Poemas de reflexíon :  De López y de los muertos que votan
“De corruptelas que brotan . . .”

El INE ha certificado
algo que nos ha intrigado,
que, en la consulta pasada,
en septiembre realizada.

Por el partido morena,
que sus ánimos no frena
pa’ enjuiciar a expresidentes,
engañando, así, a inocentes.

La que tanto pidió López,
aunque nos demos de topes,
sucedió algo siniestro,
que implica fraude maestro.

Resulta que, en tal encuesta,
que, por cierto, mucho apesta,
hasta los muertos votaron,
a las urnas se arrimaron.

Pero, no a las funerarias,
de los panteones, osarias,
sino a las electorales,
la “democracia” a raudales.

Ah, que occisos tan canijos,
tan activos, tan prolijos,
en el más allá vagando
y en México sufragando.

Aún ejercen sus derechos,
con los huesos contrahechos
las papeletas firmaron,
credenciales presentaron.

En la consulta citada,
asistió clase finada,
mueve a risa o a desgracia
que haya tanta “democracia”.

Cinco mil fiambres votaron,
de las fosas escaparon,
su letargo sacudieron
y a otras urnas acudieron.

Los de “mugrena” se pasan,
de la corrupción se abrazan,
a cadáveres salpican,
son peor de lo que critican.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 16 de noviembre del 2020
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de reflexíon :  Libro abierto
“Veo tus hojas, . . . te me antojas.”

Tus hojas, no son de un árbol,
ni de acero, ni de mármol,
son de papel pergamino,
de una imprenta, su destino.

Tus hojas, no están en ramas,
son lisas, delgadas, planas,
páginas de la cultura,
fabricadas con mesura.

Tus hojas, no lucen verdes,
son de un beige, que nunca pierdes,
pues conservan letras negras,
signos con que nos alegras.

Tus hojas, no van al viento,
pues guardan razonamiento
de un autor, tan inspirado,
que nos deja su legado.

Tus hojas, jamás se abaten,
simplemente vibran, laten,
cuando sienten, con delicia,
la vista, como caricia.

Tus hojas, nunca se arrugan,
sin embargo, se corrugan,
cuando un dedo se desliza,
sobre su cuerpo, sin prisa.

Tus hojas, nunca se doblan,
más bien, esfuerzos redoblan,
por mostrar discernimiento,
sabiduría, pensamiento.

Tus hojas, no son sencillas,
pues germinan las semillas
del escritor más sagrado,
por su texto, consagrado.

Tu hojas, no tienen plaga,
pues su contenido halaga
al lector, siempre exigente,
al estudiante ferviente.

Tus hojas, no aroman feo,
huelen bien, cuando las leo,
enriquecen mi intelecto,
me hacen un ser muy selecto.

Tus hojas, no contaminan,
con la ignorancia terminan,
en la escuela, en biblioteca,
grafos de la a, a la zeta.

Tus hojas, no se marchitan,
porque a la lectura incitan,
palabras, conocimientos,
de la educación cimientos.

Tus hojas, no se desprenden,
ya que, cosidas, comprenden
al cáñamo enamorado
de ejemplar encuadernado.

Tus hojas, no caen al suelo,
que nos sirva de consuelo,
gozan pegadas al lomo
de empastado, bello tomo.

Tus hojas, no morirán,
antes bien, perdurarán,
por los siglos de los siglos,
enseñando, sin remilgos.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 23 de abril del 2018
Dedicado a la Maestra María Teresa Leyva Rodríguez
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de reflexíon :  De López y de su "visita" a Tabasco
“Ante la desgracia . . . un fiasco.”

López, necesita, urgente,
un asesor muy consciente,
un humanista sensible
ante desgracia terrible.

Por la que Tabasco pasa,
huracanes, lluvia abraza
al maravilloso edén,
que ha quedado sin sostén.

Bajo aguas está sumido,
todo su encanto perdido
por el líquido echo presa,
sea del cielo, de la presa.

Entre otros muchos entuertos,
en la cuenta, van seis muertos,
cerca de doscientos mil
damnificados, caos vil.

Él, no quería visitarlo,
trató siempre de evitarlo,
ya olvidó que ahí nació,
que en esa región creció.

Después de un mes de evadirlo,
de esquivarlo, de rehuirlo,
al fin viajó a tal terruño,
mas mostró el cobre, su cuño.

Al preguntas responder,
“tengo otras cosas que hacer”,
puso de excusa y pretexto,
de modo muy incorrecto.

Pues solo hizo un sobre vuelo,
jamás piso el triste suelo,
lodos, terreno anegado,
a paisanos ha negado.

La dicha de su presencia,
de su fortaleza, esencia
de un sentimiento de apoyo
que los libre del embrollo.

Porque todo ha sido un fiasco,
en tal paseo por Tabasco
no mojó ni sus zapatos,
¡ay, momentos tan ingratos!

López no hizo recorridos
por los sitios más sufridos,
la inundación de Tabasco
al peje le dio mucho asco.

Actitud malvada, insana,
no pasó por Macuspana,
cuna donde vio la luz,
cargará siempre la cruz.

De agobios de lugareños,
de penas de tabasqueños,
pero más por el desaire
que les hizo desde el aire.

El infame “presidente”
que no cuida ni a su gente,
así, por encima del agua,
la traición siempre se fragua.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 11 de noviembre del 2020
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de reflexíon :  Al más musical
“Do, re, mi, . . . magistral.”

Canciones de magia
con ritmo de alquimia,
fantástico músico
eres Flaco de Oro.

Tus dedos delgados
parecen espinas
que, en finos vaivenes,
acarician teclas.

De un piano muy negro
que sangra, doliente,
sus notas más tristes
por amor teñidas.

Eres un venero,
gran preclara fuente,
manantial que solo
inspiración tiene.

Compones con arte,
alegre o doliente,
al pueblo transmites
esa exquisitez.

Escribes tus versos
con métrica y rima,
la pasión te anima,
Dios te dio el don.

Combinas sonido
con tiempo, talento,
haces tuya la armonía,
el compás y melodía.

Se anima la clave,
la llave de sol,
tiembla el diapasón,
se ha entonado un son.

Maestro: te adora,
te admira la gente,
Músico Poeta,
sobrio, elegante.

Yo quiero que sepas,
por este conducto,
te escribo mis letras
y rindo tributo.

Para mí estás vivo,
pues nunca te has ido,
sigues en los discos,
en los cancioneros.

Postrero recuerdo,
homenaje leal,
por el sentimiento
al hombre cabal.

Sabes tú, Agustín,
que eres musical,
Agustín, tín, tín,
Lara, la-ra, la.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 30 de agosto del 2007
Reg. SEP Indautor No. 03-2007-082112003600-14
Poeta

Poemas de reflexíon :  Cavaré mi propia tumba
“Sinfín de esqueletos, de huesos . . . repletos.”

Se reflejan en mis penas
nostalgias tristes, extremas,
las que exterminan el alma,
la muerte vida desarma.

Corto, limitado tiempo,
más te sufro, menos siento,
entre campanas suspiro,
féretros que son de olvido.

Previamente a la penumbra,
cavaré mi propia tumba,
la fosa será de tierra,
el llanto de aquel que entierra.

Sabana blanca, mortaja,
finado, desciende, baja,
entrañas de un cementerio
de los mortales misterio.

Sepelio muy doloroso,
cadáver cayendo al pozo,
sumergiéndose en la nada
tras palada, . . . tras palada.

Muerte fiel del que la espera,
fúnebre caja, madera,
el encierro cruel paisaje,
descomposición . . . ¡qué ultraje!

Consumada cochinada,
de gusanos marejada,
huesos que serán caliza,
la calaca tiene prisa.

De llevarme a sus dominios,
pa’ conocer sus demonios,
el fin no conoce edad,
la causa una nimiedad.

Vigor frágil, como paja,
quebradizo, . . . que se raja,
la existencia es solo un hilo
que se rompe y queda en vilo.

La pregunta se actualiza,
la incógnita se desliza
sobre el paso al más allá,
¿qué consecuencias traerá?

¿De fallecer, que te ataja?,
cuerpo, materia, piltrafa,
savia que se perderá,
nunca jamás volverá,

Defunción irreparable,
¿es la muerte como un sable
que lacera el sentimiento
dando paso al sufrimiento?

La presencia es pasajera,
¿el alma imperecedera?,
¿vitalidad es quimera
o es la cosa más certera?

Morirse no es sólo un viaje,
ni ataúd vistoso traje,
polvoso negro camino,
¿inframundo es el destino?

¿Sustrato queda o se pierde,
la conciencia te remuerde?,
¿extinguiéndose la vida,
en otro lugar anida?

La muerte es un laberinto,
llegar a lugar distinto,
separarse de los vivos
buscando otros objetivos.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 02 de noviembre del 2012
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de reflexíon :  Catrina
“Simbólica dama fina, que toda vida termina.”

Flaca, típica osamenta,
que nuestro destino enfrenta,
“calavera garbancera”
de la muerte romancera.

Fuiste creada por Posada
en la gráfica ilustrada,
estilizada figura,
grabado, caricatura.

Así quedaste plasmada
Catrina, la más osada,
bautizada por Rivera
con genialidad certera.

Un Mural pinta tu esencia,
México, tierna querencia,
has trascendido fronteras,
tus hazañas son quimeras.

Digna de la aristocracia,
te muestras firme, reacia,
posas muy “aburguesada”,
eres fémina paseada.

Ataviada, ostentas galas,
tu presencia nos regalas
reina de estampa elegante,
luces, vivaz, fascinante.

Esquelética, delgada,
silueta fiel, delineada;
nunca pasarás de moda,
la “tilica”, se te apoda.

Calaca, siempre espigada,
te encuentras tan arraigada
en cultura popular
que hasta te ponen altar.

No sé cuántos años tienes,
con mortales te entretienes,
huesuda, canela fina,
eres la hermosa Catrina.

Todos te llevamos dentro,
en alma y ser, bien adentro,
aunque “nos peles los dientes”
ten los ánimos pacientes.

Coqueteando, con esmero,
portas un fino sombrero,
te vistes de seda y raso,
nos quieres en tu regazo.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 02 de noviembre del 2014
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)
Poeta

Poemas de reflexíon :  Noche de muertos en Janitzio
“Nunca fenezcan las tradiciones, jamás sucumban nuestras pasiones”

Pátzcuaro, bella región lacustre,
Michoacán mira tu lago ilustre,
México entero ve su lucero,
brindas al mundo calor sincero.

En tus riberas celebraciones,
seres que afrontan tribulaciones,
traigo poesía que habla a los muertos,
que Dios nos salve de esos entuertos.

Señora Muerte, prenda su mecha,
suelo p’urhépecha, Usted acecha,
Señora muerte, oiga esta endecha,
línea de vida se encuentra estrecha:

Reunión Janitzio con ultratumba,
por sentimiento, agua retumba,
almas en tránsito, otro camino,
bogan tranquilas rumbo al destino.

Muchos trayectos, lanchas, canoas,
como presagio de ardientes horas,
olas henchidas, vueltas carrozas,
flamea el cortejo de mariposas.

Muy alumbrado se ve el sendero,
parece cinta, listón lucero,
es como un cuento de fantasía,
es como fiesta de la agonía.

Mostrando siempre su seriedad,
tan respetada mortalidad
resurge, presta, desde el más allá,
porque a los vivos resignará.

Cita evidente que dan los muertos,
de esencia ausentes, pues yacen yertos,
tañer doliente de una campana
que, a la penumbra, hace su hermana.

Los días primero y dos de noviembre,
se guarda pena a lo que se pierde,
falta existencia, no impera vida,
más bien carencia, el duelo anida.

Ambiente es reino de la tristeza,
más en el trance surge entereza,
breves momentos, vena discreta,
en tal sentido doble faceta.

Las tradiciones, usos, costumbres,
añejas formas de muchedumbres,
llegan complejas al cementerio,
como la magia, como un misterio.

Ceremonioso, se inicia el rito,
mustio suspiro, mortal, marchito,
folklor nocturno, sombrío bosquejo,
se escucha llanto, canto reflejo.

Es voz tarasca, ese lamento,
que cura entrañas de sufrimiento,
sonidos, notas, son armoniosos,
mieles arpegios van cadenciosos.

Mujeres buenas cruzan las sendas,
al panteón llevan cientos de ofrendas,
viandas con panes, dulces y frutos,
rostros humanos encarnan lutos.

Marchan silentes, su paso es lento,
fieles guardianes de ese sustento,
despliegan, prontas, finos manteles,
las servilletas bordadas redes

Toman asiento junto al difunto,
a él se arriman, se le hincan . . . punto,
cumplen formales el serio culto,
su regocijo se esconde oculto.

Sombríos sepulcros, se sahúma incienso,
se hace presente responso intenso,
el sacramento es ensalzado,
voces solemnes, el “Alabado”:

“ . . . morir antes que pecar,
o antes que pecar morir, . . .”;
esas lágrimas hay que secar,
turba y agobia ese sufrir.

Hombres que atentos lo observan todo,
siguen la usanza con gran decoro,
están presentes, tras de las rejas,
respetan, honran, creencias viejas.

Animecha Kejtzitakua,
es la ofrenda a los muertos,
Animecha Kejtzitakua,
que se ofrece a cielo abierto.

Gimen pesares los entes vivos,
ante despojos definitivos,
vagan sus sombras, negras siluetas
que, oscurecidas, no quedan quietas.

Todas las flores, de mil colores,
conforman ramos encantadores,
el cempasúchil, clavel de china,
tono amarillo que amor germina.

Brilla, en las tumbas, su resplandor,
resguarda restos, glorias de honor;
¡se oyen plegarias, las oraciones!,
rezo en silencio, imploraciones.

Lucen altares las sepulturas,
lo religioso remonta alturas,
lápidas grises, blancas las cruces,
rojos matices, las velas, luces.

Ceras, pabilos, candelas, cirios,
por los finados lloran delirios,
ánimas velan la aciaga noche,
también estrellas hacen derroche.

¡Mi Santo Señor de estos cielos!,
los fallecidos guardan anhelos,
preserva Padre este homenaje,
bendice, cuida, su etéreo viaje.

La eterna guía del noble copal,
humo oloroso de intensa señal
que purifica, limpia, energías
de la isla, isleños, sus dinastías.

Pa’ todo aquel pensante, doliente,
¡va la charanda, el aguardiente,
lo acompaño en su trágico penar,
ya que, al fin, debe dolores mitigar!

Luz de anochecer, lo agradezco,
grata distinción de la UNESCO,
al estimar como una obra maestra,
a esta gran festividad tan nuestra.

Ya es Patrimonio de la Humanidad,
Oral e Intangible, tradición, dignidad,
ojos del mundo en magna cultura,
civilidad, por tan loable postura.

Todos los visitantes indiscretos,
ávidos de conocer los secretos,
habrán de comportarse con mesura,
ante este ceremonial de altura.

Colmar deseo será imposible,
tal intención es inadmisible,
porque los enigmas de los muertos
deben de quedar entre los muertos.

¡La terca parca se hace presente!,
en la hermosa cuenca está latente,
si el lago sufre basura, estiaje,
morirá pronto su lindo oleaje.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Isla de Janitzio, Pátzcuaro, Michoacán, México, 02 de noviembre del 2011
Reg. SEP Indautor No. 03-2012-030612103900-14
(Versión corregida . . .)
Poeta

Poemas de reflexíon :  Tumba isleña
“De amor, . . . enseña.”

Al lúgubre doblar del duro bronce,
prestas resurgen almas de agua dulce,
despiertan los guardianes del tesoro
quienes, en vida, actuaron con decoro.

Murieron en defensa de su honor,
a manos fieras del cruel invasor,
su tumba, lecho isleño, primoroso,
cándido, fiel, p’urhépecha, orgulloso.

Mis Príncipes, Mintzita e Itzihuapa,
suban la cuesta, el llanto escapa,
diríjance al panteón, hay luz de plata,
ligados por su amor, sangre escarlata.

Musítense palabras cariñosas,
platiquen de Janitzio, de mil cosas,
oculten de miradas indiscretas
la tierna oscuridad de sus siluetas.

Reciban las ofrendas de los vivos,
por esa muerte de que son cautivos,
coman charales, beban charanda,
fumen tabaco, cumplan su manda.

Quemen incienso, sahúmen copal,
retribuyan con bien, jamás con mal,
son bienamados, son bienvenidos,
muertos con vivos, todos unidos.

Dialoguen con kurucha urápiti,
de su eterno sueño, de su frenesí,
regresen a sus fosas sumergidas
y cúrenle, a su lago, . . . las heridas.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Isla de Janitzio, Pátzcuaro, Michoacán, México, 02 de noviembre del 2011
Dedicado a Don José Luis Guzmán Soto
Reg. SEP Indautor No. 03-2012-030612580800-14
Poeta

Poemas de reflexíon :  Vigilante de Janitzio
“El prócer Morelos murió sin recelos.”

Magnífico monumento,
te digo mi sentimiento,
cuarenta metros de altura,
de Morelos tu estatura.

Escultura colosal,
coloso sensacional,
toneladas de grandeza
nos dan fe de la entereza.

Estatua, que imagen guarda,
que, al mestizaje respalda,
de sobrio estilo art decó
que el sol, cautín, resecó.

A sus mil quinientos bloques,
el clima ha dado estoques,
bizarra cantera rosa
ha triunfado, glamorosa.

Digna cuadrícula blanca,
grata de conciencia franca;
pulcra efigie nos asombra,
el árbol no te hace sombra.

Que estructura original,
las venas son de metal,
fibras de hormigón, de alambre,
tejidas como el estambre.

Desde Pátzcuaro te veo
y acercarme ya deseo,
el lago rinde homenaje
con lo bello del oleaje.

Tu aposento hermosa Isla,
por ella siempre legisla,
Morelos, noble patricio,
vigilante de Janitzio.

Tienes la mirada altiva,
virtual vista fugitiva,
que apunta rumbo al oriente
hacia horizonte naciente.

Saludas, devoto al cielo,
largo, como rascacielos,
fuerte, recio, cual granito,
alto, puño al infinito.

Su hueco es un mirador
que nos acerca al Señor,
se domina así la cuenca
y al ave que ahí se acerca.

En cabeza, el paliacate,
del villano es acicate,
la túnica que te cubre
es la coraza del pobre.

La justicia, que te honra,
de la injusticia es deshonra,
fiel Siervo de la Nación,
te brindo mi corazón.

Fue recta tu trayectoria,
espada de la victoria
que empuñas con mano izquierda,
que este país no se pierda.

No desenvaines el arma,
que brille, al filo del alma,
con valor y patriotismo,
la gloria de tu heroísmo.

Siempre has sido rey de reyes,
en el regazo las leyes,
también un sacro rosario,
Dios te hizo el escapulario.

Tu figura acampanada
me recuerda una alborada,
sonidos de libertad
de un pueblo mayor de edad.

La base piramidal
nos transporta a algo ancestral,
esa hermandad de los hombres,
dignos, como tú . . . enormes.

¿Recuerdas Valladolid?,
fue tu cuna de adalid,
haber nacido en Morelia,
diciendo no a la miseria.

Michoacán, ¿la paz extrañas?,
¡ay, “Niño” de las entrañas,
dispara balas de salva!,
que aparezca pronto el alba.

Escaleras de espiral,
fue venciendo al cruel rival
la vida del insurgente,
postrarse ante tal valiente.

Murales, en intestino,
proyectan triunfal destino,
no repitamos la guerra,
sembremos con bien la tierra.

Libro abierto, Carta Magna,
¡mi México se desangra!,
Cura Morelos, bendito,
venid, que te necesito.

A esta Plaza, fino atrio,
¡ondea lábaro patrio!,
hacen falta tus principios,
olvidemos los prejuicios.

Hagámoslo con valor,
retomemos sin temor
“Sentimientos de la Nación”,
mas, con mucha devoción.

Si la impunidad escala,
si la maldad no se acaba,
si la violencia no ceja,
poner fin al vil Calleja.

Por la espalda, ventanales,
tú sí entraste a los anales
de la historia universal,
columna, espina dorsal.

Cañones de artillería,
muy prestos, con gallardía,
llamados León y Leona,
hacen guardia en tu casona.

Comprendan, propios y extraños,
suplico, no causen daños,
fuera y dentro del recinto,
¡tengan respeto al extinto!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Isla de Janitzio, Michoacán, 18 de abril del 2011
Reg. SEP Indautor No. 03-2011-041513462700-01
(Versión corregida . . .)
Poeta

Poemas de reflexíon :  DIA DE MUERTOS
La lluvia precede la apertura del limbo
los ausentes salen conforme avanzan los rezos
en cada casa hay un altar oloroso a copal
servida está la mesa, las fotos y adornos
se escuchan pisadas y murmullos:
la muerte no tiene prisa
la muerte a todos nos llega

La procesión ha partido y las ánimas
buscan convivir con los suyos
la muerte no tiene preferencias
la muerte a todos nos llega

Los hay muy ancianos
los hay angelitos nonatos
cada uno trae un recuerdo
para aquéllos que los amaron u odiaron

hay risas, lágrimas y quejas
de aquéllos que ya han partido
los vivos recuerdan su estancia
con pensamientos de pesar o alegría
ellos repiten la innegable verdad:
la muerte no permite equipaje
la muerte a todos nos llega

"Puedes decidir como quieres vivir"
dice algún tío bebiendo su atole
"pero has de saber que al final
lo que debas hay que saldar"
El niño abortado quiere un abrazo
la madre abandonada ofrece perdón
el padre cruel baja la vista
y una hermana suicida llora su sino

Con su jícara en mano
chiich así dice: "¿Bix a beel?
¿baax ka wa·alik chan x·Maria?"
otro invitado apenado se asoma:
"Cualli tlapoyohualtli, tlazohcamati"
mis queridos difuntos
y los que no lo son tanto
departiendo conviven
el momento presente
la muerte no respeta las fechas
la muerte a todos nos llega

En esta morada son bien recibidos
beban y coman, jueguen y hablen
el tren sigue su marcha infinita
y cuando cruce también ese túnel
otros quizás me recuerden
el sepulcro es solo otra estación
que en todo el país se celebra
los difuntos a coro repiten:
el hombre teme más a la vida
la muerte no es verdugo ni juez
la muerte siega parejo
la muerte a todos hermana
Poeta