Poemas de naturaleza :  A TI (SONETO)
A ti

Voy naufragando, en alta mar; el vuelo
de una gaviota guía mi destino.
Diez noches el sueño y el torbellino.
Diez soles muriendo en el hosco cielo.

Mi suerte está echada al mar salatrino.
A la ávida ola que azota con celo.
Al cielo que ciega con su atroz velo
y a la sed calcina por libar vino.

Vuelvo a ti; sobre este ensueño marino
ansío el valle de rosa y espino
que enciendes en mi alma llena de anhelo.

¿Pues, que Dios, con su yugo adamantino,
que mano torpe sobre mi intervino
y me aparto de ti, luz de consuelo?

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Autor: Daniel Castillo
11 de agosto del 2020
Poeta

Poemas de naturaleza :  El Maguey
“En el altiplano, . . . es rey.”

Hay que gritarlo profundo,
mi México lo dio al mundo,
en náhuatl, metl, se llama,
es de agaváceas, fiel rama.

Por tierras altas y secas,
sus energéticas vetas,
feraces fincas de vida,
brota el maguey con medida.

En una fila, formado,
airoso, fuerte, educado,
este “cardo” suculento
que crece, terco, irredento.

Justo en los surcos del campo,
mostrando un hermoso encanto,
va plantado “a pie de gallo”,
“encadenado”, sin fallo.

En “maxacle”, linda hilera,
“metepán” o “mecalera”,
se gana su espacio a ley,
con majestad, como rey.

Escamoles, chinicuiles,
todos ellos muy gentiles,
se arrodillan a sus pies,
súbditos, en suelo y mies.

Las pencas verdes se yerguen,
en lontananza se pierden,
rasgan el cielo los picos,
nubes blancas son cobijos.

Maduro, de buen crecer,
en el centro de su ser,
guarda la piña sagrada,
por natura consagrada.

Su guardián, el jimador,
“tlachiquero”, catador
del néctar del aguamiel,
orgullo de Mayahuel.

Que brinda el pulque bendito,
beberlo, yo, necesito,
en un “tornillo”, una “xoma”,
la felicidad asoma.

Esas hojas, tan carnosas,
son forraje y otras cosas,
con sus fibras más textiles
se elaboran los “huipiles”.

Cactlis, del mejor estilo,
mantas, costales, buen hilo,
cuerdas, agujas, punzones,
material pa’ construcciones.

Amate, papel pergamino,
los Códices Mendocino,
Matrícula de Tributos,
nos narran sus atributos.

En rituales, sacrificios,
hay muchos otros indicios,
describiéndolas grandiosas,
curativas, poderosas.

Registran bien los anales
portentos medicinales,
contra la tuberculosis,
el reumatismo, fiel dosis.

De jugo con miel, melaza,
bien preparado en la casa,
jarabe, alcohol y vinagre,
que tal planta se consagre.

Moctezuma, sus jardines,
parcelas, otros confines,
adornaba con magueyes,
por ser símbolo de reyes.

Que la cultura se inculque,
el maguey no solo es pulque,
pues tiene mil propiedades
grandiosas, no nimiedades.

Que la historia, al fin, persista,
fue factor en la conquista
de México, por España,
es “pita” de mil hazañas.

Testigo del mestizaje,
adorna bien el paisaje,
con púas, penas, sin desliz,
vio cambiar nuestro país.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda.
Ciudad de México, a 12 de octubre del 2020
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de naturaleza :  Esta noche
Esta noche la luna me mira
y me recuerda sus blancas mejillas.
Esta noche las nubes adornan sus orillas
y ella pálida nunca gira.

Esta noche era la más sombría
y su sonrisa en el cielo se veía.
Esta noche era creciente, ella reía
y escupía estrellas que me cubrían.

Esta noche ella es hermosa,
es cálida, dulce y olorosa.
Esta noche muestra su perfil;

Risueña, alegre y jocosa.
Esta noche la cuida el alguacil
porque el cazador quiere su marfil.
Poeta

Poemas de naturaleza :  JARDINERO PRIMAVERAL
Vuelve con sus rayos el sol, liberando
De cielo gris a la gran ciudad, dejando
Atrás el gélido frío invernal, para gozar
Bellos paisajes y del canto de las avecillas.

Diligente jardinero primaveral, de las rosas
las catleyas y los jazmines, pero amo
también el aroma del naranjo, sus azahares,
igual amo al manzano y su dulce fruto.

Amo que los jardines de flores llenos
en primavera, que las tiernas criaturas
muestren sus colores en todo su esplendor.
La belleza es un regalo divino del creador

La vida vuelve a ser vida sobre la tierra,
Creando, alimentando, reproduciendo
Especies varias de mariposas, colibríes,
Abejas, cuyo sustento es la dorada miel.

Delalma
2/10/2020
Poeta

Poemas de naturaleza :  Flamencos
Púrpuras y fucsias, lilas y magentas
alas que se elevan barnizando el aire
flamigeros flamingos, flamencos voladores
de los esteros se alzan a cielos tropicales.
Y viajan sus colores por sobre brisas tenues
y anuncian las festivas pasiones del amor.
Poeta

Poemas de naturaleza :  CLOROFILA PAR DE LA SANGRE
He de salir al sol y caminar descalzo.
He de pararme sobre la tierra desnudo.. como el árbol.
Y habiendo ludido mis dedos con el ardiente suelo.
Comprendo con analogía el calor del momento.
Y he de repetirlo, si no diario ,Si seguido.
He  de vivirlo mucho tiempo y no aburrirme,
porque conozco mi cuerpo y me convertí en cultivo.

Así los sentimientos vivos
Somos humanos y plantas
Clorofila par de la sangre
No tienes piernas que te carguen
Pero mis manos no vuelven a crecer.

Y sólo tú te salvas.
Porque la tierra en ti confía,
Tanto que te sepulta para darte vida;
Y Yo me planto aferrándome a la mía.
Poeta

Poemas de naturaleza :  Aí 6?
Aí 6?
.......e foi assim
um documento virtual
uma afinidade
íntima,
quase conjugal
assinada erótica mente.
Individual.
Mero sexo, casual
fortuito e despreocupado
que, negou Jesus
milhares de vidas.
Jurou mentiras,
dizimou indígenas;
(anônimos personagens,
meros cidadãos)
fauna e flora,
indiferente mente.
Militante cumprindo seu ato de fé
assinado com fogo, doença e fome
em nome de um pacto
devasso e louco,
afinidade de ter.
eternizando em dor
nuvem de pragas
fuligem lapidar
tão inconsequente
e frágil
quanto uma fraude militar.
Poeta

Poemas de naturaleza :  Isla Santa Cruz
Te mire, y solamente pude mirarte
me pregunto si merezco contemplar el cielo.

Me miraste con tus ojos de esmeralda y zafiro
amplios como mirar los sueños
tus palmas suaves de briza del mar.

Dios nos ha regalado tu belleza
Santa Cruz.
Poeta

Poemas de naturaleza :  El Viento
EL VIENTO

El viento indomable a su antojo esparce
con intensidad variable sonidos y silencios
entre ríos, montañas, campos y ciudades,
sobre islas y mares, también en desiertos.
Incansable aliento susurro del tiempo
a veces se calma,
se retira, tal vez descansa…
pero otras tantas, no se porque enojo
vendavales de furia desata su danza.

En otoño a su paso con ráfagas claras
los árboles quejosos acusan su arribo
con ramas raleadas, casi desvestidos,
dispersas las hojas que ya se han caído
a merced de los juegos de algún remolino
dibujan en plazas, veredas y sendas
tapices de colores...
ocre, rojo, marrón y amarillo

Árboles sin hojas vestidos de invierno
parecen espectros con ramas muy pobres,
se los ve tristes con nidos vacíos
a causa del frío que crudo se esparce
transformando en hielo gotas de rocío
hasta que el sol, en esforzado intento,
derrita la escarcha y que la seque el viento.


Transformado en brisa, al llegar la primavera
le pide a las ramas que sus hojas crezcan
que pimpollos broten y luego florezcan
se amarren fuerte por si en una de esas
deja de ser brisa y sopla con fuerza.
Los árboles gozosos se visten de verde
las flores ofrecen color y fragancia
para que el viento...
la cargue, la lleve... y después la reparta.

Cuando llega el verano son cálidos vientos
acompaña las olas empuja la arena
se carga el salitre, lo guarda en la playa,
para llevar a las casas después cuando vaya.
A veces se divierte volando sombreros
alguna sombrilla, tal vez una silla...
pero es solo un juego, mientras tanto espera
que el sol se esconda, porque el mar le presta
el lejano horizonte para hacer su puesta.
Poeta

Poemas de naturaleza :  Infernal incendio
Fuego
lenguas miles y brillantes desprendiendo fumaradas
lenguas enrojecidas y ondulantes
consumen sin piedad el combustible
y el viento que resopla irreverente
las alza, las eleva y las extiende.

Y un crepitar de dagas y cuchillos
escúchase sonoro entre las llamas
cortando con sus filos la estratósfera
y el suelo ennegrecido y ceniciento.

El fuego que se eleva sin reparos
consume con voraz impertinencia
sin frenos, sin estorbos y sin trabas
consume vida y muerte entre sus fauces.

Las lenguas multiplican su avidez
famélicas se vuelcan y se enrollan
en sendos torbellinos de energías
que queman con ardiente alevosía.

No hay nada que detenga la fiereza
de incendios convertidos en infiernos.
Poeta