Poemas de reflexíon :  YO NO LE DEBO NADA A DIOS
YO NO LE DEBO NADA A DIOS
Muchos años juntos en la fronda y en la fragua,
De la efervescencia de la juventud
Al reposo de la madurez,
Cada etapa una vida y en cada vida
Mil historias que contar.

Parece que fue ayer cuando apenas si empezaba,
Mi historia a escribir, con la mirada fija,
Desafiaba el porvenir.
Pero ahora, en ésta parte del camino
Me dio caza el que venía. ¡ja!

Como un loco corrí en busca de algo que no pude
Alcanzar, lo peor de todo es que nunca supe,
Tras de qué corría, pues todo lo tuve.
Mil cosas en mi vida aprendí
Pero de nada me valen ahora.

Como la espuma de cerveza se fueron los años,
Entre amigos, amores y jaranas.
La vida para mí siempre fue un juego.
“Si el dinero no te da felicidad…
¿Para qué trabajas?”


Yo no le debo nada a Dios, ni a la gente, todo lo
Gané con mi esfuerzo y si lo gasté…
“No hay mal que dure cien años…”
Y hoy menos que nunca.
“Disfruta de tu esfuerzo u otro lo hará por ti”.

Delalma
10/08/2020
Poeta

4 puntos
0 0 2
Los comentarios son propiedad del autor. No somos responsables de su contenido.
Delalma
Publicado: 11/8/2020 0:38
Incondicional
Unido: 9-10-2010
De: Lima - PERÚ
Comentarios: 1368
 Re: YO NO LE DEBO NADA A DIOS

Se le da uno ir por la vida contando santos y señales de la vida pasajera.

ingridzetterberg51
Publicado: 20/8/2020 11:37
Interesado
Unido: 14-2-2016
De: Lima Perú
Comentarios: 20
 Re: YO NO LE DEBO NADA A DIOS

¿Cómo que no le debes nada a Dios?, claro que le debes todo...la vida...la vista, el tacto, el oído, el olfato, el gusto....la salud....la familia...recuerda que mientras tú estás leyendo este comentario, otros alrededor de ti están conectados a un respirador en algún hospital....porque están agonizando por causa de la pandemia.
Un saludo.

Delalma
Publicado: 20/8/2020 15:34
Incondicional
Unido: 9-10-2010
De: Lima - PERÚ
Comentarios: 1368
 YO NO LE DEBO NADA A DIOS

Pues lo que me dices es una prueba más de que no le debo nada a Dios. Y nadie le debe nada, simple y llanamente porque Dios no existe, a menos que lo busques dentro de tu corazón. Eso lo saben hasta mis nietos. Gracias.