Prosas poéticas :  Laguna Mandinga
Eres muy extensa
de bellos contornos,
con verdes profundos
la selva, el manglar.

Tu flora es variada,
la fauna selecta,
coloridos peces,
la jaiba, el ostión.

Un sol imponente,
el clima caliente,
humedad que reina
en agua, quietud.

La nube de blanco
vaga fiel, sin mancha,
rumbo a lontananza
navega el amor.

Pelícanos, garzas,
se suben al cielo
volando muy alto
en busca de paz.

Tu noche sagrada
invita al silencio
que solo esas aves
suelen profanar.

Mandinga, la luna,
sobre tu laguna,
se asoma y refleja
los ojos de Dios.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Laguna de Mandinga, Veracruz, México . . .
Dedicado a la Licenciada Gloria Rafaeli Becerra (QEPD) . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Maravilla
Soy una ardilla
de alma sencilla,
de Amecameca
que nunca peca.

De ojos brillantes,
par de diamantes,
mi cola es larga
peluda, parda.

Me gusta el campo,
mi sello estampo,
soy roedora
muy corredora.

Subo a nogales
por los ramales,
amo las hojas
que no son flojas.

Tengo la gracia
hago acrobacia,
uso mis dientes
que son valientes.

Sin cascanueces
como las nueces,
las de castilla
son mantequilla.

Retozo, brinco,
salto, rebrinco,
trepo gozosa,
soy amistosa.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Amecameca de Juárez, Estado de México, México, a 1º de enero del 2013
Dedicado a mi nietecita Marijose (soy maravilla, soy superniña . . .)
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-051712171201-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  Cisnes
“Afines, . . . sublimes.”

En azulosa laguna,
espejo de agua sin bruma,
un par de cisnes sublimes,
modelo de almas afines.

Sabiéndose hermosos, bellos,
entrelazando sus cuellos
como ensueño, como en trance,
iniciaban fiel romance:

El macho orgulloso,
divo, majestuoso,
cantaba: “te adoro”,
cortejo e imploro.

La hembra apenada
su querer negaba,
el cisne insistiendo,
élla iba . . . cediendo.

Al cabo de un rato,
de un momento grato,
Afrodita, Eolo,
ambos ¡uno solo!

Testigos las aves,
tulipanes suaves,
batracios, insectos,
peces muy selectos.

Natural fue todo,
la ternura a modo,
para siempre unión
con el corazón.

Más allá del mundo
apego profundo,
amor de los dos
designio . . . de Dios.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Bosque de Chapultepec, Ciudad de México, . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Jacaranda
“Me subí a una jacaranda, por mi madre soy . . . Aranda.”

Jacaranda de mi vida
de la copa consentida,
hojas verdes, terciopelo,
sedas que besan el cielo.

Árbol de corteza agreste,
personalidad silvestre,
brazos fieles columpiados,
nudos, brotes desmayados.

Si te meces, . . . preferida
en Tacubaya querida,
la Condesa, por Narvarte,
con sentimiento abrazarte.

Coyoacán, semillas sanas,
tortolitas en las ramas,
follaje que vibra al viento
fragante, de terso aliento.

Que bonitas primaveras,
flores lilas mañaneras,
moradas de azul violeta,
malvas de corola inquieta.

Tu fronda, sombra, mi manto,
ha llorado suave, tanto,
rocío intenso pegajoso,
sabia de néctar lechoso.

Procedente de Brasil,
México tu tierno abril
en parques, calles, leyenda,
alfombras muy bien la senda.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Reino de Tacubaya, México, D. F., a 01 de abril del 2016
Reg. SEP Indautor No. 03-2016-070109301200-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  Camino hacia los volcanes
“Siempre seguiré la senda, . . . me apasiona su leyenda.”

Camino hacia los volcanes
epopéyicos titanes,
enigmática su esencia,
mágica, bella presencia.

Camino hacia los volcanes,
blancas nieves talismanes,
por las veredas rurales
que nos curan nuestros males.

Camino hacia los volcanes,
de Amecameca guardianes,
mi vestimenta es de amate,
el corazón late, . . . late.

Camino hacia los volcanes,
Izta, Popo, níveos flanes,
entre frondosos nogales,
magueyeras y nopales.

Camino hacia los volcanes,
rayos del sol tafetanes,
árboles, bosque, apreciables
venados acariciables.

Camino hacia los volcanes,
natura jamás profanes,
Ex Hacienda de Panoaya,
la ecología no desmaya.

Camino hacia los volcanes
evitando los desmanes,
¡ay, Virgen de la Asunción
bríndanos tu bendición!

Camino hacia los volcanes,
vida mía no te amilanes,
es de ensueño el horizonte,
llego hincado al Sacromonte.

Camino hacia los volcanes,
siempre estarán en mis planes,
lindo el Parque Nacional,
reserva muy natural.

Camino hacia los volcanes,
de la región dos sultanes,
voy disfrutando una nuez,
la casco de vez en vez.

Camino hacia los volcanes,
ardillas y gavilanes,
follaje verde suspira,
un teporingo me mira.

Camino hacia los volcanes,
las nubes tersos gabanes,
guiado por las fumarolas
se me hacen largas las horas.

Camino hacia los volcanes,
soplan vientos, huracanes,
escarpados laberintos,
glaciares ya, casi, extintos.

Camino hacia los volcanes,
desciendo sin toboganes,
en los refugios, las cruces,
de las almas tiernas luces.

Camino hacia los volcanes
empeñando mis afanes,
camino hacia los volcanes
porque espero que me ames.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 03 de agosto del 2013
Dedicado a mi nieto, Santiago Mora Ramos, a quien esperamos con ansia
Reg. SEP Indautor No. 03-2014-073110472600-14
Poeta

Poemas de reflexíon :  Yo, el virus verdadero
“Diré la verdad, . . . sincero.”

¿Racional, meditabundo?,
ja, soy el destructor del mundo,
soy el virus verdadero,
el depredador certero.

De especies, mi propia raza,
de flora, fauna, amenaza
de los bosques, de la selva,
¿qué será lo que me enerva?

¿Lo qué me hace un inconsciente
estúpido, tan indecente
que no obedece a natura,
que todo lo desfigura?

¿Qué sucede, qué no entiendo,
qué es lo que no comprendo
para derruir mi casa,
qué acontece, que me pasa?

Atentar contra La Tierra,
¿por qué eso no me aterra?;
me gusta causar estragos
contaminando los lagos.

Lagunas, ríos y los mares,
arrasando los manglares,
exterminando animales,
entre otros actos letales.

Flagelando ecosistemas,
generando, así, problemas,
las catástrofes, la muerte,
he dejado el suelo inerte.

En ser omiso me esmero,
el orbe es mi basurero,
ni el espacio sideral
respeto, pues, soy el mal.

¡Por Dios, qué barbaridades!,
lleno de smog las ciudades,
asfixio al prójimo hermano,
presumo de “ser humano”.

¿Qué sucede, no escarmiento?,
el global calentamiento
lo producen mis acciones
funestas pa’ las naciones.

Calamidad, el desastre
confecciono como sastre,
previo a crisis financieras,
soy el causante de guerras.

Bomba atómica, misiles,
armas, caos, daños miles
ha ocasionado mi paso
por el planeta, mi ocaso.

Por hambrunas, temas peores,
¿dónde dejé los valores,
mis virtudes y mis dones?,
odio, rencor, mis amores.

Masacres, inquisiciones,
esclavitud, situaciones
de la opresión más enorme
“del hombre por el propio hombre”.

Lo que digo es cosa seria,
soy nocivo cual bacteria,
más nefasto que epidemia,
que un germen, que una pandemia.

Soy el “ponzoñoso humano”
de un linaje muy insano,
soy el auténtico virus,
engendré el coronavirus.

Mi deseo más profundo
es acabar con el mundo,
me cueste lo que me cueste,
soy un monstruo, la cruel peste.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 28 de marzo del 2020
Dedicado al inconsciente “ser humano” . . .
Reg. SEP. Indautor (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Jacaranda de mi vida
“De la copa consentida . . .”

Desde niño, tierna infancia,
he gozado la fragancia
de la fronda candorosa
de una jacaranda hermosa.

Que está de pie en Tacubaya
por su raíz que no falla,
muy fuerte, pisando el suelo
ese árbol me da consuelo.

Conozco el recio camino
que da su tronco genuino,
al que me aferro al subir
soñando en mi porvenir.

Cada que me trepo en élla
nuestra hermandad más se sella,
le platico cosas buenas
y también algunas penas.

Con mi llanto la he regado,
buen refugio ahí he encontrado,
concebirme junto al cielo
ayuda a colmar mi anhelo.

Si es de día esparcimientos,
por las noches sentimientos,
he disfrutado su copa,
el follaje que me arropa.

Arriba, en la mera punta,
seguido tenemos junta,
he crecido, ahí me he criado,
vientos me han acariciado.

Nos damos tiernos abrazos,
me mecen sedosos lazos
entre las hojas verdosas,
flores lilas primorosas.

De ser ágil tengo rango,
me he colgado como chango
en sus fuertes firmes ramas,
las que he usado como lianas.

Con mi cuerpo, con mi piel,
sobre de un columpio fiel
se me han pasado las horas
entre las risas sonoras.

Mas, en juegos divertidos
he respetado los nidos
de las aves que ahí viven,
las que con mi ser conviven.

Comprendo su clorofila,
la esencia que élla destila
de natural concepción,
su ecológica misión.

De ir oxigenado al mundo
con el deber más profundo,
tal grandiosidad me asombra,
que siga brindando sombra.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 27 de marzo del 2021
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Que, . . . ¿no oyen llorar al lago?
Otrora sano recinto
de peces, por hoy, extintos,
los pocos que sobreviven
son los que, el poema, escriben.

Qué . . ., ¿no oyen llorar al lago?,
¿a las olas que se quejan?,
¿se merece tan mal pago?,
¿de su amor por que se alejan?

¡Viento y montañas, testigos!,
¿quieren del cielo castigos?,
¡pobre la naturaleza!,
¿por qué a nadie le interesa?

El lodo de sus entrañas
¿hoy les corre por las venas?,
¿no recuerdan sus hazañas?,
¿no ven cómo hace señas?

Agónico se lamenta,
¿qué, su alma no escarmienta?,
hay que recapacitar
“japhonda” merece altar.

Sobre el lago poco llueve,
no hay nube que lo consuele,
global contaminación
desgracia de mi Nación.

¿Qué fue de aguas cristalinas
que, del sol, fueron vitrinas?,
¿dónde está el líquido dulce,
no hay manantial que lo impulse?

¿Qué pasó con el Achoque?,
¿qué no es justo este reproche?,
¿qué decir de la sardina
que tenía tan fina espina?

Recordemos al pez tiro
y a Kurucha Urápiti,
lo digo con un suspiro,
¿qué solución hay aquí?

¿Dónde andarán esos patos
que anidaban en los juncos?,
¿sintieron tan malos tratos
y vieron sus sueños truncos?

¿Que se fueron a otros lares
a fincar nuevos hogares?;
y, no hablemos de otras aves,
hay implicaciones graves.

Que ese lirio, plaga infame,
su maldad ya no derrame,
pobre flora, tul, chuspata,
¿no será lo que los mata?

El gran puño de Morelos
ya no se alza vencedor,
enfangados sus anhelos
se declara perdedor.

Ecológica tragedia,
quedará en la enciclopedia,
parece que el ser humano
no quiere a su lago hermano.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Pátzcuaro, Michoacán, México, a 01 de junio del 2012
Dedicado al Profesor y colega, Licenciado en Derecho, Taurino Campos Campos.
Reg. SEP Indautor No. 03-2012-083012362100-14
Poeta

Poemas de naturaleza :  ¿Qué tanto se mece el agua?
“La mente, . . . libre piragua.”

¿Qué pensarán las montañas
de sus marchitas entrañas?,
¿qué colegirá su bosque
de la erosión, cruel estoque?

¿Qué meditará la flora
cuando la aridez aflora?,
¿qué discurrirá la cuenca
de la humanidad mostrenca?

¿Qué cavilará mi lago
por futuro tan aciago?,
¿qué supondrá la ribera
de esa lluvia pordiosera?

¿Qué imaginará el caudal
cuando decrece humedal?,
¿qué siente profundidad
cuando ve su nimiedad?

¿Qué dirán las tristes olas
cuando se han quedado solas?,
¿qué rumiarán las espumas
por lo negro de sus brumas?

¿Qué opinarán las burbujas
cuando su oxigeno estrujas?,
¿qué gozoso estará el lirio
por su plaga, que es martirio?

¿Qué tanto se mece el agua
cuando en el dolor se fragua?,
¿qué tanto se mece el agua
cuando su vida naufraga?

Pues, se mece . . . porque sufre,
porque percibe el azufre
de la muerte que la acosa,
de tal desgracia . . . ¿quién goza?

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Lago de Pátzcuaro, Michoacán, México, a 10 de agosto del 2013
Dedicado al Profesor Everardo Hernández Campos
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-111212464200-14
Poeta

Poemas de reflexíon :  Seco
“Crecí gracias al abono, . . . soy víctima del ozono.”

De la humanidad olvido,
sobre mí no tengo nido,
cayeron ramas marchitas,
dejen contarles mis cuitas:

Se me ha acabado la vida,
presagio de una partida,
soy madera resecada
convirtiéndose en la nada.

¿De qué me sirven mis brazos
si perdí sus verdes lazos?,
si todos están secos,
contaminados y chuecos.

Soy un palo disecado
de corazón ahuecado,
ya no sé lo que es bonito
mis entrañas son un mito.

En vías de extinción, que es gris,
me pongo blanco sin gis,
esa ausencia de color
negro pinta mi dolor.

Así, sigo aquí sembrado,
soy un ser muy desolado,
ya no conozco ni el agua,
hierve sabia, lenta fragua.

Raíz de suelo polvoso,
tronco agreste tembloroso
convertido en una vara,
percha de forma muy rara.

Yo fui un árbol, el más sano,
corteza de cortesano,
hoy, . . . soy estéril vil migaja,
solo espero mi mortaja.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Dedicado al Sr. Contador, Jaime Avalos Valdez
La Conchita, Zapotitlán, Tláhuac, Distrito Federal, México, 04 de abril del 2013.
Reg. SEP Indautor No. 03-2013-051712171201-14
Poeta