emiddcc

Poemas, frases y mensajes de emiddcc

Selección de poemas, frases y mensajes mais populares de emiddcc


Sobrevivir en la jungla urbana

Observa tus pensamientos con distancia, y no los
confundas con la realidad.Así serás capaz de distinguir
lo neurótico de lo útil.
Se consciente de que cualquier cosa que suceda, lo
bueno y lo malo cambiará.
Evita atribuir la culpa de tu infelicidad a los demás.
Pensamientos "como mi vida es horrible" o "si fuera
rico mis problemas desaparecerían" son solo falacias
para no tomar el mando de nuestra vida.
En lugar de impacientarte, lee o escucha música
mientras esperas el autobús.
Trata de sonreír a la gente irritada que encuentres,
nunca menosprecies a los demás.
Tómate los contratiempos con sentido del humor.
No alimentes lo que te irrita, ni le des más
importancia de la que tiene.
Huye de la idea de que, en la ciudad, vives
amenazado por las personas y las situaciones.

Grandes jugadores

El trabajo que he hecho lo he hecho porque estaba jugando.
Si hubiera sido trabajo no lo habría hecho.¿Quién fue el que
dijo: bienaventurada la persona que ha encontrado su trabajo?
Quien fuera tenía la idea correcta en mente. Ten en cuenta,
que dijo su trabajo, no el trabajo de otro.El verdadero trabajo
propio de una persona, es un juego. Maldita la persona que
ha encontrado el trabajo de otro y no puede perderlo.
Cuando hablamos de los grandes trabajadores del mundo,
en realidad nos referimos a los grandes jugadores del mundo.
Aquellos que sudan y gimen bajo el cansado peso del trabajo
que tienen, no pueden esperar hacer algo grande. ¿Cómo
podrían cuando sus almas son el fermento de la rebelión
contra el trabajo de sus manos y mente? El producto de
la esclavitud, intelectual o física, nunca puede ser grande.

El circuito del miedo

La preocupación por lo que va ha suceder, se graba en el cerebro con la misma intensidad, que un acontecimiento negativo real. Esto significa, que la preocupación puede convertirse en el recuerdo de un episodio que no ha tenido lugar. Al angustiarnos por el futuro, activamos el circuito del miedo, lo cual explica por qué el pánico anticipatorio, resulta más desagradable que la situación real. Cuanto más tiempo y energía dedicamos a pensar en lo que sucederá, más profunda es la huella que dejamos en nuestro cerebro, con lo cual, nuestro miedo crece cada vez más. No debemos preocuparnos por lo que sucederá, sino por lo que está sucediendo aquí y ahora.

Soledad iluminada

Muy pocos de nosotros estamos solos alguna vez.
Uno puede retirarse las montañas y vivir como un ermitaño,
pero cuando esté físicamente a solas, tendrá consigo sus ideas,
sus experiencias sus tradiciones, su conocimiento de lo que ha
sido. De igual manera el sanyasi que en la India se aparta del mundo
viviendo en aislamiento no está solo, porque el también vive con sus
recuerdos. Yo hablo de una soledad en que la mente está por completo
libre del pasado; solo una mente así, es virtuosa, porque únicamente
en esta soledad hay inocencia..Desde esta soledad adviene una virtud
que trae con sigo un sentido extraordinario de pureza y bondad.

Karma cotidiano.

El karma, es una ley cósmica de retribución, o de
causa y efecto. Y no solo acumulamos buen o mal
karma con nuestros actos, sino también a través
de nuestras palabras y pensamientos. Quien utiliza
el lenguaje para maldecir o difamar a otros, terminará
recibiendo el mismo trato por parte de los demás.
Los pensamientos negativos,son asimismo un
bumerán: si desconfiamos de todo el mundo es muy
posible que acabemos atrayendo desconfianza hacia
nosotros, si envidiamos y deseamos el mal, jamás
seremos merecedores del amor ajeno. Las personas
alegres y generosas, suelen estar rodeadas de
amigos, mientras que las retorcidas y rencorosas
siempre se enzarzan en conflictos y la gente
rehuye su compañía.

El elixir de la infancia

La única forma de mantenerse joven mentalmente, es no
dejar nunca de jugar. Independientemente de la edad,
debemos vivir como si estuviéramos poniendo a prueba
el mundo, es decir, seguir siendo niños. Cuando observamos
a grandes artistas como Matisse, Picasso y Miró, entendemos
que en esencia continuaron haciendo lo mismo que en su
infancia:jugar, divertirse, marcarse nuevos retos. Mantener
la ilusión cada día y no renunciar a los valores de la infancia,
es el elixir de la juventud. También para el cerebro, pues
en cuanto empiezas a pensar como un viejo, ya has
perdido la batalla. Por eso es bueno, que los abuelos estén
cerca de sus nietos y les vean jugar e imaginar.Los niños
son nuestros mejores maestros.

¿Por qué corremos?

Una reunión del Club de Roma, llegó a la conclusión de que
cada solución que encontramos para un problema global,
genera de media cuatro problemas nuevos.
Lo sociedad de la prisa, corre para no dejarse atrapar por
los problemas. Esta prisa es imprescindible para mantener
la caldera del sistema en marcha, aunque cada vez, da
mayores signos de estar a punto de estallar.
En una dimensión psicológica, corremos por lo
mismo de siempre, para escapar del dolor y de la muerte.
Pero el dolor es un corredor de fondo!! La gran diferencia,
es que la tecnología nos ha permitido multiplicar de
forma exponencial nuestra prisa, hasta alcanzar velocidades
de vértigo, una tecnología que, por cierto, solo se ha
ocupado de encontrar la manera de acelerar, pero se
olvidó de los mecanismos frenado.

Calma en el corazón

Cuando mi mente está en calma, y sola con el latido de mi
corazón, puedo sentir mi humanidad básica y entonces, se que todos los
seres humanos son mis hermanos.
Nada más que mi propio miedo y desconfianza, me pueden separar del cariño
de mis amigos. Si puedo confiar en los demás, los acepto, y disfruto de ellos,
entonces mi vida, será más rica y plena, si puedo aceptar a los demás, eso les ayudará a ser más ellos mismos.

Excéntricos

El mundo exige orden pero se siente fascinado por los excéntricos. Son las personas que están fuera del centro, este es el significado del término. Las que tienen la capacidad de transformarlo, justamente porque lo miran desde fuera y ven sus carencias. La historia de la ciencia, la filosofía y el arte, está llena de excéntricos que provocaban diciendo cosas como que la Tierra no es plana, que Dios ha muerto, o que un bidé es más bonito que la Venus de Somotracia. Entre los campos de la actividad humana que invitan a la transgresión, probablemente el de los artístas plásticos, se lleva la palma.

Un día a la vez.

Hay dos días en cada semana por los que no deberíamos preocuparnos, dos días que deberían estar libres de miedo y opresión. Uno de ellos, es ayer con sus errores y aciertos. ¡El ayer ha pasado para siempre y nada podemos hacer!. Todo el dinero del mundo, no puede deshacer ni uno solo de nuestros actos; no podemos borrar una sola palabra de las que hemos dicho, el ayer ya se ha ido!!.El otro día por el que no debemos preocuparnos, es mañana con sus exigencias, promesas y problemas. Tampoco el, está en nuestra mano. Eso nos deja solo un día: hoy. Cualquier persona puede batallar por un día...Por lo tanto, vivamos solo un día a la vez!!.

Error y terror

El error nos produce terror. También vergüenza y
culpa. Bajamos la mirada y nos reprochamos no
haber sido capaces de acertar,de escoger la opción
correcta. Desde pequeños, hemos vivido en una
sociedad, que premia el acierto y penaliza el error.
Cuando nos presentamos a un examen, si acertamos
las respuesta sumamos, mientras que los fallos
cuentan cero.
El error para nuestro sistema educativo, es estéril
y vacío, nada se puede sacar de el.
Nuestro miedo a equivocarnos, se traduce a menudo,
en miedo a decidir. Si no decidimos, no fallamos.
Y si no fallamos, no nos podemos hacer reproches
ni nos sentimos culpables. Resultado: parálisis.

Consejos para una buena vida.

Nunca dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Nunca molestes a otro por algo que puedas hacer tu mismo. Nunca gastes el dinero antes de tenerlo. Nunca compres lo que no necesitas por ser barato. El orgullo nos sale más caro que el hambre la sed y el frío. Hay que procurar comer lo justo y necesario. Nada es difícil si lo hacemos de buen grado. Tómate las cosas siempre por el lado amable. Cuando estés enfadado cuenta hasta die antes de hablar. Si lo estás mucho cuanta hasta cien.

Los seis errores del ser humano

1.- La ilusión de que la ganancia personal se obtiene aplastando a otros.2.- La tendencia a preocuparnos por cosas que no se pueden cambiar o corregir. 3.-Insistir en que algo es imposible porque no podemos cumplirlo. 4.- Rehusar desprendernos de preferencias triviales. 5.-Desatender el desarrollo y purificación de la mente, así como el hábito de leer y estudiar. 6.- Intentar que otros vivan como nosotros y tengan nuestras creencias.

Nuestros mayores

Debemos respetar a nuestros mayores por encima
de todo, con la finalidad de vivir y llegar a ser tan
viejo como ellos.
Tienen que haber sido, valientes , fuertes y buenos
luchadores enfrentándose a situaciones duras...
Entiendo, que somos muchos los que aspiramos
a ser como ellos.
Nunca debemos permitir que a nuestros mayores
les falte nada básico y primordial.
Debemos amarlos profundamente por la sencilla
razón, de que son nuestros padres.

El enemigo es tu maestro.

Una vieja máxima afirma que " odiamos en los demás,
aquello que odiamos en nosotros mismos".Los otros son
un espejo y nos enfadamos con ellos por reflejar aspectos
de nosotros que no nos gustan. Cuando uno está libre de
un defecto, es difícil que lo vea en el otro. En cambio, es
muy común que quien denuncia un vicio esté aquejado
de ese mal. Por ejemplo: las personas que se quejan de
las críticas de otros, son las primeras en criticar.
Si realmente queremos aprender, debemos considerar
a nuestros enemigos, como a nuestros mejores maestros.

Amar

Amigos míos, necesitamos amar y también ser amados.

El amor es algo que vosotros y yo debemos tener.

Lo necesitamos porque nuestro espíritu se nutre de el.

Lo necesitamos porque sin el nos debilitamos.

Sin amor, nuestra autoestima cae en picado. Sin amor,

no podemos mirar el mundo con confianza. Con el,

somos creativos, Con el somos capaces de sacrificarnos

por otros.

Una nota amigable.

Lo que se aprende en la madurez, no son cosas sencillas,
como adquirir habilidades e información.
Se aprende en no incurrir en conductas autodestructivas,
a no dilapidar energía por causa de la ansiedad.
Se descubre como dominar las tensiones, y que el
resentimiento y la autocompasión se encuentran entre
las drogas más tóxicas.
Se aprende que el mundo adora el talento, pero
recompensa el carácter.
Se comprende que la mayoría de la gente, no está
ni a favor ni en contra nuestro, sino que está
absorta en sí misma.
Se aprende en fin, que por grande que sea nuestro
empeño en agradar a los demás, siempre habrán
personas que no nos quieran.
Esto es una dura lección al principio, pero al final
resulta muy tranquilizadora.

El propio sendero.

No debes permitir nunca, que otros recorran el sendero
por ti. Podrán recorrerlo contigo, pero nadie podrá hacerlo
por ti. Acéptate y acepta tus acciones. Se dueño de tus
pensamientos. Exprésate cuando te hayas equivocado
y pide disculpas. Conoce tu sendero en todo momento.
Para ello, debes conocerte por dentro y por fuera,
aceptar tus puntos fuertes y tus flaquezas, y crece
cada día con honestidad, integridad, compasión, fe,
y hermandad.

Tecno-estrés

Son muchas las personas que pasan buena parte del
día, enganchadas a videojuegos o chats hasta el punto
que en Taiwán muchos cibercafés, disponen de
servicio de lavandería, y duchas para sus clientes.
El gobierno chino, es consciente del problema y se han
habilitado algunos hospitales psiquiátricos para paliar
estas adiciones en los adolescentes con un tratamiento
durísimo. Antes de llegar a estos extremos, hay una
serie de medidas de autocontrol que podemos aplicar.

.-Establecer periodos de desconexión del móvil cuando
se está en casa o los fines de semana.
.- A partir de una hora razonable, dejar un mensaje
en el contestador del móvil indicando que no se
devuelven llamadas hasta el día siguiente.
.-Fijar un horario limitado para responder correos
electrónicos.
.- Como terapia de choque elegir un día del fin
de semana para estar veinticuatro horas sin
tecnología.