Poemas surrealistas :  ¡Quisiera Volar!
¡Quisiera Volar!
Quisiera volar, 
Alcanzar las aves en el cielo, 
Sentir la presencia de aquellos algodones en mi rostro. 

 
Quisiera volar, 
Estar cerca de los luceros en el cielo. 
 

Quisiera volar, 
Escuchar más de cerca el murmullo del viento nocturno, 

 

Quisiera volar, 
Presenciar la salida del hermoso farol anaranjado. 

 
Quisiera volar, 
Tocar el hermoso cielo celeste del bello día. 

 
Quisiera volar, 
Pasar el día, acariciando la suave textura de las hermosas nubes blancas 


Quisiera volar, 
Quisiera volar. 



- José -
Poeta

Poemas surrealistas :  UN CUENTO PARA DOS
En la orilla de un cenote
Se bañaba una mestiza
De repente sintió una punzada
Como cuando clava sus aguijones el pesar
Rodó entonces una lágrima
Encerrado en ella un trocito de corazón
La sintió tan ligero el agua
Que desde el fondo la corriente lo arrastró
Oh milagro de los cielos!
Al pedacito salieron aletas y por océanos viajó
Quedó varado luego en un río
El río de la Plata habrá sido
Y como para Dios no hay imposibles
Las aletas transformó en alas
Y así las pampas sobrevoló
Hasta el hogar de cierto gaucho
Dónde en versos su historia le narró
Lo escuchó muy atento el noble gaucho
Y en su mismo pecho preparó
Un rinconcito que fuera solamente para él
Y soñó desde entonces con aluxes y con selva
Soñó tambores y pirámides
Y con una mestiza que sin verla cautivaba
Ella meciéndose en su hamaca se imaginaba
Al galope abrazando la cintura
De un vaquero de las pampas
Se sorprendía en las mañanas
Sosteniendo en sus manos boleadoras
Y en las brumas de sus sueños repetía:
Argentina, Argentina
Poeta

Poemas surrealistas :  EL DIOS DE LOS CIELOS
EL DIOS DE LOS CIELOS
En tus labios rojos pecadores, mis sueños
Aprendieron a volar,
Y sus alas alzaron al viento,
A que los llevara por éste mundo incierto.

Entre primavera y primavera
Solo hojas verdes
Y flores de lozanos pétalos, ellos,
En llovizna diurna solían acercarse a acariciar.

Y volaron cuan alto y lejos los llevara el viento,
Todo aquello que pudieron,
Vieron y tocaron,
Mas nada extranjero para sí guardaron.

Verdes océanos cruzaron divisando en su larga
Travesía, a sirenas y tritones,
Quienes en alegre vergel de risas y canciones,
Disfrutaban de su ignota vida.

Ascendieron a los azules cielos, más allá de las
Más altas montañas de la tierra
Y, oh… sorpresa…!!! Pudieron mis sueños ver
Y oír cantar a Dios…!!!

Ardorosas melodías se esparcían por el cielo, en
Cadenciosas notas envolvían el espacio
Su voz como una espada,
Cortaba las maldades de los corazones.

El Dios de los cantares celestiales
Ensayaba una obra con seres de luz espiritual,
Fue hermoso escuchar a éste gran señor
Del cielo: Dimash Kudaibergen.

Delalma
28/08/2020
Poeta

Poemas surrealistas :  Antónimo de las cadenas
Sin dueño carga en su lomo,
lágrimas y gritos
de luces (antónimos),
crías de una bestia llamada “justicia”.

Llevando atada a sus alas,
palabras inmunes de miedo
y silencio.

Tú que despiertas
desde el sur hasta el norte,
del este al oeste;
firme irrumpes segura
aun en caída…

Provienes de un habitad
dónde ningún hombre ha estado;
paseas la vista y las garras
aun en el costal de la prisa.

Déjanos ser anfitriones
de hoy tu apremiante visita,
de tus revoloteos,
causantes de cambios en el viento,
y a tu alrededor…

Déjanos contemplarte
sin sangre a tu paso,
y ser de tu gravedad jinetes,
como testigos de tu longeva suerte;
… Y de tu nutrir a cualquier suelo.

Tú que vives posada en ventanas
y puertas de anhelos…
que anidas en espacios anchos
y estrechos…

… Que trazas e impones tu vuelo
en la selva de asfalto,
y en el bosque sin tiempo…

Quiero aferrarme a tu pecho,
a tus extremidades de antaño,
a tus alas cargadas de vegetación
y cascadas,
partes de tu ser, cual no puede
atraparse.

Tú que polinizas en tus “gotas”,
imaginación y sueños,
desde rincones fríos y secos;
en lejanos párrafos, y anexos,
de un libro escrito por la vida…

Ven a mí, ave inquieta,
vuela lejos, vuela alto,
en todo el mundo, en todas partes,
llega a todos, a muchos, veloz y risueña;
a tí, que muchos llaman “libertad”,
tú, que eres derecho y potestad
de todo aquel que existe;
que nunca se apague tu alegría,
ni se apacigüe de polvo tu vuelo…
Poeta

Poemas surrealistas :  Laberintos
Laberintos

El infinito regodeandose de ausencias
se desnuda en la esfera limitada
y un laberinto de aritméticas promesas
se construye en el polvo del destino.

Cuando aullan los lobos a las lunas
se corrigen los halos de la historia
Cuando brilla el maullido de los gatos
los roedores se bañan de miserias.

Las luciérnagas, estrellas de praderas,
con sus luces alumbran el camino
y no hay llanto que no traiga algún consuelo
y no hay calma que no traiga una tormenta.

Los silencios esconden alaridos
las sonrisas esconden duras penas
y las rabias se muestran manifiestas
cuando el miedo remueve sus cadenas.

Laberintos indulgentes que convidan
a quedarse encerrado entre paredes,
laberintos tenebrosos que intimidan
deteniendo los relojes del espanto.

Laberintos en las mentes prodigosas
que descubren tantas leyes naturales,
laberintos en las mentes fragmentadas
que destruyen esperanzas conflictivas.

Laberintos que eclosionan de miradas
taciturnas, irrequietas o dolidas,
laberintos que se forman inclementes
en los sueños e ilusiones despedidas.

Laberintos extraviados en el limbo
de memorias sepultas en la arena.
La tristeza barbechada en un suspiro
que desteje su ovillo contingente.

Y la gente
esta gente que parece perseguirse
caminando presurosa en las aceras,
laberintos de ciudades en desorden
caotizadas por la sobrepoblación.

Y es constante la palabra que desmiente
el poder de la nueva comunión
laberintos que laceran los instintos
descubriendo los secretos del panteón .

Infinitos que regresan a la mente
como ideas que no tienen solución
entre tantos laberintos imprudentes
que se hacinan y amontonan sin parar.

El infinito se retuerce en sus ausencias
y las sombras acompañan a sus cirios.
Los delirios de grandeza ya no importan
pues no cumplen su función epistolar.
Poeta

Poemas surrealistas :  Hielo a la deriva
Por sobre un bloque de hielo, a la deriva
en un océano de aguas turbulentas
ibas llorando con tus lágrimas de escarcha
bajo un sol falso con cara de nevera.

Y recordando aquel tiempo en que no estabas
(el de esquimales y barcos de vikingos)
tú tiritabas de espasmos y temblores
mientras vertias tus lágrimas cuajadas.

Mientras la nieve se hundía entre las olas
y con granizo juntabas tus errores
un cierzo frío te acariciaba el rostro
y tú, aterido, pedías una pausa
y una moviola para empezar de nuevo.

Una moviola que regresara el tiempo
a ese momento de fallo y confusión.
Poeta

Poemas surrealistas :  BOSQUEJANDO TU SILUETA


Bosquejando tu silueta sobre el lienzo de la vida,
Con pinceladas de recuerdos ateridos
En la paleta de mí mente, estás presente,
Fusionada entre ensueño y realidad.

En algunos garabatos surrealistas inconclusos,
Hay trazos en los que tu rostro veo, entonces
Febrilmente busco en erráticas, patéticas
rayas; más rasgos de tu fisonomía.

En vano trato de encontrar en los colores
Yertos, los vivos matices que trajeras con
Tu aura, llenando de diáfano esplendor un
Atelier de oscura noche inundado.

La luz de mi esperanza en detrimento, vela los
Sueños de mis mortecinas acuarelas, con una
Vieja lámpara de mi yo encadenado, a un atril
desvencijado en el cual se apoya tu retrato.


Delalma
14/06/2020
Poeta

Poemas surrealistas :  Risa de otoño
Se
desvanece
en la
alfombra
de ese
apretar
callado

sorpresa
de agua pura
se divulga
la rareza
firma
de un
relámpago

la cuesta
encima
de
los quienes
van
a ser desnudos
milagros
de un día
testigos
perpetúan

tu mano
que es
mía
tu sexo
que es todo
va a ser
la atrevida
risa de otoño

cadencia
de
pena
gracia
que sopla
prendida
a pereza
erizada
estallido
de calma
desdén
vacío
de riqueza

si está
en tu
templo
mi
escarcha

se evapora
la histeria
suerte sorda
a lo
frívolo
todo
fuego
y nada
quema
Poeta

Poemas surrealistas :  Mar rebelde
Cuando pienso en ti
descubro la discusión de los ríos
gritando a viva voz: ¡ Existo!!.

Cada día que acompaña tu piel
de mar rebelde...

A falta de flor
tienes tu rostro disfrazado de corazón.

Nunca permitas que la ignorancia
desdibuje la rosa que ha nacido.
Poeta

Poemas surrealistas :  Cristo con sus doce fieles servidores
Cristo con sus doce fieles servidores
Se agita el tiempo, se corta el viento
Con tijeras de pinceles y acuarelas
Mientras la maga vaga por la ventana
Entre los crisantemos y las azucenas.

Cristo con sus doce fieles servidores
Otea de vez en cuando éste paraíso
Con su mirada de asombro, mira…
Un mundo lleno de enfermedades.

Ni la longevidad de algunas flores
Ni la inmaculada pureza de otras
Salvarán del desastre a éste mundo
Tal como lo anunciara el padre.

Mares y lagos están sucumbiendo
Ante la insana ambición de los hombres,
Ya no sólo quieren tierra y riquezas
Buscan poderes ocultos, cavan sus tumbas.

Delalma
Poeta