Poemas :  Coloquialmente Urbano
[img align=center width=480]http://vacationadvice101.com/wp-content/uploads/2013/06/Buenos-Aires.jpg[/img]
Domingo, 1:50

Hacia el fondo, la curvas de la guitarra
le murmuran procacidades
a los que le pasan cerca.
Me quedan dos tragos de esas cuerdas
y tres hielos con manchas violetas de neón.
Y por la bruma del recinto
se filtra ahora hacia mi mesa
la vuelta a la vida de Luca Prodan.
Bebo tibio lo que la viola destila.
Mi botella se marchó con un recién llegado,
por orden de un cafiolo apodado barman.
Y ahora la embriaguez tiene dos salidas.
Una da a la calle.
Dos patos vica
de acero presurizado la enmarcan.
La otra, al lado de mi rincón,
es seguramente de mas difícil acceso.
Está galopándose un gin tonic.

Lunes, 8:30

Me imaginaba ser otro,
más distendido ante el recuerdo,
allanador de corazones herméticos,
bebedor desaforado del momento.
Pero hoy temprano
los papeles reafirmaron la coherencia
de los desiertos del hombre,
donde se agolpan desconocidos,
engranajes e inescrutables secretos.

Martes, 7:05

El parque es hidrocarburos y canteros en fuga.
El aroma a café en una esquina
por un instante subyuga a los canteros.
Un uniformado arresta a un espectro,
ante la risa de los intocables del décimo piso.
Se deforma la sombra de un avión en la cristalería altísima.
Un arqueólogo juega a ser peón de vialidad.
Desentierra lo que no quisiéramos que existiese debajo del asfalto.
Las puertas giratorias del hospital pavonean su otro superávit:
(vivos entrando – vivos saliendo) > 0
El sol enrojece los vidrios de mi bar sabatino;
sus vapores le resbalan quién sabe qué desde adentro.
Un camión recolector de residuos aplasta en sus fauces
dos toneladas grises que al exprimirlas,
se llevan algo de nosotros.
Poeta

Poemas :  Recta infinita
[img align=center width=470]http://farm8.staticflickr.com/7146/6698884003_053608f115_o.jpg[/img]
Se diluyen sus bordes y sus aires, sí,
reverberando vientos calientes
en la lontananza de las memorias.
Su esencia pura es a veces revoltijos
que la cordura ahora sabiamente me compacta.
Calle que se ama
antes de aprender a quererse,
donde fui certeza de niñez
y parte humilde del paisaje.
Veintitantos años ya,
trayéndome de ella de cuando en cuando
un muestrario a los apurones y luego el vacío,
incapaz de pintarle los detalles al recuerdo.

Y si la busco,
la busco en varias partes.
En el centro de mi alma
y en el alma de mi añoranza,
que custodia lo que ya no soy.
Y a veces, sin mis insistencias,
se aparece al galope en viejos rostros,
en el choque de lo salobre con la tierra negra:
la rambla, los acantilados,
la dársena y sus lobos redondos,
las faldas de las sierras y su trigo,
el otro mar.

©Gustavo Larsen, 25/02/2014
Poeta

Poemas :  Mujer en retirada
[img align=center width=480]http://farm4.staticflickr.com/3317/3286897621_f98b253177.jpg[/img]
Mujer urbana, maquillada para los ojos de otro,
el viento con sus fauces cansadas es como tú,
vuela esa misma tierra negra que presagia el banquete,
la misma canción de dolores donde nacen los finales.
Escucha las huestes que arrastras desollar la nostalgia,
ve las fieras devorarse los jardines del paraíso,
siente hacia tí la cadencia del hijo dilecto de las tormentas,
mientras lloran tus ojos, y la muerte escarba entre sus huesos,
más allá de su colección de restos de justos y traidores.
Viaja hacia la lujuria de la selva,
hasta donde el pez crea el oro de sus escamas con barro,
muestra su porte de deidad en las aguas turbias,
y tú canta para las hermanas que dejaste atrás,
canta con los héroes que el recuerdo te despenó,
canta el himno de las batallas innobles, secas, arrumbadas,
por el grito de los cementerios, de los robles solitarios,
el grito de las esperanzas que se han robado.
Y así y todo, si el olvido te quita los zapatos
y se aproxima a hablarle a tus desmemorias,
a pactar con tus ancestros
cuando un cuervo haya llegado demandando su ración
luego de ya no quedar una gota de nada en tus venas,
entonces álzate.

Álzate para que el trigo hinche otra vez sus panes,
para que el tiempo te coma todos esos años vacíos,
para que el valor reinvente tu espíritu de pantera.
Álzate porque tus alzamiento le dará sangre
a todas las mujeres como tú que hagan este viaje.

©Gustavo Larsen, 26/01/2014
Poeta

Poemas :  A Mar del Plata
[img align=center width=470]http://www.caminorealpolo.com/img/argentina/mar-del-plata-argentina.png[/img]
Los que besamos el salitre y reímos,
estallamos las preguntas como rompientes.
¿Que gaviota posaste sobre nuestras venas
para que ellas se alzaran, señalándonos
a donde van de noche las deidades de Atlántico?
Porque de la bruma prefabricada al norte tuyo,
para un jet set que apenas sabe mojar unos tobillos,
te burlas como la uña de gato en el medanal de sus caducidades.
Profunda como el dolor de las barrancas,
nos subiste en ancas de la vida antes de saber domarla.
Entre tus piernas de espigones,
que te hacen la hembra perdurable de nuestra costa,
todos tus varones perdimos la inocencia.
Por eso hoy, desde aquí tan lejos, en este extraño invernadero,
un hijo tuyo rescata una brújula entre la nieve antiscéptica,
y vuela a abrazar tu cintura de mujer experta.

©Gustavo Larsen, 23/01/2013
Poeta

Poemas :  Paisaje Urbano I: Dos Bocas Hambrientas (soneto)
[img align=center width=400]http://static.splashnology.com/articles/Underground_Photography/Subway_beggar.jpg[/img]
Sol sonámbulo en el mediodía que quema,
su gris ahogando transeúntes sordomudos,
vahos que al decente le atragantan nudos
y la limosna con su antigua estratagema.

Se perpetúa mil veces la falsedad suprema:
mal del cemento, actitud que es un escudo,
el mendigo, portero del subterráneo embudo,
dos bocas hermanas de la miseria extrema.

Corbatas que son colgajos de oro al viento,
en cuellos de ricos en aprietos millonarios.
¿Podría alguien señalarnos al victimario

del enjambre? ¿De qué demonio su aliento
nos encarcela en estos muros sanguinarios?
¿Serás el Diablo tú, loco de mi vecindario?

©Gustavo Larsen, 20/01/2013
Poeta

Poemas :  Once Haiku II
[img align=center width=400]http://sevencolors.org/images/photo/shrike_and_hawk.jpg[/img]
Vuelve el pétalo
a los tallos desnudos.
Es un pájaro.

Nunca los otros
serán quienes mejoren.
Serán tus ojos.

Ablandó un rayo
el cuerpo de la luna.
Le dió su esbeltez.

Grises iglesias
derraman santos viejos.
Son barrios ciegos.

Nunca regresó.
Se bebió la sal del mar
hasta ser piedra.

Cae la lluvia.
Adentro de una gota
se la contempla.

Calor tardío
retoñando en la noche.
Son dos ancianos.

La sal al viento
florece en la ola rota
del mar de fondo.

Ramas de nieve
agobian a un gigante
en el invierno.

La bruma abraza
las alas del pájaro
en la alborada.

Los cerros y yo
nos miraremos fijo.
Seremos uno.

©Gustavo Larsen, 14/01/2013
Poeta

Poemas :  Poema de Amor XXXIV (Anochece)
[img align=center width=470]http://www.patazas.com.co/wp-content/uploads/2013/10/cartagena-1.jpg[/img]
Anochece, ya lo ves.
Hay callejones que amparan ojos
que apuñalan la esperanza.
Hay sangres mudas, aceptando migajas
de algún corazón indiferente.
Hay gente buscando en un hueco melancólico
alguna brasa desfalleciente o una sonrisa.
Hay cariños desnudos,
negándosele el abrigo de otra piel.
Hay hembras bravas ofreciendo pechos frondosos
(pero no maternalmente) para alimentar a un hijo.
Anochece, ya lo ves.
La noche no es más que el sol desmenuzado,
resignado en sus cenizas.
La ciudad sigue siendo una daga
que despena malvones por la espalda.
Es una caldera quemando lenguas
que saben callar, pero que igual las cauterizan.
Por eso esta fortuna de encontrarnos juntos,
de mirarnos, tocarnos,
de anclarme los amaneceres con tus manos
en mi rostro herido.
.
©Gustavo Larsen, 09/01/2013
Poeta

Poemas :  Albar cementoso
[img align=center width=435]http://www.fmorales.cl/wp-content/uploads/2010/04/amanecer-en-valparaiso-y-cerro-la-campana-500x279.jpg[/img]

En el vientre de cada flor,
oscura o transparente,
ha vibrado la madrugada.
La sombras huyen
en el desorden de su cobardía.
El alba despena la miseria de la noche.
Las marquesinas le dan tregua
a sus mentiras de colores.
Y la flor de todas las flores, la ciudad,
otra vez con sus pétalos golpeados
abre su sexo que sabrá a néctar u obscenidad,
según donde usted amanezca.

©Gustavo Larsen, 30/12/2013
Poeta

Poemas :  Lunes, 6:00
[img align=center width=400]http://www.losandes.com.ar/fotografias/fotosnoticias/2013/7/5/gal-540193.jpg[/img],

En la colilla del cigarro triste,
en la mampostería arrugada,
en el bus hinchado del sudor apurado,
en las sirenas de canto autoritario,
en el alba pronta a quemar el zapato gastado,
en el callejón del gato prepotente,
en el parque que hacina a las palomas,
en la esquina de las limosnas sin rostro,
en el olor del pan que comeré duro mas tarde,
me meto al ruido, como el año pasado,
como el que viene, como tú,
como dos topos puntuales
en este subterráneo.

©Gustavo Larsen, 23/11/2013
Poeta

Poemas :  Poema de Amor XXIII (Las dos al amanecer)
[img align=center width=430]http://www.arteargentina.com/wp-content/uploads/2012/11/Mar-del-plata-playa.jpg[/img]
Mi ciudad hoy ha plagiado tu andar del despertar;
es latido y músculo de arena, le cantan los trenes,
y el alba le confirma un cuerpo que no se ignora.
Su canto se ha moldeado en las hojas de los parques
y en los rayos rojos que llegan abrigándole firmezas.
Y es que en ella mi mundo pierde sus alarmas,
hambre, sainetes, perros babeantes y murallas,
y recobra los manantiales y los tigres de sus labios.
Como tú, mi ciudad es madre, ama, ríe, cobija,
es mar del temperamento que ella decida,
y cuando no está conmigo es noche cerrada.

©Gustavo Larsen, 16/10/2013
Poeta