Poemas infantiles :  A mi osito de peluche
“Que la niñez lea y escuche . . .”

¡Ay, qué momentos tan sanos!,
fue regalo de cumpleaños,
venía dentro de un estuche
lindo osito de peluche.

Llegó con moñito al cuello,
tersura tiene por sello,
es de color cafecito,
regordete, pachoncito.

Desde entonces vive en casa
tan tierno juguete-alhaja,
ya no ocupa su cajita,
en mi recamara habita.

Lo tengo en cómodo mueble,
mas, siempre a mis manos vuelve;
por supuesto es adorable,
muy suave, apapachable.

Por nombre le puse “Trufa”,
lo abrazo y también me estruja,
es mi prenda más querida,
mi diversión preferida.

Lo cuido con mucho esmero,
se volvió fiel compañero
del momento entretenido,
a mi alma está cosido.

Lo llevo pa’ todas partes,
a fiestas, recreos y parques,
todos quieren estrecharlo,
cargarlo, . . . apretujarlo.

Es mi amigo inseparable,
leal, tan solo comparable
a la dicha más divina,
la felicidad genuina.

Duerme plácido en mi lecho,
se acurruca, aquí, en mi pecho,
compartimos blanca almohada,
sueños, cobija, frazada.

Su relleno es de algodón,
mas, tiene gran corazón
de material resistente,
sé que mi cariño siente.

Ojalá mi osito hablara
y conmigo platicara,
a veces creo que comprende,
que de la inocencia entiende.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 30 de abril del 2021
Dedicado a mis nietecitos Marijose, Mayté e Ian Santiago . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas infantiles :  Champiñón
“Llevo varios meses dentro de Samantha, ¿les digo un secreto? . . . su vientre me encanta.”

Soy la ilusión de mí madre
y el orgullo de mí padre,
desde hace tiempo me esperan,
antes que me concibieran.

Yo, ya estaba en el programa
sin saber, . . . ¿varón o dama?,
yo ya había sacado ficha,
soy proyecto de su dicha.

Me alimentan con amor,
me nutren con su calor,
me incentivan a nacer,
me llaman con su querer.

Soy la huella de sus vidas,
me darán mil bienvenidas;
lo que pasa es que su mundo
conmigo toma otro rumbo.

Ya me consienten los dos
con la bendición de Dios,
ya me tienen mi cunita,
¡qué me cuide mi mamita!

Con sentimiento profundo
prometo, al venir al mundo,
ser un bebé dulce y sano,
se los digo de antemano.

Mis papás tienen renombre
y aunque aún no tengo nombre,
ya me dicen “Champiñón”,
me adoran . . . de corazón.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Dedicado a Samantha Ramos Hernández y a Hugo Rodríguez Leyva, por su hermosa bebita Marijose Rodríguez Ramos
México, D. F., a 10 de febrero del 2011
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas infantiles :  Los Tres Reyes Magos
“Te traen tus regalos.”

Vienen del Oriente
trayendo presentes
para el Niño Dios,
también para vos.

Los guía la estrella
de Belén, más bella,
Melchor y Gaspar,
el gran Baltasar.

Con garbo, con porte,
usan de transporte
caballo, elefante,
camello, elegantes.

Traen mirra e incienso,
oro, amor inmenso,
símbolos del hombre,
a ti no te asombre.

Cargan, de equipaje,
en su largo viaje,
buena voluntad,
la gloria, lealtad.

Llegan al pesebre,
¡qué el mundo celebre
aquel nacimiento
de la fe cimiento!

El día seis de enero,
con credo sincero,
fieles Reyes Magos
brindan sus halagos.

Incluso, esperanza,
bienaventuranza,
ilusión, valores,
ensueños, candores.

¿Te has portado bien?,
¿estudias también?,
¿pusiste tu carta?,
pa’ que a éllos parta.

La deben leer
para, al fin, traer
todo aquel juguete
que dicha promete.

Dime, ¿qué escribiste?,
¿fortuna pediste?,
¿paz, al cien por cien?,
rezando, di amén.

Duérmete temprano,
ten sueño a la mano,
pégate a la almohada,
sarape, frazada.

Cobíjate, mi alma,
espera con calma,
estarán en casa,
tu ser los abraza.

En la madrugada,
antes de alborada,
éllos saben cuándo,
mas, . . . no andes espiando.

Porque, así, no llegan
y obsequios no entregan,
no les dan regalos
a niños malcriados.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 6 de enero . . .
Dedicado a mis nietos, Marijose, Mayté e Ian Santiago
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas infantiles :  A Cri Cri
Por Francisco Gabilondo,
el más musical Señor,
¡llegó, calando muy hondo,
un grillito muy cantor!

En casa de la abuelita
dicen que anda por ahí,
duerme en cálida cunita
y, pues, se llama Cri Cri.

Ese ser de las florestas,
que gusta de hierba verde,
dirige tiernas orquestas
en la tarde que se pierde.

Tiene antenas en cabeza,
dos ojos negros enormes,
rara, brillante belleza,
par de cejas uniformes.

Una “cuerda” es su boquita,
el cuello casi le falta,
arrugas en la pancita
con tonalidad resalta.

Se pone blanca camisa,
moño azul, coqueto, grato,
saco de tela rojiza,
boleado calza el zapato.

Empuña violín de hoja,
un arco con cuerda fina,
el sonido se le antoja,
fantasías en la retina.

De melodiosa elegancia
su inspiración una lira,
nunca se pierda la infancia
de la gente que lo admira.

Bajo el clima de Orizaba,
siempre, Dios lo cuidará,
nota, pauta, armonizada,
¡muchos siglos vivirá!

Está en la imaginación
de todos los niños buenos
que, entonando su canción,
se ilusionan con los sueños.

Mirando caer la gota
de agua que da la nube
y al “chorrito”, que rebota,
cuando baja, cuando sube.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 6 de octubre del 2007
Reg. SEP Indautor No. 03-2007-082112003600-14
Poeta

Poemas infantiles :  Pequeñito
“Del cielo, un pedacito . . .”

Como de Dios, bendición,
nos ha nacido un varón,
es chiquito, pequeñito,
bebé, luz, un lucerito.

Su madre y padre, lo adoran,
por eso es que al cielo imploran,
que alumbre, pues, la familia,
niño, infante, que concilia.

Con su pedacito de alma,
abuelos y tíos desarma,
ser humano que gravita,
corazón que bien palpita.

Respira, se oye su llanto,
ojalá que fuera canto,
risas, miles de oraciones,
nene de las ilusiones.

Proyectadas en mil juegos,
primas que serán apegos,
su amigo, Ángel de la Guarda,
dicha, fortuna, no tarda.

Vino, al mundo, Ian Santiago,
regalo en vida, empalago,
que nos dio Nuestro Señor,
grato mensaje de amor.

Ya tiene su amanecer,
con que se deje querer,
la prosperidad le auguro,
todo lo demás, . . . seguro.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 23 de octubre del 2014
Dedicado a mi pequeñito nieto, Ian Santiago Mora Ramos, el día de su nacimiento . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas infantiles :  La ranita Toronjita III
Toronjita, . . . falleció,
se fue al cielo de las ranas,
en un charquito flotante
ya trova por las mañanas.

Con una orquesta de grillos
y un coro de cochinillas,
afina bien su garganta
tarareando tonadillas.

Ha puesto lindo nidito
en la nube algodonada,
no comerá ni un mosquito,
tendrá la panza delgada.

La Ranita Toronjita,
canta, canta, sin parar,
canta tangos, sus boleros
y no deja de croar.

Le acompaña fiel mariachi
al son de rancheras bellas,
con tal dieta entona más
melodías a las estrellas.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 02 de octubre del 2018
Dedicado a mi Chalita, ¡te amo a ti! . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas infantiles :  La ranita Toronjita II
Toronjita, ya creció,
nueva casita estrenó,
con piedritas, tierra, lodo,
pasto verde y un madero.

Como tiene mucho espacio,
en su jardín echa brincos,
da unos saltos muy bonitos,
le encanta subir al tronco.

Después de bajar, se posa,
al pie de su terso leño,
descansa, retoza, goza,
sintiéndose bien, a gusto.

Otro nidito de fango,
élla misma construyó,
en él se pasa las horas,
sintiendo calor de hogar.

Creo que practica deportes,
pues estira todo el cuerpo,
se para sobre sus patas,
muy alegre, mueve el cuello.

Croa, croa, por la noche,
raros sonidos emite,
yo, no le entiendo nadita
sus cantos a la ranita.

Ya tiene un año conmigo,
recuerdo que era chiquita,
aunque mucho ha crecido,
sigue estando jugosita.

Mi papi y yo le buscamos
su alimento, día tras día,
vamos al prado, le hallamos
pinacates, arañitas.

Pero, con nada se llena,
tiene un hambre muy voraz,
élla lombrices quisiera,
bajo lluvia pertinaz.

La Ranita Toronjita,
come, come, sin parar,
come grillos, cochinillas,
libélulas y algo más.

Sigue en engorda, glotona,
le gusta mucho tragar,
¡Dios bendito de mi vida,
no sé adonde va a llegar!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 02 de octubre del 2007
Dedicado a mi Chalita, ¡te amo a ti!
Reg. SEP Indautor No. 03-2007-082112003600-14
Poeta

Poemas infantiles :  La ranita Toronjita
Mi papi se la encontró
en una selva preciosa,
la vio linda, muy bonita,
delicada mascotita.

A mí me la regaló,
me la dio en una cajita,
estaba tan pequeñita
que ternura me causó.

Yo, le puse Toronjita
por gordita, jugosita,
me parece una cosita
de las que manda Diosito.

Sus ojitos son saltones,
tiene las patitas largas,
luce diversas manchitas
que son oscuras, negritas.

Mueve, mueve, su garganta,
pues se la pasa comiendo,
solo estira esa lengüita
alcanzando el alimento.

La Ranita Toronjita
come, come, sin parar,
come grillos, cochinillas
y no deja de engordar.

Le voy a echar su guayaba
pa’ que se le hagan mosquitos,
pobrecitos, tan chiquitos,
también los va a devorar.

Por las mañanas, le gusta
que le dé el sol un poquito,
regresando a su nidito
que entre las aguas está.

En la cuevita de lodo
permanece muy tranquila,
ahí está bien quietecita
saliendo solo a cazar.

¡Ay, Ranita Toronjita!,
no te quiero regordeta,
me encantas en miniatura,
quisiera verte flaquita.

Si tú sigues de glotona
no vas a caber en casa
y, pronto, vas a aprender
que la vida . . . no es comer.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 02 de octubre del 2006
Dedicado a mi Chalita, ¡te amo a ti!
Reg. SEP Indautor No. 03-2007-082112003600-14
Poeta

Poemas infantiles :  Verso abejero
El Verso huyó de la pluma con su sangre azul y negra
derramada a borbotones y en el papel se escondió
para crecer y crecer y convertirse en estrofa
y convertirse en poema

El Verso salió de la pluma con su sangre azul y negra
y se escondió sigiloso entre hojas madriguera.
Y las palabras abeja le curaron las heridas
para volverlo un panal de poemas miel y cera.

El verso huyó de la pluma con su sangre azul y negra
y se escondió entre las hojas convirtiéndose en colmena
Poeta

Poemas infantiles :  La princesa candelita
La princesa Candelita
tan alegre y tan bonita
era el alma de las calles
y era linda de verdad.

La princesa Candelita
nueve años no tenía
y ya era tan mujer
que de madre nos hacía.

La princesa Candelita
se escondía de la poli
si robaba comidita
para niños sin hogar.

La comida era robada
de las fuentes venía el agua;
Candelita bienamada
nos hacía de mamá.

Pero a mi no me trataba
como a un hijo que has parido
yo era el niño más querido
por Candela quien me amaba.

La princesa Candelita
se dormía junto a mi;
me decía: -tú eres mío
y yo soy tu fiel mujer,
ven que yo te quito el frío,
ven y déjate querer-

Las estrellas como techo
las aceras como cama
Candelita con su pecho
me decía: -¡soy tu almohada!-

Candelita me decía
ven que yo te quito el frío,
eres mío, solo mío
y jamás me olvidarás,
seré tuya para siempre
para siempre, ya verás…

Y los niños envidiosos
recelaban del cariño
que con gestos amorosos
Candelita me otorgaba;
pero nadie se quejaba
pero no les importaba
pues Candela la princesa
a toditos nos quitaba
hambre, sed, frío y tristeza
con su cándida belleza.

Pero un día un automóvil
la arrolló a la princesita
y lloramos y gritamos
y a Dios mismo le imploramos
mientras se nos despedía
con su mágica sonrisa
me decía y repetía:
-Voy al Cielo de primero
y te guardo un puestecito
muy cerquita de mi Dios-

La princesa Candelita
se fue al Cielo un día de Mayo;
desde entonces sigo siendo
su querido y su lacayo.
Poeta