Poemas de amor :  Una Historia jamás Contada
Escucho tu voz en el silencio, mi voz va perdiendo el aliento
El calor helado entrando por el ventanal, calienta mi ser
No ser, es no poder tener, tener es arrebatarte el alma
Mis sentidos no sienten nada, es la cama vacía, son latidos
Que se van perdiendo entre los gritos de la gente, miradas
Que no miran ojos inertes, ante tanta maldad insolente
Son marejadas de mares sin agua, de colores sin olores
De bocas amargas tragándose la hiel, es tu piel en mi piel
Es el adiós del encuentro, el principio del amor, el final
De una historia que jamás podrá ser contada
Tú ya no estás, tu lugar lo ocupo el aire, en un espacio de tiempo.


Conrado Augusto Sehmsdorf


[img width=300]http://cauratv.com.ve/wp-content/uploads/2018/10/15385858347214.jpg[/img]

Poeta

Poemas :  Hacia el final
Poco queda del sol en nuestros huesos.
Se esconde a pleno día, suspendido.
Inmóviles sus rayos, son olvido:
sin vida, ni decesos.

Las horas como túneles profundos,
sus confines, la celda de lo necio.
Verbos y ojos, las lanzas del desprecio
afilan, infecundos.

Un odio renovado y animoso,
y amores desnutridos en su sombra.
El aire entrecortado que te nombra,
un eco cavernoso.

Eso soy: sibilancias de mi aliento,
simulacro de dichas que sustento.


Publicado en mundopoesía.com hace algunos instantes.
Poeta

Poemas de despedida :  Recuerdos
Dejare mis recuerdos, atados a un manojo de violetas, tu rostro pondré en la obscuridad, para que la luz no lastime tu mirada.Contaré cuantos lugares hemos visitado y cuantos lugares dejamos sin ir, haré un bollo con mi último poema, dejaré mundos de silencios escritos en él.En tu boca una mueca de dolor, sobre mi cuerpo una lagrima de dios, en tus manos vacías,un grito mojado por aquellas calles sin amor.




Por Conrado Augusto Sehmsdorf (Kurt)


[img width=300]http://digiphotostatic.libero.it/marbia52/med/279a308db0_7840588_med.jpg[/img]
Poeta

Poemas de amor :  Ciega de ti
CIEGA DE TI

Me has cerrado los ojos. No puedo ya verte a través de la espesura incendiada que nos separa. No. No. No puedo.

Lejanía de tarde rota. Gris de bombilla enceguecida. Tus pasos resuenan como granizo en mis oídos de loba herida, huérfana de manada.

Aulladora de soledad quemada, espiro hielo que hiende mis recuerdos. Perdida en mi colina, lanzada al espacio sideral y sordo, doy vueltas y vueltas. Pero no puedo...

Te has ido. No. ¡Mis pasos sin sonido! No. No. Ciega de ti, envuelta en humo, detenida, deshecha, como ceniza arrastrada de ola en ola… No. Desde la boca de un pez, encallada en la arena te grito: ¡Estoy aquí! Óyeme. Te amo. Aquí. No puedo.


Maite Sánchez Romero (De mi libro ilustrado "Madera y miel". Descárgalo gratis en
www.maiteia.wordpress.com
Poeta

Poemas :  Finalmente
[img align=center width=460]http://blogs.lanacion.com.ar/cine/files/2013/01/Suraj-Sharma-en-Life-of-Pi.jpg[/img]
Cuando la noche y los labios mellados
vuelvan como ánima huérfana
y el aliento se derrame en otro invierno
como río perdido entre sus piedras,
viviré por vez última en tu cuerpo,
en el designio absoluto del pecado,
alzando las manos hacia cielos ignorados,
las venas comiendo
el mendrugo final del recuerdo.

Vendrá el deseado poniente
cuando ese rincón de la memoria,
en medio de juglares locos
con sus cantares abismales
presagiando la estación de la cicuta
en mi sangre y sus cadenas,
como terreno concedido a un invasor,
traiga una esperanza
disfrazada de epitafio,
un sepulcro que en verdad será regazo
presagiándome otra vida.

Vendrá luego de tanta impiadosa fronda,
de tan voluptuoso camino entre la selva,
de tanto sudor de fuego y alcoba derramado,
de tanto brote verdeciendo furioso noche y día
para luego ser aplastado por las huestes de tu risa.

Y entonces,
de haber vivido tanto en tu cuerpo,
renaceré de tu cuerpo.
Será tu piel, finalmente seca,
la vaina de mis horas nuevas,
un futuro deshabitado de ti,
un ojo de agua en medio de la roca,
un alivio sostenido,
la miel tan añorada de tu olvido.


©Gustavo Larsen, 06/05/2015
Poeta

Poemas :  Nombrando el recuerdo
[img align=center width=470]http://3.bp.blogspot.com/_hkF7O2G88OA/THlnMgVF73I/AAAAAAAABvY/cU07zuS9JFY/s1600/borroso.jpg[/img]
Es claro que no serás mármoles grabados a los golpes,
ni quitarán de los astros tus designios,
dándole a este suelo tu cuerpo.
Tanto lumbre prodigado fue necesario
para resumir la quietud de este instante tuyo.
Un grito, un callejón, una herida mortal no bastaron
para borrar tantas leyes de la vida que pintaste
sobre las cáscaras de los edificios, tanto cántico
detenido como retrato sonriente en el rostro de la ciudad.
Porque te llora cada espuela en los ijares de la inocencia,
cada mendigo sentado en sus cartones,
el verso anticuado de lo amable.
Porque las barreras, trincheras, fronteras, piquetes,
empalizadas ideológicas, incontables escollos terrenales
no medirán al abismo de tu ausencia.
Tanto prado fecundo, mares de peces increíbles,
las lluvias que siembran agua y esperanza,
todo lo por tí bautizado, y pensar que nunca pudiste
darle en vida un nombre a tu recuerdo.

©Gustavo Larsen, 11/03/2014
Poeta

Poemas :  El Adiós al Pianista
[img align=center width=470]http://1.bp.blogspot.com/-y-LlaYv3ixU/TlTPXEfMqQI/AAAAAAAAE9M/386muVgIZ9o/s1600/el+piano+1933.jpg[/img]
Escuchó ser bajado con cuidado.
En la ceremonia vimos a Hamelin y a Thibaudet,
con sus dedos tiritando sobre unas lágrimas sinceras.
Hubo cantos de niños como eunucos felices,
pianos de Liszt, también acordes lúgubres
y una obertura de truenos en su descenso,
como si él así lo hubiese planeado.
Hubo hojas que en el aire danzaban
brownianas (como James, no Robert),
y carcajadas de Amadeus al recordarlo.
Finalmente, Billy Joel horadó la piedra:
“Vuélvete marfil pronto, amigo mío”.
Y una vez bajado totalmente a su reposo,
el pianista pensaba en lo que vendría.
Era su turno de ser marfil,
nunca más dedos carnosos;
de dejar sus partituras huérfanas
hasta que otros dedos
sobre la blancura las reencontraran.

©Gustavo Larsen, 28/02/2014
Poeta

Poemas :  Partida
[img align=center width=430]http://cdn.blogosfere.it/mysterium/images/Fantasma-volto-di-donna.jpg[/img]

¿Quién, cobarde, alzará una copa
colmada con el vino de tu sangre robada?

¿A quién, oportuna, le palpitarán los senos?

¿Qué caballero desconocido compartirá
el peso de tu nombre sobre la piedra?

¿Cómo respetar la superficialidad primaveral
en su color absurdo?

¿Cómo podré recitar el hueco infinito
del último verso cuando tú te vayas?

¿Quién despertará tu blancura sonmolienta
en risas, por pura visita inesperada?

Nadie ha vaciado este hogar.
Se llevó sus entrañas un torrente de hielo,
a embestidas y latigazos contundentes.
Solo queda sin mudar
tu eterno imán de polvillo: el piano.
El pulso de la calle
arrastró nuestras venas calientes
hacia otros dos cuerpos jóvenes.
“De esta batalla no se vuelve”, alcanzaste a decir.
“Mejor así”, pensé.
Solo al caído le germinan las semillas
por entre los huesos desnudos,
le florece el trébol
sobre el óxido de la piel que reposa.
No al que se queda.

©Gustavo Larsen, 03/11/13
Poeta

Poemas :  La Hora del Adiós II (Paisaje Invernal)
[img align=center width=480]http://www.fondosescritoriogratis.net/wp-content/uploads/2010/11/paisaje-invernal.jpg[/img]
Resuellos de hielo se divierten lamiendo
tu río, y el río a mi bahía le rinde aguas apagadas,
como la vena cárdena del toro ya hincado en la arena,
como el tiempo que juró ser de nuestro amor el cimiento.

Hay un ave oscura y cansada en tu semblante
mirando hacia las cumbres hoy ahogadas en tronidos,
hacia las laderas gélidas y ahora calvas,
y les narra en un graznido el amor titubeante.

Recuerdo la llama diurna de tus labios inermes
y amaba cada valle, cada curva de tu cuerpo,
y amaba hasta este invierno
que hoy me agrieta huesos…que la sangre nos yerme.

©Gustavo Larsen, 08/17/2013
Poeta

Poemas de despedida :  CAMINOS CRUZADOS
Nos separamos,
el viaje será largo,
no es una despedida,
es solo el comienzo.

Nuestros caminos se separan,
solo un beso nos dimos,
antes de decirnos adiós,
fue un momento de nostalgia.

Es el adiós mi ángel,
es doloroso despedirse,
es triste decir esas palabras,
pero tarde o temprano,
nuestros caminos se cruzarán.

Caminos cruzados,
un destino que nos guiará,
al volvernos a ver,
desear que no nos separemos,
volver a decir que te amo.

Erick R. R. Torres
(Ángel Negro)
Poeta