Poemas de amor :  Amarte más... después de amarte
No voy a insistir esta vez, no quiero siquiera intentar
buscar describir sobre las delicias que se desatan al juntarnos,
de las excitantes jornadas para explorar y saborear aún más el torrente
de pasiones y locuras, de ensueños y tanta ternura.

Hoy quiero escribirte de los espacios que devienen
al instante subliminal que nos hizo delirar acompasados
y que tantas veces me sorprenden solo,
porque mientras duermes prefiero dejar que me invada
esta locura exquisita de sentirte mía, mientras…
te acaricio, te miro y te beso... tantas veces más,


Es que en esos espacios queda mucho por degustar
y no quiero interrumpir esta catarata de sensaciones:
mi cuerpo aún sintiendo los espasmos de la entrega,
mi mente evocando frescas, las sensaciones incomparables
de los manjares compartidos; del revoloteo en mis labios,
en mi boca, del candor y el fuego de la tuya,
de tu piel, erizando delirante la mía,
de cada rincón tuyo amado con vehemencia.

Quiero contarte de este ensoñador viaje
al memorizar este nuevo espacio que extasía el alma
y que deseo tanto prolongar como hace poco,
cuando erupcionábamos juntos y ya no podríamos juntarnos más.

Decirte, que amarte más… después de amarte,
es tan simple como poder recibir el milagro del día a día
y encontrarnos, para derrochar retazos de vida,
que nos hagan seguir soñando que no es un sueño,
que eres mi mujer y que como pareja
el universo es nuestro espacio…
Poeta

4 puntos
0 0 2
Los comentarios son propiedad del autor. No somos responsables de su contenido.
Claudia
Publicado: 11/8/2011 22:23
Incondicional
Unido: 17-1-2011
De: México
Comentarios: 2442
 Re: Amarte más... después de amarte

Mil felicidades por este hermosísimo poema con gran derroche de amor, pasión y deseo. Es muy grato visitar tus poemas. Saludos y un abrazo. Claudia Alhelí Castillo

miltinho
Publicado: 14/8/2011 16:03
Incondicional
Unido: 25-6-2011
De: Ecuador
Comentarios: 1297
 Re: Amarte más... después de amarte

Claudia, gracias mil por tu comentario. Creo que amar no es lo que antecede y se comparte subliminalmente al juntarse; sino lo que nos une aún más sin palabras, sin contacto, acompasando hasta la respiración, simlemente estando cerca...