Poemas :  Paroxismo estrambótico
PAROXISMO ESTRAMBÓTICO

Síncope, rudo rapto y ceguera.

Del espejo es la promesa dulce,
en el reflejo verde del mar rojo,
que de encanto fábulas revive,
en un instante de luz encarnada,
donde escasea la vida, escarlata.

Confesando al descubrirse falaz,
alabando con perspicacia sofismas.
¡Desnudando tenorio bataholas!.

Caprichosa, excentricidad aguda.

Devora en ello a lo que sustrae,
la luz del pasado y sus ausencias,
que ingratas deben a la fortuna,
dichas dónde flaquea el ánimo,
y el aliento descansa imperioso.

Aunque factible en rosicler sea,
pespunte pertinente opulento.
¡Impoluto y pletórico insufrible!.

Dirimiendo al estorbo diligente.

El perfil orgulloso, ligero florea,
reflejando muy vivo al recuerdo,
donde silabean las horas paganas,
al péndulo de cobre, que medita,
pegado al suelo, el cielo, lacónico.

De los senderos abiertas las alas,
del oleaje furores, el infierno es.
¡Del resquicio escocimiento el sol!.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  Veleidad taciturna
VELEIDAD TACITURNA

Con la luz lenta de lunes lejano,
un diamante arroja un río,
cayendo estrepitosa cada espina,
cual humedad traidora en cada flor,
polvorienta memoria amarillenta,
como la hoja en dulce arrobamiento,
que discute del otoño bajo el huerto,
en la vieja primavera, puerta y techo,
con la noche parvada de golondrinas.

El aire, las chispas y el ruido, se quejan.
Allá, el inquieto lirio, punzante cardo,
teje al balcón, sillas y algodones.
Porque el rostro arrastra montañas,
y cabañas, y cañadas, y mañanas.
Ahogándose un grito está sobrio,
cuando las olas encienden los arenales,
y callan la espuma, el humo herido,
y en los arrecifes, el viento despierta,
sones pastoriles de azules llamaradas,
donde las manzanas descansan.

Asfáltica, la primera claridad se petrifica,
en el momento que espera sombrío,
incólume impecable, un olvido vibrante.
Lejano, el instante hace llover mariposas,
aún cerradas las nubes en la campiña,
donde todas las puertas pueden caerse,
donde piden ser aniquilados los candados,
y lograrían escapar las ventanas calladas,
entre las lágrimas de arena trasnochadas.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  Condescendiente
CONDESCENDIENTE

Tan poco verde como dulce es el mar,
en el hilo del hielo al fuego salado,
al recuerdo desnudando mariposas.
En el silencio de la esquina.
Oye al viento hijo.

Por ser tan gris donde se aferran,
y se desviven las nuevas nubes,
nieve naranja nave noble naipe.
En el silencio de la esquina.
Oye al viento hijo.

En el barro mirándole la espalda,
en la blanda codicia hecha virtud,
en la pérdida, en el llanto, en la noche.
Deja al vestir la izquierda diestra,
donde la música nace y muere...

En el silencio de la esquina.
Oye al viento hijo.
En el silencio de las hojas.
Mira el último perfume hijo.
Desnudando lágrimas al tiempo.

En el silencio de los hielos.
Palpa la primera música hijo.
En el silencio de las nubes.
Teje los sueños olvidados hijo.
Entre los ojos puros de tu vacío.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Cuentos :  MALEABLE CRUDEZA...(Anticuento Dadaísta)
MALEABLE CRUDEZA
(((Anticuento Dadaísta)))


Por el calor de la sombra camina, y ríe,
la primera pesadilla, donde nadie cuenta nada,
ni siquiera un ensueño bajo la lluvia, vende,
en los cuadernos… Los recuerdos abanicando.
¡Si, lo supiera el cepillo!... Todo, todo, y un poco, la muerte llegaría a un fin dichoso, en su incógnita viajera, con el humilde rol de las bicicletas en torrentes.
Así, limpiaría de las esferas el reposo de las espuelas, en la orilla transparente de un grito amarillo, dulce, y entre la danza araña un gato al ropero somnoliento.

No te contaré lo que mirando esquiva el alto preludio de las manzanas, y los duraznos lujuriosos en huelga, y que ya se atreven a esconder las rodillas del gusano, porque a lo lejos el silencio enrojecido se ha caído.

Por aquéllo de la cansada sed, que se bebe el heno seco, y en el follaje temeroso, por la uva, definitiva endeudada.
¡Piénsalo!... Duerme en el otoño sin calles, en calcetines, donde ni las vitrinas invernales fabrican cementerios, pues esa noche ya tiene canas, y parece haberse detenido.
Espera un poco, y nada dejaré de contarte, hasta que te encuentres bien confundido.

¡Mira!... En la cintura puntiaguda del acero tímido, los árboles han vendido algodón y cobijas.
Pero, no lo cuentes, y mucho menos, lo imagines.
Pues el guijarro absorto ya no camina, y ha dejado
su meditación en las uñas viejas de la ballena enana.
Como verás…Ya canta la irritada tintura en la cocina, tendida en la brisa del color humedecido, y rugoso, en un turbado manantial que dibuja almendras.

Pues ese día, como ya te dije, hace unos minutos…
Las orugas fabricaban las escaleras y acordeones,
donde el mismísimo viento lo ha olvidado, muy acuático, y al pájaro angustiado le niega la almohada, y el ultimo suspiro, en unas pequeñas tuercas sin rosca.

¡Vaya, si no te lo dijera, se me pasaría por alto!.
Pues las cáscaras del cielo, ruedan con la cabellera negra, desnudas como el viejo olvido entre las cenizas, cabizbajo, con los salados hormigueros de flamas frías.

Y tú, tan buen lector, comprensivo, dices que todo lo has disfrutado.
Que la numerosa descendencia de los incomprendidos ya dejaron a los monstruos de emergencia en las películas de vaqueros, y las cabras son crueles con los tigres.

Tomando en consideración que llevamos más de 3 horas leyendo ésto, es hora de pensar de que se trata. Y empezar por alejarnos a un lugar apartado,
apaciguando las inquietudes de los humos, y dejando
que el frío escape del hielo del desconcierto.
Poner la mente en blanco, e iniciar con la ternura del peregrinaje de aceptar que, las terribles cadenas son esclavas del hierro vegetariano.
Y nada pueden explicarnos de la excesiva bondad humana con sus semejantes.

Por ésto, las estatuas tienen la audacia de callarse, y no prestar atención a ningún tipo de anticuento, por muy dadaísta que sea en los escaparates desprevenidos.


Todos los derechos pertenecen a su autor. Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Joel Fortunato Reyes Pérez.
Publicado en e-Stories.org el 29.10.2018.
Poeta

Poemas :  INDESCIFRABLEMENTE...(Polipoesía)
INDESCIFRABLEMENTE
(Polipoesía)

Se cura del honor la herida. Ida/y…dá.
La verdad profunda. La desconocida.
Brillante opacidad=justo silencio. Quién.
¿Quí…qui?... No es tan… Cu cu.
Insonoro afónico esculpe inculpado.
Al sahumar salaz salivazo saltimbanqui.
S-a-t-i-s-f-e-c-h-o... Horrísono fragoso.

Errátil esbeltez
Dela...Dela...
prudencia con calma
consonancia conspicua
consternada conspiración
y chispa… Con con…Poco…Coco.

Donde tocan melodías malhadadas maleables.
De blablar de murmur de gar gar.
Los peces se ocultan dulces dislocados dislates.
Encorsetados encopetados encubridores… ¡Hey!.
Zaheridor zaino zalamera zalagarda zambra.
Za-za que za-za… Sicalíptico y elíptico. ¡Tico-tico!.

Y sonrientes en las profundidades… ¡Plas…plas!.
Plácidas plagas plagian… Pletórica pobretería del seso.
Exo-exo… Dixen-dixen…
Exto es texta… Texto a texto.
Exto ex texta… Y extexta es.
Sososolo el pescador como símbolo
Simpático silvestre… ¡Sí…sí…sí!.
Salado alado ralo ruge. Ru-ru-ru.

Llaves... Ya vas... Dale soso/zopenco y al…
Estorbo escarba… Del tardo trueno raspa rayano.
¡Ah!...¡Eh!...Kikirikí…Cucara-mácara… Yo no fui.
Y colorín…C-O-L-O-R-A-D-O...
La. V.I.D.A. no/no/no
E.S.A.S.I.

El ósculo
ha de sacarlo fuera
volando en violines, del agua. Guá-guá…¡Wow!.

Con el fieltro fiero fiasco fisgón flagrante.
¡Oh!...Fí-fí… ¡Oh!...Fo-fó… Bodrio/bolonio.
De la pluma. Plus pliegue plañidera.
Pu-pu-pi-pi… Pus pinto… Del cus-cus…
El ave la tinta la mano el papel.
Absceso barrabasada carcoma
decolorada enzarzada fluctuación
mimosa mirtífica misántropa…

Mi mí… Múa múa… Bóbo…Bobó.
Del verbo ardiente. Mu/mú/ela/ela.
Serena luz.
Iluso.
Zigzag del zipizape.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez


Información útil es...
https://es.wikipedia.org/wiki/Polipoes%C3%ADa
También...
http://www.altamiracave.com/polipoes.htm
Poeta

Poemas :  Por Tu Cauto Modo...(En Castellano Medieval)
POR TU CAUTO MODO
(Castellano Medieval)
.

Atanto me siento de todo bien quito
tengo en el mundo segunt que lo veo
que con grant pobresa non se que me digo
en quien me debia tener abrigado.

Con fambre, con desesperanca, con sed
non sofrieron otros como yo e sofrido.

Cuales nunca fueron dados
nin los passados reyes ya
nunca les dieron tamaños.

Son frias como la nieve, e arden como el fuego.
Pero mas dulce canta, que otra ave mayor.

¡Non se escrevir
que me fase sofrir!.

¡En tormenta tamaña
con deseo vevir!.

¡Que en la salutación, mejor es en la prueba!.

De la buena pimienta es pequeño el grano.
En oro muy poco grand valor e grand precio.
Mételos en amores a omes, aves e bestias.

¡Echar muchos mugrones los amugronadores!.

En la obra de dentro hay tanto de faser
sembrar trigo e cortar las montañas
faze dias pequeños e madrugadas frias.

Danos muy malas tardes, et peores mañanas.
Vengue vuestra locura, ca en poco tovistes
ser libres e sin premia,
reñid, pues lo quisisteis.

Qua cuant grant es el duelo,
e cuant grant pesar.

E antes del tienpo ha de envegecer
mas que las otras vida penada
por cuanto lo tengo de fecho provado.

Que fuese donoso yo nunca vi pobre
Que fues desdonoso tanpoco vi rico.

Ca esto que digo si es razonable
aqueta conprende adonde la estoria
mas es fablada de la probedat.

De los esperantes muy bien rescebido
sin cuento sabido millares de bocas.
Las piedras porque duras quebraban de pesar.
Ca mas son que arenas en riba de la mar.

Del mundo non vemos nada.
Acordatvos de su estoria.
¡Quien más la mira, más cresce su veer!.



Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.


POST DATA:
Referencias útiles son...

http://www.wikiwand.com/es/Espa%C3%B1ol_medieval
También...
http://www.wikilengua.org/index.php/Castellano_antiguo
Poeta

Poemas :  DESEMBOZAR... ( Latín-español)
DESEMBOZAR
(Latín-español)

NIMIUM NE CREDE COLORI
Ni al párpado amarillo su verdor dulce.
Del fruto la pulpa puede ser mortal,
y vestir con túnica ruin tus sandalias,
pidiendo dormir las trenzas.
En el carmesí de flor y espino,
el torpe desenfreno, la piel fermenta.

NISI CERTANTI NULLA CORONA DATUR
Combate la suerte con manzanilla,
aunque tengas anís en la vieja parra.
El laurel sin pena viste. ¡La verdura!.
Huele y duele. ¡Al cielo el heliotropo!.
Las gotas penetran la humedad misma.
Y al sol sus rayos pertenecen.

NISI UTILE EST QUOD FACIMUS, STULTA EST GLORIA
El lodo no es planta cautelosa al pié.
En sus altares la cabeza cae al ombligo.
¡ De nada sirve un espejo al que no tiene rostro !.
La ignorancia habla vestida con belleza.
¡ La vanidad despunta al alba !.

NOCUMENTUM DOCUMENTUM
¿Qué sería el bien si el mal no existiera?
El dolor ilumina la frente serena,
aún la pena fresca se seca con el tiempo.
Las tormentas fertilizan al alma noble.
El dolor eterno no es, espina ni algodón,
siempre… ¡Ser flexible deja su fruto!.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
.
Poeta

Poemas :  Silenciosos solamente... (Neodadaista)
SILENCIOSOS SOLAMENTE
(Neodadaista)

Caminan los sueños anudando, dulces serpientes,
y se alejan las lentejas, los aviones descalzos y todo.
Abajo, una abeja me ha dibujado. Un tiburón temeroso.
Un ostión confeso, mil perdones sin rodillas.
Una mañana, con mañas y acordeones,
entre las cajas del hielo menos frío.

Ni lo pienses. Es la mentira menos cierta, con uñas pintadas.
Con píldoras para puertas inquietas.
Ni lo escribas. Las letrinas, letras, beben del vidrio.
Es el dado un dedo, soldado, y quitado del dormitorio.
Tanto, que casi lo cree el foco, la foca y el faro del foro.
La piedra, escapa en la espuma y la piel del polvo enardece.

Más allá, los cangrejos ofenden a un mandril de cera,
y cada barco esconde su vela, su vuelo, su primer recuerdo.
La seda suda con la noche, en una botella, en una gota.
Porque llueven llaves cerradas, en la sierra que ha cerrado.
El Valle se ha ido, un poco amarillento en el ojo de madera.
Los colmillos tienen miedo, y un jabalí ayuna.
Cada jueves jala, y teje al jamón con alambres alarmas.

El hambre ha muerto intoxicada de la risa lisa.
Al sapo capo. Le cupo media copa en la cocina.
Y el humo a medias. Como al último volcán la minifalda.
Ya ni la sopa suple al hule, ni el sombrero acaricia gallos.

Si todo es excesivamente claro, tu espacio es mi vacío,
y en la casa, la vendedora remienda sus dudas al cepillo.
El trapeador tiene náuseas. Por el camino del comino. Aunque hace tiempo que olvidó su tiempo.
Nadie lo extraña, ni son rojas sus entrañas, solo nubes.
Por eso es tan tarde debajo del vino
que se fue haciendo añejo, en vano,
en una telaraña y cientos de asientos sin café.

Ya las rodillas duelen, la humedad perdió el agua,
el humo se ha enredado y es sensible como acero
sin las espinas del pescado.
Por eso se le debe buscar, negarle las cadenas y molerlo.
Así que iremos a recalentar las pesadillas del florero.
Y nadie sabrá lo que quieren decir, los olores del silencio yerto
.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  ESTOY TRISTE
ESTOY TRISTE
Autora: Else Lasker-Schuler
Alemania 1869-1945


Poeta, novelista y artista plástica alemana nacida en Elberfeld.
En 1894, se trasladó a Berlín, estudió pintura en la escuela de Simon Goldberg. En 1902 publicó su libro de poemas de corte expresionista bajo el título de "Styx".
En 1932,recibió el Premio Kleist por el conjunto de su obra, y en este mismo año emigró a Suiza. Esta obra es versión de Sonia Almau


Estoy triste

Tus besos oscurecen, sobre mi boca.
Ya no me quieres.

¡Y cómo viniste!
Azul a causa del paraíso;

En torno a tus más dulces fuentes
Revoloteó mi corazón.

Ahora quiero maquillarlo,
Igual que las prostitutas
Colorean de rojo la rosa marchita de sus caderas.

Nuestros ojos están entornados,
Como cielo agonizante

Ha envejecido la luna.
La noche ya no despertará.

Apenas te acuerdas de mí.
¿A dónde iré con mi corazón?
Poeta

Poemas :  Estelaridad
ESTELARIDAD

Esas nubes que queman dulces,
tejen alfileres blancos de fiebre.

Esas nubes quemadas,
iluminan los musgos amarillos.

Donde el aire arrinconado se esconde,
se tropieza, se viste, se ahoga.

Y la luz,
en el rebaño solo sueña cangrejos,
canguros de nieve desdentada,
camaleones agitando palmeras,
camas de sombras y pañuelos.

Y el agua,
tiene las mejillas punzantes,
tiene las hormigas dormidas,
tiene las noches sonrientes,
tiene las migajas danzantes.

¡No, no!.
El ciervo sirve ginebra.
El oso desayuna enlunado.
La llama apaga fumando.
La rana se pone plana.

¡Sí, sí!.
Por el desierto de saliva.
Por el concierto de sangría.
Por el rostro de rabia.
Por el rastro de reja.

Aunque los espejos expriman,
los volcanes confundidos, temidos,
helados, alados, curvados, domados,
oprimidos, dormidos, engañados,
salados, azotados, olvidados,
enviados, dados, jugados.

En lágrimas de pez y juncos,
y gusanos y algodones y ríos,
con los gemidos en columnas,
con las espinas en cenizas,
con los dedales sin ventanas,
sin arena sin ojales sin puertas.

Mira los números, la lana dura,
la sangra seca, la carne obscura,
el tumulto solo, el camino quieto,
los últimos jardines calientes,
las incansables hojas postreras,
los cementerios ebrios desnudos.

Estelaridad... ¡Oh, estelaridad!.
¡Cuantos ojos sordos!.
¡Cuantas pieles mudas!.
¡Cuantos oídos ciegos!.
¡Cuantas lenguas enroscadas!.
Estelaridad...¡Oh, estelaridad!.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta