Poemas de reflexíon :  Cavaré mi propia tumba
“Sinfín de esqueletos, de huesos . . . repletos.”

Se reflejan en mis penas
nostalgias tristes, extremas,
las que exterminan el alma,
la muerte vida desarma.

Corto, limitado tiempo,
más te sufro, menos siento,
entre campanas suspiro,
féretros que son de olvido.

Previamente a la penumbra,
cavaré mi propia tumba,
la fosa será de tierra,
el llanto de aquel que entierra.

Sabana blanca, mortaja,
finado, desciende, baja,
entrañas de un cementerio
de los mortales misterio.

Sepelio muy doloroso,
cadáver cayendo al pozo,
sumergiéndose en la nada
tras palada, . . . tras palada.

Muerte fiel del que la espera,
fúnebre caja, madera,
el encierro cruel paisaje,
descomposición . . . ¡qué ultraje!

Consumada cochinada,
de gusanos marejada,
huesos que serán caliza,
la calaca tiene prisa.

De llevarme a sus dominios,
pa’ conocer sus demonios,
el fin no conoce edad,
la causa una nimiedad.

Vigor frágil, como paja,
quebradizo, . . . que se raja,
la existencia es solo un hilo
que se rompe y queda en vilo.

La pregunta se actualiza,
la incógnita se desliza
sobre el paso al más allá,
¿qué consecuencias traerá?

¿De fallecer, que te ataja?,
cuerpo, materia, piltrafa,
savia que se perderá,
nunca jamás volverá,

Defunción irreparable,
¿es la muerte como un sable
que lacera el sentimiento
dando paso al sufrimiento?

La presencia es pasajera,
¿el alma imperecedera?,
¿vitalidad es quimera
o es la cosa más certera?

Morirse no es sólo un viaje,
ni ataúd vistoso traje,
polvoso negro camino,
¿inframundo es el destino?

¿Sustrato queda o se pierde,
la conciencia te remuerde?,
¿extinguiéndose la vida,
en otro lugar anida?

La muerte es un laberinto,
llegar a lugar distinto,
separarse de los vivos
buscando otros objetivos.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 02 de noviembre del 2012
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

0 puntos
0 0 0