Poemas :  EL FRÍO DEL ADIÓS

Como siempre
Ya me va siendo costumbre,
Que solo las magnolias
Me despidan al salir.

Caminar por el jardín
Y tirar alguna rosa marchita,
Señal inequívoca también
De que el amor se está marchitando.

¿Dónde están los gitanos aquellos
Que nos auguraron un eterno amor?
¡Que al compás de violines y guitarras
Cantaron, danzaron y de fiesta nos llenaron!

Son diez años apenas…
Cuales si fueran diez días para mí.
Ya no tengo quién me prepare el café
Al levantarme, tú sigues durmiendo.

Ya es primavera, sin embargo,
Las violetas y jazmines no sonríen más,
Siento llegar el frío del adiós
En las blancas sonrisas de los nenúfares.

Me levanté temprano,
no quise molestarte,
Pero te he dejado flores frescas
Para que te hablen de mi.

Ojalá te alegren la mañana
Gardenias y azucenas,
Que corté hoy,
Para ti.

Delalma
7/01/2021
Poeta

Poemas :  EL BRILLO DEL AMOR EN TUS OJOS
EL BRILLO DEL AMOR EN TUS OJOS
Tal vez como antes, ahora también,
Tengamos que dejar el amor ahogarse,
Una vez más debemos separarnos,
Porque nada feliz fue nuestro encuentro.

Sin embargo el amor, presente siempre
Estuvo, cuando conversamos, cuando
Nos reímos, cuando nos miramos y
Cuando nos tocamos... nos estremecimos.

Entre nosotros no hay final ni olvido;
Sin reconciliarnos, otra vez nos alejamos.
Pero me queda la alegría de haber puesto
El brillo del amor en tus ojos, nuevamente.

Delalma
21/10/2020
Poeta

Poemas surrealistas :  EL DIOS DE LOS CIELOS
EL DIOS DE LOS CIELOS
En tus labios rojos pecadores, mis sueños
Aprendieron a volar,
Y sus alas alzaron al viento,
A que los llevara por éste mundo incierto.

Entre primavera y primavera
Solo hojas verdes
Y flores de lozanos pétalos, ellos,
En llovizna diurna solían acercarse a acariciar.

Y volaron cuan alto y lejos los llevara el viento,
Todo aquello que pudieron,
Vieron y tocaron,
Mas nada extranjero para sí guardaron.

Verdes océanos cruzaron divisando en su larga
Travesía, a sirenas y tritones,
Quienes en alegre vergel de risas y canciones,
Disfrutaban de su ignota vida.

Ascendieron a los azules cielos, más allá de las
Más altas montañas de la tierra
Y, oh… sorpresa…!!! Pudieron mis sueños ver
Y oír cantar a Dios…!!!

Ardorosas melodías se esparcían por el cielo, en
Cadenciosas notas envolvían el espacio
Su voz como una espada,
Cortaba las maldades de los corazones.

El Dios de los cantares celestiales
Ensayaba una obra con seres de luz espiritual,
Fue hermoso escuchar a éste gran señor
Del cielo: Dimash Kudaibergen.

Delalma
28/08/2020
Poeta

Poemas románticos :  EL AMOR QUE NO LLEGÓ
¡Cómo quisiera que estuvieras conmigo…
Para volver a ese nacimiento de agua, al pie
De la montaña, donde pájaros en alegre vergel,
Odas al amor trinan, del alba al atardecer!

Tu cuerpo impregnado de olor a montaña,
A hierbas del campo y flores silvestres,
Con tu vestido floreado y tu dulce sonrisa, eran
Propicios para que te rondaran los pajarillos.

Con tu exótica belleza la naturaleza palidecía,
Tus ojos verdes, tu piel blanca, tus labios rojos
Tu pelo negro; lucias un cromatismo raro que
Empequeñecía la pradera, las flores y la noche.

Y te amé con ese amor infinito que te lleva a
Conocer la luz del cielo y la hoguera del infierno,
Más allá de todo poder y de la razón que, ser
Prudente en el amor aconsejaba.

Yo me quedé soñando extasiado con tu efluvio,
Sin darme cuenta que te ibas desdibujando,
Diluyendo en el tiempo, en la espera de vivir
Juntos, lo que tanto querías y nunca llegó.

Delalma
16/08/2020
Poeta

Poemas de amor :  ENTRE EL OCASO Y LAS ALAS DE LAS MARIPOSAS
A veces me pregunto
Si tú sentirás la tarde tal como la siento yo
Reclinando sus alas, envolviendo al viento
Con ese olor a verde que desde la sabana trae.

Mas mi sino me vuelca a la mar
Al espejismo azul, entre sirenas y caracolas
A esas crispadas olas prestas a devorar todo
Para volver olvido lo vivido.

Mi amor marinero se quedó dormido
Bogando en una gabarra, acariciando la brisa
Con la intemperancia del tiempo
Entre el ocaso y las alas de las mariposas.

Cierra los ojos, aguza el olfato, extiende las manos y toca
La textura y el olor de esta tarde
Encuentra los misterios allí encerrados
Tal vez, digo, tal vez… me encuentres a mí.

Delalma
Viernes, 16 de enero de 2015
Poeta

Poemas de amor :  CUANDO EL AMOR ES ETERNO
CUANDO EL AMOR ES ETERNO
Cuando el amor es eterno
Nada ni nadie lo puede borrar
Porque…
si se arranca de la cabeza
¡se te queda en el corazón!
Y si se arranca del corazón
El amor…
queda en el aire..
En el tiempo
En los sueños...
En lágrimas furtivas.
En la luz del espíritu
Que a otros
A de iluminar.

Delalma
13/07/2013 11:56 a.m.
[center]
[/center]
Poeta

Poemas de amor :  EL AMOR QUE TE DEJÉ
EL AMOR QUE TE DEJÉ

Locura es mi poema cuando digo que te amo
Es que a la distancia
Atrevido…
A besar el cielo, el mar se acerca.

Me es esquivo, fresco, el botón de tu boca
Que abrió a la primavera
Luego que las hojas del otoño
El viento las perdiera.

Yo, no quiero abrir las manos, ora entumecidas;
No importa…
Allí tengo prisioneros
El recuerdo de tu piel y de tu pelo.

También habrá un mañana para mí, lo sé
Pero nada será más hermoso
que mi ayer...
Y el amor que te dejé.

Delalma
13/11/2012 06:49 p.m.
Poeta

Poemas de tristeza :  ALZAR EL VUELO
ALZAR EL VUELO

Es cruel verte todos los días,
añorar nuestros cortos encuentros,
tener que ocultar lo que siento
y ver como poco a poco te alejas
mientras tú me sonríes y yo te miento

¡¡¡¡¡¡Me alegra!!!!!!!!
te digo eufórica a cada momento
para que el artilugio esconda mi tristeza
y no puedas ver las lágrimas tras el velo

te amo, te encontré, te amaré toda la vida
eres la mitad del corazón que creí perder
la mitad que ahora debo dejar libre
y la que el destino no me dejó poseer

sólo tu felicidad ansío
y cuando te vayas mi alma irá donde estés,
cuando regreses yo ya me habré ido
porque tuve que alzar el vuelo
para dejar atrás las huellas del amor que te tuve
y que jamás a tu lado pudo ser

No te preocupes
no tienes que sentirte culpable
me enseñaste a amar verdaderamente
por eso siempre te recordaré.....

auris

de "PARA TI MI COLIBRÍ"
Poeta

Poemas surrealistas :  CUANDO SE ACABE EL TINTICO
CUANDO SE ACABE EL TINTICO


ELEGÍA

Te esperaba muerte, ya habías tardado tanto
Siendo una quimera antes… te temía
Pero no por mí, si no por ella
Ahora que eres realidad, ahora ya no temo.
Son tantas las veces que nos vimos cara a cara
Y esta que es la última, por mi parte…
Más que casualidad es perversidad…
¡No te lo esperabas!... eh?
¡Procura que esta vez yo no escape
No sería digno de tu alta investidura
Tras de mí correr con tu pesada saya
Ya no sería renuncia, burla parecería!

Hoy quiero olvidarme de la poesía
Y conversar contigo de las cosas que viviera
Han sido tantas las pasiones y aficiones de mí vida
Que dejaron muchas de ellas
Huellas y aflicciones constreñidas.
Mas, ahora que todo se termina
Solo una cosa quiero rescatar
De las secanos de mi doble vida
Y es ese río que reverdeció mis llanos
El agua fresca que inundó mis mares,
Siendo fuego y tibia brisa en mis necesidades
En los avatares de mi desconsuelo
Salvando alma y vida…
¡Sí!... ¡fue ella quién lo hizo!
Con más amor del que debía.

Yo debo estar agradecido de este mundo
Y de todo lo que aquí yo consiguiera,
Del brazo contigo debo irme…
Olvidando en ese lapso lo que dejo
Pues si algo tuve
En mis manos
Cual escarcha, solo su recuerdo queda.
Sin lamentar entonces pues
Lo que nunca tuve.
Yo conocí, cara y cruz de todas las medallas,
Conocí el día y la noche, el sol y la luna
La cima y el abismo, la riqueza y la pobreza
El río y el charco, el mar y la bahía
La admiración y la indiferencia
El amor y el odio
La traición y la lealtad;
La guerra y la paz.

Yo me voy contigo muerte…
Pero que ella, no te pase por la mente
Más por el contrario…
Quiero que en cada primavera
Pongas en sus manos, de las rosas
¡La primera… la más bella!,
¡Y la buscas y la encuentras y la entregas!
Fíjate que yo, me voy, antes de mi tiempo,
¡Ese es mi regalo para ti!...
Porque ahora sin trabajo me consigues
Y esta vida yo debo abandonar
Porque ya no es mía,
¡Se fue tras de aquella… la que más quería!
Porque ahora… fragmentadas las promesas
Yo no me olvido de las mías:
“quererla más allá de la muerte”
¡Con un amor de cadenas irrompibles!
No… no me cubras de agua el monitor
Déjame que escriba todavía, total será
La última vez que mis dedos
Besen el teclado, queriendo el beso de sus labios alcanzar
El mismo teclado del que mil versos salieran
En busca de sus ojos, su sonrisa…
La alegría de su corazón y de su alma.

Quiero brindarte en ésta elegía
La oportunidad que tanto has buscado de matarme,
Mientras te aseguras que el tajo sea limpio
En este cuello que su boca ya no podrá besar
Ni en sus sueños, ni en su cama.
Pero quiero hablarte un poco de ella…
Escucha… su nombre es Alejandra…
Y las gotas de agua lo repiten cadenciosas
Cuando tintinean golpe a golpe con las rocas,
Para ser un romance, cuando llega al llano.
¡Y su pelo!… ja!... ¡mariposas liberadas al viento echadas¡
Sus ojos son tan lindos y su mirada tan dulce
Que roba las miradas de las flores…
Y qué te digo de su risa… a ver…
¡Son campanas repicando en día domingo
Llamando a misa y a la comunión!
Quisiera, quisiera… seguirla describiendo…
Pero la verdad, sabes?...
Ya no sé qué más seguía,
Aparte de su cuello y…
Sus maduros, rosados y tibios senos…
Palomas mensajeras del amor y nada más.
Lo demás ni te lo nombro…
Porque sería insensatez a juicio mío.

No seas impaciente…
El tintíco aun está por la mitad
Esperando dé, el último sorbo
Para partir en soledad…
Aunque… ahora ya no tanto
Porque tú estás conmigo.
¡Baja esa hoja que ya me atormenta!...
Y déjame fumar un cigarrillo
Vieja querida y conocida mía.
¡Oye!… yo recuerdo ahora
Lo que mi madre contaba…
Que la primera te gané, apenas nato;
Pero la que más recuerdo yo, será por ser la más difícil
O quizás por ser la edad, de la primera novia… esa
Te gané debajo de las ruedas del tranvía,
¡El acero que casi mi cuerpo cercenaba
Pero con un quite de estampa torera…
Te arranqué mi vida, y ese volapiés se te fue en falso!
Y para qué las de los carros y las motos,
Esas fueron muchas.
Dirás que manejaba como un loco
¿Pero quién no es loco en esta alocada vida pasajera?
La primera de la moto la recuerdas?
¡A una milésima mi cuello de tu hoja!
Pero en el choque, un ángel me salvó de tu guadaña
Elevándome por encima de aquel carro, que
Imprudente se cruzara en mi camino.

Seguro que también te acuerdas de esta…
Cuando mi pierna hizo el quite a la bala
Dirigida a mi corazón…
¡No… no has podido conmigo cuando me buscaste!
Las otras ya vagabundeando por el cielo…
Me has tirado contra el suelo
Y contra los árboles y en las matas con espinas….
Pero nunca te maldije… ¡qué suerte! Es lo que dije.
Mira ahora… conversando como dos buenos amigos
¡Siéntate muerte loca… descansa… aun no es hora!
Siente el aroma del tintíco y besa
Besa el aire de ese aroma que beber no puedes….

Como yo beso en el aire su aroma de mujer
Y beber tampoco puedo ya, de sus labios el querer.
Aun nos queda tiempo… pero ya no quiero pensar en ella…
Porque aún yéndome contigo
Su recuerdo irá conmigo
Y a ella… no podrás matarla.
Quiero que mi cuerpo se consuma
Con el pavoroso fuego del incinero.
Quiero irme acostumbrando
Al eterno fuego del infierno…
Si… creo que ya es hora
Prepárate bien, quiero el tajo limpio
Con la bala enmascarada de guadaña,
Y mátame de un solo golpe
O ya no podrás matarme.
Siento la firmeza de mis manos
Porque ya no tiemblo al escribir…
Mira… yo recuerdo que con ella… apenas la veía…
¡Yo era un manojo de impulsos encendidos
Y los ojos me brillaban… y mi cara…
Arrebol de claveles y geranios escarlata!
Ahora estoy solo, más que en el día que nací
¡Arráncame esta vida que no me sirve más!…
¡Llévame distante… lejos… muy lejos…
Vágame por los páramos helados de tu reino
Quitame venerable amiga este sufrimiento
Llévate el alma de Delalma
Porque el corazón ya fue entregado
Y vuelto, despedazado.
Que no crezca la hierba mala
En los humedales de mis ojos!

¡Nada tengo que llevar… nada!
Pero me voy feliz muerte trapera
Porque me voy mirando… los ojos de ella…
Voy por un trago…
¡No te muevas!¡será... cuando se cabe el tintíco!...

Delalma
04/10/2012 04:23 p.m.

Poeta

Poemas sensuales :  EL PECADO ORIGINAL
El pecado comienza con las ganas,
con las ansias de poseer lo prohibido
sin pensar en consecuencia alguna
y sin dar oportunidad a los peligros

Mi pecado es el deseo y mi bendición es nuestra cama....

Entre el amor y la lujuria
el cálido aire de la habitación
encandila nuestros cuerpos inquietos
y nosotros cada vez mas sedientos
nos unimos en un baile sobre la alfombra

Palpitan recorriendo mi cuerpo
miles de hormigas jugando a ser amantes
hasta posarse en el fondo de mi vientre
donde estás tú besándome

Mis manos cobran vida propia
moviéndose desesperadas por todos lados
violando la privacidad de tu figura
mientras tu lengua humedece mi piel

En los tibios escollos de las formas
todo comienza a sentirse con brutal fuerza
que el devenir de los fluidos y caricias no nos sacian
y la copulación nos desespera

Tu sexo es mi condena
oh plácido tormento que quiero soportar
para amamantar contigo mis desvelos
y vivir el verdadero placer de amar

Si es pecado desearte
pues entonces soy una pecadora,
porque no dejo de pensar en tus erecciones
y no quiero alejarme de tus caderas.

"auris"

de "PARA TI MÍ COLIBRÍ"
Poeta