lo que he sentido, y me ha dado,
uno de los mejores momentos de mi vida,
Te deseo lo mejor y si lo sabes, lo sellarás en tu silencio,
habrás de callar para que no suene a locura,
porque lo inesperado, a veces significa eso,
y otras tantas,
un minuto más cerca de alguien imposible.
Poeta

Poemas :  Corazón Imbatible
Corazón Imbatible
Bellos enigmas se encogían en su rostro,
pequeñas gotas de rocío sobre sus ojos,
una íntima impresión, una fuerte impresión,
que habitaba en la firmeza de su corazón,
llenaban de entusiasmo intelectual,
el magnífico amanecer de su vida,
y en sus primeros tiempos, esos pasos que dio,
colocó sobre la vereda de su intuición,
las copas que habría de compartir con otros,
sin alfombras ni tapices, pero elegantes y alegres,
y avanzaría con bríos sobre los excelsos prodigios,
del pensamiento humano; y lo haría,
sin vanidades, ni orgullo,
solo con la fortaleza de su carácter,
de su inagotable determinación de mujer,
y al mencionar sus palabras,
las musas permanecían quietas, obedientes,
por nada del mundo la interrumpirían,
su elocuencia, sin falsedades, directa y agresiva,
desquiciaron a más de un hombre,
y a ninguno subyugó a voluntad,

¡Damas y caballeros!
No hubo dominio absoluto de su parte,
jamás fue detrás del mundo, ni deseó conquistarlo,
solo a su destino, ese frágil,
y a veces endurecido peñón,
es lo que anhelaba,
y amaba ser quien quería ser,
y no deseaba limosnas de amoríos,
ni suculentos placeres,
el amor se descolgaba en ella, al igual que la miel,
esa ambrosía la embellecía, y la gratificaba,
¡Ese era su sueño, su navío, la bandera de su idealización!
Feroz e indiscutible, odió la manipulación,
y soñó con la libertad sin identidades,
con la institución igualitaria del hombre y la mujer,

Vivió encadenada a su libertad,
deshizo nubes de prisiones que se cernieron sobre ella,
empleó su ingenio, inteligencia,
y rompió todos los moldes,
Abnegada, irresoluta, magnánima,
era poco estimada por los arquetipos de su entorno
quienes la veían como un premio al cual poseer,
un lujo de noches estrafalarias
y maniáticas ideas de sometimientos,
¡Yo la haré mía!, decía uno,
¡Jajaja, pedante y ruin, no presumas!, decía otro,
¡No tienen lo que se necesita!, objetaba un tercero,
Y la lista proseguía, y los rechazos también,
nadie fue lo suficientemente perspicaz para ella,
y quienes se acercaron lo necesario,
perdieron el sueño, se acalambraron en sus ambiciones,
y de impotencia rechinaban sus dientes,

Sin embargo, metódica, una fiel creyente,
jamás humilló a nadie, nunca se opuso,
como un relicario que se pavonea con sus joyas,
en cambio, accedió a demostrar,
la verdadera composición de su ser,
convicciones sin ambiciones, deseos sin prejuicios,
debates, revelaciones y profundas disertaciones,
que únicamente avalaban el pensamiento humano,

Amante, avasalladora,
y mártir de sus propios conocimientos,
a los cuales defendía a muerte,
no se doblegó frente a la férrea tenacidad,
de quienes buscaban sujetarla,
imponerse sobre todo lo que creía y pensaba,
y de lo cual estaba más que segura,
que no habría oportunidad alguna,
para tales infieles,

Pero estaba dicho que,
en un singular despliegue irracional,
el amor que puja de manera salvaje sobre todos,
y,
tal vez porque el fruto ya estaba en su tiempo,
o por dejarse llevar por los atributos,
de un terreno por el que no había transitado,
se despojó de su autoimpuesta castidad,
y el amor la visitó, y lo hizo de manera inaudita,
sorpresiva y con la fuerza de un torbellino de fuego,
Hubo llamas que incendiaron sus huesos,
lamieron su alma,
y la cubrieron de los pies a la cabeza,
y esa armonía, ese descabellado zumo,
la fuerza que arrecia sobre los desprevenidos,
impulsa y adosa a la pared de los suspiros y las caricias,
como un dragón enrollado sobre la roca de un murallón,
pleno, irresistible, e invisible al razonamiento,
dejó que aquel elixir la colmara,
y todo lo bebió,
y comprendió el significado de amar,
el concepto que se escudaba detrás de la mente,
que había esperado su momento,
para atacar y seducir,
y las palabras fueron dejadas de lado,
y los instantes, los días, las noches, y la luna los iluminó,
eso fue todo, esa fue su canción,
auténtica, original,
con la simpleza de un ramillete de rosas,
esa querida filósofa,
anudó su corazón al pliegue de su historia,
y se desnudó a sí misma, enseñando el valor,
la simpatía y la sensatez que representaba,
y nada más entregó, solo el deseo oculto,
la vivacidad que se había empeñado en esconder,
y lo sintió bien, y fue su romance, uno bueno y encantador,
pero, como inició, culminó,

Y continuó su lucha, su desapego por lo frívolo,
su vida comprometida por la creatividad y el esplendor
la existencia a una exposición cruda y verosímil,
una profunda y reflexiva conciencia,
por ver que todo sea completo,
y la independencia de todo cuanto sea posible,
tanto en hombre como en la mujer, en especial esta última,
la diligencia de un pensamiento que,
se extendería hacia todos los aspectos de la personalidad,
Lou Andreas Salomé, no solo inspiró,
destacó, forjó, e impulsó los mejores mandatos,
en los ejes del razonamiento filosófico y psicoanalítico,
e influyó sobre la vida de varios hombres,
y no fue una herramienta de estos,
sino una sólida chispa de energía pura y bendita,
en la que todos amaron sumergirse,

La vida humana –qué digo, la vida en general– es poesía.
Sin darnos cuenta la vivimos, día a día, trozo a trozo.
Pero, en su inviolable totalidad,
es ella la que nos vive, la que nos inventa.
Lejos, muy lejos de la vieja frase,
“hacer de la vida una obra de arte”;
no somos nuestra obra de arte.


Y este último párrafo no es mío sino de ella,
¡Cuán fácil resultaba enamorarse,
de esta maravillosa mujer!
Poeta

Poemas :  En mi mente
Perdona si te pienso todos los días, perdona si te escribo poemas
Pero no puedo más, solo pienso en ti, disculpa si mis canciones
Solo hablan de ti, pero yo vivo por ti, aunque tu no estés conmigo
Yo te pienso todo el día, escribo canciones por ti.

No sé si algún día leerás todos mis poemas, o escucharas
Todas mis canciones, pero si las llegas a escuchar
Sabrás lo mucho que pienso en ti y también sabrás
Que tan importante eres para, aunque no me conozcas.

Perdona si mis canciones o poemas te incomodan
Pero no me pidas que quite tu nombre de mis canciones
Es mi manera de marte sin tenerte, espero me comprendas
No pido que me quieras, solo pido que me dejes seguir escribiéndote.

Discúlpame si un día escuchas una canción mía
Sin saber que es para ti, espero que un día puedas comprender
Que si te escribo canciones no es para molestarte
Si te canto es para recordarte.

Yo te canto y te escribo porque para mí, es mi forma mas
Hermosa de vivir mi vida, recordarte a cada instante
Aunque tu no lo sepas eres mi motivación más hermosa
Que me impulsa a vivir y cantarte a cada instante, Nadia.
Poeta