Poemas de reflexíon :  José Luis Galván Rivera
“Feneció Galván Rivera, . . . en su tumba delibera.”

La existencia es pasajera,
¿el alma imperecedera?,
¿la vida es una quimera
o es la cosa más certera?

José Luis Galván Rivera
no fue persona cualquiera,
fue simiente de honda huella
que brilló con propia estrella.

José Luis Galván Rivera
digno sol de fuerza entera,
ser muy recto, circunspecto,
su fortuna . . . el intelecto.

José Luis Galván Rivera,
servir, su pasión primera,
funcionario responsable,
la razón empleó por sable.

José Luis Galván Rivera,
Tlaxcala su primavera,
político serio, amable,
su pérdida irreparable.

José Luis Galván Rivera,
la mar calma en su ribera,
fiel ejemplo del esmero,
por siempre buen consejero.

José Luis Galván Rivera
cumplidor en esta tierra,
anecdótico, conversador,
poeta, . . . fino bebedor.

José Luis Galván Rivera,
intuición amplia, certera,
Dios cuidó su trayectoria,
escribirá nueva historia.

José Luis Galván Rivera,
de vivir, hoy, se libera,
suba al cielo en su escalera
pues, el Señor, ya lo espera.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda (aún, con lágrimas en los ojos . . .)
México, Distrito Federal, a 05 de abril del 2014
Reg. SEP Indautor No. 03-2014-073110472600-14
Poeta

Poemas de reflexíon :  Querido Alberto Cortez
“Lleguen mis versos a donde estés . . .”

El gran Alberto Cortez
escribió, con sensatez,
a todas aquellas cosas
de la vida más hermosas.

Con simples, no complicadas,
metáforas educadas
para un árbol, para el alma,
pa’ “Las moscas”, muy en calma.

Estudió en Conservatorio,
musical adoratorio,
compuso bien, sin premura,
las “Miguitas de ternura”.

Construyó al fin sus “Castillos
en el aire”, asaz sencillos,
“Aromas” fueron sus versos
de métrica, rima, intensos.

Aconsejaba, pensante:
“Camina siempre adelante”,
caviló filosofando
“Andar por andar, andando”.

Sin ser de aquí, ni de allá,
ni de acá, ni de acullá,
recorriendo el universo
musical de modo terso.

Fue “La Voz de la Amistad”,
un artista de verdad,
le gustó el número tres
al fiel Alberto Cortez.

Que linda la melodía
aquella: “Como el primer día”;
cientos fueron sus creaciones
benditas todas canciones.

Interpretó a otros autores,
a excelsos compositores,
de Atahualpa, de Cabral,
fue su amigo leal, formal.

Ganó cuatro Discos de Oro,
un Grammy, el mejor del foro,
gentil trovador viril
fallece este mes de abril.

“Cuando un amigo se va”
mucha tristeza nos da,
más, si el amigo es cortés
igual que Alberto Cortez.

Quien, por hoy, así termina
su vida genial, genuina,
cumpliendo todas sus metas,
de luto están los poetas.

La pena invade a Argentina,
toda América Latina,
España, Francia, el mundo,
México, en dolor profundo.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 04 de abril del 2019
Todas las palabras que aparecen entrecomilladas, excepto: "Lleguen, mis versos, . . . a dónde estés" y “La Voz de la Amistad”, son títulos de canciones de la autoría de Don Alberto Cortez . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de amistad :  Teofaz Pineda
“Vi la tristeza en tu faz, hermano . . . descansa en paz.”

Se ha ido Teofaz Pineda,
caminó surco, vereda,
sentimiento se me enreda,
su imagen lo desenreda.

En “Cadillac” lo recuerdo,
fatalidad por ti pierdo
amistad, la de los dos,
les diré aquí, entre nos.

Aunque lejana, muy sana
charla, anécdota cercana,
café negro, ¡estaba flaco!,
copas, licor y tabaco.

Exhalaba una humareda,
de fumadas polvareda,
por sus chivas fiel entrega,
siempre amigo, ¿quién lo niega?

Inteligencia su alhaja,
jugó dominó, baraja,
la trampa es falsa moneda,
enseñanza se me queda.

De pláticas de la historia
de México, de su gloria
referida a la Bandera,
oda al viento, justiciera.

¿De la muerte que te ataja?,
la vida es sólo una paja
quebradiza, que se raja,
sábana blanca, mortaja.

La existencia se tropieza,
así acaba lo que empieza,
entrañas del cementerio
de los mortales misterio.

Falleció Teofaz Pineda,
su rostro . . . grietas de seda,
arrugas en piel no gruesa,
en su corazón grandeza.

La tez de crucifixión,
le rezaré una oración,
estoy triste por Pineda,
réquiem y compás de espera.

Le lloro a Teofaz Pineda,
mi lágrima mustia rueda
llegando a su cuerpo inerte,
tras de él anda mi suerte.

Ya no nos fuimos a Iguala,
quedamos en la antesala,
extrañaré su consejo,
¡era buen tipazo el viejo!

Fue muy serio, respetuoso,
se merece buen reposo,
mas, he de aclarar un punto
que ha de ilustrar este asunto.

De esas cosas curiosas,
no era Cleofas, era Teofaz,
como “la cara de Dios”,
Señores, díganle adiós.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 29 de marzo del 2012
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de reflexíon :  Yo, el virus verdadero
“Diré la verdad, . . . sincero.”

¿Racional, meditabundo?,
ja, soy el destructor del mundo,
soy el virus verdadero,
el depredador certero.

De especies, mi propia raza,
de flora, fauna, amenaza
de los bosques, de la selva,
¿qué será lo que me enerva?

¿Lo qué me hace un inconsciente
estúpido, tan indecente
que no obedece a natura,
que todo lo desfigura?

¿Qué sucede, qué no entiendo,
qué es lo que no comprendo
para derruir mi casa,
qué acontece, que me pasa?

Atentar contra La Tierra,
¿por qué eso no me aterra?;
me gusta causar estragos
contaminando los lagos.

Lagunas, ríos y los mares,
arrasando los manglares,
exterminando animales,
entre otros actos letales.

Flagelando ecosistemas,
generando, así, problemas,
las catástrofes, la muerte,
he dejado el suelo inerte.

En ser omiso me esmero,
el orbe es mi basurero,
ni el espacio sideral
respeto, pues, soy el mal.

¡Por Dios, qué barbaridades!,
lleno de smog las ciudades,
asfixio al prójimo hermano,
presumo de “ser humano”.

¿Qué sucede, no escarmiento?,
el global calentamiento
lo producen mis acciones
funestas pa’ las naciones.

Calamidad, el desastre
confecciono como sastre,
previo a crisis financieras,
soy el causante de guerras.

Bomba atómica, misiles,
armas, caos, daños miles
ha ocasionado mi paso
por el planeta, mi ocaso.

Por hambrunas, temas peores,
¿dónde dejé los valores,
mis virtudes y mis dones?,
odio, rencor, mis amores.

Masacres, inquisiciones,
esclavitud, situaciones
de la opresión más enorme
“del hombre por el propio hombre”.

Lo que digo es cosa seria,
soy nocivo cual bacteria,
más nefasto que epidemia,
que un germen, que una pandemia.

Soy el “ponzoñoso humano”
de un linaje muy insano,
soy el auténtico virus,
engendré el coronavirus.

Mi deseo más profundo
es acabar con el mundo,
me cueste lo que me cueste,
soy un monstruo, la cruel peste.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 28 de marzo del 2020
Dedicado al inconsciente “ser humano” . . .
Reg. SEP. Indautor (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  ¿Qué tanto se mece el agua?
“La mente, . . . libre piragua.”

¿Qué pensarán las montañas
de sus marchitas entrañas?,
¿qué colegirá su bosque
de la erosión, cruel estoque?

¿Qué meditará la flora
cuando la aridez aflora?,
¿qué discurrirá la cuenca
de la humanidad mostrenca?

¿Qué cavilará mi lago
por futuro tan aciago?,
¿qué supondrá la ribera
de esa lluvia pordiosera?

¿Qué imaginará el caudal
cuando decrece humedal?,
¿qué siente profundidad
cuando ve su nimiedad?

¿Qué dirán las tristes olas
cuando se han quedado solas?,
¿qué rumiarán las espumas
por lo negro de sus brumas?

¿Qué opinarán las burbujas
cuando su oxigeno estrujas?,
¿qué gozoso estará el lirio
por su plaga, que es martirio?

¿Qué tanto se mece el agua
cuando en el dolor se fragua?,
¿qué tanto se mece el agua
cuando su vida naufraga?

Pues, se mece . . . porque sufre,
porque percibe el azufre
de la muerte que la acosa,
de tal desgracia . . . ¿quién goza?

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Lago de Pátzcuaro, Michoacán, México, a 10 de agosto del 2013
Dedicado al Profesor Everardo Hernández Campos
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-111212464200-14
Poeta

Poemas de tristeza :  Adiós a "Chilo"
Tengo poco que decir,
por eso, no debo mentir,
no fui su hermano, su amigo,
pero eso sí . . . fui testigo.

De su entierro doloroso,
juventud cayendo a un pozo,
culpa de la enfermedad,
pa´ fallecer no hay edad.

En este mundo fue Isidro
como un árbol, como un cedro,
yo diría como un poliedro,
en su memoria me pierdo.

Miré como le lloraron,
su tumba de llanto ahogaron,
el cielo se puso gris,
de la existencia desliz.

Muchas lágrimas por “Chilo”,
¿qué es la vida sino un hilo
que se rompe?, eterna muerte,
mortales amen la suerte.

De estar vivos, ¡qué paisaje!
morirse no es sólo un viaje,
ni ataúd vistoso traje,
tierra, gusanos, que ultraje.

Vi palada tras palada
sumergiéndolo en la nada,
polvo que llegó a los ojos,
iris cansados . . . muy rojos.

El sentimiento brotó,
el alma se alborotó,
se pone china mi piel,
adiós al “Chilo” más fiel.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Pátzcuaro, Apúpato, San Pedrito, Huecorio, Michoacán, México, a 18 de marzo del 2012
Dedicado al joven Isidro Becerra (QEPD)
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de sombríos :  De López y el "sálvese quien pueda"
“Rezarle a Dios solo queda . . .”

Siento terrible impotencia,
debido a su incompetencia
la "cuarta transformación"
deja en vilo a la nación.

Frente al covid diecinueve,
tanta desgracia conmueve,
ciento sesenta mil occisos,
según datos imprecisos.

La crisis es, hoy, muy cruenta,
desde luego me doy cuenta,
sintiéndose, ya, en la trampa,
prestos “soltaron el arpa”.

Desde hace tiempo, les digo,
que quede Dios por testigo,
no pueden con el “paquete”,
mandaron todo al retrete.

“Se les fue la liebre”, en fin,
fallas, errores, sin fin,
por las camas preocupados,
por muertos despreocupados.

La verdad aquí se acuña,
el “rásquense con sus uñas”
es el mensaje mandado
al pueblo “sabio”, espantado.

Y, López, como si nada,
cual si no pasara nada,
su negligencia e ineptitud,
vienen de otra latitud.

Incluso, él, se ha contagiado,
está en médico cuidado,
de ahí el “sálvese quien pueda”,
rezarle a Dios solo queda.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 31 de enero del 2021
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de reflexíon :  De López y de las vacunas cedidas
“Caridades indebidas . . .”

Mostrando sus peores cobres,
López le cumple a los pobres,
pero, a los de otros países,
digámoslo sin barnices.

La ONU le hizo propuesta
que, para mí, es muy funesta,
de una cesión altruista
con el fin más humanista.

Así, aceptó una reducción
de vacunas de nuestra nación,
para que sean suministradas,
aplicadas o inyectadas.

A los más pobres del mundo,
permítaseme un segundo,
¿hay otros seres humanos
más pobres que los mexicanos?

Si eso fuera posible,
sería tragedia terrible,
¿explicación?, solo una,
han de estar en plena hambruna.

En la podrida miseria,
esto es cosa triste y seria,
nuevamente Don Andrés
da sus pasos al revés.

La pobreza de nosotros
es mucho peor que la de otros,
estamos para recibir
no para dar y compartir.

Otra vez, el “presidente”
le falla al pueblo, a su gente,
en plena horrible pandemia
con esta traición los premia.

Le queda refrán al talle
de ser “farol de la calle
y oscuridad de su casa”,
su “mandato” más fracasa.

Y, no me vengan con cuentos
mis lectores tan dilectos
con lo de ser solidarios
cuando, aquí, hay mil muertos diarios.

Mi crónica es fidedigna,
lo que pasa mucho indigna,
en este dicho se basa:
“caridad comienza en casa”.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 18 de enero del 2021
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de reflexíon :  De López y su guajolote-pavo
“Al que, por fin, ha indultado . . .”

El Palacio Nacional,
recinto sensacional,
perdió su nuevo inquilino,
un guajolote genuino.

El que antes fuera museo
para un cultural paseo,
ya parecía rancho, granja,
aviario, de aves estancia.

Ganso y pavo, lo habitaban,
mas lo desacreditaban
por perder esencia, sello,
el de un edificio bello.

El país en la pobreza,
en desgracia, en la tristeza,
en la más plena miseria,
lo peor, la cosa más seria.

Con desempleo galopante,
la pandemia lacerante,
ciento veinte mil los muertos,
entre otros graves entuertos.

El contagio pavoroso,
en el semáforo rojo,
delincuencia desatada,
la crisis harto enquistada.

Y López, el “presidente”,
sigue engañando a la gente,
él dice que vamos bien,
que el pueblo es feliz, también.

Lo que al peje ha preocupado,
lo que su tiempo ha ocupado,
lo que le ha quitado el sueño
y casi lo tan risueño.

Es el ya mentado pavo
que lo tuvo obsesionado,
en algunas mañaneras,
en las “diarreas” tempraneras.

El tema del guajolote
salió siempre bien a flote,
no sabía si conservarlo
o en noche buena cenarlo.

Andrés, ha estado en dilema
esta época navideña,
ayer, decidió indultarlo,
a un santuario entregarlo.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 24 de diciembre del 2020
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de reflexíon :  La muerte del gran Morelos
“Si yo tuviera un Morelos, conquistaría hasta los cielos.”

En mil ochocientos quince,
la patria sufrió un esguince,
día veintidós de diciembre
en la memoria se siembre.

La muerte del gran Morelos
que, entregado a sus anhelos,
nos brindó su corazón
cual “Siervo de la Nación”.

Primero, lo excomulgaron,
“de su Dios lo despojaron”,
la cruel “Santa Inquisición”
dejó “torcido un renglón”.

Lo que tanto se temía,
se le acusó de herejía,
en público, degradado,
se sintió muy desgraciado.

Mas, fue fiel a sus valores,
rindámosle mil honores,
después de un juicio sumario
enemigo, victimario.

Calleja, dictó sentencia
con maldad e irreverencia,
Salazar, el confesor,
De la Concha, ejecutor.

Redoblar de los tambores
en Ecatepec, temblores,
vendados fueron sus ojos,
lágrimas, mustios abrojos.

Lo inmolaron a mansalva
hincado, dando la espalda
al pelotón de soldados
con fusiles pertrechados.

Fieras descargas sonaron,
de balas lo saturaron,
metralla tronó horrorosa,
cara en tierra pedregosa.

Se hizo presente la muerte
dejando aquel cuerpo inerte
al crucifijo aferrado,
teñido, rojo sangrado.

Triste quedó el paredón,
¿cuándo llegará el perdón?,
¡qué lamento, qué tragedia,
almas llenas de miseria!

La Nación en la penumbra,
sus sentimientos no alumbran,
martirio del insurgente
cimbró todo el Continente.

Lo digo sin ser insano,
¿tal calvario ha sido en vano?,
¿dónde quedaron los planes
de Morelos, sus afanes.

Campañas, logros, victorias,
ideales, credos, glorias?,
tantos años de su ausencia,
¿qué fue de la independencia?

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 22 de diciembre . . .
Registro SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta