Poemas de aniversario :  Pedro Infante
“Actor eterno . . . cantante.”

Mis respetos, una loa,
pa’ Mazatlán, Sinaloa,
la cuna de Pedro Infante,
que nos siga, cante, cante.

El recuerdo, aquí, se siembre,
un dieciocho de noviembre,
año de mil novecientos
diecisiete, frescos vientos.

Sobre México soplaron,
la palestra decoraron,
pues, nuestro “Idolo Inmortal”,
el de la voz más formal.

Vino al mundo a desgranar
su tonada, a engalanar
puritito sentimiento
musical del firmamento.

Como charro mexicano,
digno estilo campirano
en la música ranchera,
fue el bolero, su bandera.

Trescientas cuarenta y cuatro
canciones, son fiel retrato
de la inmensa trayectoria
del trovador de la gloria.

En el disco de acetato,
de vinil, un mayor dato,
dejó plasmado tal canto,
la copla, todo el encanto.

De muestra, basta un botón,
. . . “Amorcito corazón”
que le cantó a “La Chorreada”,
Blanca Estela, venerada.

Va un ramo de cempasúchil
pa’l “Idolo de Guamúchil”
que, por radio, televisión,
lució en la interpretación.

Si eso fuera insuficiente,
pues, la historia, no nos miente,
fue un histrión muy de primera,
de espontaneidad sincera.

En el set, en el rodaje
de sesenta films, bagaje,
películas adoradas
de la Época Dorada.

Del cine más mexicano,
tal esfuerzo no fue en vano,
un Ariel, Oso de Plata
de Berlín, que se aquilata.

Cien años del nacimiento
del hombre de más talento,
que amó la carpintería,
el gimnasio, día con día.

Cien años del nacimiento
del cantante más contento,
que practicó la aviación
y encontró su perdición.

Cien años del nacimiento
del actor, huella, cimiento,
del artista del decoro,
de “Tizoc”, de “Pepe El Toro”.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 18 de noviembre del 2017
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

1 puntos
0 1 0