Poemas de naturaleza :  Paricutín
“¡Ay, Señor de los Milagros, . . . soy uno de tus milagros!”

Se nos tiznaron las milpas,
se reventaron las tripas
de la tierra incandescente,
Volcán, coloso inmanente.

De natura fue el encono,
fragor de pirekua, tono,
nació un cono muy humeante
¡P’urhépecha, rey vibrante!

No hubo pena, ni castigo,
déjenme, les cuento y digo:
Tata Dionisio Pulido
te lo juro, yo no olvido.

Que tú asististe a mi parto,
de la mente no te aparto,
¡si temblaste junto a mí,
si viste como surgí!

Con mis fumarolas prietas,
huaraches pisaron grietas,
sobre un anafre . . . se sufre,
percibiste olor a azufre.

Espanté tus sentimientos,
¿recuerdas mil novecientos?,
año del cuarenta y tres,
del mundo fui el interés.

Convoqué a muchos famosos
fotógrafos y curiosos,
vulcanólogos, pintores,
poetas de mis amores.

De Angahuan, hijo adoptivo
grandioso, superlativo,
michoacano por derecho,
Meseta, mi dulce lecho.

En geología soy hazaña,
magma, piedra de obsidiana,
mineral, vapor ardiente,
un fantasma gris latente.

He suavizado el carácter,
exhalo por ancho cráter,
sigo activo, visitado,
mi lava no se ha acabado.

Soy turismo, panorama,
de económica derrama,
nunca quedaré a la zaga,
soy cirio que no se apaga.

San Juan Viejo iluminado,
¡milagroso Dios amado!,
enterrado oficias misas,
a ti brindo mis cenizas.

Por joven, sigo creciendo,
Nana Cueráperi entiendo,
¡soy tu entraña, soy tu herencia,
corazón, fuego, . . . tu esencia!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., 20 de febrero del 2013
Dedicado a Don Guadalupe Trigo (QEPD)
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-051712171201-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  Pescado Blanco
¡Ayuda, . . . me extingo!

Pintada de origen,
tatuada en mí nuca,
yo llevo a la Virgen,
no la olvido nunca.

Señora de la Salud,
te brindo mi gratitud,
Patrona de la región,
te rezaré una oración.

Me idearon Dioses
con cantos y voces,
mi sangre es su llanto,
las olas mi encanto.

Nací en las entrañas
de un lago imponente,
mis cruces y hazañas
me llenan la frente.

Pátzcuaro mi orgullo,
mi cuna, mi arrullo,
de húmedo linaje
mi casta, mi clase.

Fui bien bautizado
con agua bendita,
me siento agraciado,
mi reina es Mintzita.

Me llaman Pescado,
me apellido Blanco,
soy muy educado,
sobre todo franco.

Fui criado entre lirios
con velas y cirios,
crecí entre las piedras,
el plancton, las hierbas.

Busco lo profundo,
adoro este mundo,
mis fuertes aletas
son dignas de atletas.

Mi color plateado
siempre enamorado,
corazón sensible,
tranquilo, apacible.

De escamas brillosas,
láminas acuosas,
que cortan con filo,
de la red, el hilo.

Sensibles mis branquias
de ilusiones amplias,
respiro nostalgias
de hechizos, de magias.

Me gusta nadar,
jugar . . . y amar,
fondo de Janitzio
para ello es propicio.

Soy oro lacustre,
soy de mina ilustre,
no me han valorado,
me han mucho explotado.

Frágil de osamenta,
rosario de espinas,
presagio tormenta,
¿mi fin adivinas?

Con cuerpo pequeño
soy feliz, risueño,
mi honor es isleño,
¡qué grande es mi empeño!

Por más existir,
por sobrevivir,
quiero ser su sueño
y vivir mi ensueño.

¡Ayuda, me extingo!,
por eso respingo,
no me desatiendan,
espero me entiendan.

Cazonci Tariácuri,
protección le ruego,
Señor Huitziméngari,
muéstreme su apego.

¿Recuerdan mi amigo “Achoque”?,
su muerte fue un duro choque
en mi alma y sentimiento,
¿imaginan lo que siento?

¿Qué pensarán sus abuelos
que cuidaban mis anhelos?,
¿qué dirán sus nietos?,
¡sáquenme de aprietos!

Una acción con seriedad
le exijo a la autoridad,
resuelvan mi situación,
los premiará la Nación.

Mi hábitat decente
le pido a la gente,
¡venga nube negra!,
la lluvia me alegra.

Requiero de aguas aseadas,
transparentes, cristalinas,
piscinas de hermosas hadas,
¿tú por qué las contaminas?

Que me siembren pido,
busquen mi cultivo,
intenten reproducirme,
ya existe técnica en firme.

La piscicultura
les dará esa ayuda,
estudios de altura,
moderna apertura.

Banco de genoma
de la vida aroma,
¡qué viva mi especie!,
que no se desprecie.

Soy de tipo endémico,
exclusivo, ¡soy único!,
pa’l enfermo este refrán:
“pescado blanco con afán”.

Mi cabeza piensa
y a ustedes dispensa,
que apoye la ciencia
actos de conciencia.

Podrán más pescarme,
comercializarme,
me cotizo caro,
quiero ser su amparo.

Cuando a mí me apresan
los viejos me besan,
porque soy sagrado
debo ser deseado.

Déjenme bailar la danza
que interpreta Don Aurelio,
casi no tengo confianza,
escucharé el evangelio.

¡Aquí no hay secreto!,
mi veda es respeto,
mi crianza es bonanza,
futuro, esperanza.

Con la boca expreso
un triste lamento,
también mando un beso,
mis penas al viento.

Yo, Kurucha Urápiti,
abogo por mí . . . para ti,
pido que mi desventura
no se torne en tu amargura.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Isla de Janitzio, Michoacán, México, 21 de abril del 2011
Dedicado al Maestro Don Aurelio de la Cruz Campos
Reg. SEP Indautor 03-2011-090913353800-14
Poeta

Poemas de reflexíon :  De López y su tren maya
“De un mentir que no desmaya . . .”

Hace un año, exactamente,
que López engaña y miente,
la verdad oculta, calla,
en todo lo del Tren Maya.

Recuerdo bien lo que dijo
en su hablar no tan prolijo,
que, en lo de su construcción,
no cabría devastación.

“Que ni un árbol tiraría”,
¡falsedad, ya lo sabía!;
la selva ha quedado inerme
pues, este seis de diciembre.

SEMARNAT autorizó
algo que me horrorizó,
que, de suyo, mucho apura,
el talar dicha espesura.

En ochocientas hectáreas
de zonas diversas, varias,
de Palenque hasta Izamal,
terrible impacto ambiental.

De Chiapas, hasta Yucatán,
de la mano de satán,
por obra y gracia de Andrés
destrucción, en dos por tres.

¿Esto es su “transformación”?,
¿el dañar nuestra nación?,
¿mancillar ecosistema
por un tren?, ¡va mi condena!

La jungla piedad implora,
¿quién protegerá su flora,
la fauna de esas regiones,
de etnias sus desazones?

Pobre selva, va su tala,
en más embuste se instala
López, sigue en la mentira,
la nariz más se le estira.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 14 de diciembre del 2020
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Mariposa Monarca
“Del cielo, del bosque, . . . sacra.”

Monarca del cielo, preciosa, alada,
divina, sedosa, aterciopelada,
hermosa, longeva, que inspiras poesía,
factor de equilibrio en la ecología.

Te vistes el cuerpo de lindos colores,
el naranja, el negro, te rinden honores,
con tonos brillantes, coquetas pintitas
de blanco pigmento, a admirarte invitas.

Cinco mil kilómetros, viajas por el aire,
entre tersas nubes pasas con donaire,
contra la intemperie luchas impasible
no obstante que eres pequeña, sensible.

Cumples el destino, pues, fuerte, resistes,
tiendes al milagro por eso es que existes;
de sitios distantes, de lares lejanos,
desde Norteamérica sin esfuerzos vanos.

Huyendo de invierno, otoño por marco,
en gran migración cruzas cielo zarco,
te alías con millones en vuelo fraterno,
la “matusalén” va guiando el Eterno.

Al vaivén del viento, mágico momento
de asombro increíble de vida portento,
sorprendiendo a todos llega a Michoacán
y a Estado de México, colonia, “huracán”.

El bosque, gozoso, brinda bienvenida,
natura te quiere por más consentida,
así que, contenta sus brazos te abre
porque reina eres de la sierra madre.

Perfecta, te adaptas a tal medio ambiente,
innato prodigio, ser noble, ferviente,
es tu hibernación en ramajes finos
de oyameles, pinos, de cedros y encinos.

Reserva de biosfera, remanso de calma,
parakata, maja, que encantas el alma,
en doce santuarios se guarda tu especie,
ojalá el humano, consciente, te aprecie.

Puede visitarte, respetando normas,
ver revoloteo, cuidando las formas,
en Sierra Chincua, la Mesa, el Rosario,
en el Capulín, muy reglamentario.

En noviembre llegas, en marzo regresas,
en desfiles de hadas, de sacras altezas,
danzando te marchas, al norte, al final,
tu instinto persigue el ciclo vital.

La gente pregona que eres mexicana,
tu hazaña y belleza la tierra engalana,
mereces el rango de símbolo patrio,
altar, catedral, con todo y su atrio.

Posees un valor magno, excepcional,
reconocimiento, amplio, . . . universal,
Patrimonio eres de la Humanidad
de rango Mundial, con gran dignidad.

Valorar tu esencia la moral impone,
la ignorancia grave, luego se interpone,
tenemos cultura para resguardarte,
vayamos más lejos hay que venerarte.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Municipio de Zitácuaro, Estado de Michoacán de Ocampo, México, . . .
Dedicado al Sr. Homero Gómez (QEPD), gran defensor de la mariposa monarca . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Parque Nacional de Uruapan
“En la Barranca del Cupatitzio, . . . Dios, agua, vida, origen, dulce inicio.”

Meseta encumbrada, Dios así lo quiso,
paraje del cielo, edén, paraíso,
botón michoacano, la región más tierna,
Uruapan bonito, primavera eterna.

Jícara esmaltada, ¡Río del Cupatitzio!,
barranca, hondonada, al fin precipicio,
que bello, tan lindo, Parque Nacional,
purépecha, sacra ecología cultural.

El bosque, sus plantas, ¡cosa más hermosa!,
olor de la tierra fresca “charandosa”,
árboles, follaje, joyas inmanentes,
el agua, las piedras, remansos, afluentes.

Un canal en calma, rocío del candor,
la compuerta se abre, torrente de amor,
cascadas que rompen frágiles cristales
formando las ondas en los manantiales.

“Cola de Caballo”, venga “La Alegría”,
“Catalina” riega mi alma todo el día,
“Copa de Oro”, “El Puente” de salto elegante,
natura se muestra feliz y arrogante.

Líquido sonido, golpe de poder
que arrulla el oído . . . al caer, correr,
¡“El Gólgota”, “Yerbabuena”, “Gandarillas”,
toquen al son de tonadas, tonadillas!

Por el río que canta, denme un si bemol
color de “Arco Iris”, espectro del sol,
las truchas se bañan al compás de claves,
bailan las ardillas, se entonan las aves.

Encinos y pinos, ramas bullangueras,
plátano con hueso, las verdes higueras,
blanco carbonato, tomo “cebadina”
rica, efervescente, garganta se afina.

Fuente “Los Espejos”, que un venero emana,
cuento los chorritos que, “Eréndira”, hermana,
Mural de Mapeco, húmedo y silente,
arte de un artista que admira la gente.

Burbujeante pila es la “Del Tornillo”,
que hace las delicias de todo chiquillo,
es “Janintzitzic” tersa “flor de lluvia”,
repicar de gotas, la nube . . . diluvia.

Su “Velo de Novia” escurre y salpica,
el cauce, el caudal, ya se magnifican,
“Cola Pavo Real” de plumas muy finas,
fluidos transparentes parecen cortinas.

Senderos sinuosos que están bien trazados,
kioscos, escalones, chulos empedrados,
calzadas “De Sapos, “De la Media Luna”,
puente “Del Recuerdo” del cariño es cuna.

Vengan visitantes, “Los Recién Casados”,
que se quieran mucho “Los Enamorados”,
cuidar medio ambiente es imperativo,
que luzca, que brote, su ser reflexivo.

“Camelinas” finas, flores bugambilias,
un paseo precioso para las familias,
bendición de un Fraile, su fe, sangre que arde,
“Rodilla del Diablo” que se fue cobarde.

Allá, en lo más hondo, en lo más profundo,
arriesgando todo, conquistando el mundo,
se va el clavadista tras de la moneda,
exponiendo vida, borbollón lo enreda.

¡Qué baile, qué dance, mi “Juaquiniquil”!,
musical su brisa de copa gentil,
es culta la guía del hombre maduro,
prepárate niño es tuyo el futuro.

Jabonosa espuma, “Cutzi” solo hay una
tan blanca, brillosa como la fortuna,
veo las espirales de los remolinos,
siento el fresco viento . . . de nuestros destinos.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Uruapan, Michoacán, México, a 16 de noviembre del 2012
Dedicado al mejor guía, Jesús Reyes Rodríguez
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-111212464200-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  Lago de Camécuaro
“Eterno, sagrado lago, de la vida . . . un empalago.”.

Parque Nacional de cepa,
de eso, ni duda quepa,
lo conforman diez hectáreas
con flora y especies varias.

Tangancícuaro orgulloso
por recinto tan hermoso,
donde natura se fragua,
Camécuaro, espejo de agua.

“Lugar del baño”, bendito,
michoacano rinconcito,
“sitio de amargura oculta”,
la creación es cosa culta.

Cupátziro, Junguarán,
sus riberas regarán
dos preciosos manantiales,
líquidos intestinales.

Lago que refleja el cielo,
nubes que conforman velo,
por las que se filtra el aire,
purificador donaire.

De “ahuehuetes” centenarios,
de oxígenos necesarios,
templo de la ecología,
santuario del alma mía.

Que ostenta raíces sanas
enlazadas como hermanas,
de claro color café,
del renacer . . . de la fe.

Subacuática esa vida,
justa, lacustre medida
de la humanidad, un lema:
“el bosque es ecosistema”.

Ocotes, madroños, fresnos,
viejos, maduros, muy tiernos,
conífera, ocal, encinos,
los pájaros, cantos, trinos.

Hojas, ramas, los follajes
lucen sus vistosos trajes
verdosos, sobre el cristal
del remanso celestial.

Estanque, cual bautisterio,
pila, jícara, misterio,
paraje de ángeles, hadas,
de criaturas bien amadas.

Ranas, cangrejos y peces,
patos que graznan, mil veces,
chapulines, en concierto,
mariposas, vuelo al viento.

Un joven, tierno sabino,
precioso ejemplar, divino,
yo, le llamo “Sabinito”,
crecerá hasta el infinito.

Primero Dios, con cuidados,
de guardabosques soñados,
de gente bien educada,
¡no, a la ignorancia malvada!

Cantarito de agua miel
del maguey producto fiel,
abejas revoloteando,
¡Camécuaro, amor reinando!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 1º de noviembre del 2017
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de reflexíon :  Isla de Janitzio
“Pareces media naranja, posada sobre sus gajos,
seguiré la acuosa franja, para estar entre tus brazos.”

La diestra en lo alto,
a tu gloria exalto,
el puño en el cielo
buscando un anhelo.

Isla de Janitzio
de la paz resquicio,
cabello de elote,
el lago tu escote.

Lugar de unos cuantos,
algunos muy santos,
de sangre lacustre,
territorio ilustre.

De Pátzcuaro orgullo,
Michoacán es tuyo,
México y el mundo
te siguen el rumbo.

Desde un principio,
de ti ha sido el sitio,
del turismo, bastión,
en la linda región.

Por las nubes, patos,
que vuelan muy gratos,
me dan bienvenida
hasta mi partida.

Estás en la mente
de toda la gente,
Jarácuaro, Urandén,
amores, van sin desdén.

Ahí, en la Tecuena,
quise a mi morena,
por Yunuen, Pacanda,
la virgen lo manda.

Acuático lirio
vencer con delirio,
lograr terso anzuelo
para el desconsuelo.

Mariposas redes,
quedo a sus mercedes,
mi enamoramiento
hasta el firmamento.

La barca se mece,
el verte enternece,
en el frente el faro
y un lecho preclaro.

Las boyas me guían,
pues en mí confían,
hacia vida aislada
por agua rodeada.

Que hermoso amaneces,
la corte de peces
con suave candor
se forma en tu honor.

En el Monumento
de Morelos, tiento
paz, la libertad,
vientos de lealtad.

Janitzio y montañas,
canto a sus hazañas,
bóveda celeste,
firmamento agreste.

De plata es la luna,
con figura de uña
que, como ninguna,
tu destino acuña.

En comercio, pesca,
gente pintoresca,
amable, agradable,
¡qué su casta hable!

P’urhépecha idioma
que el oído aroma,
lengua cantarina
que la voz afina.

Son blancas tus casas,
algunas grisáceas,
rojizas de tejas,
focos candilejas.

Del buen visitante
cariño al instante,
lindos rinconcitos,
oleajes bonitos.

De alma reposada
tan cordial posada,
pasión desmedida
sin cruel despedida.

Bonitas las fiestas,
con baile y orquestas,
comer, ni se diga,
¡qué Dios te bendiga!

Tristes días de muertos,
las tumbas son huertos,
laten corazones,
huellas de emociones.

Aquí, en mi pensamiento,
con fervor, ya siento
la ilusión de ver a Dios
antes de decir . . . ¡adiós!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Isla de Janitzio, Michoacán, 02 de noviembre del 2010
Reg. SEP Indautor No. 03-2011-041513462700-01
(Versión corregida y aumentada . . .)
Poeta

Poemas de reflexíon :  Lago de Pátzcuaro, el origen
“Cuando la zona era virgen . . .”

En cada gota del lago,
hay historia, hay empalago,
leyenda, recuerdos vivos,
ensueños, sendos motivos:

Sucedió hace mucho tiempo,
entre soplidos del viento,
Curicaveri, testigo,
de todo esto que les digo.

Eran épocas remotas,
en las áreas más ignotas
de la extensión michoacana,
en su época temprana.

Cuando era imberbe natura
y p’urhépecha cultura
todavía no florecía,
cuando existencia nacía.

En lo que fuera un buen valle,
para dar mayor detalle,
de floreciente belleza,
fértil, donde la entereza.

De primeros habitantes,
sedentarios muy pujantes,
los llevaba a ser felices,
germinando en sus raíces.

Fue un día que, entrada la tarde,
“la cosa se puso que arde”,
porque Eolo, huracanado,
bufó a “pulmón desatado”.

Sobre de los cuatro puntos
cardinales, con barruntos
de que algo iba a suceder,
de inminente acontecer.

Cabe mencionar, por cierto,
el miedo, el desconcierto,
que las ráfagas primeras,
inusuales, duraderas.

Causaron entre la gente
que, ante el peligro latente,
se espantó y despavorida
huyó, como en estampida.

Junto con los animales,
a otros aledaños lares,
implorando, al fin, clemencia,
a los dioses su indulgencia.

Magia, presagio de abrojo,
el cielo pintó de rojo,
desprendiéndose gran masa
ardiente, roca argamasa.

La cual, con terrible estruendo,
el de un bólido tremendo,
pegó de forma muy fiera
entre sembradíos, en tierra.

Siguió al duro cataclismo,
terremoto, intenso sismo,
que hizo tambalear los montes,
las colinas y horizontes.

Ese lugar, hoy sagrado,
después, fue bien bautizado,
como preludio de dicha,
con las voces “Huecoricha”.

“Huecorencha” o “Huecorio”,
“lugar de la caída”, exordio,
de formación de arroyuelos,
de veneros en los suelos.

Abiertos desde su entraña,
líquida, divina hazaña
de “ojos de agua” cristalina,
dulce, prodigiosa mina.

Que conformaron el Lago
de Pátzcuaro, tierno halago,
que a la región dio más vida,
después de la tal caída.

Aliviando, al fin, el trauma,
pues, reforzó flora y fauna,
con tul, zacate, chuspata,
vegetación toda grata.

Humedales, peces, lustre
de este sitio tan ilustre,
endémicos del caudal,
thirus, acúmara, charal.

Urápiti, chehua, achoque,
todos, milagroso brote,
para bien del ser humano,
desde entonces fiel hermano.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Huecorio, Pátzcuaro, Michoacán de Ocampo, México, a . . .
Dedicado al Maestro Melchor Ramos Montes de Oca (QEPD)
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Sonetos :  Rescate del Lago
Rescatemos juntos nuestro bello Lago
de Pátzcuaro orgullo, emblema sentido,
pues triste se encuentra está muy herido,
le debemos mucho démosle buen pago.

No llega la lluvia hay grave rezago,
a seres humanos su apoyo les pido,
de flora, de fauna, fiel amigo ha sido,
concretar proyectos evitar mal trago.

Más reforestemos, limpiemos el cauce,
que apoye la ciencia actos de consciencia,
combatiendo el lirio, natura se encause.

A la Virgencita pidamos clemencia,
que infausta tragedia al menos se pause,
para hijos y nietos sería buena herencia.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 20 de octubre del 2020
Soneto dedicado al C. Ing. Mariano Diaz Delgado, por sus esfuerzos para rescatar el Lago de Pátzcuaro . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  El Maguey
“En el altiplano, . . . es rey.”

Hay que gritarlo profundo,
mi México lo dio al mundo,
en náhuatl, metl, se llama,
es de agaváceas, fiel rama.

Por tierras altas y secas,
sus energéticas vetas,
feraces fincas de vida,
brota el maguey con medida.

En una fila, formado,
airoso, fuerte, educado,
este “cardo” suculento
que crece, terco, irredento.

Justo en los surcos del campo,
mostrando un hermoso encanto,
va plantado “a pie de gallo”,
“encadenado”, sin fallo.

En “maxacle”, linda hilera,
“metepán” o “mecalera”,
se gana su espacio a ley,
con majestad, como rey.

Escamoles, chinicuiles,
todos ellos muy gentiles,
se arrodillan a sus pies,
súbditos, en suelo y mies.

Las pencas verdes se yerguen,
en lontananza se pierden,
rasgan el cielo los picos,
nubes blancas son cobijos.

Maduro, de buen crecer,
en el centro de su ser,
guarda la piña sagrada,
por natura consagrada.

Su guardián, el jimador,
“tlachiquero”, catador
del néctar del aguamiel,
orgullo de Mayahuel.

Que brinda el pulque bendito,
beberlo, yo, necesito,
en un “tornillo”, una “xoma”,
la felicidad asoma.

Esas hojas, tan carnosas,
son forraje y otras cosas,
con sus fibras más textiles
se elaboran los “huipiles”.

Cactlis, del mejor estilo,
mantas, costales, buen hilo,
cuerdas, agujas, punzones,
material pa’ construcciones.

Amate, papel pergamino,
los Códices Mendocino,
Matrícula de Tributos,
nos narran sus atributos.

En rituales, sacrificios,
hay muchos otros indicios,
describiéndolas grandiosas,
curativas, poderosas.

Registran bien los anales
portentos medicinales,
contra la tuberculosis,
el reumatismo, fiel dosis.

De jugo con miel, melaza,
bien preparado en la casa,
jarabe, alcohol y vinagre,
que tal planta se consagre.

Moctezuma, sus jardines,
parcelas, otros confines,
adornaba con magueyes,
por ser símbolo de reyes.

Que la cultura se inculque,
el maguey no solo es pulque,
pues tiene mil propiedades
grandiosas, no nimiedades.

Que la historia, al fin, persista,
fue factor en la conquista
de México, por España,
es “pita” de mil hazañas.

Testigo del mestizaje,
adorna bien el paisaje,
con púas, penas, sin desliz,
vio cambiar nuestro país.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda.
Ciudad de México, a 12 de octubre del 2020
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta