Poemas infantiles :  A mi osito de peluche
“Que la niñez lea y escuche . . .”

¡Ay, qué momentos tan sanos!,
fue regalo de cumpleaños,
venía dentro de un estuche
lindo osito de peluche.

Llegó con moñito al cuello,
tersura tiene por sello,
es de color cafecito,
regordete, pachoncito.

Desde entonces vive en casa
tan tierno juguete-alhaja,
ya no ocupa su cajita,
en mi recamara habita.

Lo tengo en cómodo mueble,
mas, siempre a mis manos vuelve;
por supuesto es adorable,
muy suave, apapachable.

Por nombre le puse “Trufa”,
lo abrazo y también me estruja,
es mi prenda más querida,
mi diversión preferida.

Lo cuido con mucho esmero,
se volvió fiel compañero
del momento entretenido,
a mi alma está cosido.

Lo llevo pa’ todas partes,
a fiestas, recreos y parques,
todos quieren estrecharlo,
cargarlo, . . . apretujarlo.

Es mi amigo inseparable,
leal, tan solo comparable
a la dicha más divina,
la felicidad genuina.

Duerme plácido en mi lecho,
se acurruca, aquí, en mi pecho,
compartimos blanca almohada,
sueños, cobija, frazada.

Su relleno es de algodón,
mas, tiene gran corazón
de material resistente,
sé que mi cariño siente.

Ojalá mi osito hablara
y conmigo platicara,
a veces creo que comprende,
que de la inocencia entiende.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 30 de abril del 2021
Dedicado a mis nietecitos Marijose, Mayté e Ian Santiago . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas infantiles :  A Cri Cri
Por Francisco Gabilondo,
el más musical Señor,
¡llegó, calando muy hondo,
un grillito muy cantor!

En casa de la abuelita
dicen que anda por ahí,
duerme en cálida cunita
y, pues, se llama Cri Cri.

Ese ser de las florestas,
que gusta de hierba verde,
dirige tiernas orquestas
en la tarde que se pierde.

Tiene antenas en cabeza,
dos ojos negros enormes,
rara, brillante belleza,
par de cejas uniformes.

Una “cuerda” es su boquita,
el cuello casi le falta,
arrugas en la pancita
con tonalidad resalta.

Se pone blanca camisa,
moño azul, coqueto, grato,
saco de tela rojiza,
boleado calza el zapato.

Empuña violín de hoja,
un arco con cuerda fina,
el sonido se le antoja,
fantasías en la retina.

De melodiosa elegancia
su inspiración una lira,
nunca se pierda la infancia
de la gente que lo admira.

Bajo el clima de Orizaba,
siempre, Dios lo cuidará,
nota, pauta, armonizada,
¡muchos siglos vivirá!

Está en la imaginación
de todos los niños buenos
que, entonando su canción,
se ilusionan con los sueños.

Mirando caer la gota
de agua que da la nube
y al “chorrito”, que rebota,
cuando baja, cuando sube.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 6 de octubre del 2007
Reg. SEP Indautor No. 03-2007-082112003600-14
Poeta

Poemas infantiles :  Pequeñito
“Del cielo, un pedacito . . .”

Como de Dios, bendición,
nos ha nacido un varón,
es chiquito, pequeñito,
bebé, luz, un lucerito.

Su madre y padre, lo adoran,
por eso es que al cielo imploran,
que alumbre, pues, la familia,
niño, infante, que concilia.

Con su pedacito de alma,
abuelos y tíos desarma,
ser humano que gravita,
corazón que bien palpita.

Respira, se oye su llanto,
ojalá que fuera canto,
risas, miles de oraciones,
nene de las ilusiones.

Proyectadas en mil juegos,
primas que serán apegos,
su amigo, Ángel de la Guarda,
dicha, fortuna, no tarda.

Vino, al mundo, Ian Santiago,
regalo en vida, empalago,
que nos dio Nuestro Señor,
grato mensaje de amor.

Ya tiene su amanecer,
con que se deje querer,
la prosperidad le auguro,
todo lo demás, . . . seguro.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 23 de octubre del 2014
Dedicado a mi pequeñito nieto, Ian Santiago Mora Ramos, el día de su nacimiento . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas :  Fases da vida
A fase mais importante
para a vida da gente,
é a infância...
Nela estão contidas
todas as essências,
que nos acompanharão
durante nossa existência.

Já na adolescência,
a coisa muda de figura:
é uma tortura,
ter que mudar os ideais...
O que antes acreditávamos,
não podemos acreditar mais.

Depois temos que nos preparar
para a vida “madura”...
Assim estão nos anais.
Mas se a vida “madura”
for o que eu estou vendo,
jamais serei maduro... Jamais!

Quem disse isso foi eu:
A.J. Cardiais

20.09.2009
Poeta

Cuentos :  ¿Mitómana?
¿Mitómana?
(Cuento experimental)

Dejar de ser en la tierra cuando las cosas
suceden desgajándose; desgastando ánimo
y memoria, fuerza y esperanza, colgando
plegarias al viento, pagando tributos al cielo.
Vivimos siendo hojas, laberintos y volcanes
en el pecho y alas y nubes y acantilados en
la frente en el sueño. El espejo se traga
nuestro reflejo, nos abandona en el fondo.
De pronto se deja la existencia, se muere sin
aviso, sin sentirlo. Los labios no se mueven,
el tiempo se detiene, y el espacio se encoge
y desaparece la mirada.
El cuarto está frío. ¿ Dónde se ha ido?, se
preguntan las paredes silencias, solemnes,
rugosas. Ella siente una soledad espantosa.
Una soledad pegajosa, se le abre un enorme
hueco en el pecho, solo respira dolor, bebe
recuerdos. Son unos cuervos blancos, rojos,
murciélagos plateados, burbujas sanguinolentas,
pulpos amarillos, con toda la ira enredada en
esos momentos. Pensó eliminarlos, ahogarlos,
desmembrarlos, convertirlos en piedra, con un
firme alarido, pero antes de poder moverse quedó
petrificada...
___ ¡Qué bella, qué tierna, qué real!.
Comentaba la gente___ El escultor debió de
inspirarse en el alma de la cantera.
___ ¡Juntos materia y artista infunden
espíritu a la obra!.
Increada, en potencia, hasta ese instante...

**********

Tiene sabor y textura el tiempo vivido, el existir.
Un sabor a frescura de agua tierna en la infancia;
una textura agradable, blanda en las cosas,
ordinariamente fantásticas.
Cuando hablaba, sus palabras eran de arena,
cálidas a veces, otras con la lentitud monótona
de un reloj que se cansaba tanto y tan bien que
quedaban unidos; voz, arena, reloj, tiempo...
¿Cuándo había penetrado a la inexistencia?
___ No lo sabía, no lo recordaba, o tal vez solo
lo imaginaba. ¿Dónde estuvo ella, en qué mundo,
sin hoy estaba aquí, en la calle, y a su lado todo
era vida y movimiento?.
Aquellos hilos que la unían al cincel la intrigaban,
cielo y tierra, esencia y forma, tiempo y espacio...
Aquella inmensa soledad había sido su realidad,
su ser en el mundo, la existencia eterna del instante.
La materia había tomado forma, su vida, su apariencia,
su reflejo más allá de su muerte.
Detrás del acto estaban la piedra el actor la inexistencia
en esencia, antes que todo.
Usted pensaría en términos de luz y obscuridad, abierto
a juzgar, pronto tendrá mucho para hacerlo.
Sin ha llegado hasta aquí sin más iluminación ni ventilación
es que tiene una abertura, un espacio para lo increíble.
Un vacío voluntario, una área de creatividad receptora, una
zona re-creativa en la intimidad inefable...

**********

De no ser así... ¿Cómo podría haberlo sabido? ¿Qué clase
de arte podría sobrevivir?... ¿Qué era... Acaso ...?
Era una sombra de incendio, con la esperanza en un globo
nadando en el río que bajaba por la calle y dictaba conferencias.
Esta sombra es diferente, es nueva, como la que sale al final
de una vieja película suspendida de una libreta.
De libros antiguos, de bibliotecas perdidas, quemadas...
Aunque para ser justo, es un poco inquieta, a veces sale por la
escalera de humo, y duerme en los tejados sorprendidos.
Como en esta ocasión, camino hacia la barda, evitando
la noche al huir entre la luna y el espejo que la refleja,
como un lago tranquilo, y trato de repetir lo que entonces
hizo y pensó: Algún día dejaré de ser simple sombra como
interesante cantera; mejor es que yo muera de la mejor
manera. ¡Siendo otra cosa!.
Y en efecto, así sucedió. Y aún ahora se pregunta...
¿Cómo fue que sucedió?... Pero no hay quien responda.
¡Y ella... Nada recordaba de Medusa y el espejo!.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas de nostalgia :  Esencia Campesina
Pregunten qué aromatiza
todavía mi memoria
y diré del pan de gloria
de mi abuela campesina.
Del humo, que en despedida
me dejaba, como broma,
con las pupilas llorosas
en cuanto abuela encendía
su económica cocina
de astillas estrepitosas.
.
Pregunten qué reverdea
mi memoria todavía
y la fronda evocaría
de dos higueras inmensas;
sombra del patio de tierra.
Y tunas y cina-cinas,
perales y la sufrida
pasión que el sauce profesa
cuando al deshojarse besa
la laguna distraída.

Pregunten qué melodías
mi memoria oye sonando
y yo diré que, trinando,
discorde es la algarabía
de aves que despierta el día.
Diré vibración que es canto
del viento en los alambrados
con “tijeretas” prendidas
como notas peregrinas
en pentagrama acerado.

Pregunten de qué portentos
mi memoria se extasía,
diré de liebres furtivas
y el furor de aquellos perros
escarbando cual mineros
si un “peludo” descubrían,
de nutrias que zambullían
o la astucia de los teros
defendiendo nido y huevos
a maniobras que despistan.

Pregunten a cuál hazaña
da mi memoria resguardo
y en cabriolas un "tostado"
a influjo de mis andanzas
diré que me acercó al aula,
potro heroico imaginario,
crines él, yo jopo chato
por la brisa que zumbaba
en mis oídos y mi alma,
'por el cielo mi Pegaso'.

Pregunten qué paradigmas
en mi memoria son sellos
y les diré de mis credos
de un tiempo de fantasía
de aquella niñez vivida
que todavía guarezco,
que me nutre por momentos
y refresca y gratifica
con la esencia campesina
que gracias a Dios, conservo.

Pregunten qué invocaría
mi memoria, de esos años
y diré que lo nombrado
más albas y atardecidas.
Diré lluvia que repica
sobre el lomo resignado
del techo aquel de mi cuarto
y diré “Las Tres Marías”
guardando a la patria mía
su firmamento Uruguayo.






Safe Creative: 1407031366706

Glosario:
Cocina económica: Cocina de hierro a leña.
Tijeretas: Ave de cola como tijeras.
Peludo: Armadillo, Tatú.
Tostado: Color de pelo de un caballo.
Teros: Aves.
Poeta

Poemas :  Panegírico estereotipado
PANEGÍRICO ESTEREOTIPADO

Por
El
Sueño
Peregrino
Las almohadas
Cambian
De piel
Entre las noches
Entre las piernas
Entre las nieblas
Tibias
Soledades
Con esperanza
Porque
La
Brisa
Besa
y...

Por la mirada del espejo respira
esa sonrisa del piano bailando
con los colores que suenan
con los sabores que cantan
con los suelos que vuelan
en las nubes más frágiles e inocentes
resplandores al fondo del pasado
en el grito parpadeante del instante
con el mundo en las pupilas del viento
y el corazón del árbol hecho rama
entre las sombras incrustadas saladas
las manos susurran al bosque
al sembrar sueños al desierto
al húmedo lago al gastarse
el zapato de infancia perdida
el sombrero de viejas sonrisas
el campo de múltiples semillas.

Panegírico
Del humo
Encorsetado
Laudatorio
Al encarcavinar tibio
Al abribonarse ligero
En la farsa avispado
En el desánimo implantado
Desnudan al desfalco
Demuelen al alud
Hasta el delirio
Del espasmo ardiente
Defensor
Del placer repetitivo.

¡Monótono fracaso del clamor insano!.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  Pestañas rojas
Pestañas rojas

Las pestañas de la sangre. ¡Lloran, lloran, lloran!.
Abismos y vidrio. ¡Luz del miedo!. Luz de los cobardes.
Arena. Muerte. ¡Luz de la infancia!. Enemigos del mundo.
Un reloj. Estrellas enrejadas. Duermen sus alientos.
Un día de mil cobardes, entre las infinitas nubes y polvo.
Un noche asesina de tinieblas. ¡Estrellas que devoran luces!.
Una burbuja de tinieblas. En la eternidad cercana. ¡Qué huyó!.

Mar del alma
Piel de la consciencia
La consciencia humana muere día con día
Y muere más la muerte, haciéndola más muerte cada día.

La lengua de las armas, de los reptiles, de las timadoras corbatas
Sepultan las tiernas infancias. Con el truhán aplauso barato.
¡Con el más respetable desfalco del pueblo y su sangre!.
Haciendo negocios con el miedo, y las almas del hombre.
¡Ya corroen, la esquelética razón perdida, con monedas honorables!.
Y cobarde el espíritu del sueño, solo es suelo, cielo infame, dios falso.

Roja es la muerte ahora.
Sangre de inocentes, sangre de indefensos, sangre de silencios.
¡Sangre de la humanidad qué deja de serlo poco a poco poco más y más!
Con la lengua de las armas, del engaño, del abuso, de injusticia con licencia
Sepulta las tierna infancias, y al futuro hace fiesta cultivándoles olvidos...
¡Asesinos de libertades! ( Si alguna vez existieron)
Buen negocio es este... No hay palabras que puedan decirlo todo,
sus letras serían acribilladas y urnificadas en venerables cenizas
¡Qué sólo corroen los huesos del alma!... (De los que aún la tengan)
Por eso ahora son. Ahora son. Las... ¡Pestañas rojas!.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta

Poemas :  Recta infinita
[img align=center width=470]http://farm8.staticflickr.com/7146/6698884003_053608f115_o.jpg[/img]
Se diluyen sus bordes y sus aires, sí,
reverberando vientos calientes
en la lontananza de las memorias.
Su esencia pura es a veces revoltijos
que la cordura ahora sabiamente me compacta.
Calle que se ama
antes de aprender a quererse,
donde fui certeza de niñez
y parte humilde del paisaje.
Veintitantos años ya,
trayéndome de ella de cuando en cuando
un muestrario a los apurones y luego el vacío,
incapaz de pintarle los detalles al recuerdo.

Y si la busco,
la busco en varias partes.
En el centro de mi alma
y en el alma de mi añoranza,
que custodia lo que ya no soy.
Y a veces, sin mis insistencias,
se aparece al galope en viejos rostros,
en el choque de lo salobre con la tierra negra:
la rambla, los acantilados,
la dársena y sus lobos redondos,
las faldas de las sierras y su trigo,
el otro mar.

©Gustavo Larsen, 25/02/2014
Poeta

Poemas :  Sueños de un zapato
Sueños de un zapato

Caminos gastados por el tiempo
Infancia dormida en los cabellos de plata
Otoños amarillos... Hojas verdes de noche
Un sueño. Una sonrisa. Una lágrima.
¡Niños de esperanza!... Sueños rosas.
Un zapato... Sueños nuevos... ¡A veces!.

¡Un día como un siglo de sueños!.
¡Sueños del suelo y del cielo!.
Noches dormidas bajo la cama.
Días de piedras y polvos. A veces.
Una dulce bota... Grasa y tinta.
Húmedas grietas por la vida...
¡Olor a talco... Otras veces!.

¡Un día como un año de dolores!
Algodones dormidos en el suelo.
Las noches prolongadas. Días rápidos.
Frescos perfumes de flores.
Brillantes pieles... Serenos pies... Lentos.
Un camino plano. Cielos en cada suela.
Un niño feliz. Hombre. Trabajo. Descanso.

Un zapato.
Como un hombre libre... (Absoluta fantasía)
Sueña caminos
¡Vive gastando tiempos!
Una vez si, si, sííí...
Otras muy poco, poco muy poco.
Vive un pequeño mes, un enorme momento.
Un día pesado, perdido, perdurable... ¡Periférico perífono!
Un año eterno... ¡Mil muertes diarias, ocultadas, provocadas!
¡Sueños dulces y extraños!... Del olvido increíble. De los labios
Por el camino del zapato... ¡Que ahora camina solo!
La consciencia del cuerpo que lo habitaba se ha esfumado...
¡Cómo sus sueños!... Como sus... Como... Co... C...


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Poeta