Cartas :  El Poeta Compasivo
Querido Arcàngel Jofiel:
Me dirijo a vos para que con tus legiones de luz ayudes a Perù, muchas gracias.

San Salvador de Jujuy
Claudio Guilarte
5 - 2 - 2.12
Poeta

Cartas :  El Poeta Compasivo
Querido Arcàngel Jofiel:
Te agradezco porque hoy dìa me enseñaste que para ser sabio hay que agradecer y / o bendecir, muchas gracias por tu lecciòn del dìa.

San Salvador de Jujuy
Claudio Guilarte
4 - 2 - 2.12
Poeta

Cartas :  El Poeta Compasivo
Querido Arcàngel Jofiel:
Estimado Arcàngel de la Sabidurìa te pido por Perù que recientemente acaba de padecer un terrible terremoto.

Por favor envìa tus legiones de luz en aquel paìs de Latinoamèrica, muchas gracias.

San Salvador de Jujuy
Claudio Guilarte
4 - 2 - 2.12
Poeta

Cartas :  El Poeta Compasivo
Querido Arcàngel Jofiel:
Estimado Arcàngel de la Sabidurìa te pido que protegas a mis Lectores de www.latinopoemas.com, muchas gracias.

San Salvador de Jujuy
Claudio Guilarte
4 - 2 - 2.012
Poeta

Cartas :  El Poeta Compasivo
Querido Arcàngel Jofiel:
Te agradezco por proteger a mi familia, muchas gracias.

San Salvador de Jujuy
Claudio Guilarte
4 - 2 - 2.012
Poeta

Cartas :  El Poeta Compasivo
Querido Arcàngel Jofiel:
Me dirijo a vos porque Haitì necesita mucha ayuda humanitaria y econòmica de parte del mundo.

Te pido que envìes tus legiones de luz para que puedan convivir en paz, junto con la ayuda extranjera. Agradezco tu colaboraciòn y las de nuestras legiones de luz.

San Salvador de Jujuy
Claudio Guilarte
4 - 2 - 2.012
Poeta

Cartas :  Con mis mejores deseos
Con mis mejores deseos
Por sobre el abusivo manejo consumista de esta temporada navideña y de fin de año, con una irónicamente distinta carga de valores, a la que debería cultivarse, continua la agresiva campaña por hacer de las compras, de figurar, de la ostentación, la norma de conducta de estos días; así que creo que especialmente ahora, es una oportunidad muy especial, para intentar ser diferentes y hacer la diferencia no perdiendo nuestra personalidad e identidad; el reto más importante en esta perspectiva, es quizás ser muy transparentes, más sinceros, dentro de lo que nos permita nuestra capacidad de ser íntegros, humildes, como referencia de la escala más elevada de la humanidad.
Entonces creo que es posible recuperar los detalles pequeños, los instantes lindos, para dar ternura en cualquier presentación, para hacer sentir amistad sin palabra alguna pronunciada, para cobijar con solidaridad y respeto todos los espacios y todos los rincones y segundos, quiero entonces coincidir con el señor Leonardo Buscaglia, que considera que las relaciones deben tener mayor contacto físico y que los momentos especiales, son siempre adecuados para compartir un fuerte abrazo que nos haga sentir y hacer sentir que estamos allí, prodigando el especial regalo de calidez y consuelo en esa compañía nunca perseguida, simplemente brindada por solidaridad, afecto, amor.
Que si a ello juntamos una sonrisa, habremos aportado con las mejores armas, para seguir peleando a la vida el día a día, para acumular mayor fortaleza y mucha inspiración, para seguir buscando ponerle colores, sonidos y toda la magia a nuestros sueños, para seguir creciendo como personas y quienes tenemos la dicha de contar con nuestra pareja, poder continuar aprendiendo a amar más, para derrochar vida y optimismo, porque el futuro siempre tendrá, como principal horizonte nuestra actitud y capacidad de creer, que es posible tener muchos y mejores amaneceres.
Porque junto a cada uno de nosotros hay muchas personas que comparten lo que hacemos y dejamos de hacer, y ese es un compromiso al que debemos responder con la mayor de las consecuencias, necesitamos inyectarles: esperanza, consuelo, ganas de vivir, fortaleza para seguir templando el acero con el que podamos seguir edificando cada día un mejor futuro.
Finalmente la mejor muestra de generosidad y solidaridad, la tienes comprometida con quienes están cerca de ti, de modo que disfruta de sus brazos y estrecha con todo tu amor ese espacio único, tuyo.
Permíteme entonces, que llegue con un fervoroso abrazo para ti y los tuyos, que tengan una temporada cálida, placentera y repleta de ilusiones...
Con todo mi cariño,
Milton
Poeta

Cartas :  Una carta a mi amigo Arturo
Escribo una carta a Marte, pues desde hace tiempo de mi estas distante, te escribo una carta amigo esperando que su luz la lleve a través del vacío que hay entre nosotros, te escribo una carta amigo pues hoy no estás conmigo y tiene mucho que no hablamos, escribo una breve carta apoyándome en frases cortas para compensar esperas largas y le pongo por destinatario un país lejano que quizás nunca llegue a visitar junto con un nombre que no quiero olvidar, te escribo porque hace mucho que no escucho tu opinión, que no conozco tu situación, y hoy me hecho a la misión de aunque quizás con intromisión enterarme de todo lo que en tu vida acontece de lo que tu voluntad padece y de lo que tu pluma plasme, separados en un plano terrenal pero unidos por uno emocional tu eres consejero personal, visitante ocasional, asesor vocacional y mucho más, tú fuiste la familia que con apoyo abraza y llena de esperanza, tu mi hermano de otra madre, hermano de vida y no de sangre, de recuerdos inolvidables y a tiempos increíbles, soldados invencibles fuimos luchando por nuestras letras, dos pequeños poetas que nunca se rindieron pero que los vientos separaron, en mi futuro no te veo a ti Arturo, y aunque nuestro camino no se cruce de nuevo he aprendido de ti tanto como del mundo entero, tú fuiste quien ante mi dilema y cualquier problema me dijiste tu simplemente vive, tu simplemente escribe sin importar quién te critique o quien te elogie tan solo asegúrate que su pensar no agobie, y que su elogio no te haga arrogante, que te haga un ser pedante, tú que para mi fuiste un maestro diestro en lo que en mi vida acontecía, y que con una simple cortesía te hiciste mi colega con quien compartí mil ideas, mil poemas, mil alegrías en esas noches frías con nuestros amigos en charlas continuas que el hilo perdían pero que la sonrisa mantenían, te escribo amigo y te cuento que estoy bien, que estoy contento y sonrió a diario, y que ente momento una sonrisa se dibuja en mis labios, al recordar tus chistes que me ayudaban en momentos tristes, te escribo esperando una respuesta, una carta compuesta por aquel viejo amigo que recuerdo aunque hace tiempo que no observo
Poeta

Cartas :  Padrino...
Los años en que la fantasía de la temporada navideña, la urgencia por renovar sueños y afianzar el consuelo de que vendrán mejores días y hasta un feliz nuevo año, contrastan muchas veces en nuestros pueblos, con una realidad terrible que, en la supervivencia del día a día, apenas queda un poquito de aliento para avivar la esperanza, aunque esta parezca casi una enfermedad terminal más, de aquellas que tienden mantos de muerte sobre los hogares pobres de nuestra Latinoamérica.
Es que a la lucha por conseguir el pan del día, hay que enfrentar enfermedades, muchas de ellas no graves, pero por la falta de recursos, alimentación adecuada, infraestructura sanitaria básica, descanso, etc., se convierten en males crónicos con consecuencias fatales.
En medio de las dificultades de ser el quinto de nueve hijos de una humilde familia luchadora, que tuvo que enfrentar con denuedo, para sobrellevar los anhelos y sueños de un hijo con deficiencia renal, apenas dos años mayor que yo.
La vida quiso que un generoso joven de gran corazón, haya aceptado ser mi padrino de bautizo, creo que tenía como 3 años cuando me bautizaron con mis dos hermanos Tayron -el del problema renal- y Raymundo, mi hermano menor.
Mi padrino, que no vivía en mi pueblito, estudiaba en la capital, pero en temporada navideña, siempre llegaba…, como estrella, como alegría y llenaba mi cara de una sonrisa inmensa y mi corazón de confianza, de esperanza, de cariño; es que al juguete siempre grato, novedoso, mi padrino añadía alguna ropa y caramelos; ¿qué más podría ambicionar?
Este se convertía además en un regalo para mis padres, que ya no tenían que preocuparse en algún regalo para mí y es que varias veces fue tan especial, que mi hermanito menor, era quien se adelantaba a dar encuentro a mi padrino, saludándolo como ¡Padrino!, ¡Padrino!
Ese fue el remanso más grato, con el que paliaba las angustias y carencias de esta temporada; pero particularmente de la sombra que remordía la vida de Tayron, las dolencias de su enfermedad y su férrea esperanza en que se pondría bien, -aunque no habían señales de ello-, sus cartas al niño dios, a papá Noel, a diosito pidiéndole únicamente salud, poder correr, volver a la escuela, arrancaban quebrantos y rompía cualquier residuo de fantasía que aún resistía.
Cuando falleció Tayron, fue más terrible todavía, sobrevivir estas festividades; sólo cuando la vida volvió a florecer con primaveras nuevas, con otras generaciones, sólo entonces se afirmaron algunas cicatrices en el alma y llegaron nuevos suspiros para buscar luces, para renovar aliento, para ser parte de la algarabía y de la marejada que multiplica alegría e ilusiones.
Ahora con el paso de los años siento que así es como la vida, restaña heridas y prepara nuevos amaneceres, porque los niños que vienen, tienen como nosotros, tsunamis de sueños, de confianza en la vida y ansiedad por saberse seguros, respaldados, protegidos.
La vida debe seguir y siempre va a ser mucho mejor que siga con nosotros como parte, poniendo pasión y muchos sueños en esto de alimentar la ilusión, de derrochar corazón y todo lo que queramos compartir.
Padrino, estas líneas quizás estuvieron represadas mucho tiempo, entre esos sentimientos y vivencias encontrados, pero lo importante es que lleguen a sus manos, que dios lo bendiga por su presencia generosa en mi vida, por los detalles que llenaron de felicidad y alborozo mis navidades; agradezco especialmente, haberme obsequiado un ejemplar referente de ser humano solidario, sensible.
Mis respetos para usted, su familia, que la temporada contagie nuestros corazones y que sigamos confiando en un mejor mañana, nuestros hijos seguramente nos quieren a su lado, brindándoles lo que usted me regalo también con sus detalles: seguridad y esperanza.

¡Un abrazo fervoroso, felices fiestas!

Milton.
Poeta

Cartas :  Tambalean mis sentimientos
Tambalean mis sentimientos en este hostil y crudo universo que nos mantiene despiertos sin más remedio. Ondeo con garra la bandera de mis deseos, enarbolo bosques, mares y océanos pero el ancla de mis anhelos no encuentra tierra firme sin asperezas ni ramas tersas donde refugiarse de tantos miedos. Nunca sentí que me quedaba sin aliento; miento, si lo sentí pero no permití sumirme sin esperanzas en el
oscuro mundo de lo más imperfecto. Mantengo firme mis ideales sin súplicas ni sometimientos aparentes, yo puedo más que ellos pero no más que el destino, pienso.
Rodeo con mis secretos tus abrazos de silencio, mis manos con las tuyas y tu cuerpo con mi cuerpo. Agárrame con fuerza y no dejes que me vaya, que me deslice en el titubeo de lo incierto, en la desesperanza de la incertidumbre o en el odio de los insatisfechos.
No creo en la rotundidad de lo cierto y de lo falso, de lo malo y de lo bueno. Todo esto es mucho más que todo eso, no son tan simples las ecuaciones vitales ni tan exactas las fórmulas de los entresijos de nuestras almas.
Poeta