Poemas :  Existe una vida
Lívida cíngara sentada en la alameda
indaga sola en la emoción
que crece más allá
de su talle alucinante,
bajos sus momentos
la blanca neblina atrás queda
envuelta en la luz primera del sol,
la luna en súbitas corrientes se esconde
adorable e ingrata
sin reflejos de oro plata,
los astros deslizan sus últimas ondas
de diario letargo, esperanza de una noche argéntea
pérdida entre sus constelaciones de carbones encendidos,
un sol extraviado
en los vientos de sus afanes
tertulias de otras edades
algo busca, nunca encontrará...
la tierra no arde entre sus llamas.

Cíngara, libertad dice el estoque
desde la cima codiciada por la llama fría,
la calle muda renuncia
a los gritos que llueven tu amor equivocado,
maldito inicio sin olvido,
maldito final, no te desangres en las rosas…
en mi silencio más allá del tiempo.

Encuentra la luz,
existe otra vida…
un mar de arrepentimiento.
Poeta

Poemas :  La vida sigue cayendo
La vida sigue cayendo,
la luz se arrastra tras nuestra espalda
sin su ritmo, sin el profundo efluvio,
la naciente primavera medita,
la noche preclara amanece temprano
y la nocturna sombra corre entre
tus pasos marcados en la grama,
el alba clama la dulce melodía
donde tu corazón a la planta toca
y sin más a mi alma invoca.
Poeta

Poemas :  Mi sombra
Es opaca su mirada
nada ha terminado
desde su primera mañana,
la miro sentada desde su edad temprana
huyendo de valle en valle
sin mayor reclamo,
observa mi paso atentamente
con su taciturna tristeza
y el ornato de su virginal recato,
incierta en mis marchitos recuerdos
la dibujan los fantasmas
de mi luz cayendo,
muda sirena que ingenua canta
y sin tocar mi velo ni mi débil ramo
sus amores con el relámpago huyeron,
llora ella por su alma sin alas
la bella efigie no supo de amor
en mis suspiros y pechos de ardor.


Mi baile es su pura pasión
devota es mi sombra
de tierna ilusión.
Poeta

Poemas :  P.... e hija
Un día trae otro día
pienso en mis colores pasajeros
ayer rosa, hoy blanco marfil,
perece mi infancia confiada,
sin tus contratiempos altaneros
ni tu presencia en mi ventana,
pensaste que latiría mi sien
sin la agonía de niña gentil
en sus cálidos dolores
ni el calvario que cierra la puerta de tu ausencia,
eres mi creador perdido
en misteriosa misión de tu existencia .

Perece mi celeste juventud
cual humo sutil que el alba exhala,
mil derrotas, mil triunfos en soledad
en la aurora tímida y callada de tu destierro,
un sol furioso iluminó mi alma
y junto a la hermana aspiración de mis resplandores
la humana juventud brillo en grato ardor,
iluminadas mis blancas virtudes, verdades y mis amores
la voz de la vida cantó en aparente armonía,
más tu mudo canto, mi creador
hábito sordo en las aulas de mis años quemados.

En el crepúsculo de tu vida,

me dejas una rama huérfana de identidad
que tu ausente sol nunca aclaró,
¿rosado, azul o arcoiris?
Poeta

Poemas :  ¿Me desafías?
Me desafías en tu tierra
tierra de Cervantes,
entre cuerdas cargadas de sudor
y sabanas sin impunidad ni compasión,
soy tu muchedumbre
que pide sin clemencias
tu horrorosa mancha de pecado
en mis colinas sometidas
por los ardientes acentos
de tus desatados labios de fuego,
conozco la lujuria de tus delitos
en mis desprotegidos
muros debilitados por placer,
no habrá misericordia que nos socorra
en este desafió de humeantes caricias,
delirios y lamentos,
nuestras miradas y suspiros íntimos
serán un sublime pacto
de expiación a nuestras flaquezas.
Poeta

Poemas :  Droga
El sexo
es una droga,
yo
el componente activo.
Poeta

Poemas :  El herrero
Mi sombra verdea
al canto cierto del alma
del herrero de mi aldea,
a través de mi balcón
entre mis velos transparentes
miro el metal caliente
fraguado por la corriente de su cuerpo
envidia de las candentes y agitadas
nieblas de mi cuerpo estremecido,
aquella alcoba perdida
llena de vapores y sudor ardiente,
y las revueltas sábanas en su lecho
mordidas con furor ajeno
son el dolor que agrieta mi pecho
que sin crueldades me tortura,
cada noche tempestuosa y fría
mi lujuria siempre despierta
aguarda su impúdica mirada
para ser el metal de sus antojos.
Poeta

Poemas :  La Subasta
En la ansiedad de tu ausencia
confieso el dolor de tu belleza,
imposible anhelo suspendido
en mi canto de suave armonía
donde nada es claro sin la luz que fluye
de tu imponente poesía,
el reflejo de tu vuelo perturba
esos montes extasiados
del ardiente pozo de mi tallo entero,
huelo el perfume de tus letras
en ellas mi pasión subasta el pecado
y la pureza en la sombra huye,
desnuda ante el misterio
que ya comienza en mi tierra,
tierra del nunca jamás.
Poeta

Poemas :  Ritmo de mi respiración
Fuiste un deseo,
te cruzaste dejando mirada
con tus ojos mortales,
que en buena canción
ni triste ni amarga,
arden letras y acordes
en mis orillas de hierbas infinitas,
sabes de mi sangre y llanto
que vierto por ti
en el camino de tu encanto,
aunque nunca fue para mi
aquel verso de tu roja poesía
sin el rubor del manantial sonoro
lo vislumbre por la ventana
y me adueñe de su suave fulgor.

Sigues mi huella con una leyenda
“Hoy eres pasión”
huelo el perfume de tus poemas
y adivinas mis carnales deseos,
dormidos desde siglos ajenos
sin la grandeza ni gloria
de tus frenéticas fantasías,
mañana cuando suene la campana
en los rincones de tu aldea
seré la carne de tu ensueño
y tu el ritmo de mi respiración.
Poeta

Poemas :  Mi poeta
Tiembla el ramaje de mis ojos
al soplo de tus últimos versos,
mis lágrimas esparcen
preludios de una sombra
que esta noche cierra
el alma con tu ausencia,

¡No volveré!

Mis letras no serán flor seductora
en la noche de tu tierra,
ni al despertar del aurora,
y se ocultarán sensualmente
debajo de mis ardientes copihues,
cada noche de San Fernando
el viento retirará la roja cortina
y descubrirás mi lujuriosa hermosura.

¡Volveré mi dulce poeta!
Poeta